En la muñeca: El Margot de Christophe Claret

El primer reloj de Christophe Claret creado para la mujer

En este nuevo vídeo analizo el Margot de Christophe Claret, que marca un antes y un después en relojes para mujer. Complicado, único, encantador, carísimo… todo lo que busca una mujer en una joya, pero hecho reloj.

Todo el concepto del Margot de Christophe Claret se basa en el juego infantil «me quiere, no me quiere», por el que una flor dona sus pétalos para que la protagonista determine si su verdadero amor es real.

Sin embargo, a diferencia de la versión española (o inglesa, también), la versión francesa permite diferentes grados de amor: me quiere un poco, me quiere mucho, me quiere apasionadamente, me quiere locamente o no me quiere en absoluto, lo que hace las cosas aún más interesantes.

Por supuesto, la idea de este juego es que el amor, al igual que la naturaleza, puede ser bastante impredecible y aquí es donde el reloj Margot se vuelve realmente divertido. Cada vez que juegas -accionando el pulsador situado a las 2 horas- un pétalo -a veces un par, es imposible saberlo- desaparece instantáneamente bajo la esfera en una acción suave, emulando el delicado acto de desvestirse de la flor.

Simultáneamente, la respuesta a su pregunta aparece al azar en letras caligráficas (en francés) en la pequeña abertura de las 4 horas: Un peu (un poco) – beaucoup (mucho) – passionnément (apasionadamente) – à la folie (locamente) – pas du tout (en absoluto)… Es todo tan sorprendentemente suave y fluido, que es un verdadero placer verlo.

También suena un pequeño carillón con cada pulsación del pulsador. Este mecanismo de sonería es una de las complicaciones características de la Manufactura Claret, que combina la maestría técnica con una estética sublime, y en el caso del Margot de Christophe Claret el pequeño martillo está adornado con un rubí engastado. En realidad, es visible a través de una pequeña ventana en la carrura de la caja a las 8 horas, lo que significa que puede observarse cómo golpea verticalmente el timbre de la catedral.

Estéticamente, el reloj Margot de Christophe Claret es simplemente impresionante. Con 42,5 mm x 14,5 mm, no es el reloj femenino más pequeño del mercado, pero sigue siendo innegablemente femenino, y el perfil curvado de la caja de oro garantiza que se adapte cómodamente incluso a muñecas delgadas como la mía. En el centro de la esfera se encuentra un magnífico pistilo de zafiro amarillo que parece saltar a la vista, dando a la flor una sensación increíblemente realista. Otro toque sutil que me gusta mucho es la forma en que se ha escondido la corona en la parte trasera, entre las asas superiores. Sigue siendo fácilmente accesible, pero no hay que preocuparse de que se clave en la muñeca y da a la caja un perfil simétrico ininterrumpido.

Al dar la vuelta a Margot, el fondo de la pantalla revela el rotor de cuerda automática delicadamente tallado. Alrededor del perímetro exterior, ocho piedras preciosas triangulares denotan un sentimiento: esperanza, pasión, ternura, etc., mientras que en el propio rotor hay un corazón lacado en rojo. El juego consiste en girar hacia el rotor y ver con qué piedra se alinea el corazón. De nuevo, todo es muy caprichoso y tonto, pero al mismo tiempo totalmente cautivador.

El Margot de Christophe Claret es una edición limitada a 20 unidades con un precio unitario de 278.000 francos suizos, a los que hay que añadir esa bagatela llamada IVA. Más información en ChristopheClaret.com