Archivo de la etiqueta: Blancpain



Laurent Ballesta y su Blancpain X Fathoms, premio “Wildlife Photographer of the Year”

 

Lauren Ballesta ha obtenido el prestigioso premio “Wildlife Photographer of the Year”, gracias entre otros al apoyo de Blancpain. Aprovechamos la ocasión para ver su impresionante reloj: el Blancpain X Fathoms.

 

Laurent Ballesta es un biólogo marino y el fotógrafo más jóven en recibir la Palme d’Or en el Festival Mundial de Imágenes Submarinas. Hasta ahora es el único profesional que lo ha ganado tres veces seguidas. Ha viajado por todo el mundo, desde el Ártico al Antártico y desde Siberia hasta el Amazonas. Ahora ha ganado el premio Wildlife Photographer of the Year, que ya va por su 53ª edición, dentro de la categoría Earth’s Enviroments. Esta categoría rinde homenaje a la escala y la magnitud de las formas de la tierra, vistas desde el suelo o desde el aire, a las fuerzas de la naturaleza que las esculpen o a la naturaleza al estado salvaje puro y a la escala de un paisaje.

La impresionante fotografía de un Iceberg de Laurent Ballesta

La fotografía -en realidad la composición de más de 100 fotografías- nos muestra un iceberg visto desde el fondo marino. Hay que recordar que lo que vemos de un iceberg es sólo el 10% de su superficie, y del 80% restante, que permanece bajo el agua, sólo vemos trozos sueltos, dado su gigantesco tamaño. El que aparece en la fotografía tiene una circunferencia de unos 200 metros. de ahí la necesidad de captarlo en distintas fotos.

Blancpain lleva colaborando con Laurent Ballesta desde 2013, y de su mano (o mejor dicho, sobre su muñeca) han ido desarrollando el llamado Proyecto Gombessa. Ya sabemos del irrompible vínculo de Blancpain con el mundo marino, que contribuyó a investigar desde que creó el Fifty Fathoms, el primer reloj de buceo de la historia. Blancpain defiende -acertadamente- la idea de que la única manera de apoyar de manera efectiva la protección del medio ambiente es haciéndolo visible, por lo que siempre apoya proyectos que después superan el puro campo científico para divulgarse al público general. Todas sus iniciativas se recogen bajo el encomiable paraguas del Blancpain Ocean Commitment, con el que ya ha financiado nada menos que once grandes expediciones científicas. Además ha contribuido a duplicar la superficie de las áreas marinas protegidas en el mundo: nada menos que 4 millones de kilómetros cuadrados añadidos. Todo eso una pequeña casa relojera. Qué no podría hacer Donald Trump como presidente de Estados Unidos, y sin embargo mira donde estamos. Qué triste, ¿verdad?

Las inmersiones que realiza Laurent Ballesta son a menudo extraordinariamente peligrosas: aguas bravas, temperaturas bajísimas, escasa visibilidad… por eso necesita un verdadero instrumental submarino. Y no es otro que el Blancpain X Fathoms, el reloj de buceo mecánico más completo del mundo. La cantidad de funciones que presenta no tiene equivalente en ningún otro reloj del mercado:

Indicador mecánico de profundidad de hasta 90 metros. Membrana de metal amorfo. Indicación de la profundidad en escala 0-15m con una precisión de +/- 30 cm. Memoria de profundidad máxima alcanzada con pulsador de puesta a cero protegido. Contador retrógrado de 5 minutos. Segundero. Bisel unidireccional. Válvula de descompresión. Pulsera de caucho con 14 articulaciones.

Todas estas funciones se alojan en una caja de titanio de medidas excepcionales, como todo en el Blancpain X Fathoms: 55,65 mm de diámetro y 24 mm de altura. Puede parecer disparatado, pero estamos hablando de un instrumento que se va a sumergir hasta 300 metros -o sea en oscuridad- y se necesita que la información, vital en el mar, sea visible rápidamente. Así que nada que oponer a las dimensiones. Y, como a ejercer sus funciones en condiciones de visibilidad como mínimo precarias, la dotación de Super-LumiNova es muy generosa.

El calibre que lo mueve, el 9918B, es automático, pero queda tapado por el fondo. Éste muestra una membrana de metal amorfo que forma parte de la válvula de profundidad. Blancpain afirma que el uso de metal amorfo mejora las mediciones de profundidad y de paso reduce el grosor, comparado con el acero.

El Blancpain X Fathoms no es un reloj para llevar todos los días. Su tamaño hace que se pelee con cualquier prenda diaria y además intimida a las muñecas que no sean de tamaño superior a la media. Sin embargo, y gracias a la correa articulada, se lleva puesto mucho más cómodamente de lo que cabría esperar, así que no me extrañaría que quien lo compre lo llevara puesto no sólo cuando va a bucear.

No es un reloj barato, porque su precio es de 38.240 euros, pero para toda la excepcionalidad mecánica que lleva dentro no me parece un precio disparatado en absoluto. Es un relojazo, en todos los sentidos. Más información en Blancpain.es.

 



Blancpain L-Evolution Chronographe Flyback à Rattrapante Grande Date

 

Vamos a hablar de una de las rara avis de la manufactura: el Blancpain L-Evolution Chronographe Flyback à Rattrapante Grande Date, que da mucho más de lo que parecería a primera vista.

 

Cuando hablamos de Blancpain se nos vienen a la cabeza dos tipos de relojes: en primer lugar y por delante de cualquier otro (al menos en el mercado español), el Fifty Fathoms, auténtico icono de la marca. El otro reloj -o mejor dicho colección- es la Villeret, la más clásica (valga como ejemplo este homenaje a España).  Pero Blancpain también tiene la colección L-Evolution que suele pasar desapercibida. Tanto es así que incluso en mi visita a la manufactura ni se mencionó.

Uno diría que con la colección L-Evolution es con la que Blancpain se divierte. Se quita el corsé de la tradición y de los estrictos presupuestos técnicos y estéticos del Fifty Fathoms y se pone a juguetear con ideas relojeras en absoluto habituales. Y si el Fifty Fathoms surgió porque el entonces director de Blancpain, Jean-Jacques Fiechter, era aficionado al buceo, este Blancpain L-Evolution surge de la pasión del hasta hace poco Director General de la casa, Marc Alexander Hayek, es un apasionado de los coches deportivos y en concreto de los Lamborghini, que él mismo conduce. De ahí que la manufactura firmara un acuerdo con el fabricante de vehículos y lanzara relojes que celebren esa unión (ahora ya extinta y en manos de Roger Dubuis).

L-Evolution Chronograph Flyback

Al contrario de lo que suele ocurrir normalmente en las asociaciones de relojes con marcas, Blancpain no incluye en ningún sitio a Lamborghini. Sólo la forma del registro del conteo de 12 horas del cronógrafo recuerda al escudo de la casa italiana. El no incluir ningún detalle puramente “Lambo” en los relojes de la colección es una buena idea porque siempre puede haber alguien que quiera el reloj por lo que es, no por los coches. Y además ahora se ha acabado la relación con la casa italiana pero los relojes siguen vigentes.

¿Y qué nos ofrece este Blancpain L-Evolution Chronographe Flyback à Rattrapante Grande Date? Pues en primer lugar nos ofrece un nombre tan largo que, cuando terminas de pronunciarlo, el Lamborghini ya ha dado una vuelta al circuito. Bromas aparte el reloj tiene una presencia realmente agresiva. No recuerdo ahora mismo un reloj tan descarado. Está construido en una caja de oro blanco satinado tanto en carrura como en asas, que están ahuecadas para aligerar peso. El bisel, construido en dos escalones es de fibra de carbono. Aunque la altura de la caja es de 16,04 mm, el reloj se lleva extraordinariamente bien, porque la longitud de las asas hacen que el reloj caiga perfectamente sobre el brazo. No se mueve ni molesta.

Si traspasamos el cristal de zafiro nos encontramos con una esfera que también está hecha de fibra de carbono. El dial tiene tres estratos: la fibra de carbono, después los registros del cronógrafo y al final el reborde exterior con los índices y, como siempre en los L-Evolution, los grandes numerales del 9 y el 12. Tanto los marcadores horarios como las manecillas están impregnados de Super-LumiNova. Lo suficiente como para una buena lectura, y eso que las manecillas están esqueletadas.

A las seis hay una gran fecha digital, que se corresponde con lo que se pide en un reloj deportivo: máxima legibilidad instantánea. Es curioso como un conjunto tan dispar de elementos quedan bien todos juntos. La aguja principal del cronógrafo es de punta roja, mientras que la secundaria es de punta blanca. Y es que recordemos que este reloj es un cronógrafo rattrapante, perfecto para las carreras porque te permite alternar entre tiempos distintos. Para ello integra un pulsador a las 7 con forma de una tapa del tanque de
combustible, acompañado por el nombre de la casa grabado.

El funcionamiento del calibre 69F9 es extraordinariamente suave y preciso. El calibre automático integra rueda de pilares y embrague vertical. Hay muy pocos calibres integrados con cronógrafo rattrapante (lo tiene Patek y Lange), así que es para aplaudir la audacia y el saber de Blancpain. Sin embargo alguien tuvo la desafortunada idea de tapar el calibre con un rotor que imita a una llanta del vehículo y cubre toda la superficie. Una pena.

Por último, el reloj se sujeta con una correa de alcántara, muy utilizada en la tapicería de los coches. Tanto la correa como la tapa del cierre desplegable tienen inserciones de -lo has adivinado- fibra de carbono.

En resumen este Blancpain L-Evolution Chronographe Flyback à Rattrapante Grande Date es un reloj que engaña: por su presencia crees que vas a ver un reloj cronógrafo normalito que fía su atractivo a lo llamativo de la esfera. Y aunque en efecto el reloj entra por los ojos, te da sin embargo muchísimo más, sobre todo del lado mecánico. Ya está disponible en las boutiques de Blancpain y en los distribuidores, con un precio de 52.330 euros. Más información en Blancpain.es.

 



En la Manufactura Blancpain

 

Asociamos el mundo de la relojería con un afán callado, paciente, constante y productivo, además de un deseo de mejora continua de las prestaciones del producto para ser más preciso y más bello. Eso es precisamente lo que encarna la manufactura Blancpain, y por eso es a la vez una obligación y un placer visitarla.

 

UN POCO DE HISTORIA

Estamos muy habituados a que las marcas remarquen sus hitos históricos, que a decir verdad muchas veces no son auténticos hitos y sólo se utilizan con instrumento de marketing. También oímos muchas veces sobre los muchos -o pocos pero muy selectos- calibres que desarrollan. O de alianzas con el mundo del automóvil en todos sus tipos. O de proyectos relacionados con la ecología. O de embajadores de más o menos peso. La manufactura Blancpain no suele ser el primer nombre que surge en estos casos, y sin embargo tiene de todo esto y más. Pero todo lo hace de un modo tan elegante -como sus colecciones- que sólo los verdaderos connoisseur saben de su verdadera dimensión.

Taller original de Jehan-Jacques, conocido como “La Granja”

Empecemos diciendo que Blancpain es la manufactura más antigua del mundo. Su fundador, Jehan-Jacques Blancpain, estableció su taller de relojería en su granja de Villeret. Le fue tan bien que en 1735 fundó Blancpain y se convirtió en la piedra fundacional de lo que se conoce como “el Valle de la Relojería”.

Aunque la relojería está asociada con la tradición y con la eternidad, sin embargo siempre ha progresado con su tiempo. Así, en la segunda mitad del XIX la sociedad occidental pasa a ser industrial; sin embargo Frédéric-Louis Blancpain, bisnieto del fundador y director de la maison, había modernizado el taller en 1815 y lo había convertido en una manufactura con producción en serie, facilitando así la transición de lo artesanal a lo industrial. En 1865 construyó una fábrica de dos plantas junto al río Suze para aprovechar la energía hidráulica. Fue esa previsión la que mantuvo firme a Blancpain mientras la Revolución Industrial se llevaba por delante a muchos de sus competidores.

El taller de Villeret en los años 20

John Harwood se asoció con la Manufactura Blancpain en 1926, lanzando a continuación el primer reloj de pulsera automático del mundo. Sus 12 horas de reserva de marcha ahora nos parecen ridículas, pero en ese entonces fue revolucionario. Además para evitar el problema de la entrada de polvo y humedad en la caja carecía de corona, haciendo los ajustes de la hora girando el bisel. Cuatro años después aparece, de la mano de Rolls, el primer reloj de pulsera automático para mujer, un reloj minúsculo y rectangular en el que Blancpain encaja un calibre automático de 15 rubíes.

En 1950 Robert Maloubier, capitán del escuadrón de los “Nadadores de Combate” de la marina francesa, describió cómo debería ser el reloj ideal para que los soldados de su unidad pudieran medir adecuadamente el tiempo de inmersión. El reloj tenía que ser visible en la oscuridad y hermético hasta al menos cincuenta brazas náuticas (91 metros). La manufactura Blancpain recogió el guante porque su a la sazón director general, Jean-Jacques Fiechter, era también aficionado al buceo. En 1953 se presentó el Fifty Fathoms, el primer reloj de buceo de la historia propiamente dicho porque era automático, antimagnético, con bisel giratorio unidireccional, manecillas e índices luminiscentes y segundero también iluminado.

El Fifty Fathoms es por encima de todo un icono que ha perdurado hasta hoy en distintas versiones, pero siempre conservando el espíritu original de instrumento bello y sobre todo funcional.  Tanto es así que originalmente el reloj se vendía en tiendas de artículos de buceo y no en relojerías o joyerías. Una de esas tiendas, Aqua Lung, fue tan importante en las ventas del reloj que Blancpain decidió crear el Fifty Fathoms Aqua Lung como agradecimiento. En la web tenemos unos cuantos artículos sobre el Fifty Fathoms: éste por ejemplo; éste también, o este otro. A finales de los años 50 Blancpain ya fabricaba más de 100.000 relojes al año, y  para poder atender la demanda se integró en la Société Suisse pour l’Industrie Horlogère (SSIH) junto a Omega, Tissot y Lemania.

Betty Fiechter, presidenta de Blancpain de 1932 a 1950

Pero veinte años después, en los 70, la revolución del cuarzo había inundado el mercado de relojes japoneses muy baratos, lo que unido al fortalecimiento del franco suizo frente al dólar y la primera crisis del petróleo hicieron que el mercado de la relojería tradicional se hundiera. La única forma que vieron las marcas de luchar con el cuarzo fue tratar de imitarlo, y todas, hasta las más reputadas, comenzaron a lanzar relojes de cuarzo sencillos para tratar de competir en precio. SSIH entró en barrena y en enero de 1983 vendió el nombre de Blancpain a Jaques Piguet  y a Jean-Claude Biver, el actual director general de relojería del grupo Louis Vuitton. La empresa se trasladó a Brassus y pasó a llamarse Blancpain SA. Y si Blancpain fue la primera casa relojera también iba a ser la primera en sacar a la relojería del atolladero en el que estaba.

Biver, en la época Blancpain

Biver se puso como objetivo hacer de Blancpain una casa de haute horlogerie y lo primero que hizo fue presentar un reloj con fase lunar y ventanas de fecha en una caja redonda. Es decir, la revolución de lo puramente tradicional. Mientras todo el mundo se había vuelto simple Blancpain se había vuelto histórica. El éxito fue fulminante: comprar la marca Blancpain le había costado a los dos socios 22.000 francos suizos; en 1983 vendieron 92 unidades del reloj con fases lunares por valor de 16 millones de francos suizos.

Para 1989 Blancpain ya había lanzado los 6 pilares de la alta relojería: un dos agujas ultra delgado (el Ultraplate), un fases lunares, un calendario perpetuo, un tourbillon, un cronógrafo rattrapante y un repetidor de minutos. Todos con la misma esfera redonda y todos con un diámetro de 33 mm.

Todas esas complicaciones, tan habituales hoy día, estaban a punto de desaparecer del mercado. Nadie en los 80 (y cuando decimos nadie incluimos a, por ejemplo, Patek Philippe or Jaeger-LeCoultre) hacía relojes con estas complicaciones. Fue Blancpain el que abrió los ojos de la industria tradicional a la idea de que a los relojes baratos se les combatía no en precio, materiales baratos o uniformidad, sino en tradición, acabados artesanales y unicidad.

En 1991 aparece la obra cumbre de Blancpain: el 1735, en ese momento el reloj de pulsera más complicado del mundo ya que incluía un movimiento automático con repetición de minutos, tourbillon, calendario perpetuo, fases lunares y cronógrafo rattrapante. La pieza la construye un sólo maestro relojero, que dedica un año entero a tiempo completo en su montaje, y cuando está terminado él mismo hace entrega en mano de la pieza a su propietario. La exclusividad es tal que sólo se van a fabricar 30 unidades, lo que significa que a partir del 2021 el 1735 será un producto histórico.

En 1992 Blancpain volvió a SSIH (que acabaría siendo Swatch Group) y en 2002 Marc Alexander Hayek, nieto del fundador del grupo, pasó a ser presidente y consejero delegado. Marc revitalizó la empresa desde diversos enfoques: en primer lugar aprobó fuertes inversiones en todas las secciones de la casa, tanto en I+D como en fabricación. El resultado es un impresionante músculo creativo que desde 2006 hasta hoy ha alumbrado ¡33 nuevos movimientos! Es difícil encontrar una potencia así en el mercado de la alta relojería.

En segundo lugar siguió ahondando en los principios tradicionales de la relojería. Así en 2008 recupera el carrusel, un mecanismo que busca el mismo efecto del tourbillon (mejorar la cronometría) pero con una construcción aún más complicada. Y como demostración de su maestría relojera en 2013 la manufactura presentó el Villeret Tourbillon Carrousel en el que ambas complicaciones actúan en conjunto.

En tercer lugar comenzó en 2009 una alianza con el mundo del motor que con el tiempo ha ido creciendo, de manera que hoy en día la marca patrocina la Blancpain Endurance Series, la Blancpain GT Series, el Avon Tyres British GT Championship y, por encima de todo, el Lamborghini Blancpain Super Trofeo. La unión con Lamborghini es especialmente querida para Hayek: no sólo ha participado en ella como piloto sino que ha auspiciado el nacimiento de una serie especial de relojes: los L-Evolution-R.

Toda esta historia, toda esta sabiduría se concentra en las dos sedes de la manufactura Blancpain, situadas en  Le Sentier y Le Brassus. Las vemos en las siguientes páginas.

 



Blancpain presenta el documental “Gombessa IV Genesis”

Desde la presentación del Fifty Fathoms, el primer reloj moderno de buceo, en 1953, el compromiso de Blancpain con el mundo submarino se ha visto reflejado en su deseo de contribuir al conocimiento y conservación de este fascinante universo. Por ello, la marca promueve un gran número de actividades científicas significativas, incluyendo el Proyecto Gombessa, liderado por Laurent Ballesta, que ya han dado lugar a tres grandes expediciones.

 

Laurent Ballesta y su X-Fathoms

En el marco de la expedición Gombessa II, en 2014, el equipo de Laurent Ballesta viajó al paso sur del atolón de Fakarava, en la Polinesia Francesa, con el fin de estudiar la reproducción anual de los meros disfrazados. Durante aquella expedición, los investigadores se sorprendieron al detectar una densidad inusual de tiburones grises de arrecife de hasta 700 ejemplares, la mayor densidad de esta especie nunca observada. El equipo también se sorprendió al contemplar su comportamiento de caza, que parecía estar coordinado.


Para desarrollar estas observaciones y entender mejor la ecología y comportamiento de los tiburones grises de arrecife, Blancpain decidió realizar una donación adicional a Ballesta y su equipo de 250.000 euros, vinculada a la primera edición limitada del reloj Blancpain Ocean Commitment. La mitad de la donación financió el proyecto intermedio Gombessa IV Genesis, que tuvo lugar en junio-julio de 2016, y permitió el desarrollo y validación de innovadores protocolos científicos y técnicas de observación. La segunda mitad de la donación, junto con una financiación completa de la expedición financió el programa habitual Blancpain Ocean Commitment, que actualmente se utiliza en la mayor expedición Gombessa hasta la fecha, Gombessa IV.


Mientras tanto, y con motivo del Día Mundial de los Océanos, Blancpain nos invita a descubrir el exclusivo film de 26 minutos de duración, Gombessa IV Genesis, con imágenes únicas de la actividad nocturna de los tiburones durante este excepcional encuentro que reúne a 18.000 meros, 700 tiburones grises de arrecife, y un grupo de audaces buceadores e investigadores. ¿Un frenesí caótico de alimentación o una gran cacería organizada? Más información en la web dedicada GombesaIV-Genesis.



En la muñeca: Blancpain Tribute To Fifty Fathoms Mil-Spec

 

 

Hay tal proliferación de relojes de inspiración vintage que decantarse por un modelo resulta cada vez más difícil. Salvo, claro, que te cruces con este Blancpain Tribute to Fifty Fathoms Mil-Spec, que te deja pocas dudas de por qué modelo apostar.

 

Como ya expliqué cuando hablé del Blancpain Fifty Fathoms Bathyscaphe Ocean Commitment II (en este artículo), el origen del Fifty Fathmos es militar, ya que fue una respuesta a la necesidad de los buceadores militares franceses de un instrumento fiable bajo el agua. Esa necesidad se encontró con Jean-Jacques Fiechter, a la sazón director general de Blancpain, que a su vez era un buceador (civil, claro) y comprendió perfectamente el requerimiento. Su respuesta vio la luz en 1953 bajo el nombre de Fifty Fathoms, el primer reloj de buceo del mundo.

En 1958 la Armada norteamericana estaba a la búsqueda de un reloj fiable de buceo que cumpliera con sus especificaciones militares (Military Specifications en inglés, de ahí el nombre del reloj). Una vez más la respuesta fue un Fifty Fathoms que en esta ocasión añadía un elemento adicional de seguridad que había hecho su aparición el año anterior: una ventana circular mostraba una esfera bicolor. Si la parte superior blanca empezaba a tornarse del color naranja inferior significaba que había entrado agua en la pieza y por tanto no era de fiar. Había que volver a la superficie.

Así fue cómo los SEAL (SEa, Air and Land) y los UDT (Underwater Demolition Teams) comenzaron a usar un Fifty Fathoms Mil-Specs 1. Luego, a principios de la década de 1960, con los MIL-SPEC 2, se lanzó una nueva edición Fifty Fathoms, conocida como Tornek-Rayville TR-900. La marina americana exigió la presencia de la pastilla de hermeticidad en todos estos modelos.

Es difícil que alguna vez la pastilla de un susto a un buceador, porque los poco más de 90 metros de estanqueidad del modelo original (50 brazas son 91,44 metros) se han transformado en este Blancpain Tribute To Fifty Fathoms Mil-Spec en 300 metros, aunque apostaría que pocas veces uno de estos relojes a bajar a más de un tercio de esa profundidad. Este modelo aniversario ha rebajado su medida de los 42 mm originales a 40,30 mm y una altura de 13,23, coronada por un cristal de zafiro curvado como el original.

El bisel unidireccional está recubierto por un cristal de zafiro antirrayas,  una innovación introducida por Blancpain en 2003 con el Fifty Fahoms «50th Anniversary» que protege del desgaste las indicaciones luminiscentes del bisel.  La verdad es que, mirando el anuncio del modelo original, se ve cómo Blancpain ha querido con este modelo ser absolutamente fiel con su ancestro, pero por supuesto actualizándolo con la mejor de sus tecnologías. La única concesión comercial ha sido la inclusión de la fecha a las 4:30, pero es tan discreta que sólo se ve cuando se la necesita.

El calibre que mueve el reloj es el 1151, un movimiento automático de 210 componentes con 4 días de reserva de marcha gracias a su doble barrilete. Está provisto de una espiral de silicio, que lo hace más ligero y, por ende, más resistente a los golpes. Además no reacciona a los campos magnéticos. Lo cubre una masa oscilante de oro macizo con un recubrimiento de NAC. NAC significa en inglés NanoAmorphous Carbon y es un tratamiento que supera al DLC en su dureza y resistencia al desgaste. Y resiste temperaturas el doble de altas que el DLC (que oxida a los 350 grados).

El Blancpain Tribute To Fifty Fathoms Mil-Spec es una edición limitada a 500 unidades y está disponible con correa NATO (como la que vimos aquí), correa de tela (como esta) o con el brazalete de estas fotos. Los precios de los modelos son de 13.290 euros con cualquiera de las correas o de 15.300 euros con el brazalete, y ya se pueden reservar en las dos boutiques de la casa en Madrid. Más información en Blancpain.es.



Nuevo Blancpain Fifty Fathoms Bathyscaphe 38mm. Fotos en vivo y precios

 

Blancpain ha presentado en Baselworld 2017 su nuevo Fifty Fathoms Bathyscaphe 38mm, un diver automático con la última tecnología que apela tanto a hombres como a mujeres.

 

El Fifty Fathoms es un icono de Blancpain. Muchas veces los iconos son eso, imágenes que gustan pero que están de exposición y, en el caso de la relojería, sólo son buscados por los aficionados más devotos. No es el caso del Fifty Fathoms, que es también un éxito de ventas con una popularidad a la que no se le pone nunca el sol. Prueba de ello son los nada menos que 61 modelos que componen su colección.

En Horas y Minutos ya hemos visto algún que otro ejemplo del Fifty Fathoms Bathyscaphe (por ejemplo este cronógrafo), pero esta nueva versión es interesante porque sigue una tendencia que se ha destapado este año: los relojes unisex. O así se ha dado en llamar, pero en realidad son básicamente relojes de caballero con unos canónicos 38 mm de diámetro. Yo creo que con estos modelos históricos y ese diámetro a quien de verdad se contenta básicamente es a todos aquellos puristas recalcitrantes a los que cualquier reloj por encima de 38 le parece demasiado grande e incluso de mal gusto. Y eso aunque, como en este caso, el reloj original tuviera un tamaño mayor. En el caso del Fifty Fathoms original el diámetro era de 42 mm. Por otro lado, cuando las mujeres se ponen relojes de hombre en realidad van más a por medidas de 40 y hasta 42 mm porque lo que quieren es eso, un reloj de hombre.

En fin, ya veremos cuál es la evolución comercial delFifty Fathoms Bathyscaphe 38mm, pero de lo que no hay duda es de que el reloj es muy atractivo, tanto en estética como en todo lo que ofrece. La caja está hecha en acero satinado, mientras el bisel está recubierto de una capa de cerámica azul con los números e índices hechos de Liquidmetal. Este material,  tras ser sometido a una presión de 5 toneladas para que rellene los huecos y posteriormente enfriado, adquiere una dureza 3 veces superior a la del acero. La caja tiene una altura de sólo 10,77 mm (sus hermanos de colección superan los 13 mm) y es hermética hasta los 300 metros.

Aparte de las medidas de la caja, hay pocos cambios más. La esfera mantiene un precioso azul con decoración de rayos de sol. Las manecillas rectangulares y los índices son los que ya conocíamos, como también estamos familiarizados con el segundero acabado en punta roja, la fecha a las 4:30 y la excelente luminosidad nocturna.

El Fifty Fathoms Bathyscaphe 38mm camina gracias al calibre 1150, un movimiento de la casa que se mueve a 21.600 alternancias/hora. Está equipado con un doble barrilete que proporciona una cómoda reserva de marcha de 100 horas. No sólo eso: el espiral es de silicio, que gracias a su baja densidad reduce el peso total. Además tiene una mayor resistencia a las vibraciones y es inmune a los campos magnéticos.

El conjunto queda atado gracias a una correa textil que queda muy bien y que permite llevar el reloj en circunstancias formales. Se cierra con una sencilla pero contundente hebilla de acero con el nombre de la marca grabado. Aunque a mí se me hace un poco pequeño, he de reconocer que el reloj es muy bonito, y en la muñeca femenina aún más. Su precio es de 8.960 euros, y estará disponible a partir de julio. Más información en Blancpain.es.

 



En la muñeca: Blancpain Fifty Fathoms Bathyscaphe Ocean Commitment II

 

blancpain-fifty-fathoms-bathyscaphe-chronographe-flyback-ocean-commitment-ii-5-horasyminutos

Blancpain ha presentado la segunda edición de la colección de Fifty Fathoms dedicados al proyecto Ocean Commitent. Además de su excelente calibre por primera vez integra una caja completamente realizada en cerámica azul. A falta de palabras Blancpain lo ha llamado Fifty Fathoms Bathyscaphe Chronographe Flyback Ocean Commitment II. Vamos a ver sus características, precio y cómo queda en la muñeca (aunque es fácil imaginar el veredicto).

 

blancpain-fifty-fathoms-bathyscaphe-chronographe-flyback-ocean-commitment-ii-2-horasyminutos

Este Fifty Fathoms Bathyscaphe Chronographe Flyback Ocean Commitment II (la propia marca reduce el nombre a BOCII) es el, por ahora, último heredero del Fifty Phathoms, el primer reloj específicamente de buceo del mercado. El capitán Robert “Bob” Maloubier, al mando de los buceadores de combate franceses (el grupo en aquel entonces más secreto y con el entrenamiento más exigente) quería equipar a sus efectivos con un reloj que les sirviera en las profundidades para saber, entre otras cosas, la cantidad de oxígeno que les quedaba en las botellas. Tras varios intentos fue Blancpain quien atendió su petición, probablemente porque el propio director de Blancpain entonces, Jean-Jacques Fiechter, era también buceador. El Fifty Fathoms se presentó en 1953 y, a pesar de sus 63 años, goza de una excelente salud.

blancpain-fifty-fathoms-bathyscaphe-chronographe-flyback-ocean-commitment-ii-4-horasyminutos

Para esta edición el Fifty Fathoms Bathyscaphe se viste, por primera vez, con una caja completamente elaborada en cerámica de color azul. La utilización de la cerámica (procedente del dióxido de circonio -ZrO2 en su formulación química-, también conocido como circonia) es cada vez más frecuente en cada vez más sectores: desde un implante dental a rodamientos de vehículos o recubrimiento de reactores nucleares. Esto es así porque el uno de los materiales químicos más resistentes a la corrosión (lo que garantiza en este caso la durabilidad del color sin degradarse), es extraordinariamente biocompatible y muy resistente al uso. Aunque es verdad que la cerámica puede quebrarse con un golpe fuerte, el dióxido de circonio (la RAE también admite zirconio) presenta una resistencia muy alta a la propagación de roturas.

blancpain-fifty-fathoms-bathyscaphe-chronographe-flyback-ocean-commitment-ii-1-horasyminutos

La caja, de 43,60 mm de diámetro y 15,25 mm de altura, toma su forma prensando la circonia -que es de color blanco- a la que se le ha añadido aglomerante -para cohesionar el óxido- y pigmentos de color. El ZrO2 pasa por dos fases: una de modelaje a baja temperatura en el que se conforma la caja- y después pasa a la sinterización, que es como se llama al proceso en el que a alta temperatura (aproximadamente 1.400 grados) el producto adquiere su dureza y la forma y grosor final .

Así se crea la carrura, el fondo y el bisel. La cerámica resultante es tan dura que se necesitan herramientas de diamante para terminar de perfilar la caja, y para hacer las inserciones del bisel se necesita un láser de 8.000 watios. Después se toma una lámina de Liquidmetal caliente (una mezcla de circonio y otras cerámicas que fusiona a bajas temperaturas) y se le somete a una presión de 5 toneladas sobre el bisel para que rellene los huecos. Una vez enfriado, el Liquidmetal es 3 veces más resistente que el acero, garantizando así que no va envejecer. La construcción en cerámica y el uso de Liquidmetal es una ténica usada por Omega desde hace tiempo (lo vimos por última vez en estos Seamaster). por lo que sería lógico pensar que la fabricación de las cajas se hace en las mismas máquinas. Tanto la corona como los pulsadores del cronógrafo son también de cerámica, aunque en este caso se hacen por inyección.

blancpain-fifty-fathoms-bathyscaphe-chronographe-flyback-ocean-commitment-ii-6-horasyminutos

En contraste con el precioso azul profundo de la caja, la esfera presenta un gris meteoro (así lo llama Blancpain) con decoración rayos de sol, de manera que según incida la luz se despliega una paleta de matices que hace aún más atractivo mirarla. Pero es a la vez un gris sereno, que en combinación con el azul que lo rodea hace de un reloj de buceo una pieza elegante. Los 43  mm de diámetro dejan amplio espacio para tres subesferas: el pequeño segundero a las 6 está flanqueado por un contador de 30 minutos a las 3 y uno de 12 horas a las 9, y a las 4:30 por la ventana de fecha. Los índices horarios son redondos excepto a las 3, 6 y 9. Las 12 ostenta un índice en forma de diamante, de manera que la lectura de la hora nunca ofrece dudas: imagina que coges el reloj de la mesilla en la oscuridad; si no sabes si está boca arriba o boca abajo el diamante a las 12 te ayuda a orientarte. La manecilla de las horas es más gruesa que la de los minutos, lo que es muy útil para distinguirla en la oscuridad porque el tinte de SuperLuminova es el mismo para todos los elementos luminiscentes (índices, manecillas, pequeño segundero y botón sobre las 12 en el bisel).

blancpain-fifty-fathoms-bathyscaphe-chronographe-flyback-ocean-commitment-ii-3-horasyminutos

Lo que se esconde dentro de la caja no sólo está a la altura del exterior, es que lucha por ser lo mejor de todo: el calibre automático F385 integra un volante de inercia variable con tornillos de oro para un mejor ajuste y espiral de silicio. La frecuencia es de 5 hercios (36.000 alternancias a la hora) para mejorar la cronometría y el cronógrafo cuenta con embrague vertical y rueda de pilares -además de la función flyback que ya queda señalada en su nombre-. Y además tiene 50 horas de reserva de marcha. Blancpain acierta al equipar a este Fifty Fathoms Bathyscaphe con un calibre sin la profusa decoración que tanto admiramos de su colección Villeret, porque lo acerca a la idea de reloj-instrumento que está en el origen de la pieza sin dejar de ser atractivo. A ello contribuye, y no poco, la masa oscilante de oro recubierto de platino con el logotipo del Ocean Commitment. Y además es visible gracias a un cristal de zafiro a pesar de presumir de una hermeticidad garantizada hasta 300 metros.

blancpain-fifty-fathoms-bathyscaphe-chronographe-flyback-ocean-commitment-ii-8-horasyminutos

Todo ello en una caja que, como apuntaba al principio, sólo levanta 15,25 mm. No es una altura discreta, desde luego, pero en la muñeca no se siente en absoluto así gracias al buen diseño del conjunto y a que el azul disminuye la sensación de tamaño.

blancpain-fifty-fathoms-bathyscaphe-chronographe-flyback-ocean-commitment-ii-9-horasyminutos

El reloj se puede llevar con una correa de nylon (una NATO, vaya) o con una correa textil que no puedo dejar de recomendar encarecidamente, porque el reloj se merece lucir elegantemente en la muñeca y una NATO difícilmente lo consigue. Por cierto que el ancho de las asas es de unos poco habituales 23 mm, así que mejor olvidarse de usar las correas que haya por casa. Se cierra con una hebilla  sencilla pero con mucha presencia.

blancpain-fifty-fathoms-bathyscaphe-chronographe-flyback-ocean-commitment-ii-10-horasyminutos

Aunque no se sea buceador el  Fifty Fathoms Bathyscaphe Chronographe Flyback Ocean Commitment II es fácil de llevar gracias a su ligereza y a que su apariencia le acerca más a un reloj deportivo que no al competente reloj de inmersión que en realidad es. El reloj ya está disponible en las boutiques de la casa en edición limitada a 250 unidades y con un precio de 18.920 euros. Blancpain afirma que por cada reloj vendido, la Manufactura se compromete a entregar la suma de 1.000 euros para apoyar las expediciones científicas encaminadas a preservar los océanos. Más información en Blancpain.es.

blancpain-fifty-fathoms-bathyscaphe-chronographe-flyback-ocean-commitment-ii-7-horasyminutos



El Cocinero Español Dani García, Nuevo Amigo de Blancpain

blancpain-dani-garcia-1-horasyminutos

Dani García, el cocinero andaluz de mayor proyección internacional de España y poseedor de dos estrellas Michelín, es el nuevo amigo de Blancpain. Para la presentación oficial la manufactura nos invitó a un desayuno en BiBo, el restaurante del chef en Madrid, donde tuve una conversación con él en la que hablamos mucho de cocina y un poquito de relojes.

 

Antonio Lopez, Vicepresidente de Blancpain (y de padres españoles) junto a Dani García en la presentación del nuevo amigo de la marca

Antonio Lopez, Vicepresidente de Blancpain (y de padres españoles) junto a Dani García en la presentación del nuevo amigo de la marca. Antonio Lopez lleva un Villeret Quantième Perpetuél 8 Jours en oro rosa, un calendario perpetuo automático con 8 días de reserva de marcha referencia 6659-3631-55B

La búsqueda de la excelencia, el saber hacer tradicional, la precisión en los gestos y la pasión y meticulosidad en el trabajo hecho a mano son valores que Blancpain comparte con el universo de la alta gastronomía. Y es la esencia del trabajo de Dani García, que en 1998 abrió su primer restaurante, Tragabuches, y sólo dos años después obtuvo su primera estrella Michelín. Su gran trabajo, siempre alrededor de la cocina andaluza, se vio nuevamente recompensado en 2007, cuando su restaurante Calima obtuvo la segunda estrella. No es de extrañar por tanto que Blancpain quisiera fortalecer unos lazos que ya había trenzado con él en otras ocasiones. Y tampoco es de extrañar que yo no quisiera dejar pasar la ocasión de echar un ratito con él hablando de sus cosas.

Lara Bartolomé, Brand Manager de Blancpain España, junto al cocinero

Lara Bartolomé, Brand Manager de Blancpain España, junto al cocinero. Lara lleva un Quantième Complet y Fases Lunares automático, en acero con bisel de diamantes y esfera de nácar referencia 2360-4691A-71

Horas y Minutos: ¿Cuál fue el primer plato que recuerda de su infancia?

Dani García: Tengo muchos recuerdos de mi infancia porque eramos de una casa donde se cocinaba bastante, tanto mi madre como mi abuela, y tengo muchos recuerdos de cualquier guiso, sobre todo marinero. Recuerdo los sábados de chirlas, almejas, coquinas, concha fina y algún pescaíto frito. Esos son los primeros recuerdos gastronómicos de mi infancia.

HyM: ¿Y como cocinero?

Dani García: Lo recuerdo perfectamente. Cuando naces en el mundo de la cocina y antes de encontrar tu lugar te dedicas a copiar, entre comillas. Yo recuerdo un plato de Ferrán Adriá, muy antiguo, llamado Menjar Blanc, que es una sopa de almendra salada con un granizado de tomate y orégano. Yo lo traduje al andaluz cuando tenía 22 años e hice un ajo blanco con un granizado de uva. Era la misma construcción pero con otro estilo. Ese fue el primero del que dije “he hecho un plato”.

HyM: ¿Cuándo decide Dani García “yo quiero estudiar cocina” y cuándo decide Dani García “yo quiero que esto sea un negocio”?

Dani García: Vaya, esa sí que es una buena pregunta que no me habían hecho hasta ahora. Yo decidí ser cocinero a los 16. En mi época con Martín Berasategui, a los 19 añitos, decido que además de ser cocinero me quiero dedicar a la alta cocina. Durante muchos años a mí, y a muchos como yo, sólo nos interesaba crear, crear, crear; hacer algo diferente sin que te importara en ningún momento una cuenta de resultados, lo que tiene sus riesgos, lógicamente. En los años 2012 y 2013, que no fueron muy buenos para mí, es cuando me doy cuenta de que a todo esfuerzo creativo hay que darle un sustento económico. Llegas a la conclusión de que si no hay rentabilidad el negocio deja de existir. Y además necesitas el dinero para algo muy importante: el dinero compra tiempo, que es lo que necesitas para crear: mucho tiempo. Y en ese momento estamos ahora: hacer mi propio taller creativo.

HyM: ¿Y cómo va el taller?

Dani García:Le queda ná, un mes escaso. Yo creo que el año que viene, con el taller dedicado exclusivamente a la creatividad, va a ser radicalmente distinto.

blancpain-dani-garcia-bibo-restaurante-horasyminutos

BiBo Madrid, con una iluminación que recuerda a la de la Feria de Málaga y un globo presidiendo el bar central

HyM: ¿Y Nueva York?

Dani García: A Nueva York voy a volver, pero voy a volver yo con mi propio dinero y mis propias ideas, con mi manera de entender la comida española y la comida andaluza. Fue un Máster lo que pasé allí, en lo positivo y en lo negativo, porque pasó absolutamente de todo. (“Manzanilla” el restaurante propiedad de Yann de Rochefort que, a pesar de las buenas críticas cerró sorpresivamente en 2014 tras sólo un año de vida, por causas al parecer económicas). Pero en ningún momento tuve la posibilidad de hacer lo que yo quería hacer. Si hubiera sido mi proyecto y mi dinero, otro gallo habría cantado. Es un asunto que lo llevo dentro, pero no por cabezonería u orgullo, sino porque Nueva York es una ciudad que me atrae mucho, y quiero poder llevar allí el globo de BiBo.

HyM: ¿Tiene algún ingrediente fetiche?

Dani García: Yo creo que el tomate. Es parte del gazpacho, que lo hemos cambiado, hecho de mil maneras y mil texturas, pero siempre está el tomate.

El menú del desayuno

El menú del desayuno

HyM: Un profesional de su nivel, ¿todavía tiene algún plato que le impone respeto? Uno de esos que le dices “vamos a llevarnos bien tú y yo, ¿estamos?”

Dani García: En la cocina, como en la vida, siempre hay cosas que se te dan mejor que otras. No le tengo miedo a ningún plato, pero hay ingredientes con los que me siento más a gusto que con otros. Y luego hay otros… siempre me hubiera gustado hacer un buen plato de ortiguillas, porque se lo merece por el tipo de producto que es. Pero es verdad que nunca he conseguido hacer un plato distinto con ortiguillas que digas “está buenísimo”.

HyM: Aparte de la española, ¿qué otra cocina le gusta?

Dani García: Buf, yo soy súper foodie, si se puede decir eso. Una cosa es lo que haces en tu profesión y otra tu pasión, que para mí es la comida y los restaurantes. La cocina japonesa me flipa, la peruana, la francesa también… ¡es que todas tienen un toque! La tailandesa… es que me gustan todas. Aunque si tú me dices “qué comida elegiría el último día del mundo” te diría comida japonesa, seguro.

HyM: Pues esa era una pregunta que tenía pensada pero no iba a hacerla porque me parecía demasiado tétrica, pero ya que lo menciona: ¿qué última comida elegiría antes de morir?

Dani García: Pues yo creo que algo en lo que me he movido toda mi vida: unas buenas coquinas, unas conchas finas, unos boqueroncitos fritos… y unos chanquetes, porque si te saltas la ley pero es tu último día ¡qué peor cosa te puede pasar ya! (risas)

blancpain-dani-garcia-6-horasyminutos

En otra zona de BiBo

HyM: El que la gastronomía española sea tan variada y tan rica, ¿es bueno o es perjudicial? ¿Nos falta cultura culinaria sobre otras cocinas?

Dani García: Yo creo, y que no se me malinterprete,

Eso va a ocurrir siempre…

Pues también es verdad. Creo que lo que se ha hecho en España en los diez últimos años a nivel de vanguardia está muy por encima de la cocina del resto del mundo. No es que seamos marcianos, pero yo creo que los menús degustación que se ofrecen aquí están 15 años adelantados a su tiempo. La cocina hay que entenderla, aprenderla, como cualquier expresión cultural: se adquieren conocimientos poco a poco que te hacen apreciar más lo que tienes delante.

HyM: ¿Y el español medio? Aquellos que no venimos a restaurantes como los suyos. Tu viajas a ciudades europeas y, salvo quizá las italianas, ves un montón de restaurantes de comida extranjera, muchos más que en España. ¿Es un defecto o es que de verdad nos sobra lo de fuera?

Dani García: Hombre, es cierto que tenemos una cocina mucho más aprovechable de diario que otros muchos países del mundo. Tener esa cocina tan distinta a escasos 1.000 kilómetros de uno a otro punto… si me apuras, ni siquiera se cocina igual en Almería que en Cádiz, y ni siquiera has salido de Andalucía. Tenemos una variedad brutal. Y nos gusta mucho lo nuestro, en esto somos muy patrióticos. Por eso ha costado tanto que lleguen otros restaurantes. Comer muy buen japonés lo consigues en España, pero en sitios contados con los dedos de una mano. Muy buen chino, pero contados con los dedos de una mano.

Yo chino casi diría que contados con los dedos de una oreja…

Jajá, es verdad, chino un poco menos que japonés. Y japonés te puedo decir seis. O cinco. También es cierto que esto está cambiando y hoy día por ejemplo en Madrid puedes comer de todo o de casi todo.

blancpain-dani-garcia-bibo-8-horasyminutos

Dani García, durante la entrevista

HyM: La cocina es fruto de su tiempo, y también hay cosas que vienen y van. ¿Cree usted que hay algo de la cocina actual que va a pasar de moda porque era eso, sólo moda? ¿O porque el mercado no admite según qué cosas?

Dani García: Yo creo que llega un momento de relax creativo. Pero no porque sea una cuestión de moda, sino porque, y te lo digo de corazón, falta conocimiento. Es muy difícil meterse en los menús de ciertos cocineros, porque conceptualmente y filosóficamente están a un nivel entendible para muy pocos. Y desde luego porque Ferrán Adriá ha dejado de crear, siendo como ha sido el máximo exponente y el mejor laboratorio de I+D para cualquier cocinero del mundo. Él para su maquinaria y se para el mundo.

¿Cree usted que volverá a abrir?

Dani García: A mí me gustaría porque nos divertiríamos mucho más. Yo creo que sí, porque tiene esa inquietud dentro de seguir creando técnicas para el mundo y que luego cada uno lo interprete a su manera. Por todo ello yo creo que ahora el mundo de la cocina vuelve a ser más coherente y más sensato. Ojo, para el cliente. No para el cocinero, pero sí para el cliente.

HyM: Cuando los niños le dicen “quiero ir al McDonalds”, ¿usted qué les dice?

Dani García: Pues que vayan. Además poco puedo decir yo porque no sólo he prestado mi imagen sino todos los conocimientos  que tenía sobre una hamburguesa.

blancpain-dani-garcia-mcdonalds-horasyminutos

La pregunta la he hecho en tono ligero, casi como una broma, porque de siempre se ha sabido la aversión de los cocineros por la comida rápida, pero en efecto Dani García diseñó una hamburguesa para la cadena norteamericana. Pero me da la sensación de que es un tema sensible para él, quizá por las críticas que tuvo su receta, y se pone serio para expresar una reflexión más que pertinente:

Como en todo lo que haces hay gente que lo apoya y hay quien no. Yo a los que no lo apoyan les diría que me apetece cocinar para gente que sólo tiene 5 euros, y que para mucha gente permitirse ir a un McDonalds con la familia es lo máximo. Siempre me he sentido no sólo un cocinero de alta cocina, sino de todo tipo.

HyM: ¿Eso quiere decir que volvería a repetir la experiencia de comida rápida?

Dani García: Por supuesto. No es una cuestión de comida rápida o lenta. Es una cuestión de precio. Tienes que ofrecer lo mejor que se pueda tener por 5, ó 6, ó 7 euros. No se puede comparar un menú de 300 euros con uno de 45 o con uno de 5 euros, pero hay que dar lo mejor en cualquier caso.

blancpain-dani-garcia-bibo-restaurante-1-horasyminutos

HyM: Hablemos un momento de relojes: he visto muchas fotografías de Dani García entre sus fogones, pero en muy pocas lleva un reloj puesto. En un cocinero de su nivel ¿los tiempos ya están en la cabeza, o todavía se usan los temporizadores?

Dani García: Hombre es cierto que ahora trabajo muchísimo menos físicamente. Pero durante toda mi vida, mientras estaba en la cocina, he preferido tener un reloj como aquel (el Fifty Fathoms gigante que ha presidido su cocina durante la jornada) a llevarlo en la mano. Hoy en día mi vida ha cambiado mucho, tengo mucha gente que cocina para mí… (se para un momento)… ¡que por cierto, eso es una especie de tabú! Parece como que el cocinero debería cocinar todo para todo el mundo todos los días. Ya ves tú, completamente inviable. Es como si Fernando Alonso se tuviera que bajar en el Pit Stop para cambiar él las ruedas porque si no no es piloto de verdad. Es que de verdad que a veces vivimos en un país que… Pero volviendo a tu pregunta, en alta cocina es súper necesario trabajar con temporizadores porque andamos siempre con muchas operaciones a la vez que requieren tiempos exactísimos. Si te metes en la cocina vas a ver relojitos por todos lados. Y en cuanto a mí, ahora tengo mucho menos jaleo físico y puedo llevar el reloj puesto en la muñeca, que me gusta mucho. Y lo miro mucho.

Un Fifty Fathoms Flyback Chronograph. No me extraña que le guste.

Dani García: ¡Ya te digo!

blancpain-dani-garcia-4-horasyminutos



En la muñeca: Blancpain Villeret Grande Décoration España

Blancpain-Villeret-Grande-Décoration-España-4-Horasyminutos

La colección más popular de Blancpain –si nos fijamos en las ventas- es sobre todo la de Villeret, por su excelente ejecución y una presencia clásica que gusta a todo el mundo. Sin embargo dentro de la colección hay también piezas únicas, ejemplo perfecto de la maestría en la decoración que ostenta la manufactura. Una de esas piezas únicas es el Blancpain Villeret Grande Décoration España.

Blancpain-Villeret-Grande-Décoration-España-2-Horasyminutos

Los Oficios Artísticos (Métiers D’Art en francés) son una de las áreas de creación relojera más deseadas por las casas de relojería, ya que engloba todo lo que tiene que ver con la decoración de esferas y movimientos y son uno de los elementos que colocan a la manufactura que los practica un escalón más arriba de las demás. La dificultad de las distintas técnicas artesanas requiere de verdaderos especialistas, que no abundan en el mercado y que por tanto otorgan un prestigio especial a aquellas marcas que los tienen. Blancpain es una de ellas, y la sección de Métiers d’Art de su web está llena de magníficos ejemplos. Entre ellos están los Grande Décoration, piezas únicas cuyo movimiento ha sido decorado con elementos significativos de cada país al que se homenajea. Pero el reloj entero tiene elementos para ser disfrutado.

Blancpain-Villeret-Grande-Décoration-España-3-Horasyminutos

En primer lugar llama la atención de este Blancpain Villeret Grande Décoration Barcelona  el diámetro de 45 mm de la caja de oro rosa, muy poco habitual en relojes de vestir, cuyo límite está más o menos tácitamente establecido en los 42 mm. Sin embargo para estos Oficios Artísticos es lógico elegir un tamaño así para que las obras de arte en que se convierten estos relojes se puedan apreciar adecuadamente sin necesidad de una lupa relojera de aumento (que en cualquier caso se necesita para luego poder apreciar todo el detalle de la decoración del calibre). Pero sin embargo la altura de la caja es de tan solo 8,30 mm, lo que permite que se acomode perfectamente sobre la muñeca y además le da una presencia muy contemporánea sin perder su clasicismo, acrecentado por la caja “double pomme” característica de Blancpain.

Blancpain-Villeret-Grande- Décoration-España-1-Horasyminutos

La esfera es otro elemento destacable: está realizada en esmalte “grand feu”. Normalmente las esferas son placas metálicas galvanizadas, pero la realización en esmalte es muy distinta. El esmalte fue inventado por artesanos orientales hace casi 4.000 años, pero con el desarrollo de la relojería en el siglo XVII Ginebra se convirtió en el centro de la decoración con esmalte Grand Feu. El esmalte es básicamente silicio, pigmento y carbonato que se puede mezclar con otros elementos para conseguir distintos colores o simplemente dejarlo en blanco. Los ingredientes son calentados hasta su punto de fusión y después se deja enfriar para que se adhiera a la placa base de metal. El proceso se repite entre 4 y 10 veces para conseguir el resultado requerido. El problema es que el esmalte es muy difícil de controlar y en cualquier momento del proceso alguna de las capas se puede quebrar, arruinando la esfera. O se pueden formar burbujas de aire o gas que se terminan convirtiéndose en agujeros en la superficie, nuevamente haciendo inservible el trabajo. ¿La recompensa? Una esfera inalterable con unos brillos y tonalidades únicas.

Blancpain-Villeret-Grande-Décoration-España-Horasyminutos

Cualquiera que haya podido ver una esfera Grand Feu se da cuenta de lo distinta que es a las esferas normales, y lo mucho más bonita y exquisita que resulta. En el Blancpain Villeret Grande Décoration España, como en la mayoría de los Villeret, sobre el esmalte se pintan los numerales romanos característicos de la manufactura. Yo no soy mucho de números romanos en las esferas, pero los de Blancpain me encantan porque son discretos, delicados y con unos preciosos trazos horizontales que perfilan las columnas y las uves de cada número. Y además el  4 se escribe con cuatro columnas, no con el tradicional IV. Y personalmente me gusta mucho esa opción. Como decía el que la caja sea de 45 mm permite una grafía así, que en cajas más pequeñas quedaría muy amontonada. La forma de hoja de las manecillas, también en oro rosa, acompaña perfectamente la estética del reloj.

Blancpain-Villeret-Grande-Décoration-España-detalle-Horasyminutos

Pero claro, la Pièce De Résistance del está en el reverso, donde el calibre 15B muestra toda la decoración hecha a mano que homenajea a España, representada por la ciudad de Barcelona. El calibre manual 15B desciende de un movimiento de reloj de bolsillo, lo que explica su diámetro de 36,10 mm. Sin embargo es ultraplano, con una altura de sólo 2,20 mm, 117 componentes y 40 horas de reserva de marcha. Sobre él los maestros grabadores han plasmado la Sagrada Familia (sobre la platina principal) y el dragón de la escalinata del Parque Güell sobre el puente del volante. Los puentes en este calibre son más anchos de lo habitual, así que hay más sitio para decorar, y con más detalle.

Blancpain-Villeret-Grande-Décoration-España-reverso-Horasyminutos

El reloj, como ya he dicho, queda muy bien en la muñeca. Se sujeta con una correa de aligátor y una hebilla desplegable cómoda y de perfecto ajuste. Gracias a la altura de la caja el reloj se entiende perfectamente con los puños de la camisa, así que no hay ningún problema en llevarlo con un traje.

Blancpain-Villeret-Grande-Décoration-España-5-Horasyminutos

El Blancpain Villeret Grande Décoration España, como los demás compañeros de colección, es una pieza única que sólo se vende en las boutiques de la marca, en este caso en la Calle Ortega y Gasset, 11 y en El Corte Inglés de La Castellana, ambas en Madrid. Su precio es de 53.330 euros. Más información en Blancpain.com.

Blancpain-Villeret-Grande-Décoration-España-reverso-Horasyminutos



Blancpain Villeret Calendrier Chinois Traditionnel

Blancpain-Villeret-Calendrier-Chinois-Traditionnel-portada-Horas-y-Minutos

Esto sí que es celebrar el año nuevo chino comme il faut. Blancpain, la poderosa manufactura perteneciente al grupo Swatch tiene un reloj que muestra el complicado calendario chino que ahora pone el acento, cómo no, en el año del mono. Es el Blancpain Villeret Calendrier Chinois Traditionnel.

Blancpain tiene una capacidad creativa que suele pasar casi desapercibida porque dentro del grupo tiene manufacturas hermanas de gran renombre (merecido por supuesto) que a menudo hacen sombra a la que es, de hecho, la marca de relojes más antigua del mundo. Pero lejos de dormirse en los laureles históricos Blancpain demuestra cada día su maestría, que se nota tanto en sus diseños como en el desarrollo de calibres, de los que tiene una producción asombrosa. Tal es el caso del calibre 3638, una proeza porque, además de un calendario gregoriano y las fases lunares consigue mostrar el complicadísimo calendario chino en un espacio de tan sólo 32 mm de ancho por 8,30 de alto.

Blancpain Villeret TCalendrier Chinois Tradtionnel para Only Watch - calibre 3638

Y es que el calendario chino se basa tanto en el sol como en la luna. En realidad, para complicarlo más, es un calendario solar pero que tiene como unidad de cuenta el ciclo lunar completo (29,53059 días exactamente). Si el año son 12 meses lunares -es decir, 354,36707 días- quiere decirse que tiene 11 días menos que el año solar occidental (nuestros 365,242374 dias). De esta forma periódicamente se añade un mes para que el año chino cuadre con los períodos estacionales. Todos los meses del año chino, incluido el que se añade, comienzan el día de la luna nueva, por lo que su extensión es de 29 ó 30 días. Por tanto cuando el año incluye ese mes de más será más largo que nuestro calendario solar gregoriano, mientras que cuando no se incluye es más corto. Esa es la razón por la que la fecha del Año Nuevo Chino varía, como ocurre con nuestra Semana Santa, que también depende del ciclo de la Luna.

A pesar de tantos cálculos el movimiento tiene una reserva de marcha de nada menos que 7 días, lo que es más que encomiable. El Blancpain Villeret Calendrier Chinois Traditionnel es un reloj de la colección estándar, pero para esta edición especial del año del mono se ha decorado la masa oscilante (porque además es un calibre automático) con un grabado -muy bien realizado por cierto- de un primate visible gracias al cristal de zafiro.

Blancpain-Villeret-Calendrier-Chinois-Traditionnel-reverso-Horas-y-Minutos

La legibilidad de la esfera, realizada en esmalte grand feu, es impecable. A las doce el reloj muestra los numerales dobles en dígitos y en símbolos -el ciclo de las 24 horas-, además de indicar el año zodiacal chino que dura 12 años (en la foto, el año del mono). A las 3 encontramos los elementos y los troncos celestes en ciclo de 10 años. A las 9 aparecen el mes, la fecha y el indicador de meses intercalados. Por último a las 6 aparecen las fases lunares.

Blancpain-Villeret-Calendrier-Chinois-Traditionnel-detalle-esfera-Horas-y-Minutos

Como ya he dicho también se muestra la hora mediante numerales romanos mientras que el calendario gregoriano aparece en el borde exterior de la esfera, señalado por la tradicional manecilla “doblada” que vemos en muchos Villeret. Todo ello se recoge en una caja de 45 mm de diámetro y 15 mm de alto con la  clásica forma de double pomme de los Villeret, y construida en platino. Además la corona lleva engastado un rubí de Madagascar y se ata a la muñeca con una correa de cocodrilo y hebilla plegable.

Blancpain-Villeret-Calendrier-Chinois-Traditionnel--Horas-y-Minutos

El Blancpain Villeret Calendrier Chinois Traditionnel Año del Mono es una edición limitada a 50 unidades, a la venta sólo en las Boutiques de la marca. El precio es de 82.510 Euros. Blancpain.es.



Blancpain mide los tiempos de cocción en Madrid Fusión

Blancpain-Madrid-Fusion

Que España tiene la mejor cocina de todo el mundo ya no hay nadie que lo ponga en duda. Cualquier cocinero quiere aprender de España o tener restaurante en España. Por eso un acontecimiento como Madrid Fusión tiene tanta relevancia internacional, porque vienen los mejores a preparar lo mejor. Blancpain y su Villeret Grand Date son el reloj oficial del acontecimiento.

Blancpain Villeret Grand Date

En realidad el verdadero nombre de la reunión es la XVI Cumbre Internacional de Gastronomía Madrid Fusión 2016, un nombre mucho más serio pero francamente más acorde con lo que allí, con perdón, se cuece. La cumbre tiene lugar ayer día 25,  hoy 26 y mañana 27 de Enero, en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid, en el Campo de las Naciones.

Blancpain ya ha estado presente como patrocinador de otros eventos culinarios, como el Concurso Internacional de Alta Gastronomía Bocuse d’Or, y además ha colaborado con la Asociación Grandes Tables de Suisse. Y es que, si los tiempos son muy importantes en la cocina tradicional, en la de hoy día lo es aún más porque se trabaja con materiales insólitos e instrumentos más insólitos todavía, por lo que es fundamental estar muy atentos a lo que ocurre en la muñeca para que salga bien lo que hay sobre los fogones. Y como el resultado puede ser una obra de arte -si bien pasajera- no es de extrañar que el reloj propuesto por Blancpain para el Madrid Fusión sea un Villeret, concretamente el Grand Date.

Blancpain Villeret Grand Date detalle

Villeret es la colección más delicada de Blancpain, seguramente la más armoniosa, algo que encaja perfectamente con el espíritu de la cocina. Por supuesto el reloj tiene un movimiento mecánico, el calibre 6950 usado originalmente en el Léman Grand Date Aqua Lung. Fue un calibre de Frédérique Piquet (fabricante de excelentes movimientos desde 1958 hasta que en 2010 Swatch lo integró en Blancpain). Como siempre, el rotor tiene una preciosa decoración nido de abeja.

Blancpain Villeret Grand Date reverso

 

Es de agradecer que Blancpain se involucre en actos en España, porque le viene de perlas para darse a conocer en un mercado difícil y competitivo pero muy bueno para la manufactura, dados los gustos clásicos de España. A ver si se repite pronto (y de paso nos invita).

Por último, merece la pena ver el vídeo que se ha hecho para promocionar el Madrid Fusión de este año.

Madrid Fusion “Marcial” Cast Ferran Adria from Attic Films on Vimeo.



Los ganadores del Gran Premio de Relojería de Ginebra

Ya tenemos los ganadores del GPHG, el Grand Prix d’Horlogerie de Genéve, considerado el premio más importante de relojería de los muchos que se dan al año. Alzarse con la Aiguille d’Or supone el más codiciado de los galardones de la industria y otorga no sólo al reloj sino sobre todo a quien lo ha creado de un prestigio muy deseado.

En este artículo presentamos los candidatos elegidos para este año, de entre los que tenía que salir además el galardonado con el máximo premio del concurso. A continuación os presento la lista de los ganadores, para la que sería bueno tener abierta en otra ventana la entrada mencionada y así poder comparar quién gana con quién nosotros pensábamos en su momento que debería ganar, por el gusto de saber si hemos acertado y, si no es así, poder criticar el que nos lleven la contraria.

La lista, en el orden en que la Organización la nombra, es esta:

GRAN PREMIO “AIGUILLE D’OR”

Greubel Forsey Tourbillon 24 Secondes Vision

Greubel Forsey Tourbillon 24 Segundos Vision

O cómo una alta complicación se puede vestir de traje de “reloj de calle”. Lo presenté en vivo en este artículo.

MUJER

Hublot Big Bang Broderie

Hublot Broderie

No era mi opción, desde luego.

MUJER – COMPLICACIÓN

Fabergé Lady Compliquée Peacock

Fabergé Lady Compliquée Peacock

HOMBRE

Kari Voutilainen Voutilainen GMR

Kari Voutilainen GMR

CRONÓGRAFO

Piaget, Altiplano Chrono

Altiplano Chronograph oro rosa

Lo tenemos en vídeo, es este artículo.

TOURBILLON

Ulysse Nardin Ulysse Anchor Tourbillon

Ulysse Nardin Anchor Tourbillon

CALENDARIO

Hermès Slim d’Hermès QP

Hermès Slim d`Hermès QP

Éste era mi favorito y por el que voté en el concurso de la Organización.

SONERÍA

Girard-PerregauxMinute Repeater Tourbillon Gold Bridges

Girard Perregaux Minute-Repeater Tourbillon with Gold Bridges

 

EXCEPCIÓN MECÁNICA

Jaquet Droz, The Charming Bird

Jaquet Droz The Charming Bird

“PETITE AIGUILLE”

Habring2 Felix

Habring2, Felix

Habring es una excelente casa relojera austríaca creada por el matrimonio Habring. Esta es su web.

RELOJ DEPORTIVO

Tudor Pelagos

Tudor Pelagos azul brazalete

Le dedicamos un amplio reportaje fotográfico, con especificaciones y precios, en este artículo.

RELOJ JOYA

Audemars Piguet, Diamond Punk

Audemars Piguet, Diamond Punk

 

TRABAJOS ARTÍSTICOS

Blancpain, Villeret cadran Shakudō

Blancpain, Villeret Cadran Shakudo

RELOJ “REVIVAL”

Piaget Extremely Piaget Double Sided Cuff Watch

Piaget Extremely Piaget Double Sided Cuff Watch

 

INNOVACIÓN

Antonio Preziuso, Tourbillon de Tourbillons

Antoine Preziuso Tourbillon-of-Tourbillons

También se ha llevado el Premio del Público.

REVELACIÓN RELOJERA

Laurent Ferrier, Galet Square

Laurent Ferrier Galet Square azul

Repasamos todos los modelos en este artículo.

PREMIO ESPECIAL DEL JURADO

A Micke Pintus, Yannick Pintus y Jean-Luc Perrin, los relojeros que desarrollaron el Referencia 57260 (el reloj más complicado de la historia).

Vacheron Constantin Referencia 57260 -Tivoli b

Expliqué el reloj en detalle en este artículo.

 

Hoy me han confirmado que podré ver todos los ganadores en una gala en Londres el próximo 12 de noviembre, así que espero poder traer fotos.

 



Villeret Calendrier Chinois Traditionnel de Blancpain para Only Watch

onlywatch

Un nuevo reloj para la subasta benéfica de Only Watch, esta vez ofrecido por BlancpainEs una versión única de su Villeret Calendrier Chinois Traditionnel, una elección muy inteligente por parte de la casa de Le Brassus porque ¿qué mercado tira más de las ventas? El chino. ¿Quién es la única casa con un reloj con calendario chino? En efecto.

 

Blancpain Villeret Calendrier Chinois Tradtionnel para Only Watch

El Villeret Calendrier Chinois Traditionnel se presentó en la feria de Basilea de 2012 y causó sensación. Siempre se han hecho ediciones especiales para china, bien con motivos de la cultura china o bien celebrando sus años nuevos con un reloj conmemorativo. Así que, ¿por qué no unirlo todo y ofrecer alta relojería exclusiva para ese mercado? Exitazo, claro. Y eso que costaba unos 62.000 euros cuando salió.

Así que nada mejor que un exponente como la subasta de Only Watch, que se publicita por todos lados, para recordar al mercado chino que existe el reloj. Y lo hace con una versión muy llamativa, como siempre ocurre con las esferas negras. Antes de ver lo que muestra el reloj vamos a explicar un poco en qué consiste un calendario para un chino.

EL COMPLICADO CALENDARIO CHINO

 

El chino es un calendario que se basa tanto en el sol como en la luna. O por mejor decir, es un calendario solar pero que tiene como unidad de cuenta el ciclo lunar completo (concretamente, 29,53059 días). Si el año son 12 meses lunares -es decir, 354,36707 días- quiere decirse que tiene 11 días menos que el año solar occidental (nuestros conocidos 365,242374). Así, periódicamente se añade un mes para que el año chino cuadre con los períodos estacionales.

Calendario Zodiacal chino

Todos los meses del año chino, incluido el que se añade, comienzan el día de la luna nueva, por lo que su extensión es de 29 ó 30 días. Por tanto cuando el año incluye ese mes de más será más largo que nuestro calendario solar gregoriano, mientras que cuando no se incluye es más corto. Por ello la fecha del Año Nuevo Chino varía. Un poco como le pasa a nuestra Semana Santa, que también depende del ciclo de la Luna.

TODA LA INFORMACIÓN DE LA ESFERA

A las doce el reloj muestra los numerales dobles en dígitos y en símbolos -el ciclo de las 24 horas-, además de indicar el año zodiacal chino que dura 12 años (en la foto, el año de la cabra). A las 3 encontramos los elementos y los troncos celestes en ciclo de 10 años. A las 9 aparecen el mes, la fecha y el indicador de meses intercalados. Por último a las 6 aparecen las fases lunares.

Blancpain Villeret Calendrier Chinois Tradtionnel para Only Watch - detalle de la esfera

Afortunadamente también se indica la hora mediante numerales romanos y el calendario gregoriano en el exterior de la esfera, señalado por la tradicional manecilla “doblada” que vemos en muchos Villeret.

Blancpain Villeret TCalendrier Chinois Tradtionnel para Only Watch - calibre 3638

Todo ello está animado por el calibre 3638 creado por la manufactura y que tiene 434 componentes -incluídos 39 rubíes-. Es otro calibre Blancpain, lo que significa gran construcción y solidez.

Queda alojado en una caja de 45 mm de oro rojo que incluye otra particularidad: los 5 correctores están situados bajo las asas para no romper la estética de la caja double pomme. En la parte trasera el zafiro permite ver el el rotor, realizado en esmalte champlevé negro sobre la que se ha inscrito -de manera demasiado poco trabajada creo yo- las palabras Only Watch.

Blancpain Villeret Calendrier Chinois Tradtionnel para Only Watch - reverso

Se pujará mucho por él, seguro.



Pre-Baselworld: Blancpain Villeret Grand Date

Si este reloj es sólo una muestra de lo que veremos cuando visitemos a Blancpain en la feria de Baselworld, seguro que va a ser uno de los mejores momentos del macrosalón. Los Villeret son, junto con los Fifty Fathoms, los favoritos de la marca, y sus novedades son siempre muy esperadas y mejor recibidas.

Blancpain Villeret Grand Date frontal

Ya conocíamos el Villeret con fecha a las 3, que es la ejecución más simple y segura de la complicación en un reloj de vestir. Sin embargo más que duplicar el tamaño de esa fecha para hacerla “Grande” es una operación delicada si hablamos de integrarla en una esfera tan equilibrada y bella como la de Villeret, porque el riesgo de catástrofe estética es grande.

Menos mal que Blancpain sabe muy bien lo que hace: la ejecución es impecable, de una delicadeza que te hace preguntarte por qué no se había hecho antes, si resulta que encaja de manera tan perfecta . Se ha creado una doble zona en la esfera en la que los romanos aplicados parece en anfiteatro que aplaude la aparición de la doble ventana a las 6.

Blancpain Villeret Grand Date detalle

Y no una doble ventana cualquiera, sino una muy bien pensada e implementada que no se impone sobre el conjunto. Además la tipografía no es clásica sino con un cierto aire Art Déco que le da un toque atrevido que le sienta mejor que bien. Todo ello enmarcado por la caja de oro rojo con forma “doble manzana” tradicional de la colección Villeret. Medidas perfectas, por cierto: 40 x 10,88 mm.

Blancpain Villeret Grand Date reverso

El reverso de la caja nos permite ver el calibre 6950, usado originalmente en el Léman Grand Date Aqua Lung y que fue un calibre de Frédérique Piquet (un fabricante de excelentes movimientos desde 1958 hasta que en 2010 Swatch lo integró en Blancpain). Como siempre, el rotor tiene una preciosa decoración nido de abeja. Los demás datos del reloj están aquí.

La casa no ha dicho nada de precios, pero el modelo Léman en oro rojo costaba alrededor de 18.000 euros, por si sirve de referencia. Es de esperar que Blancpain se atreva a lanzar el reloj en versión acero, porque sería un éxito aún mayor, aunque no tengo muchas esperanzas; hace mucho que no lanza versiones en acero. Lo preguntaremos en marzo.

Blancpain Villeret Grand Date



Villeret Grand Date

Blancpain Villeret Grand Date frontalCaja:

  • Oro rojo
  • 40 mm de diámetro; 10,88 mm de altura
  • Cristal de zafiro
  • Fondo de cristal de zafiro
  • Hermeticidad: 30 metros

Esfera:

  • Opalina
  • Manecillas de horas y minutos con forma de hoja, esqueletadas.
  • Gran fecha a las 6h

Funciones:

  • Horas y minutos. Segundero central. Gran fecha

Movimiento:

  • Movimiento mecánico de carga automática, Calibre 6950
  • Diámetro 32 mm. Altura de 4,75 mm
  • 72 horas de reserva de marcha
  • Decoración con Côtes de Genève
  • Rotor con decoración nido de abeja
  • 285 piezas
  • 35 rubíes

Pulsera:

  • Correa de aligátor marrón
  • Distancia entre asas: 22 mm

Blancpain Villeret Grand Date reverso Calibre 6950 Blancpain Villeret Grand Date



Blancpain anticipa su reloj para San Valentín

Blancpain San Valentín 2015

Blancpain siempre ha prestado una particular atención a los relojes de mujer, más que la mayoría de las marcas. No sólo eso: en vez de utilizar relojes de la colección y “adaptarlos” para mujer -con diamantes en el bisel por ejemplo, que suele ser muy socorrido- se piensa los relojes de arriba abajo, resultando en piezas definitivamente femeninas.

Blancpain San Valentín 2015 frontal

Por supuesto no podía dejar pasar una ocasión como San Valentín para demostrar su predilección, y todos los años lanza un modelo para ese día. En este caso nos presenta una caja de oro gris de 36,8 milímetros de diámetro decorada con -en efecto- diamantes; 121, nada menos. Dentro se aloja una esfera de nácar (material muy querido por la marca). Sobre él se esculpen los pétalos de una rosa que después se tiñe y se ensambla.

Como el nácar es orgánico no es uniforme en su grosor, por lo que se crean tonos distintos de rosa. Descentrar la hora hacia el sur de la esfera es algo habitual en los relojes de mujer de la manufactura, y éste guardatiempos no es distinto. Resulta obvio que la lectura de la hora no es sencilla, pero es que éste no es un reloj cuya principal misión sea dar la hora.

Blancpain San Valentín 2015 reverso

Aún así, Blancpain ha tenido el buen gusto de equipar la pieza, una vez más, con un movimiento mecánico automático que se mueve a 4 hercios, visible a través del cristal de zafiro. Se compone de 205 piezas, tiene 28 rubíes y una respetable reserva de marcha de 72 horas. Mientras que la platina principal está decorada con Côtes de Genève, el rotor se muestra con incrustaciones de nácar rosa, a juego con la esfera.

Digamos por último que es una edición limitada a 14 ejemplares. En cuanto sepa el precio lo pondré aquí.

Como vemos, que sea un reloj para es fecha tan a menudo cursi y empalagosa no quiere decir que no sea una buena muestra de cómo debe ser un reloj de mujer: perfectamente delicado pero estrictamente relojero. ¡Bien hecho, Blancpain!



Blancpain presenta su historia en vídeo

blancpain vídeo

Es muy habitual que las marcas hagan vídeos “institucionales” en los que muestras su historia, o sus instalaciones, o sus directivos, o todo a la vez. Son unos vídeos cuando menos agradables de ver, porque lógicamente las marcas ponen el mayor cuidado en realizarlos. Especialmente cuando hablan de su historia, que es lo más preciado que tienen, con razón y orgullo.

Ahora Blancpain presenta uno de esos vídeos, y me ha gustado mucho. No tanto por los distintos pasos históricos que se citan, sino fundamentalmente por la atención que presta al trabajo manual que implica la fabricación de un reloj. Además el vídeo dura más de seis minutos, una locura en términos de marketing. Porque, en estos días, ¿quién presta atención durante tanto tiempo a un único asunto? Pues de eso va la relojería, de buscar lo que es mejor sin preocuparse de cuánto tiempo puede llevar hacerlo.

 

Blancpain tiene una historia fructífera, con unos cuantos hitos que perdurarán en la historia de la industria relojera por su importancia. Tanto en el momento de su aparición como por la trascendencia que comportaron. Es comprensible y hasta obligatorio que la marca emplee tiempo –y a la vez nos los pida- para poder contar su relato de manera que podamos también sentir su significado. Desde su nacimiento en 1735 hasta ahora por delante de Blancpain han ido pasando muchas cosas, y algunas de ellas nacieron dentro de sus propias paredes.

 

Ojalá el vídeo sirva para que, aquellos que no entienden que se pueda apreciar un reloj mecánico, puedan atisbar el amor y la pasión que hay detrás de esta bendita locura. Aunque no será tanta locura, porque cualquiera que se pone un reloj en la muñeca le gusta. Luego decidirá si lo lleva todos los días, o durante todo el día, pero a nadie le disgusta. Merece la pena ver el vídeo. Más información en Blancpain.com

 



La nueva boutique de Blancpain en Nueva York

NYC Boutique Blancpain entrada

Yo no suelo publicar las noticias de aperturas, salvo que sea en España. De hecho en la corta vida de esta web sólo he reseñado la apertura de la boutique de Jaeger-LeCoultre en Madrid. ¿Por qué entonces hablar de la inauguración de la boutique de Blancpain en Nueva York y no, por ejemplo, la de Seiko?

Pues sencillamente porque me ha encantado la fachada. ¿Se puede hacer algo más molón para animar a entrar a la gente a una tienda de relojes -que no es precisamente el tipo de tienda que más llama la atención- que poner una imagen tan buena y con una altura casi un 30% mayor que la altura de la boutique en sí? No, no se puede.

NYC Boutique Blancpain interior

Además por dentro le han querido dar un aire más dinámico, proyectando sobre la parte superior de las paredes y en 360º vídeos sobre la marca y los productos.  Así da gusto. Enhorabuena y suerte.

 

 

 

Post Scriptum: a lo mejor no es una foto sino una proyección de imágenes. Me da igual, mejor aún.



Villeret cronógrafo monopulsante con calendario completo

Blancpain Villeret Cronógrafo Monopulsador aceroLa colección que presentó Blancpain en Baselworld fue realmente llamativa, ya que el habitual despliegue de modelos –Blancpain tiene una capacidad productiva rara vez vista en marcas del segmento medio-alto- se vio impulsado por una mezcla de funcionalidad y belleza francamente seductora. Hablamos especialmente de la colección Villeret, con la que han dado en el clavo. Sigue leyendo



Villeret Chronographe Monopoussoir Quantième Complet

Blancpain Villeret Cronógrafo Monopulsador oro rojoCaja:

  • Acero  u oro rojo
  • 40 mm de diámetro; 12,98 mm de altura
  • Cristal de zafiro
  • Fondo de cristal de zafiro
  • Correctores bajo las asas
  • Hermeticidad: 30 metros

Esfera:

  • Esmalte blanca u opalina esmaltada
  • Día y mes a las 12
  • Subesfera de 30 minutos a las 3 y de 12 horas a las 9
  • Fases lunares a las 6
  • Fecha en círculo bajo los minutos, con manecilla en acero azulado

Funciones:

  • Horas y minutos. Pequeño segundero. Calendario completo. Fases lunares. Cronógrafo monopulsador

Movimiento:

  • Movimiento mecánico de carga automática, Calibre 66CM8
  • Diámetro 32 mm. Altura de 7,50 mm
  • 40 horas de reserva de marcha
  • 450 piezas
  • 35 rubíes

Pulsera:

  • Correa de aligátor marrón

 

 



Baselworld 2014: La nueva colección de Blancpain

Ya ha comenzado la feria de ferias, la más desmesurada e intensa, a la que nadie puede faltar pero a la que todo el mundo (de entre los que nos dedicamos a relatar las idas y venidas de la relojería) teme ir. En otro momento ilustraré a qué me refiero. Lo que es importante es que, una vez se abre el telón, las marcas desvelan sus creaciones. Y la primera que ha hecho llegar la información ha sido BlancpainSigue leyendo



Fifty Fathoms Bathyscaphe Chronographe Flyback

Fifty Fathoms Bathyscaphe Chronographe FlybackCaja:

  • Cerámica negra satinada
  • 43,60 mm de diámetro; 15,25 mm de altura
  • Cristal de zafiro
  • Fondo de cristal de zafiro
  • Bisel unidireccional de cerámica negra satinada con inserción de cerámica con índices en Liquidmetal®
  • Hermeticidad: 300 metros

Esfera:

  • Negra
  • Subesfera de 30 minutos a las 3
  • Pequeño segundero a las 6
  • Subesfera de 12 horas a las 9
  • Fecha a las 4:30
  • Manecillas e índices tratados con SuperLuminova

Funciones:

  • Horas y minutos.  Pequeño segundero. Fecha. Cronógrafo flyback

Movimiento:

  • Movimiento mecánico de carga automática, Calibre F385
  • Diámetro 31,80 mm. Altura de 6,65 mm
  • 36.000 alternancias/hora
  • Espiral de silicio
  • Masa oscilante de oro de 18 quilates revestida de NAC (aleación de platino)
  • 50 horas de reserva de marcha
  • 322 piezas
  • 37 rubíes

Pulsera:

  • Correa NATO

Fifty Fathoms Bathyscaphe Chronographe Flyback perfil



Villeret Tourbillon

Blancpain Villeret TourbillonCaja:

  • Platino
  • 42 mm de diámetro; 11,65 mm de altura
  • Cristal de zafiro
  • Fondo de cristal de zafiro
  • Hermeticidad: 30 metros

Esfera:

  • Esmalte Grand Feu blanca
  • Tourbillon a las 12

Funciones:

  • Horas y minutos. Tourbillon volante de un minuto

Movimiento:

  • Movimiento mecánico de carga automática, Calibre 242
  • Diámetro 30,60 mm. Altura de 6,10 mm
  • 12 días de reserva de marcha
  • Masa oscilante calada
  • Espiral de silicio
  • Asas de la horquilla del áncora en silicio
  • Puentes y disco de reserva de marcha decorados en guilloché
  • Rochete con decoración tipo llanta
  • Caja del tourbillon sin puente superior
  • 243 piezas
  • 43 rubíes

Pulsera:

  • Correa de aligátor marrón

 



Villeret Quantième Perpétuel 8 Jours

Villeret Quantième Perpétuel 8 JoursCaja:

  • Oro rojo
  • 42 mm de diámetro; 13,50 mm de altura
  • Cristal de zafiro
  • Fondo de cristal de zafiro
  • Correctores bajo las asas
  • Hermeticidad: 30 metros

Esfera:

  • Esmalte Grand Feu blanca
  • Abombada
  • Subesfera de meses y años bisiestos a las 12
  • Día a las 9
  • Fecha a las 3
  • Fases lunares a las 6
  • Pequeño segundero a las 6

Funciones:

  • Horas y minutos. Pequeño segundero. Calendario perpetuo. Fases lunares

Movimiento:

  • Movimiento mecánico de carga automática, Calibre 5939A
  • Diámetro 32 mm. Altura de 7,25 mm
  • 192 horas de reserva de marcha
  • 379 piezas
  • 42 rubíes

Pulsera:

  • Correa de aligátor marrón

 



Villeret Carrousel Phases de Lune

Blancpain Villeret Carrousel Phases de LuneCaja:

  • Oro rojo
  • 42 mm de diámetro; 12,74 mm de altura
  • Cristal de zafiro
  • Fondo de cristal de zafiro
  • Hermeticidad: 30 metros

Esfera:

  • Esmalte Grand Feu blanca
  • Abombada
  • Carrusel a las 12
  • Fases lunares a las 6

Funciones:

  • Horas y minutos. Carrusel volante de un minuto. Fecha

Movimiento:

  • Movimiento mecánico de carga automática, Calibre 225L
  • Diámetro 31,90 mm. Altura de 6,86 mm
  • 192 horas de reserva de marcha
  • Decoración Côtes de Genève
  • Masa oscilante calada y estriada
  • 281 piezas
  • 40 rubíes

Pulsera:

  • Correa de aligátor marrón

 

 

 

 

 



Villeret 8 Jours

Blancpain Villeret 8 joursCaja:

  • Oro rojo
  • 42 mm de diámetro; 11,25 mm de altura
  • Cristal de zafiro
  • Fondo de cristal de zafiro
  • Hermeticidad: 30 metros

Esfera:

  • Esmalte Grand Feu
  • Abombada

Funciones:

  • Horas y minutos. Segundero central. Fecha

Movimiento:

  • Movimiento mecánico de carga automática, Calibre 1335
  • Diámetro 30,60 mm. Altura de 5,65 mm
  • 192 horas de reserva de marcha
  • Decoración con Côtes de Genève
  • Rotor con decoración nido de abeja
  • 220 piezas
  • 35 rubíes

Pulsera:

  • Correa de aligátor marrón

 

 

 

 



Tourbillon Carrousel, el doble juego de Blancpain

Blancpain_TC_detalleTodo el mundo sabe que el tourbillon se creó para tratar de compensar el efecto de la gravedad sobre los relojes de bolsillo. No todos sabíamos que el carrusel nació con la misma intención. Y muchos de los que sí lo sabían no sabían muy bien cómo explicar la diferencia entre uno y otro. Blancapain no lo ha explicado sobre escrito, sino sobre su nuevo modelo Blancpain Tourbillon Carrousel.

Sigue leyendo