Seiko Prospex delgado

Blancpain Villeret Perpetual Calendar Boutique Edition: vídeo, fotos y precio

Una ejecución singular de una de las complicaciones favoritas de la casa

Blancpain Villeret Perpetual Calendar Boutique Edition
Blancpain Villeret Perpetual Calendar Boutique Edition

Blancpain adora las complicaciones. Dicho eso de la manufactura más antigua del mundo parece una obviedad, porque para haber llegado hasta aquí desde 1735 un relojero tiene que haber desarrollado todas las complicaciones relojeras disponibles so pena de caer en la intrascendencia. Me refiero a que es gracias a las complicaciones (y este Blancpain Villeret Perpetual Calendar Boutique Edition es un ejemplo paradigmático) que tenemos a la manufactura entre nosotros hoy en día, así como tenemos muchas otras gracias a la propia Blancpain.

Como ya expliqué en el artículo sobre mi visita a la manufactura, en la que también conté someramente la historia de la marca, cuando la industria estaba ahogándose en un mar de cuarzo fue Blancpain la que enseñó a sus compatriotas la fórmula para sobrevivir: no intentar batir al enemigo en su campo, sino perseverando en lo que sí sabían hacer: relojería mecánica de alto nivel. Esto salvó, en efecto, a la industria suiza, pero también a la propia Blancpain que estaba en quiebra técnica.

Blancpain Villeret Perpetual Calendar Boutique Edition

Por eso digo que Blancpain ama sus complicaciones, porque son el motivo porque el que está aún entre nosotros. Al grito de guerra de Biver («nunca un cuarzo en Blancpain») la manufactura, respaldada por el poderío económico del Grupo Swatch, lleva una trayectoria de desarrollo de calibres francamente impresionante.

Ciertamente también he tenido proyectos más o menos fallidos. Atrás han quedado (al menos por ahora), los L-Evolution como el que vimos en vivo, una gama de relojes ultra deportivos que no ha terminado de tener su encaje. Ahora mismo la veta deportiva recae exclusivamente en el incombustible Fifty Fathoms (esta es una de sus ejecuciones más atractivas). La otra familia vigente es la Villeret, donde se encuentran los relojes más clásicos, más bonitos y con las mayores complicaciones. Como este Blancpain Villeret Perpetual Calendar Boutique Edition.

Seiko Prospex delgado

Blancpain Villeret Perpetual Calendar Boutique Edition

El reloj está fabricado en platino y es, además, una edición exclusiva para las boutiques de la marca, lo que lo hace aún más deseable. Mantiene el bisel de double pomme, que es básicamente un bisel doble que identifica a la familia Villeret. A pesar de ser un calendario perpetuo automático, el reloj sólo mide 40 mm de diámetro y 10,70 mm de altura, lo que le abre las puertas de los recintos más formales.

El uso del platino tiene dos ventajas: una la exclusividad, pero otra su discreción, ya que para el poco avezado puede pasar por acero o titanio. Es el metal perfecto para quien no le hace falta demostrar que entiende y que, además, puede.

Blancpain Villeret Perpetual Calendar Boutique Edition

La esfera del Blancpain Villeret Perpetual Calendar Boutique Edition es perfectamente clásica. A las 12 aparece el conteo del ciclo de 4 años, con el cuarto marcado con la L (de leap year, año bisiesto). Lo singular del reloj es que el ciclo está repetido dos veces, de manera que la manecilla tiene mayor movimiento (si es que un salto cada cuatro años se le puede considerar así). A lo mejor si sólo estuviera una vez quedaría la esfera menos abarrotada, pero es parte de su esencia. Rodeándolo están los meses impares.

Blancpain Villeret Perpetual Calendar Boutique Edition

A las tres aparece la fecha y a las 6 la tradicional luna de Blancpain, tan Art Déco y tan inconfundible, enmarcada por la edad del satélite (29 días y medio). A las 9, los días de la semana. Todo ello barrido por un segundero central que da vida a la esfera, que de otra manera estaría muy quieta (porque salvo las horas y minutos, el único cambio se produce a las 12 de la noche).

Y, por supuesto, el fondo de la esfera, un azul decorado en rayos de sol que irradia diversos tonos según oscile la luz que incide sobre él. Y, para mantener la legibilidad pero no obstruir la vista, las manecillas de hoja están horadadas en su parte inferior.

Los numerales romanos -de oro blanco-, como es habitual en los relojes de Blancpain, pierden su rigidez habitual para hacerse cóncavos, y de paso más amables. Y, por si alguien se lo pregunta, el 4 se escribe con cuatro índices para equilibrar estéticamente el VIII.

Blancpain Villeret Perpetual Calendar Boutique Edition

El
Blancpain Villeret Perpetual Calendar Boutique Edition se mueve gracias al calibre 5954, un motor automático con volante de silicio que late a 4 hercios (28.800 alternancias por hora), cuando lo habitual es que sean 3 hercios. Esto aumenta la precisión del reloj porque el volante es menos vulnerable a golpes y sacudidas. Además tiene una estimable reserva de marcha de 72 horas.

Blancpain Villeret Perpetual Calendar Boutique Edition

Muy importante es la incorporación de pulsadores escondidos bajo las asas (una tecnología lanzada en 2005) que hacen muy sencillo el cambio de las distintas indicaciones y no estropea la estética de la caja. Pero más importante aún es la protección del mecanismo, que impide que se pueda dañar aunque el usuario lo manipule en los momentos en que se está produciendo la transición de un día (y mes y año, en su caso). Esto es muy bueno porque es la primera causa de problemas en los calendarios perpetuos.

Blancpain Villeret Perpetual Calendar Boutique Edition

La decoración del calibre es la esperada en un reloj de este nivel: decorado a mano, con cantos biselados, perlado circular en la platina y Côtes de Genève en los puentes. El rotor tiene una preciosa decoración en nido de abeja. Y, como es de rigor, la correa es de aligátor teñida en azul, con cierre plegable también de platino.

Blancpain Villeret Perpetual Calendar Boutique Edition

Aunque es un reloj clásico, la verdad es que en la muñeca dista mucho de ser «un calendario perpetuo más». El color de la esfera y la singularidad propia de Blancpain que se ha aplicado a los elementos de la esfera hace que la pieza luzca mucho más moderna de lo que uno podría esperar.

El Blancpain Villeret Perpetual Calendar Boutique Edition es una edición limitada a 88 unidades, con un precio de 62.390 euros. Ya está disponible en las boutiques de la marca, y hay más información en Blancpain.es.

Blancpain Villeret Perpetual Calendar Boutique Edition

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies