Pre-SIHH 2018: Audemars Piguet Royal Oak Offshore Chronograph 25 Anniversary

 

El próximo 2018 se presenta potente en la manufactura de Le Brassus: los nuevos  Audemars Piguet Royal Oak Offshore 25 Anniversary son un audaz homenaje a la versión más deportiva del icónico Royal Oak.

 

Dice Audemars Piguet en sus campañas de publicidad que “para romper las reglas primero debes dominarlas”. Es obvio que la manufactura domina a la perfección el reloj deportivo de lujo, encarnado en el eterno Royal Oak. El reloj fue diseñado por Gérald Genta y apareció en 1972, pero AP tardó más de un año en vender  las 1.000 primeras unidades, pero tras ellas el reloj se disparó en ventas. Para celebrar el vigésimo aniversario del Royal Oak Audemars se propuso crear un modelo que apelase a sus clientes más jóvenes y le encargó el diseño a Emmanuel Gueit, que a la sazón tenía 22 años.

El Royal Oak Offshore Chronograph original de 1993

La idea para el reloj de aniversario era mostrar cómo se construía y cuáles eran sus elementos principales, como la junta negra del bisel. Se creó con un diámetro de 42 mm. que ahora nos parece de lo más normal, pero que entonces causó verdadero impacto, hasta el punto de que se le puso el apodo de “La Bestia”. Según cuenta Gueit, cuando se presentó el reloj en Baselworld Gérald Genta entró en el stand de la marca diciendo, a voz en grito, que su Royal Oak había sido completamente destruido. Es obvio que la historia desmintió a Genta, porque el Royal Oak sigue con el mismo éxito y el Offshore siguió sus pasos en ventas, con más de 120 referencias hasta hoy.

Ahora, para celebrar el 25 aniversario del reloj, se lanzan tres Royal Oak Offshore 25 Anniversary. El primero de ellos es el que aparece arriba en vertical. Es como el original, desde medidas a materiales. Es llamativo que para el protector de la corona y los pulsadores del cronógrafo también se haya vuelto al original, por lo que son de acero y caucho en vez de cerámica. Es una auténtica reedición, pura y dura. Y por eso mismo se va a vender como churros, seguro. Porque además su precio es de 25.000 francos suizos, que no suena descabellado.

Las otras dos versiones de Royal Oak Offshore Chronograph 25 Anniversary son también otro ejemplo de cómo romper las normas después de dominarlas: se ha tomado el reloj original y se ha reinterpretado de una manera sorprendente. El bisel octogonal se ha reducido a un borde sobre el que se cuelga una esfera abierta. El reloj guarda un aire de familia, pero cuesta reconocer al Offshore a primera vista. Estos dos modelos están inspirados en el Royal Oak Offshore Tourbillon Chronograph en su arquitectura exterior, mientras que por dentro se mueve un calibre completamente rediseñado y desarrollado exclusivamente para celebrar el 25 aniversario de la colección.

La verdad es que los dos modelos, uno en acero y el otro en oro rosa, impresionan. No sólo por la caja de 45 mm de diámetro y casi 12 de altura, sino porque toda la arquitectura -tanto frontal como posterior- no pasa desapercibida. Son dos relojes en edición limitada a 50 unidades cada una, pero da gusto verlas por lo que significa de aire fresco en una colección de toda la vida, y porque todos queremos ver que las marcas arriesgan en sus diseños para salirnos del tono monocorde habitual. Pueden gustar o no, pero al menos demuestran ganas de seguir innovando.

Estos dos Royal Oak Offshore Chronograph 25 Anniversary tendrán un precio aproximado de 285.000 francos suizos en la versión más -digamos- asequible y de 325.000 francos suizos para la versión de oro rosa. Esperemos verlos en persona en el próximo SIHH. Más información en AudemarsPiguet.es