Rado Captain Cook Automatic 42 mm: vídeo, fotos en vivo y precio

Una personalidad muy propia, marcadamente retro y francamente atractiva

Rado Captain Cook Automatic 42 mm
Rado Captain Cook Automatic 42 mm

El Rado Captain Cook Automatic 42 mm añade una medida intermedia a una colección que Rado lanzó en Baselworld 2017, tal como reflejé aquí. En ese momento se introdujo con un diámetro igual al original de los años 60 -37 mm- y otra de 45 mm, en línea con la de muchos relojes de buceo. Pero la verdad es que por su aspecto vintage le queda mejor unas hechuras no tan llamativas, y por ello esta nueva pieza de 42 mm resulta perfecta.

Rado Captain Cook Automatic 42 mm
Rado Captain Cook MK I
Rado Captain Cook MK 1 Original de 1962

El Captain Cook fue la respuesta de Rado a la creciente afición del público por el buceo recreativo en los años 60 y, por tanto, por los relojes creados al efecto. Al fin y al cabo, cuando se lanzó el primer Rado Captain Cook faltaba un año para que el Fifty Fathoms, el primer reloj de buceo, celebrara su primera década. Curiosamente Rado sólo lo produjo desde el 62 al 68 (unas 8.000 unidades en total), lo que quiere decir que no fue muy exitoso. Y de paso convirtió en muy buscados unos relojes que no aspiraban a la posteridad sino a venderse bien.

Rado Captain Cook Automatic 42 mm

El diseño de este Rado Captain Cook Automatic 42 mm es pintiparado al original. Eso, en unos tiempos como estos en que casi lo único que funciona es lo vintage, habla de lo buen diseño que fue el modelo original y lo muy bien que queda ahora.

Nota al margen: hay que agradecer a Rado que en esta versión, que no es una reproducción del original por tamaño y por color de esfera, no haya recurrido a la falsa pátina que todo lo invade, porque de verdad que no es necesaria: ¿qué diremos dentro de 20 años sobre esa falsa pátina que se usa ahora? «Este reloj de hace dos décadas se ve así porque imitaba la apariencia de otro que había salido un siglo antes…» ( ⚆ _ ⚆ )

No va a envejecer bien, es mi previsión, porque va a quitar legitimidad a unos reloj que, aún siendo mejores en todo que los originales a los que imitaban, van a quedar como eso, un sí es no es.

La caja tiene unas medidas -además de los 42 mm de diámetro- de 48,6 mm de largo (de una punta a la otra de las asas) y de 12,1 mm de altura. Como el bisel tiene forma de copa, con los bordes rebasando la caja, la sensación es de mayor tamaño, pero yo no lo he notado incómodo en la muñeca, más bien al contrario: se lleva sin ningún problema.

Rado Captain Cook Automatic 42 mm

Donde se nota la modernidad es en el material utilizado en el bisel: es cerámica (verde en este caso, aunque también lo hay en azul y negro). Es un material muy querido por la casa y que garantiza la durabilidad y lustre del bisel. Además los números, índices y marcas están grabados a láser, lo que permite una inspección con lupa de la que el reloj sale con nota. Por cierto que el reloj es hermético hasta 200 metros. No tiene vocación de competir con los modelos conocidos como «profesionales» (de hecho ni siquiera está sometido a la certificación de relojes de buceo), pero presenta esos credenciales porque el modelo original también tenía muy buena hermeticidad (hasta 220 metros).

Rado Captain Cook Automatic 42 mm

Debajo de un cristal de zafiro curvo -como antaño- y con revestimiento antirreflejos en ambas caras, aparece una esfera con un verde más intenso que, al estar en degradado (más oscuro en el extremo que en el centro) y ser la esfera también curva, ofrece muchos matices cuando juega con la luz.

Las manecillas han conservado las mismas formas, con una aguja de horas mucho más grande que la de minutos para que se distinga bien. La del segundero tiene la punta curvada para seguir las formas del borde que recorre. Se nota que Rado le ha puesto mimo a su buceador.

Rado Captain Cook Automatic 42 mm

La ventanilla de fecha conserva los numerales en rojo; como el original, pero más estilizados. Tanto índices como manecillas están impregnados con una Super-LumiNova verde que cumple su función sin tacha.

A las 12 nos encontramos con la sempiterna ancla, símbolo de la marca, que se gira a un lado y al otro con el movimiento natural del reloj. No cumple ninguna función -salvo la estética-, pero es tan Rado que la marca siempre la pone. Son uno de esos detalles estéticos de porque sí, lo que lo hace aún más apreciado. Además el fondo es granate, como en el original.

Rado Captain Cook Automatic 42 mm

Al mando del Rado Captain Cook Automatic 42 mm se encuentra el calibre ETA C07.611, que es la denominación genérica del Powermatic 80. Un calibre que ya es un clásico de ETA por sus 80 horas de reserva de marcha y sobre todo porque ya ha más que probado su durabilidad y estabilidad, además de su buena conometría.

Al ser un reloj que se puede sumergir hasta 200 metros Rado ha preferido usar una tapa ciega (que también es más barata que poner un cristal), y la ha decorado con otro de sus símbolos: el hipocampo. Tres, en este caso, una decisión inteligente porque ahora no parece tan evidente cuando la tapa no está alineada correctamente, ya que no está claro cuál es la parte superior y cuál la inferior.

Rado Captain Cook Automatic 42 mm

Para completar su aspecto decididamente retro, el reloj se presenta con un brazalete de «grano de arroz», tan de su época. Son unos brazaletes con aspecto muy atractivo pero que en su tiempo eran una garantía de ruidos y torsiones no buscadas. No en este caso porque su construcción es lo suficientemente sólida como para cumplir con solvencia.

El cierre plegable, grande, está bien resuelto, con una decoración también muy de época. También se puede adquirir en correa de piel o de tela.

Rado Captain Cook Automatic 42 mm

El Rado Captain Cook Automatic 42 mm ya está disponible en las tiendas, con un precio de 2.050 euros. No es un precio fácil porque la oferta en el mercado es casi infinita y muy competitiva, pero también es cierto que los modelos existentes son, en su mayoría, infinitamente parecidos. No es el caso de este Rado. Quizá el que lo vea puesto no sepa que es un Rado y pregunte qué marca es, lo que de hecho es una situación que a todo propietario gusta (dar explicaciones sobre su pieza). Lo que es seguro es que el reloj nunca va a parecer uno más. Más información en Rado.es.

Rado Captain Cook Automatic 42 mm
Rado Captain Cook Automatic 42 mm

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies