Archivo de la etiqueta: relojes de buceo



Laurent Ballesta y su Blancpain X Fathoms, premio “Wildlife Photographer of the Year”

 

Lauren Ballesta ha obtenido el prestigioso premio “Wildlife Photographer of the Year”, gracias entre otros al apoyo de Blancpain. Aprovechamos la ocasión para ver su impresionante reloj: el Blancpain X Fathoms.

 

Laurent Ballesta es un biólogo marino y el fotógrafo más jóven en recibir la Palme d’Or en el Festival Mundial de Imágenes Submarinas. Hasta ahora es el único profesional que lo ha ganado tres veces seguidas. Ha viajado por todo el mundo, desde el Ártico al Antártico y desde Siberia hasta el Amazonas. Ahora ha ganado el premio Wildlife Photographer of the Year, que ya va por su 53ª edición, dentro de la categoría Earth’s Enviroments. Esta categoría rinde homenaje a la escala y la magnitud de las formas de la tierra, vistas desde el suelo o desde el aire, a las fuerzas de la naturaleza que las esculpen o a la naturaleza al estado salvaje puro y a la escala de un paisaje.

La impresionante fotografía de un Iceberg de Laurent Ballesta

La fotografía -en realidad la composición de más de 100 fotografías- nos muestra un iceberg visto desde el fondo marino. Hay que recordar que lo que vemos de un iceberg es sólo el 10% de su superficie, y del 80% restante, que permanece bajo el agua, sólo vemos trozos sueltos, dado su gigantesco tamaño. El que aparece en la fotografía tiene una circunferencia de unos 200 metros. de ahí la necesidad de captarlo en distintas fotos.

Blancpain lleva colaborando con Laurent Ballesta desde 2013, y de su mano (o mejor dicho, sobre su muñeca) han ido desarrollando el llamado Proyecto Gombessa. Ya sabemos del irrompible vínculo de Blancpain con el mundo marino, que contribuyó a investigar desde que creó el Fifty Fathoms, el primer reloj de buceo de la historia. Blancpain defiende -acertadamente- la idea de que la única manera de apoyar de manera efectiva la protección del medio ambiente es haciéndolo visible, por lo que siempre apoya proyectos que después superan el puro campo científico para divulgarse al público general. Todas sus iniciativas se recogen bajo el encomiable paraguas del Blancpain Ocean Commitment, con el que ya ha financiado nada menos que once grandes expediciones científicas. Además ha contribuido a duplicar la superficie de las áreas marinas protegidas en el mundo: nada menos que 4 millones de kilómetros cuadrados añadidos. Todo eso una pequeña casa relojera. Qué no podría hacer Donald Trump como presidente de Estados Unidos, y sin embargo mira donde estamos. Qué triste, ¿verdad?

Las inmersiones que realiza Laurent Ballesta son a menudo extraordinariamente peligrosas: aguas bravas, temperaturas bajísimas, escasa visibilidad… por eso necesita un verdadero instrumental submarino. Y no es otro que el Blancpain X Fathoms, el reloj de buceo mecánico más completo del mundo. La cantidad de funciones que presenta no tiene equivalente en ningún otro reloj del mercado:

Indicador mecánico de profundidad de hasta 90 metros. Membrana de metal amorfo. Indicación de la profundidad en escala 0-15m con una precisión de +/- 30 cm. Memoria de profundidad máxima alcanzada con pulsador de puesta a cero protegido. Contador retrógrado de 5 minutos. Segundero. Bisel unidireccional. Válvula de descompresión. Pulsera de caucho con 14 articulaciones.

Todas estas funciones se alojan en una caja de titanio de medidas excepcionales, como todo en el Blancpain X Fathoms: 55,65 mm de diámetro y 24 mm de altura. Puede parecer disparatado, pero estamos hablando de un instrumento que se va a sumergir hasta 300 metros -o sea en oscuridad- y se necesita que la información, vital en el mar, sea visible rápidamente. Así que nada que oponer a las dimensiones. Y, como a ejercer sus funciones en condiciones de visibilidad como mínimo precarias, la dotación de Super-LumiNova es muy generosa.

El calibre que lo mueve, el 9918B, es automático, pero queda tapado por el fondo. Éste muestra una membrana de metal amorfo que forma parte de la válvula de profundidad. Blancpain afirma que el uso de metal amorfo mejora las mediciones de profundidad y de paso reduce el grosor, comparado con el acero.

El Blancpain X Fathoms no es un reloj para llevar todos los días. Su tamaño hace que se pelee con cualquier prenda diaria y además intimida a las muñecas que no sean de tamaño superior a la media. Sin embargo, y gracias a la correa articulada, se lleva puesto mucho más cómodamente de lo que cabría esperar, así que no me extrañaría que quien lo compre lo llevara puesto no sólo cuando va a bucear.

No es un reloj barato, porque su precio es de 38.240 euros, pero para toda la excepcionalidad mecánica que lleva dentro no me parece un precio disparatado en absoluto. Es un relojazo, en todos los sentidos. Más información en Blancpain.es.

 



En la muñeca: Eterna Super KonTiki Date

 

Vamos a ver, con fotos en vivo y precio, el Eterna Super KonTiki, uno de los relojes de inspiración marina con origen más peculiar y uno más buscados del mercado.

 

 

UN POCO DE HISTORIA

Eterna comenzó siendo un fabricante de calibres relojeros bajo el nombre de Dr. Girard & Schild. Fabricaban tanto ébauches brutes (movimientos semiacabados) como ébauches blanc-roulant (movimientos terminados -es decir, ya decorados-). En 1876 presentaron su primer reloj completo y para 1890, con ya unos 300 trabajadores y una producción diaria de 180 relojes diarios, el nombre “Eterna” comienza a aparecer en algunas de las esferas de la colección. Pocos años después Eterna pasa a ser parte del nombre de la compañía. En 1914 presenta el primer reloj de pulsera con alarma del mundo.

Pero el avance más significativo creado por Eterna, adoptado después por toda la industria relojera, es la incorporación de rodamientos metálicos en el rotor de los movimientos automáticos. Las pequeñas bolitas, de 0,65 mm de diámetro) dan apoyo y equilibrio al rotor, reduciendo la fricción y mejorando sustancialmente el funcionamiento, que se hizo mucho más suave y fiable. El Eterna Matic, que así se llamó el reloj que presentó el desarrollo, incorporó como logotipo los cinco rodamientos, y allí se quedó.

Thor Heyerdahl

En 1947 el etnógrafo noruego Thor Heyerdahl, junto con otros cinco científicos, recorrió 8.000 km -desde Perú hasta el archipiélago polinesio de Tuamotu- con el objetivo de demostrar que los habitantes de la Polinesia provenían de Sudamérica y no de Oriente. Eso explicaría la existencia de la deidad Tiki en Polinesia, porque según él provenía del Dios del Sol azteca, Kon-Tiki. Para ello construyó una balsa como las existentes antes de la llegada de Colón, a la que puso ese mismo nombre.

Cada tripulante llevaba un reloj Eterna con el que hacían todos sus cálculos. La misión llegó a buen puerto con todos los relojes en perfecto estado, y para celebrarlo Eterna lanzó su primer reloj KonTiki en 1958. Desde entonces ha permanecido en el catálogo como el reloj más famoso y deseado de la casa.

La nave Kon-Tiki durante su periplo

Hay que señalar por último que en 1932 la empresa se dividió en dos compañías: por un lado Eterna, que fabricaba relojes, y por otro ETA SA, que producía los movimientos. Ese es el origen de la ETA que conocemos hoy, perteneciente al Grupo Swatch.

ETERNA SUPER KONTIKI DATE

Un reloj con una historia de décadas ha pasado por muchos diseños, como es obvio, pero este Eterna Super KonTiki Date consigue ser moderno sin perder el estilo retro que, a veces más y a veces menos, ha mantenido siempre el modelo. En este caso la referencia de sus hechuras son los modelos de los años 70. El calificativo de súper le viene muy bien, porque tiene unas medidas como para hacerse notar: 45 mm de diámetro  -50 si medimos de asa a asa- y 12,60 mm de altura no pasan inadvertidos. Sin embargo el reloj está muy bien equilibrado y nunca resulta incómodo.

Aunque el Eterna Super KonTiki Date es claramente un reloj instrumento, no deja de tener ciertos toques que le apartan de una herramienta pura. Me refiero sobre todo a ese uso de un perfil pulido que recorre toda la carrura que ayuda a aligerar la presencia del reloj y darle un aire más formal. Pero desde luego nunca pierde sus modos submarinos; al fin y al cabo el reloj es estanco hasta 200 metros.

El bisel es de aluminio, lo que imagino responde al deseo de mantener la esencia vintage. Yo creo, sin embargo, que Eterna debería pasar ya a hacerlo de cerámica porque resulta muy difícil resistirse al lustre y la durabilidad que proporciona ese material. ¿Incrementa el coste? Posiblemente, aunque la cerámica ya no es lo que era (afortunadamente). Pero con la competencia que hay en este tipo de relojes -seguramente la más furibunda de todas-, quedarse atrás puede significar quedarse fuera, y un producto estrella no puede permitirse eso. Por lo demás la terminación del bisel es excelente.

La esfera del Eterna Super KonTiki Date está también muy bien resuelta. Pensando en la inmersión los índices -que son aplicados- tienen formas distintas, de manera que su lectura sea inmediata. La medida de las manecillas es la que debe ser, y el pigmento de SuperLumiNova es lo suficientemente abundante como para no fallar al leerlo en la oscuridad (sea de la habitación o de las profundidades marinas). Y además en dos colores, para ser aún más rápido. ¿Un fallo? El bisel no tiene un punto luminiscente en el triángulo a las 12, por lo que no se puede hacer el cálculo del tiempo de inmersión como corresponde. Es cierto que así era en los primeros relojes de buceo, pero también es cierto que esos relojes tenían cristales de Hesalite y nada ha impedido que Eterna utilice cristal de zafiro. En mi opinión algunas licencias son bienvenidas.

El Eterna Super KonTiki Date se llama así porque, en efecto, incluye una ventana de fecha. Ese es siempre el gran dilema: fecha o no fecha. Para los amantes de lo antiguo, un anatema; para el público en general -que son los que compran relojes- una obligación. Eterna lo ha resuelto perfectamente con una ventana circular con el fondo igual que el de la esfera. Así no resulta en absoluto obstructiva y sin embargo está cuando se la necesita. Muy bien hecho.

La mayor ironía con este reloj viene con el movimiento, porque utiliza un Sellita SW200. Como ya sabemos ese movimiento es un clon del ETA 2824, que a su vez proviene del calibre Eterna 12824. Pero como ETA ya no vende sus calibres a empresas que no sean del Grupo Swatch (aunque no sea del todo cierto), Eterna se ve obligada a usar un movimiento distinto al que fabrica una empresa que fue suya. No me digas que no es paradójico.

Yo creo que Eterna debería usar su calibre propio, llamado 39, incluso si signficara un pequeño aumento de precio. Seguro que los seguidores de la marca y del modelo lo apreciarían y estarían dispuestos a pagar ese extra -que tampoco debería ser mucho-. En cualquier caso el movimiento no se ve porque va tapado por un fondo conmemorativo con la nave KonTiki grabada. Queda muy bonito, la verdad.

Ya he dicho al principio que el reloj queda muy bien en la muñeca. Tiene mucha personalidad pero se adapta al contorno del brazo sin ningún problema. La correa de piel que acompaña a esta versión es de muy buena calidad, con un grosor adecuado para tener firmeza pero suave con la circunferencia del brazo.

El reloj está disponible en las tiendas, con un precio de 1.850 euros. Ya he dicho que se mueve en unas aguas extremadamente competitivas, pero el Eterna Super KonTiki Date tiene argumentos de sobra para imponerse. Más información en Eterna.es

 



Breitling Superocean Heritage: vídeo, fotos y precios

 

Este año se celebra el 60 aniversario del reloj de buceo de la manufactura de Grenchen, que lo celebra lanzando los preciosos Breitling Superocean Heritage, en tres tamaños y cuatro colores. Vamos a ver dos de ellos.

 

Estamos acostumbrados a pensar que Breitling es una marca de relojes de aviador, pero en realidad la manufactura entró en el mundo de los relojes de buceo en 1957, después de que en 1953 apareciera el Fifty Fathoms de Blancpain, el Rolex Submariner y, ya en 1957, el Omega Seamaster.  Los Superocean cumplen 60 años y la forma de rendir homenaje a aquellas primeras unidades es mediante los nuevos Breitling Superocean Heritage, que además se lanzan en versión tres agujas y cronógrafo.

El reloj se ha lanzado en tres tamaños: tres agujas en 42 y 46 mm y cronógrafo también con 46 mm  de diámetro. Las tres versiones están disponibles en negro, azul y marrón, además de una con la esfera blanca para el tres agujas. La versión de 42 mm, que es la que vemos aquí, es una auténtica belleza. Aunque el reloj tiene una altura de 14,35 mm, la sobriedad del negro te tienta a usarlo como reloj de vestir, porque da gusto mirarlo gracias a su excelente legibilidad.

Todos los Breitling Superocean Heritage integran un bisel de cerámica que añade lustre al conjunto, con dos clics por minuto. No es extraordinariamente suave de girar, pero eso no es malo: te da una auténtica sensación de robustez.

Tanto la caja como las asas -de formas punzantes pero muy cómodas- están pulidas a espejo, lo que realza su aire de elegancia. Porque ¿realmente ha querido el fabricante hacer de este Breitling Superocean Heritage un reloj de buceo? Yo lo dudo. Aunque tiene capacidad suficiente como para sumergirse -es hermético hasta 200 metros– el segundero no tiene luminiscencia (como el original de hace 60 años), lo que lo descarta según los estándares actuales. Además su presencia es mucho más seria que el original.

Las agujas son prácticamente idénticas a las del modelo de 1957, pero los índices son más discretos y sobre todo no tienen esos “pétalos” de material luminiscente en los cuatro vértices. De hecho el pulido de manecillas e índices es fantástico porque captura la luz y la refleja de una manera suave y cautivadora. La esfera lacada es de negro brillante, acentuando su poder de seducción. Como ocurre habitualmente en los relojes de buceo actuales hay demasiadas palabras escritas. En la esfera del modelo de 46 mm queda mejor porque hay más sitio, pero en este reloj está demasiado saturada. Aún así ha sabido guardar el equilibrio en los textos.

El muy importante reseñar el motor que le da vida: el B20 es en realidad el MT5612 de Tudor, que fue presentado hace dos años con el Tudor Pelagos. En el Breitling Superocean Heritage sigue teniendo la certificación COSC y las 70 horas de reserva de marcha, pero el espiral no es de silicio. La decoración también varía porque es más tradicional en la versión de Breitling. En cualquier caso no se puede ver porque el fondo es ciego, lo que no deja de ser una pena.

El Breitling Superocean Heritage de tres agujas puede adquirirse con de caucho Aero Classic (que es la que estamos viendo aquí), de caucho-cuero, con Ocean Racer o milanesa Ocean Classic. Los precios comienzan en 3.840 euros para la versión que estamos viendo y 4.230 euros para la versión de caucho-cuero. El precio con milanesa es de 4.410 euros.

 

BREITLING SUPEROCEAN HERITAGE CHRONOGRAPH

Como ya he dicho al principio todas las versiones de los Breitling Superocean Heritage se hacen en varios colores, y el marrón es sin duda el gran hallazgo de la colección. La variedad de tonos que reflejan tanto el bisel como la esfera le da una personalidad única, y además hace que no parezca tan grande en la muñeca.

En la versión cronógrafo el bisel también es cerámico y con inserciones en blanco, pero sólo el punto a las 12 es fosforescente. La caja también está pulida a espejo, lo mismo que las asas. Las asas son bastante largas, lo que desde luego no es una ayuda para las muñecas más cortas.

El dial  mantiene la estructura habitual de tres subesferas y fecha, con un montón de texto al lado de la ventana de fecha. ¡Qué manía con hacer de las esferas un anuncio! Aún así el conjunto resulta equilibrado y, sobre todo, muy legible.

El Breitling Superocean Heritage, en las dos versiones tiene tratamiento con Super-Luminova tanto en la manecilla como en los puntos sobre los índices horarios, lo que hace que la lectura en la oscuridad sea más que correcta. No es la más recomendable para las profundidades marinas, pero es obvio que estos relojes están destinados a los buceadores de despacho, nada más.  Yo desde luego no me lo llevaba a investigar los fondos marinos.

Dentro se mueve el calibre Breitling B13, que no es otro que el Valjoux 7750 muy modificado por Breitling y con certificación de cronometría COSC, como siempre. Y tampoco se puede ver al girar el reloj.

El Breitling Superocean Heritage Chronograph también está disponible con las mismas correas y brazaletes que la versión de tres agujas, pero la que mejor le sienta es esta de cuero y caucho, que es elegante e informal a la vez.

La versión en caucho es la más barata, y cuesta  5.110 euros. La versión de cuero y caucho cuesta 5.500 euros. Por último, la versión con milanesa alcanza un precio de 5.680 euros. Es el precio que hay que pagar por uno de los cronógrafos más atractivos del mercado. Más información en Breitling.es.

 

 



Nuevo Oris Movember Edition: un buen reloj para una buena causa

 

El Oris Movember Edition es el modelo con el que Oris celebra ser miembro colaborador con la Fundación Movember. Un reloj que encaja perfectamente con la filosofía del movimiento y que además tiene un buen precio.

 

La Fundación Movember nació en 2003 como un proyecto de dos amigos de Melbourne, Australia. En un momento en que los bigotes estaban completamente pasados de moda quisieron ver si conseguían que los hombres de su entorno se lo dejaran crecer en noviembre. Bigote en inglés se dice moustache, y se abrevia en Mo.

El primer año consiguieron que 30 colegas (conocidos como Bros, de brothers, y de ahí Mo-Bro) se dejaran bigote, y recaudaron cero dólares. Al año siguiente la broma se convirtió en fundación, con la idea de usarla como forma de llamar la atención sobre algunos de los problemas de salud más graves a los que se enfrentan los hombres, incluyendo cáncer de próstata, cáncer testicular, salud mental y prevención del suicidio. Recaudaron 30.000 dólares co 480 bros. En 2007 se unen a Australia y Nueva Zelanda los primeros países no australes: Canadá, España, Reino Unido y Estados Unidos. Ya hay más de 200.000 Mo Bros y Mo Sistas (de Sisters, hermanas, que se pintan bigotes y apoyan la causa).

En 2015 ya había más de 5.200.000 Mo-Bros y Mo-Sistas, y se había recaudado un total de 542 millones de euros desde aquel lejano 2003. Con ese dinero se han apoyado a más de 1.200 proyectos de salud en todo el mundo. El  Oris Movember Edition es el modelo que celebra la asociación de la marca con el la Fundación Movember, y está basado en el Oris Diver Sixty Five.

Fotos de Rico Steiner, jefe de ventas regional de Oris

El Oris Movember Edition sin embargo tiene sólo 40 mm de diámetro, de manera que se adapta mejor a la muñeca. De todas formas el reloj tiene bastante presencia porque las asas rectas abarcan más espacio sobre el brazo. Otra de las diferencias está en la esfera,  en la que tanto los índices como las manecillas  son de oro rosa tratados con Super-LumiNova. También la aguja del segundero, que además tiene forma de piruleta.

El logo de Oris de los años 60, grabado en la parte trasera de la caja, está enmarcado por las palabras ‘Oris Movember Edition’ y el logo del bigote Movember. Este mismo logo aparece grabado en la correa de piel marrón del reloj a las 12 y las 6 horas.

El diseño se presenta en un estuche especial que incluye una correa textil NATO tricolor en burdeos, beige y marrón oscuro, con el logo Movember en el bucle metálico de la correa.

Durante el mes de “Movember”, Oris será el anfitrión de diferentes eventos para recaudar fondos en ciudades europeas, entre los que se encuentran sesiones de afeitado, recitales de poesía, marchas Movember y la subasta de un Oris Movember Edition. Los detalles se publicarán en las redes sociales de Oris mediante los hashtags #ORISMOVEMBER y #ORISCHANGEFORTHEBETTER. El reloj tiene un precio de 1.950 euros, de los que una parte se destinará, claro, a la fundación. Más información en Oris.es.

Foto de Rico Steiner

 



Oris Staghorn Restoration Limited Edition: fotos en vivo y precio

 

El nuevo Oris Staghorn Restoration Limited Edition es un excelente reloj de buceo que además ayuda a una buena causa: la conservación de los arrecifes de coral.

 

Hacía demasiado tiempo que no me había puesto ningún Oris, y en el momento que me probé éste me di cuenta de lo que hecho de menos los relojes de la marca. Oris siempre ha sabido hacer instrumentos bien pensados, bien construidos y muy atractivos. Combinan perfectamente practicidad con presencia sin necesidad de diseños estridentes. Este Oris Staghorn Restoration Limited Edition es un buen ejemplo.

Por otro lado el apoyo de las marcas relojeras a proyectos solidarios es de larga tradición, y en el caso del cuidado y protección de los océanos hay muchas marcas que ofrecen distintos tipos de ayuda. Y qué bien que lo hagan, porque ya sabemos el alarmante mal estado de un elemento tan absolutamente indispensable y abundante como para dar nombre a nuestro Planeta Azul.

En concreto, Los arrecifes de coral del mundo se enfrentan a una grave amenaza. Según los informes, una cuarta parte de estos delicados ecosistemas ya han sido dañados más allá de la reparación a través del blanqueo, la sobrepesca y el turismo descuidado, con dos tercios que permanecen bajo mayor amenaza.

La Coral Restoration Foundation es una organización de conservación sin ánimo de lucro que trabaja para preservar los arrecifes de coral del mundo. Coral Restoration Foundation ha logrado una diferencia tangible en los océanos del mundo. En 2015 plantó 22.502 nuevos corales a través de sus programas de voluntariado de replantación y está preparando otros 40.000 para repoblar los arrecifes nativos. También organizó 72 programas de buceo para educar y fomentar el voluntariado para tomar medidas y salvar a nuestros océanos. El Oris Staghorn Restoration Limited Edition nace para apoyar esta labor.

El reloj comparte los criterios estéticos de la colección Aquis, renovados en 2017, y es muy atractivo. Tiene una caja de acero de 43,5 mm, lo que le hace visible pero no desproporcionado. Por encima se ubica un bisel con disco de cerámica negra pulida y numerales blancos. Para el conteo de 15 minutos se ha elegido el color naranja, que es el color del coral.

El Oris Staghorn Restoration Limited Edition es hermético hasta los 300 metros, con toda seguridad 250 metros más del límite máximo al que se van a sumergir muy poquitos de aquellos que tengan el reloj. Pero una hermeticidad de ese nivel y el bisel de cerámica le permite competir en la liga de otros relojes de buceo de mucho más precio. Para conservar la hermeticidad la corona es roscada y tiene dos protectores a ambos lados.

La esfera está muy bien resuelta. A juego con el naranja del bisel está la aguja del segundero central, además de la fecha y el día. Éste se indica de manera muy ingeniosa, con una secuencia de siete ventanillas caladas sobre una sección circular que discurre en la parte interior central de la esfera, cada una de las cuales se rellena de color naranja en el día apropiado.

El conjunto queda muy bien. Resulta armonioso y a la vez muy dinámico. Los índices están aplicados, con una buena inyección de Super-LumiNova. Lo mismo ocurre con las manecillas, que además tienen distinta anchura para que se distingan bien en la oscuridad. Y, como es preceptivo para un reloj de buceo, el segundero también es fosforescente, al igual que el triángulo sobre las doce.

El resultado es impecable, como se puede ver. El reloj está disponible con una correa de caucho, como es obvio en reloj de inmersión. Pero a mí me ha gustado mucho el brazalete de acero, porque combina el pulido con el satinado de manera intachable. Da auténtica sensación de calidad, y queda muy, muy bien. Por dentro lleva el calibre automático 735,  cuya base es el más que conocido Sellita SW 220-1.

El Oris Staghorn Restoration Limited Edition es -claro- una edición limitada, en este caso a sólo 200 unidades. Por supuesto es discutible, pero a mí me parece el más bonito de todos los relojes de buceo de Oris, exceptuando los de inspiración vintage. El reloj ya está disponible y su precio es de 2.100 euros. Más información en Oris.es.

 

 



Nuevo IWC Aquatimer Perpetual Calendar Ceratanium: un nuevo material aún más resistente

 

El nuevo IWC Aquatimer Perpetual Calendar Ceratanium es la carta de presentación de un nuevo material, el Ceratanium, que puede ser muy importante porque aúna los beneficios de la cerámica y el titanio. Veamos sus características y precio.

 

Seguro que hay lectores que en cuanto han leído “Ceratanium” se han acordado del famosísimo personaje de videojuegos, Megaman. Megaman es una creación de Capcom lanzada en 1987 en la que el Doctor Light creaba un robot a base de Ceratanium, que en japonés se llamaba Titanium Ceramical (セラミカ ル チタン o Seramikaru Chitan). La ventaja de este material para la creación de robots, según se dice en la -digamos- “documentación” del personaje, se basaba en que “esta variación del titanio es mucho más duradera que el titanio estándar, además de su capacidad para flexionar o doblar bajo impactos severos y conservar su forma original, en lugar de romperse o generar roturas”.

Pues bien, ese material ahora existe de verdad. Según IWC sus especialistas en materiales han dedicado más de cinco años a desarrollar este material especial sobre la base de una aleación de titanio. Gracias a su proceso de fabricación el metal adquiere una superficie cerámica de color negro. Así, el Ceratanium es tan ligero y resistente a la rotura como el titanio, pero al mismo tiempo también es tan duro y resistente al rayado como la cerámica. Es decir, la realidad imita a la ficción para beneficio de todos.

La única pega que se le puede poner a la cerámica es que es, en efecto, quebradiza. Con un impacto de cierta consideración se puede romper, y es irreparable: en un reloj hay que sustituir la caja entera. Esto no ocurre con el titanio, así que conseguir unir ambos materiales se antoja una solución ideal. Recordemos además que el titanio es muy ligero -como la cerámica- así que no penalizará en exceso la liviandad de la cerámica.

Y además IWC tiene plena legitimidad para considerar el Ceratanium no como un material exótico usado más bien como herramienta de marketing (recordemos, por ejemplo, el CarbonMacrolon de MB&F), sino como parte de su afán de innovación. Lo digo porque, como expliqué en el artículo y vídeo sobre el Porsche Design Actuator (éste), IWC fue el primero en usar titanio en un reloj, allá por 1980. Pero es que en 1986 lanzó el primer reloj con caja cerámica, el Da Vinci Gold Ceramic Perpetual Calendar Moonphase, Referencia 3755.

Ahora, 31 años después, lanza este IWC Aquatimer Perpetual Calendar Ceratanium en el que combina los dos materiales. Como decía antes, yo creo que este material tiene mucho futuro porque ofrece mucho. Estoy convencido de que pasará como con la cerámica: empezó siendo un material monocromo y ahora la hay de todos los colores. Este primer modelo es negro -que además le viene muy bien-, pero seguro que no tardaremos en ver variaciones. Y además seguro que se extiende a otras marcas, porque la patente del material es del Grupo Richemont (tal como aparece aquí). Es una ventaja tecnológica que seguro que va a aprovechar.

Además el IWC Aquatimer Perpetual Calendar Ceratanium aparece en un momento ideal, porque en 2017 se celebra el 50 aniversario de la aparición del primer Aquatimer. El reloj ya tenía su característico bisel giratorio interno y una profundidad de 200 metros. Es éste de aquí abajo. La verdad es que viéndolo y viendo todos los relojes neo-vintage que se lanzan últimamente, el de 67 podría pasar perfectamente como un modelo de ahora mismo. ¿A que sí?

El nombre completo del nuevo modelo es Aquatimer Perpetual Calendar Digital Date-Month Edition “50 Years Aquatimer”, que yo creo que es récord de longitud. En realidad es un reloj que se lanzó en 2014. En ese momento tenía una caja de titanio revestido de caucho, bisel de oro rojo y esfera negra, pero actualmente en el catálogo sólo aparece con esfera azul.

El IWC Aquatimer Perpetual Calendar Ceratanium cambia -mejora, por ser precisos-  el material pero mantiene las mismas impresionantes medidas. Su diámetro es de 49 mm y la altura de 19,5 mm, así que no pasa desapercibido. La esfera vuelve a ser negra, pero los acentos rojos le dan un aspecto mucho más deportivo. A pesar de ser un calendario perpetuo y un cronógrafo flyback toda la información se muestra de manera clara y fácilmente legible. Destaca sobre todo la visualización del día y el mes, muy diferentes a lo que tenemos en la cabeza cuando pensamos en un calendario perpetuo.

 

Dentro lleva el calibre automático de manufactura 89802, que oscila a una frecuencia de 28.800 alternancias a la hora. Integra parada de segundero y reserva de marcha de 68 horas, además de una decoración en antracita muy atractiva. El calibre se puede ver a través de un cristal de zafiro, lo que limita la hermeticidad a los 100 metros. Más que suficiente, de todas maneras.

El IWC Aquatimer Perpetual Calendar Ceratanium es una edición limitada a 50 unidades y tiene un precio de 50.900 euros. Me parece muy buen precio para todo lo que te llevas. Y no me refiero sólo al material, es que como reloj es un calendario perpetuo y cronógrafo flyback. Qué más se puede pedir. Más información en IWC.es.



En la muñeca: Longines Legend Diver

 

Vamos a ver el Longines Legend Diver, uno de los iconos de la casa que ahora se lanza con milanesa. Y lo vemos con fotos exclusivas, vídeo y precios.

 

Con la aparición del Blancpain Fifty Fathoms en 1953  (de cuyas numerosas versiones se pueden encontrar fotos en vivo y precios aquí) comienza la era de los relojes de buceo. Como ha ocurrido infinitas veces a lo largo de la historia, el reloj fue fruto de una demanda militar. Pero en los 50 el buceo había pasado ya a formar parte de los gustos recreacionales de la sociedad, así que pronto todas las marcas tendrían un reloj de inmersión. A finales de la década de los 50 Longines lanzó el Nautilus Skin Diver, su primer reloj de inmersión. A primeros de los 60 lanza la referencia 7042, que es el antecesor del Longines Legend Diver.

Nautilus Skin Diver y Longines 7042

La caja se hizo del tipo Super Compressor. Éste era un tipo de caja patentada por el fabricante Ervin Piquerez y que se basaba en un sistema muy inteligente: la tapa trasera tenía un muelle que la sujetaba a la caja. Después, según se iba sumergiendo el reloj la propia presión del agua comprimía cada vez más la tapa trasera, haciéndola más hermética. Tanto es así que la mayoría de los relojes Super Compressor tenían una hermeticidad garantizada hasta los 200 metros. Mucho más de lo necesario en esa época, así que no es extraño que el sistema fuera adoptado por muchas marcas.

Si nos centramos en el Longines Legend Diver, es obvio que su origen está en la referencia 7042, si bien la doble corona está inspirada en la referencia 7594 de finales de los 60. La caja de acero es de 42 mm de diámetro y una altura de menos de 14 mm, así que se lleva estupendamente.

Las dos coronas llevan grabada una cuadrícula, una característica de las cajas Super Compressor que Longines ha mantenido. Hay que decir que desde que se volvió a lanzar el reloj en 2007 la estanqueidad no se consigue mediante el mecanismo de las cajas Super Compressor, sino simplemente con el roscado del fondo y las coronas.

Cada corona tiene la misma función que la original, con la salvedad de que en el modelo original no había fecha. La superior sirve para mover el bisel hacia adelante y hacia atrás. Como ya sabemos esto invalida al reloj como auténtico reloj de inmersión, pero es que en aquella época así eran los biseles: bidireccionales. La corona inferior sirve para cambiar la fecha en la primera posición y para ajustar la hora en la segunda (la más abierta). Por cierto que el reloj tiene salto de fecha rápido.

La esfera, como se puede ver, es preciosa. Es fiel al original salvo en la inclusión de la ventana de fecha, pero está tan bien hecha que no molesta en absoluto. La lectura de la hora es rápida y sin confusiones, a pesar de que los índices de los minutos son casi tan largos como los de los múltiplos de 5. Estos, juntos con las manecillas y el triángulo del bisel, están impregnados con Super-LumiNova. Como la superficie pintada es escasa la luminosidad no es fantástica, pero sí más que suficiente. Es en la oscuridad cuando se aprecia lo bien que quedan los rectángulos bajo las 12, 6 y 9. Para tener una simetría perfecta el rectángulo vertical de las tres se tendría que haber pintado justo en el borde de la ventana de fecha. Demasiado complicado para mecanizar, y por eso no se ha incluido. Pero con todos los puntos de referencia que tiene la lectura en oscuridad es intuitiva. El triángulo sobre las 12 ayuda más de lo que uno podría pensar.

Me gusta mucho que la esfera esté tan limpia, sin textos superfluos. Siempre digo que lo de Automatic sobra porque el que lo lleva ya sabe que es un reloj automático, y en ningún reloj de cuerda manual pone “Manual”. Sin embargo en este caso sí que aparecía en el original, porque en aquel entonces un reloj automático sí era un extra importante, así que está bien que aparezca. Y la letra es bonita, además.

El reloj lleva por dentro el calibre  L633, que no es otro que el venerable ETA 2824-2. Sin embargo no se ve porque va tapado por un fondo que tiene el mismo grabado que el usado en los años 60. Nadie va a usar el Legend Diver como reloj de buceo, pero aún así Longines lo ha fabricado con una hermeticidad de hasta 300 metros, que está muy bien.

Cuando apareció el Legend Diver se ofrecía con la esfera de piel que vemos aquí, aunque la parte exterior es de tela. Pero este año se ofrece también con una milanesa excelente. Es sólida pero flexible, y su construcción de grano de arroz aumenta su aspecto vintage. Además aporta al reloj un aire más formal, más válido para la oficina. Y por cierto, no te pilla ni un solo pelo de la muñeca, lo que es muy de agradecer sobre todo para los que tenemos muchos.

El cierre desplegable del Longines Legend Diver está muy bien hecho. Da sensación de calidad y elegancia, y además es ajustable gracias a sus distintas posiciones. Incluso las secciones flexibles se presentan con un satinado con una presencia inmejorable.

Otro de los grandes atractivos del Longines Legend Diver es el precio. Con la correa de piel cuesta 1.870 euros, mientras que con la milanesa (o con la correa de caucho) cuesta 2.100 euros. La verdad, por ese precio no se encuentran relojes tan icónicos y con tanta personalidad como éste. Es una compra excelente si se quiere tener un reloj de inspiración vintage y realmente funcional y polivalente. Más información en Longines.es.

 



En la muñeca: IWC Aquatimer Automatic 2000 Edition “35 Years Ocean 2000”

 

 

El nuevo IWC Aquatimer Automatic 2000 Edition “35 Years Ocean 2000” es la reedición de un modelo que fue una proeza de la ingeniería y que ha ido mutando hasta llegar a nuestros días.

En 1982 Ferdinand Porsche, el mítico creador del Porsche 911 y fundador de Porsche Design creó, junto con IWC,  el Ocean 2000 para la marina alemana. Era un reloj de titanio que podía descender hasta los 2000 metros de profundidad, aunque también se hicieron otros para poder llegar hasta los 500 metros. En puridad aguantar la presión del agua a 2.000 metros es un ejercicio de proeza de la ingeniería, porque ningún buzo va a bajar nunca a esa profundidad.

Hay que recordar que PADI (de la que ya hablamos aquí) expide sus licencias de buceo para una profundidad de hasta 18 metros. Se necesita un certificado avanzado para bajar a 30 metros. A partir de esa profundidad es necesario usar botellas con mezclas de gases distintas para evitar la narcosis del nitrógeno. Pero es que a partir de los 60 metros comienza la hiperoxia, que es la intoxicación por exceso de oxígeno y que produce contracciones primero y espasmos, convulsiones, mordedura de lengua y emisión de orina después. Por último, si aún no se ha perdido la consciencia, el buceador se queda adormilado durante horas. Como es fácil de imaginar, ninguna de las dos situaciones son las que uno desea cuando está bajo el agua.

Y luego está la bestia negra del buceo: el Síndrome Nervioso de las Altas Presiones (SNAP). Comienza a aparecer a los 130 metros en descensos rápidos, pero si se está muy entrenado y se baja despacio aparece a partir de los 300 metros. Los síntomas son: temblores en las piernas, náuseas y trastornos psicomotores. Consecuencias más graves son temblores, vómitos, hiperreflexia, somnolencia y descenso cognitivo. En estadios graves del SNAP presentan temblores y, en casos extremos, psicosis, crisis convulsivas focalizadas o generalizadas. Esto es un ejemplo de cómo utilizar un párrafo para describir el proceso de una muerte segura (salvo que se reciba ayuda).

¿Por qué entonces hacer un reloj así, si nunca nadie va a bajar a esa profundidad? Pues porque la relojería, como todos los artes y todas las ciencias siempre quiere explorar nuevos terrenos, que se dibujan delante de quien los afronta como hitos a superar. Nadie va a bajar nunca a esas profundidades, pero ¿no llena de orgullo saber que llevamos un logro así en la muñeca? ¡Pues claro que sí! Por eso el IWC Aquatimer Automatic 2000 es un modelo tan celebrado y por eso se ha ido manteniendo en el tiempo. Pero el anterior Aquatimer 2000 tenía casi 49 mm de diámetro total y casi 20 de altura. Este nuevo  IWC Aquatimer Automatic 2000 sin embargo vuelve a los 42 mm originales, y tiene un grosor de sólo 14,5 mm. Es decir, sólo medio milímetro más que el Aquatimer normal.

La caja está hecha de titanio. Como todos los Aquatimers tiene el bisel Safe Drive, que combina el movimiento del bisel exterior con el interior. La protuberancia a las 9 -visible en todos los Aquatimers modernos- no es una válvula de helio, sino el alojamiento para el engranaje del bisel. Es increíble que con la presión a la que puede llegar a estar sometido el reloj se consiga que siga funcionando el bisel y no se vea afectado en sus engranajes. Especialmente si esa protuberancia es una vía de salida de agua del mecanismo. Sorprende que la presión no involucione esa función.

El reloj se mueve gracias al calibre IWC 30120 que es en realidad el ETA 2892 pero modificado por IWC. Pero por supuesto no se ve porque tiene un fondo conmemorativo. Y aunque no lo tuviera: sería impensable un cristal trasero, como todo el mundo puede entender.

La esfera negra graneada está salpicada por unos índices aplicados muy potentes. Aunque no tanto como las manecillas, que son grandes para que la visibilidad sea excelente. La manecilla del segundero está pintada en el mismo rojo que la leyenda de los 2000 metros, lo que le da un toque deportivo.

Por supuesto el tratamiento con SuperLuminova es intachable. No sólo es intenso sino además bicolor para que la lectura sea instantánea. Eso sí, como la cantidad de pigmento es notable necesita tiempo para cargarse totalmente; no basta con iluminarlo con la linterna del móvil durante unos segundos.

La verdad es que el IWC Aquatimer Automatic 2000 es mucho más discreto de lo que uno pensaría y podría pasar perfectamente como reloj de diario, si obviamos la correa técnica de caucho. Que por cierto es muy cómoda de llevar y de poner, sujeta por una hebilla de ardillón también en titanio.

Pero haber conseguido una cámara para que el reloj aguante esa presión abisal y que sin embargo tenga una altura tan moderada es encomiable. Por eso se adueña de manera tan natural de la muñeca, sobre la que se siente realmente bien. No sería por tanto extraño verlo tras una mesa de oficina, soportando la enorme presión… de los correos electrónicos y la falta de vacaciones (que también tiene lo suyo).

El IWC Aquatimer Automatic 2000 Edition “35 Years Ocean 2000” es una edición especial de 350 piezas que ya está disponible en la boutique de la casa, y tiene un precio de 8.250 euros. Más información en IWC.es.

 

 



Tudor Heritage Black Bay S&G: fotos en vivo y precio

 

El Tudor Heritage Black Bay S&G es el lanzamiento más discutido de Tudor, y sin embargo yo creo que es la estrella de la colección de 2017. Veamos por qué.

 

Cuando llegué a Baselworld 2017 la primera marca que vi dentro del edificio principal dedicado a la relojería fue Tudor. Tudor es una de esas marcas que quieres ver porque, desde que lanzó el Black Bay en 2012 no ha hecho sino escalar peldaños del tamaño de puertas de iglesia hasta convertirse en una de las marcas más deseadas. Su éxito no desfallece nunca.

Era lo que en el argot se llama un “one to one”, es decir, una presentación individual de los relojes, no una para un grupo de periodistas. que es lo habitual y que se organizan por países. Fue una cortesía de la Tudor británica (cuánto se lo agradecí), para quien también era la primera vez que enseñaban los relojes a periodistas. Obviamente un one to one es una maravilla porque te permite disfrutar de los relojes -y de las preguntas y respuestas que generan- de manera muy personal, sin tener que compartirlo con nadie.

Sin embargo tiene una única pega: tu reacción no se puede esconder porque tu cara está separada de la mirada de tu anfitrión la distancia que ocupa el ancho de la mesa. Así que cuando me dijeron “el siguiente reloj es el Tudor Heritage Black Bay S&G” casi me caigo de la silla porque lo último que me esperaba era un reloj bicolor, y menos aún de Tudor.

Porque una cosa es un Rolex Datejust como éste y otra muy distinta los espantos que estamos acostumbrados a ver por ahí y que automáticamente relacionamos con lo más o menos vulgar y demodé. Justo lo contrario de lo que significa Tudor: relojes frescos, modernos, completamente de moda pero intachables en todos sus aspectos relojeros.

Pues bien, verlo en vivo fue una prueba más de que a menudo las experiencias pasadas no sirven para las presentes. Y es que según empecé a ver el reloj, por arriba y por abajo y por dentro y por fuera, me di cuenta de que estaba ante un clásico instantáneo. Ante el rey de la fiesta. En vez de estar hecho de acero parece que lo hubieran fabricado con imanes, porque su poder de atracción es increíble.

El reloj retiene la medida del modelo original -41 mm- aparecido en 2012 (¡hace cinco años ya!), pero en este caso integra una ventana de fecha, una incorporación que ha aparecido este año y que veremos en otro artículo sobre el nuevo Black Bay Steel. El material utilizado para el bicolor es, claro, el acero y el oro. Pero no es oro macizo porque el precio se dispararía. Tampoco es un chapado en oro, sino un “relleno” de oro. Es decir, la capa utilizada es más gruesa que el chapado tradicional de manera que la sensación es mucho más sólida. En absoluto da esa impresión medio falsa del chapado. El resultado es excelente.

Donde sí se ha usado el oro amarillo es en la corona (grande, como siempre en el Black Bay, y con la rosa Tudor grabada) y en el bisel, que está rematado por un disco de aluminio con inserciones también de oro. El resultado es impactante y a la vez elegante. Muy masculino diría yo. Y para culminar el reloj un cristal de zafiro abombado que le aporta un último toque vintage.

En la esfera lo que más destaca y lo que hace del Tudor Heritage Black Bay S&G un Black Bay son las manecillas de la hora y la del segundero, con su característica forma de snowflake (copo de nieve) tomada de los relojes entregados a la Marina francesa en los años 70. Elegir esa estética fue desde luego una decisión arriesgada, pero todo un éxito. Los índices y manecillas están perfilados en oro amarillo y rellenos de Super-LumiNova para una lectura perfecta en la oscuridad (como ya vimos aquí). El mismo color dorado se usa para el texto de la esfera, graneada en negro.

El brazalete del Heritage Black Bay S&G se inspira en los brazaletes remachados desplegables de la marca fabricados en las décadas de 1950 y 1960, reconocibles por tener las cabezas de remache para fijar los eslabones visibles en un lateral. Los eslabones también tenían una estructura escalonada. El brazalete termina con un cierre sólido y muy bien resuelto que denota la calidad del producto, y que al plegarse forma el perfil del escudo de la marca.

El reloj también está disponible con una correa de cuero envejecido, una opción que ha estado disponible desde la aparición del primer modelo. Es un problema esta correa: a mí me parece magnífica, realmente atractiva y estilosa. Particularmente con ese pespunte en color oro viejo. Pero a la vez traiciona un poco la idea de tener un Tudor Heritage Black Bay S&G, que despliega todas sus artes de seducción con el brazalete. No sé lo que cuesta la correa suelta, pero lo ideal sería tener la de piel y el brazalete.

La correa también tiene su cierre propio y también está muy bien resuelto. En cualquiera de las dos opciones el reloj se entrega con una correa de tela de color marrón.

Por supuesto el Tudor Heritage Black Bay S&G integra el calibre de manufactura MT5612, que no es sino el original presentado en 2015 pero al que se le ha añadido el módulo de fecha. Ofrece por tanto una reserva de marcha de 70 horas y una frecuencia de 28 800 alternancias/hora (4 Hz), además de estar regulado por un volante de inercia variable con una espiral de silicio. Un puente transversal lo mantiene en una posición estable y garantiza, además, su resistencia. El movimiento dispone de la certificación de cronometría oficial del COSC. Como siempre, no es visible porque tiene el fondo ciego.

Poco hay que añadir de lo sexi que queda el reloj en la muñeca, porque el Tudor Heritage Black Bay S&G enamora instantáneamente y el bicolor no hace sino acentuar sus potentes feromonas. Los relojes ya están disponibles en las tiendas, y el precio de la versión con brazalete es de 4.720 euros. El precio con la correa de cuero es sensiblemente inferior: 3.580 euros. Pero claro, no tiene el brazalete. ¡Difícil decisión! Más información en Tudor.es.

 

 



Clerc Hydroscaph Central Chronograph Small Second. Fotos en vivo y precios

 

Si lo que queremos en la mar es una presencia potente, inconfundible y totalmente fiable, sin duda una de las opciones son estos Clerc Hydroscaph Central Chronograph Small Second que vamos a analizar a continuación.

 

Siempre se ha dicho que la especialización lleva al éxito. Clerc sólo ofrece relojes de inmersión, pensados para que de verdad el dueño de cada uno de los relojes se lo lleve a lo más profundo sabiendo que lleva una máquina concebida y realizada para ese propósito. El buceo es una actividad de riesgo, así que ningún profesional va a arriesgar la vida llevando una marca o un color. Todos necesitan máquinas fiables, y muchos llevan aparatos electrónicos como primera providencia, pero a menudo también un reloj mecánico como equipo de reserva. Es obvio decir que todo tiene que ser de máxima calidad. Los Clerc Hydroscaph Central Chronograph Small Second juegan en esa liga: relojes-instrumento sólidos y que transmiten profesionalidad y por tanto confianza.

Cuando presenté los Hydrosphere Central Chrono (con fotos en vivo aquí) ya hablé sobre la complejidad de los relojes de Clerc, mucho mayor de lo que parece a primera vista. Está fabricada en acero recubierto de DLC y tiene un diámetro de 43,8 mm. Pero si le sumamos los refuerzos laterales, la corona y los pulsadores de cronógrafo, el diámetro lleva a los 49,8 mm. Y sin embargo no parecen tan grande cuando se lleva puesto porque el ancho es mayor que el largo, así que queda equilibrado. Lo que no se diluye es la altura: 17,30 mm. Pero éste no es un reloj concebido para llevar bajo la manga de un jersey de canalé precisamente.

La caja está hecha con 103 componentes, algo realmente sorprendente por lo costoso que debe ser. Pero también habla de la meticulosidad puesta en ofrecer simplemente lo mejor. Hay dos elementos que hacen de la caja un elemento perfectamente reconocible: en primer lugar el accionador del bisel, una pestaña retráctil que hay que levantar para poder girarlo. Una vez se vuelve a plegar el bisel queda inmóvil; todo ello para buscar la máxima seguridad. De paso la pestaña forma el logotipo de la casa.

Puede parecer una exageración, pero hay que recordar que estos Clerc Hydroscaph Central Chronograph Small Second son herméticos hasta los 500 metros, unas profundidades que no permiten un resquicio de duda. Y muy poco habituales en un cronógrafo, por cierto, porque los pulsadores del crono son talones de Aquiles en el agua. Y por eso mismo Clerc ha homologado los relojes según la normativa ISO 6425, que regula los criterios que debe cumplir un reloj de inmersión. Como uno se puede imaginar y dado que se trata de proteger la vida de los buceadores, las exigencias son muy altas (para no volver a repetirlas, se pueden leer en este otro artículo que escribí). Tener esa certificación es toda una garantía. De hecho es LA garantía.

El otro rasgo identitario del Clerc Hydroscaph Central Chronograph Small Second, común a todas las colecciones, es la forma del bisel, cuyos puntos cardinales están biselados. Sobre ellos se ha escrito con el mismo tipo de letra que el nombre de la casa; un buen detalle sin duda. El calibre es el Clerc C608-2, un movimiento automático que se mueve a 4 hercios y tiene 44 horas de reserva de marcha. Es visible gracias a un doble zafiro trasero. Con el inferior simplemente se ve pasar el rotor. Un detalle que personaliza la pieza.

Lo del calibre es una de esas cosas que no entiendo de las marcas (no sólo de Clerc, de muchas). La casa dice literalmente que “está dotado de una gran precisión”. Esto es sólo una frase de marketing que lo único que provoca es levantar la ceja del aficionado, que ya está más que resabiado con las frases promocionales que no significan nada porque es obvio que no es un calibre de manufactura, sino uno estándar. ¿Cómo de precisa es “una gran precisión”? ¿No sería mejor entonces decir algo como “el calibre es un Sellita SW 300 con un módulo cronógrafo Dubuis Depraz” (que es lo que yo creo que monta)? De esa forma sería el propio aficionado el que diría “mira qué bien, qué buen movimiento le han puesto”. Quiere decirse que los nombres comerciales no inspiran confianza; las marcas reconocidas sí. Pero en fin, así son las cosas. Y éste ES un buen movimiento, que es al cabo lo que interesa.

Los Clerc Hydroscaph Central Chronograph Small Second en realidad ya existían en la colección de la casa, pero con un aspecto mucho más serio. Clerc ha agitado el cajón con estas dos versiones tan coloridas. La calidad es la misma, así que no pasa nada por dar un poco de color. Así el reloj se va a sentir igual de bien entre arrecifes marinos que entre las margaritas. Las de los chiringuitos de playa, me refiero.

Bromas aparte, es verdad que el color le sienta muy bien, le da un aspecto más personal y también más comercial. Y en la industria se está para vender relojes, no olvidemos. Pero dejando a un lado la combinación lima-limón de estos dos modelos, la esfera sigue siendo muy buena para el buceo: un gran 12 aparece rodeado por unos también grandes índices que además se biselan en la parte inferior para hacerse más legibles a la luz del sol.

La gran esfera del pequeño segundero está recorrida por una enorme aguja, lo que hace que se vea de manera instantánea. Las manecillas de horas y minutos también se distinguen perfectamente, aunque más a la luz del día. Seguramente la de los minutos tendría que tener una sección luminiscente más larga, para distinguirla más rápidamente en la oscuridad de la de las horas y de los índices. En cualquier caso el revestimiento de Super-LumiNova es intachable: carga en seguida y brilla intensamente.

Hay que decir también que el reloj es un cronógrafo central. Es decir, tiene una trotadora (de color blanco) y debajo otra (verde o amarilla) que es la que marca los minutos transcurridos hasta un máximo de 60 minutos. Más que suficiente para el uso que se le da en la vida diaria a un cronógrafo, y desde luego para el buceo habitual.

Ya he dicho antes que el Clerc Hydroscaph Central Chronograph Small Second queda bien en la muñeca, como se puede ver en las fotos. Y la verdad es que los dos colores ofertados están muy bien. Los hacen mucho más veraniegos y atractivos. La correa verde se llama Green Envy, es decir Envidia Verde. O, si lo adaptamos al español, Verde de envidia. ¡Muy apropiado! La amarilla simplemente se llama “Sub”. Pueden venir con cierre plegable o con hebilla de ardillón, cada una con un precio diferente. Con hebilla tiene un precio de 7.950 euros, mientras que con el cierre plegable el precio es de 8.300 euros.  Los relojes ya están disponibles en los puntos de venta. Más información en Clerc.com.

 



El nuevo Oris Aquis Small Second Date

 

Una reedición del Oris Aquis Small Second Date que mejora lo que ya era bueno. Vamos a ver las versiones y precios.

 

Oris ya tenía en su colección un Aquis Small Second Date que ya presentamos en este artículo, allá por 2015. Sin embargo para este año la casa ha rediseñado las hechuras del reloj para modernizarlas y darles una presencia que es a la vez más elegante y más poderosa. No hay que olvidar que Oris piensa en estos relojes como instrumentos de inmersión y no hace concesiones con su factura.

El tamaño de las asas y el brazalete se han estrechado para hacer del Oris Aquis Small Second Date una pieza más estilizada. Y eso a pesar de sus 45,5 mm de diámetro. Sobre la carrura se asienta un bisel giratorio unidireccional con inserción de cerámica negra y escala de 60 minutos y cuyo triángulo sobre las doce está tratado con SuperLumiNova. Por cierto que Oris ha creado un pequeño espacio entre la caja y el bisel, facilitando el agarre y ajuste del mismo. La hermeticidad es de nada menos que 500 metros.

En la esfera también hay cambios: las manecillas e índices se han hecho más afilados. Estos últimos se han facetado en el extremo, lo que mejora su visualización a la luz del día. La fecha ha pasado a las 3 horas, con lo que la esfera queda mas compensada. Por supuesto todos los elementos de lectura están tratados con SuperLuminova.

Hay dos versiones de esfera: azul con pintura blanca (seguramente la más elegante) o negra con pintura naranja. Del movimiento se encarga el calibre automático Oris Cal. 743, cuya base es el Sellita SW 220-1. Se mueve a 4 hercios y tiene una reserva de marcha de 38 horas.

El reloj está disponible con brazalete de metal o con correa de caucho azul o negra. La primera versión tiene un precio de 2.190 euros, mientras que la de caucho cuesta 1.990 euros. Oris lleva muchos años haciendo excelentes relojes a buen precio (como éste, por ejemplo). Así que no me cabe ninguna duda de que este Oris Aquis Small Second Date será una excelente opción, como siempre. Más información en Oris.es.

 

 

 

 

 

 

 



Fotos en vivo y precios del Hamilton Khaki Navy Scuba Auto

 

El gusto por las piezas inspiradas en relojes de otro tiempo parece no tener fin, y más aún si son relojes de buceo. El nuevo Hamilton Khaki Navy Scuba Auto viene a reclamar su parte de pastel, presentándose como un diver atractivo tanto en su apariencia como en su precio.

 

Hamilton presentó el año pasado  los Khaki Navy Frogman -que también repasamos con fotos en vivo en este artículo-. Esos relojes estaban inspirados en los que Hamilton fabricaba para el ejército norteamericano, tanto el de tierra como el de marina. En concreto los Frogman se llaman así porque iban destinados a los del Servicio de Demolición Submarina. Los relojes integraban una especie de cierre de cantimplora para evitar el desenroscado accidental de la corona.

El Hamilton Khaki Navy Scuba Auto es un heredero de los Frogman, pero con ademanes más suaves para llegar a más muñecas. Los Frogman tenían 42 mm de diámetro, pero con el protector daba sensación de más tamaño. Además las manecillas y numerales eran muy grandes, aumentando esa impresión. No es así en este otro buceador.

El Hamilton Khaki Navy Scuba Auto tiene una caja de acero de 40 mm, con las asas contorneadas de tal manera que es difícil que el reloj quede mal incluso en las muñecas más pequeñas. Además la altura es muy contenida, así que siempre va a tener buenas relaciones con las camisas de su dueño. Las asas se prolongan hasta formar los protectores de corona, que aún así está roscada para facilitar la hermeticidad. Es de hasta 100 metros, suficiente para lo que se va a usar (salvo alguna excepción).

El bisel giratorio unidireccional también es de acero y está coronado por una superficie de aluminio anodizado. Los primeros 15 minutos están marcados en naranja, que es el color elegido para contrastar con el negro general (y es un acierto). El bisel carece de material fosforescente, sin embargo.

La esfera del Hamilton Khaki Navy Scuba Auto está lacada en negro y conserva la hora militar. Éste es un detalle que siempre añade Hamilton en la colección Khaki Field para recordar sus vínculos con el ejército. Sin embargo es la primera vez que se ve fuera de esa colección, y ciertamente queda muy bien. Los índices son grandes para que se lean bien, y tanto ellos como las manecillas están profusamente impregnados de una SuperLuminova que en la oscuridad brilla -y mucho- en azul.

El segundero es también naranja, al igual que la minutería. Recordemos que el naranja es el color del logotipo de Hamilton, así que es normal que lo use a menudo. Sus colecciones siempre están salpicadas con ese color. Por dentro se mueve el calibre H-10 que, como ya he dicho en otras ocasiones, es un ETA 2824-2 con la frecuencia rebajada de 28.000 a 21.600 alternancias a la hora para tener 80 horas de reserva de marcha. Es el conocido calibre Tissot Powermatic 80 (del que se puede ver más aquí, en su versión de silicio). En cualquier caso el  movimiento no está a la vista porque el reloj lleva un fondo ciego. Muy bien resuelto, por cierto.

Como ya he dicho antes el reloj, gracias a sus medidas, es muy fácil de llevar incluso por las mujeres. Está disponible con una correa NATO, que es la que vemos aquí con pespuntes naranjas, con un precio de 645 euros. También se puede comprar con un brazalete de acero, en cuyo caso el precio es de 695 euros.

La verdad es que son unos precios muy buenos, y se agradece especialmente el que la diferencia de precio entre la NATO y el brazalete sea de 50 euros nada más. Eso permite tener un reloj más versátil porque el brazalete siempre viste más que una correa de tela. Los relojes ya están disponibles en las tiendas. Más información en Hamilton.es.

 

 

 

 



Nuevos Certina DS Action Chronograph: fotos en vivo y precios

 

Los Certina DS Action Chronograph reeditan uno de sus grandes éxitos: los relojes automáticos de buceo con certificación ISO 6425. Vamos a ver qué ofrecen, tanto técnicamente como en precios.

 

Los nuevos Certina DS Action Chronograph tienen una historia heredada. En 2013 (si no recuerdo mal) Certina lanzó los DS Action Diver Automatic y Chronograph, que se convirtieron en un éxito inmediato y duradero hasta hoy día. Ambos cumplían con la normativa ISO 6425. Esta certificación es notoriamente exigente, y con razón: está pensada para salvar vidas, ya que los relojes de inmersión son instrumentos pensados para garantizar la seguridad de los buceadores.

Creo que lo mejor es ver en detalle las pruebas a las que se ha de someter un reloj para obtener la certificación, que además se debe realizar en cada reloj de manera individual, no en grupo.

 PRUEBA DE MAGNETISMO:
3 exposiciones a un campo magnético de 4.800 A/m. El reloj debe mantenerse en +-30 seg/día sobre la precisión inicial. 

– PRUEBA DE GOLPES:
Dos golpes con un martillo de plástico duro  de 3 kg montado en un péndulo con una velocidad de impacto de 4,43 m/seg (equivale a una caída de 1 m — mgh=mv2/2). La primera de canto a las 9, y la segunda plano sobre el cristal. El reloj debe mantenerse en +-60 seg/día sobre la precisión inicial. 

– PRUEBA QUÍMICA 1:
El reloj se sumerge en una solución de cloruro sódico (agua salada) de 30 gr/l durante 24 horas. El reloj debe mantener sus cualidades de resistencia a la corrosión.

– PRUEBA QUÍMICA 2:
El reloj se sumerge en agua a 30 cm de profundidad (0,3 bares) entre 18 – 25º C durante 50 horas. El reloj debe mantener su mecanismo en correcto funcionamiento.

– PRUEBA DE GOLPE TÉRMICO:
El reloj se sumerge en agua a 30 cm de profundidad (0,3 bares) a 40ºC durante 10 minutos. A continuación pasa a agua a 5º C durante 10 minutos, y de nuevo a 40º C otros 10 minutos. (Las transiciones serán menores de 1 minuto). El reloj no debe tener filtraciones de agua.

– PRUEBA DE LA CORONA:
El reloj es sometido a una presión un 25% mayor que la máxima indicada (nominal). Se aplica sobre la corona una fuerza de 5 Newton en sentido perpendicular al giro. (Se entiende aplicado a todas las coronas y pulsadores). El reloj no debe tener filtraciones de agua.

– PRUEBA DE PRESIÓN:
El reloj se somete a una presión de P=(L+1/4L)/10 bares, siendo L la máxima indicada (nominal) (es decir, un 25% superior pero en agua estática). Dicha presión se consigue en menos de 1 minuto y se mantiene durante 2 horas. Luego se reduce a 0,3 bares en menos de 1 minuto y se mantiene durante 1 hora más. El reloj no debe tener filtraciones de agua.

– PRUEBA DE FILTRACIONES:
Se realiza antes y después de cada prueba de filtración. El reloj se calienta sobre una placa metálica a 40-45º C durante 10 minutos y se coloca una gota de agua entre 18-25º C durante 1 minuto sobre el cristal. El reloj no debe mostrar trazas de condensación.

– PRUEBA DE PRECISIÓN:
Después de las pruebas anteriores, el reloj debe de mantenerse en +-30 seg/día sobre la precisión inicial. 

– PRUEBA DE LA CORREA:
El reloj se somete a una fuerza aplicada en direcciones opuestas sobre los pasadores de la correa de 200 Newton. (Unos 20 Kg)
El reloj no debe sufrir ningún daño aparente en los puntos de fijación.

– PRESELECCIÓN DE TIEMPO:
Presencia de dispositivo de preselección de tiempo protegido contra la manipulación accidental o incorrecta. En caso de ser un bisel giratorio debe tener una escala ascendente  de 60 minutos alineada con las marcas del dial y los índices de 5 minutos deben estar claramente destacados.

– VISIBILIDAD:
A una distancia de 25 cm en la oscuridad, deben de ser plenamente apreciables:
– Las agujas de horas y minutos claramente diferenciadas.
– El tiempo transcurrido del dispositivo de preselección.
– Indicador de funcionamiento (normalmente el segundero).

– MARCAS:
Deben de distinguirse de los relojes que no han pasado las pruebas, teniendo marcadas las palabras DIVER´S WATCH L M, o DIVER´S L M, siendo L la profundidad máxima garantizada por el fabricante. La marca puede estar en la esfera, parte trasera, o en cualquier otra parte visible.

Estas pruebas significan desplazar cada reloj terminado al laboratorio correspondiente para después volver a traerlo a la fábrica. Parece una nadería, pero la repercusión es notable. Normalmente las pruebas de estanqueidad se hacen en la propia fábrica, metiendo los relojes en tanques de como mínimo 5 relojes. Hacerlo de uno en uno multiplica el tiempo empleado, que además hay que pagar a un organismo externo. Esto, que en un reloj de buceo de lujo -cuyo precio se cuenta en miles de euros- no es tan trascendente, tiene un impacto mucho mayor en un reloj que pretende mantener sus precios muy por debajo de los 1.500 euros. De ahí el mérito de los Certina DS Action Chronograph.

Al contrario que sus antecesores, estos relojes presenta un aspecto mucho más musculado, con una caja de 45,7 mm diámetro. El bisel de aluminio anodizado participa del aspecto sólido de la caja y resulta fácil de girar gracias a sus dientes anchos, pero es firme en cada clic para transmitir una sensación de seguridad muy satisfactoria. Los pulsadores están roscados y tienen protectores revestidos de PVD negro.

La esfera recurre nuevamente al azul y al negro. El azul tiene más vocación de hacerse notar que de pasar desapercibido, gracias a ese tono eléctrico que resulta aún más vivo cuando le da la luz directa. El negro por su parte es mucho más discreto, a pesar de sus acentos verdes.

Los índices son grandes, lo mismo que las manecillas, y están plenamente recubiertos de SuperLuminova. La visibilidad bajo el mar está garantizada. Y por tanto también lo está cuando la casa está a oscuras, que es la situación en que con más frecuencia se va a necesitar sus propiedades fosforescentes. Como reloj de inmersión el Certina no necesita de ventana de fecha, pero la casa lo ha añadido por cuestiones comerciales, ya que es la complicación más demandada.

En la sala de máquinas tenemos el confiable calibre ETA C01.211 automático, un movimiento más que probado y que ya explicamos con detenimiento en los DS Eagle Chronograph. Se mueve a 4 hercios (es decir, 28.800 alternancias a la hora) y guarda energía como para mantenerse durante 45 horas sin necesitar el cariño de su dueño. El calibre está tapado por un fondo ciego en el que se ha tallado la tortuga que identifica a Certina.

Por último, los  Certina DS Action Chronograph pueden adquirirse con una correa de caucho -por ahora sólo para la versión con esfera negra- o con un brazalete de acero que consigue reforzar el aspecto de dureza y resistencia que ya tiene la caja. Además añade un extensor del cierre plegable -también muy notorio- para poder adaptarlo mejor cuando se pone por encima del traje de buzo. O simplemente sobre la muñeca desnuda de cada día.

A decir verdad Certina está derivando cada vez más hacia los relojes de cuarzo, pero el aprecio de los aficionados le ha venido -históricamente y estos últimos años- de sus relojes mecánicos. Tanto los diver que ya hemos dicho como los DS y DS 1 siempre han gozado del aplauso general por ser relojes bien hechos y a muy buen precio. Afortunadamente esto último se mantiene: los Certina DS Action Chronograph tienen un precio de 1.170 euros. Si se adquiere la versión con caucho el precio es de 1.140 euros. No creo que se pueda tener tanto por ese dinero. Se agradece por tanto volver a contar con una oferta atractiva, a la que esperemos le sigan otras con calibres mecánicos. Más información en Certina.es.

 



OMEGA Seamaster Diver 300M “Commander’s Watch” James Bond 007

 

 

En 2017 se celebran tres aniversarios notables para la franquicia Bond: el 50 aniversario de “Solo se vive dos veces”, el 40 aniversario de “La espía que me amó” y el 20 aniversario de “El mañana nunca muere”. En cada una de estas películas, James Bond luce su uniforme de oficial de la marina de guerra y ahora OMEGA lanza el Seamaster Diver 300M “Commander’s Watch” en Edición Limitada como homenaje.

 

Cuando publiqué la entrada -y el vídeo- sobre los relojes de James Bond explicaba lo muy fecunda que ha sido la relación de Omega con James Bond. Ian Fleming, el autor de las novelas originales, fue también un hombre de la Royal Navy, y sin duda trasladó al agente secreto con Licencia para Matar muchos de los rasgos de personalidad típicos de un oficial de la marina.

La serie de películas también lo han recordado -esporádicamente- y eso le ha dado pie a Omega para crear uno de los relojes más atractivos en lo que va de año. Fue presentado ayer en Londres por Raynald Aeschlimann (CEO de Omega), acompañado por Michael G. Wilson, productor de las películas de Bond, y por la actriz Samantha Bond (qué casualidad de apellido), que interpretó a Moneypenny en las cuatro películas protagonizadas por Pierce Brosnan.

Es interesante saber el origen del uso de un Omega por parte de James Bond, revelado por Lindy Hemming. Ella fue la diseñadora de vestuario en GoldenEye (1995), El mañana nunca muere (1997), El mundo nunca es suficiente (1999), Muere otro día (2002) y Casino Royale (2006). También fue quien propuso que 007 debería llevar un OMEGA. Hablando sobre su elección del Seamaster, dijo: “Luché para que Bond llevara un OMEGA, ya que quería cambiar a un reloj que yo encontraba más apropiado para un capitán de fragata [Commander, el rango que Fleming dio a Bond] y la firma era famosa por sus relojes sumergibles, el Seamaster en particular”.

Seamaster 300 original de 1957

Y añadió: “Mi padre había servido en la RAF, pero tenía amigos en la Marina y recuerdo que, de niña, uno de ellos venía a visitarnos a menudo y siempre llevaba ese reloj OMEGA, que me encantaba, con su diseño atípicamente deportivo, que parecía que se había hecho así a propósito. Son los pequeños detalles lo que realmente importan. Por eso, como una de las primeras tareas en el diseño del nuevo Bond, Pierce Brosnan, asistí a una reunión sobre atrezo y utilería de mano y defendí la utilización de OMEGA”.

RELACIONADO: OMEGA 1957 Trilogy Edition: Una vuelta al Railmaster, Seamaster y Speedmaster originales

 

Recordemos que OMEGA suministró al Ministerio de Defensa británico más de 110.000 relojes para pilotos de aviación, marinos y soldados de Tierra. Por muy increíble que parezca, esto significa que, durante la segunda guerra mundial, más del 50% de todos los suministros de relojes suizos al Reino Unido fueron de una compañía, OMEGA, mientras que las demás se repartieron el 50% restante. Esos relojes fueron el origien del Seamaster 300, como ya expliqué en el artículo sobre la Trilogy Edition.

El Seamaster Diver 300M “Commander’s Watch” rinde homenaje a los colores de la enseña de la British Royal Navy. La caja de 41 mm en acero noble luce un bisel cerámico azul, con una escala de inmersión en Liquidmetal® y caucho rojo que cubre los primeros 15 minutos. La preciosa esfera es de cerámica blanca pulida e incluye 12 índices azules, la palabra “Seamaster” escrita en rojo y agujas esqueleto también azules. El conjunto es uno de los más atractivos que yo he visto en esta familia de relojes. Como distintivos exclusivos, el contrapeso del segundero central lleva el logotipo 007 con la pistola (el único elemento cuestionable, aunque va en gustos) y, en la ventana de fecha, el número 7 es rojo, mientras que todos los demás números son azules.

La pulsera NATO es azul, roja y gris clara, con 5 líneas, y tiene hebilla pulida. En el fondo de caja con borde ondulado, los tres galones o barras del distintivo naval de Commander destacan sobre el rotor, junto con un diseño central 007 de base de casquillo de bala. El reloj se mueve gracias al calibre 2507, un cronómetro automático con escape coaxial y acabado rodiado. La reserva de marcha es de 48 horas.

El reloj tiene 3 años de garantía y se presenta en un estuche especial inspirado en una caja de medallas militares. El estuche contiene también un brazalete en acero noble, una herramienta para intercambiar pulsera y brazalete y una “insignia naval” que refleja el diseño de la pulsera NATO.

El Seamaster Diver 300M “Commander’s Watch” en acero noble tiene un precio (sin IVA) de 4.650 francos suizos (unos 4.235 euros al cambio de hoy). Hay también una versión en oro amarillo con un precio de 28.000 francos suizos; es decir, 25.500 euros. En una subasta benéfica que se celebrará en 2017 se ofrecerán al mejor postor tres modelos OMEGA Seamaster Diver 300M “Commander’s Watch” Edición Limitada, y todo lo recaudado se destinará a obras benéficas. Se ha donado para ello un modelo en acero noble, con número de Edición Limitada #007. Un segundo modelo, en oro amarillo de 18 quilates (se han hecho sólo 7 unidades) y un tercero creado en oro blanco de 18 quilates, que es una versión única.

La verdad es que si hicieran una versión estándar con esa esfera, esas manecillas y ese bisel sería uno de los grandes, grandes éxitos de la colección Seamaster 300M, porque es precioso. Más información en Omega.es.

 

 



Los Baume & Mercier Clifton Club con vídeo, fotos en vivo y precios

 

Vamos a analizar los nuevos Baume & Mercier Clifton Club, la gran apuesta de la casa para atraer a un público joven con una propuesta que mezcla los relojes de corte deportivo con un aire más formal.

 

Baume & Mercier es una de las casas relojeras suizas históricas. De hecho es la sexta más antigua. Sin embargo toda esa herencia no le ha evitado un devenir comercial con altibajos, particularmente desde comienzos de este siglo. Pero cuando todo el mundo -o al menos muchas voces de la industria- pensaba que la marca no iba a levantar la cabeza dio un giro notable y comenzó a lanzar productos bien pensados, bien ejecutados y a precios cada vez más atractivos.

Para mujer fue la línea Promese, pero para hombre lo más significativo fue el lanzamiento de la gama Clifton. Los Clifton presentan una caja inspirada en los modelos de los años 50, pero con un corte muy actual. Los relojes estaban (y están) muy bien hechos y son muy atractivos, así que la casa ha ido expandiendo la colección dotándola de todo tipo de complicaciones.

De hecho en Horas y Minutos hemos cubierto unos cuantos modelos de los Clifton, porque a mí me gustan mucho. Uno de los primeros vídeos que hice en esta página fue el del Clifton Retrograde (éste de aquí). También hemos visto -por ejemplo- el Cronógrafo con Calendario Completo (aquí) y, este mismo año, el GMT Power Reserve.

Sin embargo los Clifton apelan a un rango de edad que se acerca a los 30 años, y Baume & Mercier necesitaba un reloj para gente más joven, entre los 20 y los 30. Uno de los argumentos de venta de la casa es que sus relojes son relojes para regalar, para remarcar los hitos importantes de la vida. Sin embargo con los Clifton Club se quiera que los jóvenes profesionales lo vean como el primer reloj que se pueden comprar ellos (sin esperar que alguien se lo regale), y que le sirva tanto para el trabajo como para el ocio. Y ahí es donde los Clifton Club son, en mi opinión, un acierto.

Afortunadamente la casa no recurre a ningún modelo histórico oscuro, o vintage u otras herramientas de marketing habituales en la relojería. Simplemente lanza un reloj con aire deportivo  pero que permite utilizarlo en el día a día, bien construido y muy atractivo.

Baume & Mercier ha creado una caja de 42 mm de diámetro pero de tan solo 10,3 mm de altura. Esto, junto con las asas cortas y curvadas hace que el reloj se adapte perfectamente también en muñecas pequeñas. La caja es hermética hasta 100 metros, lo que encaja con la idea de reloj para todo uso.

El Clifton Club tiene un bisel unidireccional de 120 clics, 2 por segundo, para hacerlo muy preciso. Esto es algo que encontraríamos en un reloj de buceo, pero en sí el reloj no es un es un reloj de inmersión. Sin embargo, como la profundidad máxima a la que se baja cuando se hace buceo recreacional suele ser de 40 metros, el reloj cumple perfectamente. Y eso como máximo, porque casi ningún buceador turístico baja más allá de los 20 metros.

Hay que decir que precisamente por la escasa altura de la caja el bisel es muy delgado, de manera que girarlo no es sencillo porque tienes que afinar mucho con los dedos. Pero como digo, no es algo que se vaya a usar habitualmente. Sea como fuere, hay un par de cosas que agradecer a Baume & Mercier: podría haberse limitado a una hermeticidad de 50 metros, pero ha querido que sea de 100 (que por cierto es el primer requisito para un reloj de buceo). También se podría haber ahorrado el tratamiento fotoluminiscente del segundero, y sin embaro lo ha añadido también. Se nota que la casa ha querido lanzar un oferta muy potente con estos relojes.

Las cajas son de acero y mezclan superficies pulidas con satinadas para darle una presencia más refinada. Hay también una versión con recubrimiento en ADLC  que le dota de una resistencia mucho mayor al uso diario. En realidad el ADLC es una versión del DLC desarrollado específicamente para los artículos de lujo, entre ellos los relojes. DLC significa Diamond Like Carbon (o sea, carbono duro como el diamante). La A viene de Amorfo, por la disposición de las fibras que le dan ese extra de dureza y resistencia.

Hay un elemento que es común a todos los Clifton Club: el color naranja, que aparece siempre en la esfera, en el bisel y en algunos casos también en las correas. La esfera está muy bien pensada. Los minutos se sitúan sobre un bisel elevado y remarcado por una línea naranja para dar profundidad al dial. Esta profundidad se remarca por los índices aplicados, entre los que resalta el de las 12, que es en realidad la letra griega Phi, que simboliza el equilibrio y es el logotipo de la casa. Por último en el centro de la esfera hay un rebaje pensado para aumentar la sensación de tridimensionalidad, y que limita la longitud de la manecilla de las horas. Y por encima de todo sobrevuela la manecilla de los segundos, siempre en naranja.

Tanto las manecillas (incluida la de los segundos) como los índices están recubiertos de SuperLuminova, en cantidad suficiente como para que la lectura en la oscuridad sea intachable.

El Clifton Club se mueve gracias a un movimiento Sellita SW 200, con una frecuencia de 4 hercios y una escasa reserva de marcha de 38 horas, cambio rápido de fecha y parada de segundero. Es un movimiento más que probado, que funcionará perfectamente durante años. El calibre está tapado por un fondo con el escudo de la colección.

Hay que añadir que hay una versión del Clifton Club con esfera azul, pero desafortunadamente no estaba disponible para el artículo. Como ya he dicho el reloj es muy satisfactorio en la muñeca, bien equilibrado y atractivo, para el que lo posee y para el que lo ve. Los precios son igualmente atractivos, ya que comienzan en 1.950 euros  la versión más barata, con correa de piel, 2.100 euros para las versiones con brazalete y 2.250 euros para versión con ADLC y correa de caucho.

Baume & Mercier ha apostado fuerte por los Clifton Club, y yo creo que tienen argumentos para tener éxito. Es verdad que se mueven en un segmento donde hay muchos pesos pesados y en los que los precios son cada vez más agresivos, pero creo con la promoción adecuada (recordemos aquí la acertada unión con el medallista olímpico Saúl Craviotto) el producto calará. Y se lo merece. Más información en Baume&Mercier.es.

 

 



Blancpain presenta el documental “Gombessa IV Genesis”

Desde la presentación del Fifty Fathoms, el primer reloj moderno de buceo, en 1953, el compromiso de Blancpain con el mundo submarino se ha visto reflejado en su deseo de contribuir al conocimiento y conservación de este fascinante universo. Por ello, la marca promueve un gran número de actividades científicas significativas, incluyendo el Proyecto Gombessa, liderado por Laurent Ballesta, que ya han dado lugar a tres grandes expediciones.

 

Laurent Ballesta y su X-Fathoms

En el marco de la expedición Gombessa II, en 2014, el equipo de Laurent Ballesta viajó al paso sur del atolón de Fakarava, en la Polinesia Francesa, con el fin de estudiar la reproducción anual de los meros disfrazados. Durante aquella expedición, los investigadores se sorprendieron al detectar una densidad inusual de tiburones grises de arrecife de hasta 700 ejemplares, la mayor densidad de esta especie nunca observada. El equipo también se sorprendió al contemplar su comportamiento de caza, que parecía estar coordinado.


Para desarrollar estas observaciones y entender mejor la ecología y comportamiento de los tiburones grises de arrecife, Blancpain decidió realizar una donación adicional a Ballesta y su equipo de 250.000 euros, vinculada a la primera edición limitada del reloj Blancpain Ocean Commitment. La mitad de la donación financió el proyecto intermedio Gombessa IV Genesis, que tuvo lugar en junio-julio de 2016, y permitió el desarrollo y validación de innovadores protocolos científicos y técnicas de observación. La segunda mitad de la donación, junto con una financiación completa de la expedición financió el programa habitual Blancpain Ocean Commitment, que actualmente se utiliza en la mayor expedición Gombessa hasta la fecha, Gombessa IV.


Mientras tanto, y con motivo del Día Mundial de los Océanos, Blancpain nos invita a descubrir el exclusivo film de 26 minutos de duración, Gombessa IV Genesis, con imágenes únicas de la actividad nocturna de los tiburones durante este excepcional encuentro que reúne a 18.000 meros, 700 tiburones grises de arrecife, y un grupo de audaces buceadores e investigadores. ¿Un frenesí caótico de alimentación o una gran cacería organizada? Más información en la web dedicada GombesaIV-Genesis.



Nueva colección Rado HyperChrome Captain Cook

 

Rado ha presentado una colección muy interesante en Baselworld 2017. La iremos desvelando poco a poco, pero en primer vamos a ver el modelo que ha robado todo el protagonismo: el HyperChrome Captain Cook.

 

Éste es el Captain Cook original de 1962. Si leemos la historia que la casa expone en su web veremos que su nombre no aparece, seguramente ensombrecido por el lanzamiento ese año de una de las colecciones más conocidas de la casa: Diastar. Sin embargo su reaparición -bajo el más extenso nombre de HyperChrome Captain Cook- no puede ser más oportuna porque estamos viviendo un reforzamiento del gusto por todo lo vintage, y muy especialmente de los relojes de buceo (como éste, éste o éste otro).

Rado ha querido ser muy escrupulosa con la reedición y, rompiendo la tradicional forma de fabricar sus relojes, la caja es de acero pulido y  no de cerámica. Aún así la casa no ha querido prescindir de ella y la situado donde más se necesita: en el recubrimiento del bisel. De esta forma se evita que la parte más expuesta del reloj sufra con el ajetreo diario. Para seguir siendo coherente con la época del modelo original las inserciones del bisel carecen de material luminiscente. Más aún, la caja mantiene el diámetro primigenio de 37 mm.

Toda la colección se mueve gracias al calibre automático C07.111 que no es otro que el Powermatic 80: frecuencia de 21.600 alternancias a la hora para una reserva de marcha de 80 horas.

Aunque el tamaño de por sí puede atraer a las mujeres, Rado ha lanzado una versión del HyperChrome Captain Cook específicamente destinada a ellas, también en 37 mm y de los mismos materiales. En este caso todo de color plateado y con diamantes como índices.

En el caso del modelo más masculino la esfera es color negro satinado y los índices son transferidos, no aplicados. En ambos casos sí están tratados con SuperLuminova. Otra de las mejoras es la sustitución del cristal mineral por uno de zafiro con tratamiento antirreflejos en ambas caras. Eso sí, mantiene perfectamente la apariencia vintage que requiere el reloj. La caja se complementa con un grabado en la trasera con la leyenda LIMITED EDITION ONE OUT OF 1962. El reloj, por cierto, es hermético hasta los 100 metros.

Pero  en caso de que los HyperChrome Captain Cook de 37 mm sean demasiado pequeños -y es en realidad una medida muy discreta- Rado ha lanzado también una versión en 45 mm de diámetro, con unas cuantas variaciones: la caja es de titanio endurecido lo que, una vez más, es de agradecer, porque triplica su dureza natural. La esfera es de azul satinado con índices y manecillas en blanco. Además ha aumentado su hermeticidad hasta los 200 metros.

La colección HyperChrome Captain Cook es francamente atractiva y pone a Rado en la misma línea de salida que la otras marcas que se han lanzado a reeditar sus relojes de buceo antiguos. El precio comienza en 1.850 euros, y se puede encontrar más información en Rado.com.

 



Francis Pérez, nuevo amigo de Oris

 

El fotógrafo canario Francis Pérez, ganador del World Press Photo Award 2017 en la categoría de naturaleza, se une a Oris, que selló la amistad entregándole un Regulateur “Der Meistertaucher” que vamos a ver con fotos en vivo y precio.

 

Francis Pérez vive por y para el mar. Fiel defensor del medioambiente, viaja por el mundo mostrando a través del objetivo de su cámara acuática la vida en el fondo del océano. Hace unos meses fue galardonado con el premio World Press Photo en la categoría de Naturaleza con una impactante imagen denunciando el terrible impacto humano sobre el medio marino.

Esta es la foto de Francis Pérez ganadora del World Press Photo 2017, que muestra una tortuga enredada en una red de pesca abandonada en las costas de las Islas Canarias

En 2016, se sumó como fotógrafo al proyecto Vulcano de la mano de Oris.  Un proyecto con el que la firma independiente de alta relojería colabora en la investigación de los efectos que la erupción del volcán submarino Tagoro tuvo en el ecosistema de la isla canaria de El Hierro, y para el que se creó un reloj en Edición Limitada, el Oris El Hierro Limited Edition. El fotógrafo comparte con Oris su preocupación por la preservación de los océanos y su implicación para promover un cambio real a mejor.

Oris El Hierro Limited Edition

Asimismo, el pasado 18 de mayo, Francis Pérez fue comisario de la exposición Oris el Guardián de los Océanos, organizada en Madrid por la firma, donde participó en una mesa redonda junto a otras personalidades destacadas en la conservación de los océanos.

Oris ha nombrado a Francis Pérez nuevo amigo de la marca, haciéndole entrega del reloj de buceo Oris Regulateur “Der Meistertaucher”, un diseño con altas prestaciones para la práctica del submarinismo. La firma apoya así la labor de este gran profesional que, al igual que Oris, tiene un profundo compromiso con el océano.

ORIS REGULATEUR “Der Meistertaucher”

¿Cuál es la función más importante en un reloj de buceo? La respuesta instintiva podría ser la hermeticidad y sin duda es vital. Pero suponiendo que un reloj de buceo puede soportar las presiones existentes a grandes profundidades, lo que se vuelve más importante es la capacidad del reloj para transmitir con precisión y de forma clara el tiempo restante de inmersión. Y es por esta razón por la que Oris ha creado y ahora rediseñado el nuevo Regulateur ‘Der Meistertaucher’.

Regulateur ‘Der Meistertaucher’ exhibe agujas no-coaxiales, lo que significa que las agujas de las horas y los minutos están separadas. La aguja minutera se encuentra en el centro mientras que la hora se indica mediante una aguja en un contador a las 3 horas. Esto aísla la información clave para el buzo, que puede ajustar la hora alineando la aguja de minutos a la escala de 60 minutos en el bisel giratorio unidireccional, que en este caso está diseñado con inserción de cerámica negra, con marcas en rojo y blanco.

En 1999, Oris se convirtió en la primera compañía relojera en introducir esta complicación en un reloj de buceo. Aquel reloj fue pronto seguido por el primer ‘Der Meistertaucher’ (que se traduce como ‘Maestro Buceador’). Ese patrón se restituye ahora con el nuevo Oris Regulateur ‘Der Meistertaucher’ tomando sus señas de identidad de la próxima generación Aquis, también presentado este año. Como todos los nuevos modelos Aquis, luce una silueta más elegante que su predecesor y cuenta también con una serie de mejoras funcionales, incluida una actualización que facilita el agarre y ajuste del bisel.

Como antes, el Regulateur ‘Der Meistertaucher’ cuenta con caja y brazalete de titanio. La aguja de minutos de este nuevo modelo exhibe un brillante contorno rojo, a juego con la escala de 15 minutos del bisel y la correa de caucho rojo opcional. El resultado es que el ojo es atraído a la aguja de minutos, otorgando al reloj extraordinarios niveles de legibilidad.

Demostrando sus credenciales de reloj profesional, el Regulateur ‘Der Meistertaucher’ exhibe una válvula de escape de helio automática, oculta en el lateral de la caja a las 9 horas. Las válvulas de escape de helio automáticas son utilizadas por los buzos profesionales que pueden vivir durante semanas en cámaras llenas de aire enriquecido con helio, durante las inmersiones de saturación. Las partículas de helio son menores que las de aire y durante la saturación entran en el reloj. Más tarde, durante la descompresión, se expanden, lo que podría dañar el reloj sin válvula de escape de helio.

Regulateur ‘Der Meistertaucher’ cuenta también con pequeño segundero, señalado mediante una aguja revestida de SuperLumi-Nova® a las 9 horas, una característica que sirve a los buzos para constatar que el reloj sigue en funcionamiento. El movimiento automático del reloj ofrece además la indicación de fecha a las 6 horas. El fondo del reloj es de titanio, grabado con el escudo Oris y la inscripción ‘MEISTERTAUCHER’. Se presenta en un estuche hermético con correa roja de repuesto y herramientas para el cambio de correa. Ya está disponible a un precio de 2.890 euros.

 

Todas las fotos de Francis Pérez están tomadas de su cuenta de instagram, @francisperez000, que recomendamos seguir, lo mismo que su web.  Más información en Oris.es.



Dos nuevos modelos Seiko Prospex PADI

 

 

Seiko presenta los nuevos diseños Prospex PADI en colaboración con la red de buceo más importante del mundo, la Asociación Profesional de Instructores de Buceo (PADI).

 

Cuando publicamos el primer artículo sobre los modelos Seiko Prospex PADI (aquí, con fotos en vivo), explicamos que la PADI se creó en 1966 por dos entusiastas que creyeron necesario establecer los estándares de formación en el mundo del buceo. Durante los últimos cincuenta años, PADI se ha convertido en la organización de entrenamiento de buceo más grande del mundo, con más de 6.300 centros de buceo y más de 136.000 instructores profesionales cualificados en todo el mundo.

Por su parte Seiko lanzó el primer reloj de buceo en 1965. Desde entonces hasta la fecha, la marca nipona ha desarrollado nuevas tecnologías y diseños innovadores que han hecho del buceo un  deporte más seguro y más fácil, tanto para profesionales como para aficionados. Veamos las dos nuevas incorporaciones.

SEIKO PROSPEX PADI SRPA83K1

 

El nuevo modelo dispone de un diseño de esfera que otorga una legibilidad perfecta incluso en situaciones de baja luminosidad. Incorpora una caja de acero inoxidable con caja exterior de cerámica y unos descomunales 51,7 mm de diámetro. El cristal es de Hardlex. Es hermético hasta los 200 metros y se ata a la muñeca con una correa de silicona, aunque aquí abajo lo vemos personalizado con una NATO.

Foto tomada del Instagram de Seiko USA

Los marcadores de hora son grandes, de manera que permiten una máxima superficie y profundidad para el revestimiento Lumibrite de Seiko. Las ranuras profundas en el bisel están diseñadas para una operación fácil, incluso cuando se usan guantes. La corona tiene una protección de rosca que evita ser extraída en cualquier tipo de operación accidental. El fondo de la caja es roscado. El calibre 4R36 es de carga automática (aunque tiene también remonte manual) y una reserva de marcha de 41 horas. Se mueve a 21.600 alternancias por hora.

SEIKO PROSPEX PADI SNE435P1

El diseño de la esfera tiene un sólo objetivo; máxima legibilidad, Incluso en el fondo del océano donde la luz solar no llega. Los marcadores de hora son grandes, de manera que permiten una máxima superficie y profundidad para el revestimiento Lumibrite de Seiko. La corona de este modelo también tiene una protección de rosca que evita ser extraída ante cualquier tipo de operación accidental.

Foto publicada en la cuenta de Instagram de Seiko USA

El tamaño es más moderado y ponible: 43,5 mm, con la misma hermeticidad de 200 metros y también cristal sintético. Tanto la caja como la pulsera son de acero inoxidable. El funcionamiento del reloj se consigue gracias a la energía de la luz solar.

Como siempre en Seiko los precios son uno de sus puntos fuertes, porque da mucha calidad sin ser agresivo con la cartera de sus aficionados. Así el Prospex PADI SRPA83K1 tiene un precio de 690 euros. Por su parte el Seiko Prospex PADI SRPA83K1 tiene un precio de tan solo 395 euros. Más información en Seiko.es.



En la muñeca: Ulysse Nardin Diver Le Locle, el diver vintage perfecto

 

Una de las sorpresas del SIHH 2017 fue que asistiera Ulysse Nardin, que a decir verdad en Baselworld no tenía la preponderancia que se merece. Y entre las innovaciones que presentó -y que iremos analizando poco a poco- se coló una que miraba al pasado de una manera muy seductora: el Ulysse Nardin Diver Le Locle que ahora podemos disfrutar con fotos en vivo y precios.

 

El Ulysse Nardin Diver Le Locle es una de esas piezas con las que ocurre algo extraño: es un “lanzamiento más”, otra de las piezas que son novedad un año pero que ni siquiera tienen el peso específico que la marca considera necesario para poder anunciarlo en las presentaciones oficiales. Y sin embargo todo aquel que lo ve se enamora y quiere saber más de él. Eso es lo que me ocurrió a mí y a todos los que pudimos verlo, de paso y casi por casualidad.

El modelo original -que aparece en la foto pequeña- data de 1964 y es estéticamente muy parecido al Diver Le Locle de 2017. Incluso el nombre es el mismo y homenajea la localidad donde está radicada Ulysse Nardin. Pero, además del calibre, hay más diferencias: el modelo original tenía 38 mm de diámetro, mientras que el actual tiene 42 mm. En la esfera se aprecia cómo el modelo de 1964 tenía segundero central y el actual no. Pero por lo demás, el reloj es casi gemelo.

El diámetro del reloj es más contemporáneo y se adapta mejor a las muñecas actuales porque es a la vez un reloj no excesivamente alto -12,7 mm-. Es llamativo como la altura del bisel de aluminio negro brillante es casi tan grande como la de la caja, pero el conjunto, incluido el cristal de curvo, es muy armonioso y atractivo. Eso sí, para ser un Diver su hermeticidad es modesta: 100 metros. Tampoco le hace falta más porque nadie querría hacer buceo profesional con este reloj. Aquí estamos hablando sólo de un reloj que gusta llevar. Y en eso es sin duda un éxito.

La esfera negra del Diver Le Locle está graneada muy finamente y acoge dos manecillas de espada idénticas a las de la época original del reloj. Están unidas por un sencillo remache que le da un delicioso aspecto de reloj-herramienta de otros tiempos. Por encima aparece la orgullosa ancla de Ulysse Nardin, que recordemos desde el año pasado ha dejado de estar inclinada. Al igual que en el modelo original, la aguja del pequeño segundero tiene forma de punta de lanza, elegante y atractiva. Como es pertinaz costumbre en la relojería suiza se ha incluido la palabra Automatic, que no hacía falta ninguna.

Los generosos índices y manecillas están rellenos de SuperLuminova beis que recuerda el uso del tritio en los relojes de antaño. Todo tiene un aspecto grande y de fácil lectura, incluida en este caso la fecha: Ulysse Nardin ha incluido una lente de aumento por la parte inferior del cristal de zafiro.

El reloj está animado por el calibre automático de manufactura UN-320, con un diámetro de 25,60 mm y una altura: 3,60 mm. El volante se mueve a 28.800 alt/hora, tiene espiral y escape de áncora en silicio y corrección de fecha hacia adelante y hacia atrás, además de una reserva de marcha de 48 horas. Pero además el calibre tiene el Ulysse Nardin Chronometer & Performance Certificate (Certificado de cronometría y desempeño Ulysse Nardin). Este certificado fue introducido en 2012 y dura 7 días. El proceso incluye inspección estética, prueba de hermeticidad y pruebas de vacío y presión (que simula la presión del aire a -0,6 bares y a +2,5 bares respectivamente).

Pero su principal componente es el test de 5 días para comprobar la exactitud del reloj. Cada reloj se comprueba en 6 posiciones (permaneciendo en cada una de ellas 20 horas) y a tres temperaturas (ocho, 23 y 38 grados Celsius). El rango de desviación es menor que lo exigido por el COSC: -2/+6 segundos al día. La desviación basada en la temperatura es también un poco menor: + 0,5 segundos/día por grado. Es por tanto un movimiento excepcional. Eso sí, el calibre no se puede ver porque está escondido tras un fondo roscado que representa un buceador, también basado en el del modelo original.

El Ulysse Nardin Diver Le Locle es la prueba de que se puede hacer un reloj respetuoso con el pasado y a la vez extraordinariamente atractivo para los que tenemos la suerte de vivir en esta época. El reloj llegará a las tiendas (o al menos esa es la idea) en abril de 2017, con un precio unitario de 9.700 Euros. Seguro que se va a vender muy bien. Más información en UlysseNardin.com.



Blancpain Fifty Fathoms Bathyscaphe, el reloj de Madrid Fusión 2017

El festival de alta cocina Madrid Fusión 2017 cierra hoy sus puertas tras haber contado con un ayudante de cocina excepcional: el Blancapain Fifty Fathoms Bathyscaphe. Vamos a ver este precioso modelo con fotos en vivo y precio.

 

Ya sabemos de la pasión de Blancpain por el mundo de la cocina, una alianza estratégica que le está trayendo buenos réditos porque es un campo no muy explorado por las casas relojeras y con pocos riesgos y muchos beneficios: la cocina es una de las nuevas religiones, y la alta cocina creativa está entre los credos más apreciados por el prestigio -y la atención- que arrastra. Un ámbito perfecto para Blancpain, una marca que abarca de lo más clásico a lo más arriesgado pero siempre con un irrenunciable altísimo nivel.

De manera muy inteligente en mi opinión el modelo con el que Blancpain ha querido significar su presencia ha sido el Fifty Fathoms Bathyscaphe en vez de algún otro modelo de la gama Villeret. Digo que es inteligente porque la cocina que vemos en Madrid Fusión es joven y dinámica, aunque sin duda surja del dominio de las técnicas tradicionales. Eso mismo representa este reloj, el primer reloj de buceo del mundo y un modelo cuya popularidad y ventas no decae en el mercado español. Un Fifty Fathoms Bathyscaphe Chronograph es, por ejemplo, el reloj del cocinero Dani García, con quien charlamos en este artículo.

Pero a pesar de que el reloj tiene casi 64 años, eso es lo único que tiene de mayor: todo lo demás es última tecnología. Para empezar la caja -de 43,60 mm de diámetro por 13,83 de alto- está realizada en cerámica gris satinada. El bisel unidireccional también está realizado en el mismo material, pero en la parte superior tiene una lámina de cerámica azul.

Es interesante saber un poco del proceso de fabricación: tras someter al óxido de circonio a una temperatura de 1.400 grados para darle cohesión y forma, la cerámica resultante es tan dura que se necesitan herramientas de diamante para terminar de perfilar la caja, y para hacer las inserciones del bisel se necesita un láser de 8.000 watios. Después se toma una lámina de Liquidmetal caliente (una mezcla de circonio y otras cerámicas que fusiona a bajas temperaturas) y se le somete a una presión de 5 toneladas sobre el bisel para que rellene los huecos. Una vez enfriado, el Liquidmetal es 3 veces más resistente que el acero, garantizando así una longevidad inalterada.

La esfera es un perfecto ejemplo de cómo una faz de aire muy retro puede cumplir -con mucho encanto- sus labores submarinas. El fondo de la esfera tiene una decoración azul en rayos de sol preciosa, y sobre ella se han aplicado los índices también de Liquidmetal. Tanto los índices como las manecillas rectangulares están bañados en SuperLuminova. También lo está la punta de la manecilla “lollipop”. Es verdad que para una lectura más rápida sería mejor que el pequeño segundero tuviera otra forma, o que se usaran distintos tonos de SuperLuminova. Pero no es menos cierto que la mayoría de los Fifty Fathoms vendidos no van a estar sumergidos más allá de un 10% de los 300 metros hasta los que el reloj conserva su hermeticidad, así que no es un problema.

Lo que mueve al reloj no es menos espectacular: el calibre 1315 tiene 5 días de reserva de marcha gracias a sus tres barriletes, además de un espiral de silicio que le permite navegar seguro también entre el mar de riesgos magnéticos que es nuestro mundo actual. Y además el movimiento es bonito. Aquí se le nota su tradición a Blancpain: está haciendo un reloj-instrumento, pero su genética le impide hacer un calibre poco armónico y con decoración básica. Al contrario, los puentes están bien acabados, con cantos biselados y, sobre todo, un precioso contraste con el rotor de oro gris.

Y cuando te lo pones, todo lo que prometía el Fifty Fathoms sobre la mesa se multiplica ante tus ojos: el reloj queda espectacular en la muñeca. Es verdad que para estas fotos el reloj estaba equipado con una correa NATO, pero si le pones la correa de tela la tentación de llevarlo como reloj de vestir es difícilmente evitable, porque es un tres agujas muy elegante, mucho más con esos tonos azules de la esfera que van cambiando con la luz.

El Blancpain Fifty Fathoms Bathyscaphe no es un reloj barato porque se enmarca dentro de los relojes deportivos de lujo, por la tecnología que integra y el nivel de acabados. Su precio es de 12.080 euros. Claro que hay divers más baratos; pero también más vistos, más repetidos y con menos personalidad. Como se suele decir, algo tendrá el agua cuando la bendicen, y el Fifty Fathoms ya ha bautizado a muchísimos fieles devotos. Por algo será. Más información en Blancpain.es.



En la muñeca: Blancpain Fifty Fathoms Bathyscaphe Ocean Commitment II

 

blancpain-fifty-fathoms-bathyscaphe-chronographe-flyback-ocean-commitment-ii-5-horasyminutos

Blancpain ha presentado la segunda edición de la colección de Fifty Fathoms dedicados al proyecto Ocean Commitent. Además de su excelente calibre por primera vez integra una caja completamente realizada en cerámica azul. A falta de palabras Blancpain lo ha llamado Fifty Fathoms Bathyscaphe Chronographe Flyback Ocean Commitment II. Vamos a ver sus características, precio y cómo queda en la muñeca (aunque es fácil imaginar el veredicto).

 

blancpain-fifty-fathoms-bathyscaphe-chronographe-flyback-ocean-commitment-ii-2-horasyminutos

Este Fifty Fathoms Bathyscaphe Chronographe Flyback Ocean Commitment II (la propia marca reduce el nombre a BOCII) es el, por ahora, último heredero del Fifty Phathoms, el primer reloj específicamente de buceo del mercado. El capitán Robert “Bob” Maloubier, al mando de los buceadores de combate franceses (el grupo en aquel entonces más secreto y con el entrenamiento más exigente) quería equipar a sus efectivos con un reloj que les sirviera en las profundidades para saber, entre otras cosas, la cantidad de oxígeno que les quedaba en las botellas. Tras varios intentos fue Blancpain quien atendió su petición, probablemente porque el propio director de Blancpain entonces, Jean-Jacques Fiechter, era también buceador. El Fifty Fathoms se presentó en 1953 y, a pesar de sus 63 años, goza de una excelente salud.

blancpain-fifty-fathoms-bathyscaphe-chronographe-flyback-ocean-commitment-ii-4-horasyminutos

Para esta edición el Fifty Fathoms Bathyscaphe se viste, por primera vez, con una caja completamente elaborada en cerámica de color azul. La utilización de la cerámica (procedente del dióxido de circonio -ZrO2 en su formulación química-, también conocido como circonia) es cada vez más frecuente en cada vez más sectores: desde un implante dental a rodamientos de vehículos o recubrimiento de reactores nucleares. Esto es así porque el uno de los materiales químicos más resistentes a la corrosión (lo que garantiza en este caso la durabilidad del color sin degradarse), es extraordinariamente biocompatible y muy resistente al uso. Aunque es verdad que la cerámica puede quebrarse con un golpe fuerte, el dióxido de circonio (la RAE también admite zirconio) presenta una resistencia muy alta a la propagación de roturas.

blancpain-fifty-fathoms-bathyscaphe-chronographe-flyback-ocean-commitment-ii-1-horasyminutos

La caja, de 43,60 mm de diámetro y 15,25 mm de altura, toma su forma prensando la circonia -que es de color blanco- a la que se le ha añadido aglomerante -para cohesionar el óxido- y pigmentos de color. El ZrO2 pasa por dos fases: una de modelaje a baja temperatura en el que se conforma la caja- y después pasa a la sinterización, que es como se llama al proceso en el que a alta temperatura (aproximadamente 1.400 grados) el producto adquiere su dureza y la forma y grosor final .

Así se crea la carrura, el fondo y el bisel. La cerámica resultante es tan dura que se necesitan herramientas de diamante para terminar de perfilar la caja, y para hacer las inserciones del bisel se necesita un láser de 8.000 watios. Después se toma una lámina de Liquidmetal caliente (una mezcla de circonio y otras cerámicas que fusiona a bajas temperaturas) y se le somete a una presión de 5 toneladas sobre el bisel para que rellene los huecos. Una vez enfriado, el Liquidmetal es 3 veces más resistente que el acero, garantizando así que no va envejecer. La construcción en cerámica y el uso de Liquidmetal es una ténica usada por Omega desde hace tiempo (lo vimos por última vez en estos Seamaster). por lo que sería lógico pensar que la fabricación de las cajas se hace en las mismas máquinas. Tanto la corona como los pulsadores del cronógrafo son también de cerámica, aunque en este caso se hacen por inyección.

blancpain-fifty-fathoms-bathyscaphe-chronographe-flyback-ocean-commitment-ii-6-horasyminutos

En contraste con el precioso azul profundo de la caja, la esfera presenta un gris meteoro (así lo llama Blancpain) con decoración rayos de sol, de manera que según incida la luz se despliega una paleta de matices que hace aún más atractivo mirarla. Pero es a la vez un gris sereno, que en combinación con el azul que lo rodea hace de un reloj de buceo una pieza elegante. Los 43  mm de diámetro dejan amplio espacio para tres subesferas: el pequeño segundero a las 6 está flanqueado por un contador de 30 minutos a las 3 y uno de 12 horas a las 9, y a las 4:30 por la ventana de fecha. Los índices horarios son redondos excepto a las 3, 6 y 9. Las 12 ostenta un índice en forma de diamante, de manera que la lectura de la hora nunca ofrece dudas: imagina que coges el reloj de la mesilla en la oscuridad; si no sabes si está boca arriba o boca abajo el diamante a las 12 te ayuda a orientarte. La manecilla de las horas es más gruesa que la de los minutos, lo que es muy útil para distinguirla en la oscuridad porque el tinte de SuperLuminova es el mismo para todos los elementos luminiscentes (índices, manecillas, pequeño segundero y botón sobre las 12 en el bisel).

blancpain-fifty-fathoms-bathyscaphe-chronographe-flyback-ocean-commitment-ii-3-horasyminutos

Lo que se esconde dentro de la caja no sólo está a la altura del exterior, es que lucha por ser lo mejor de todo: el calibre automático F385 integra un volante de inercia variable con tornillos de oro para un mejor ajuste y espiral de silicio. La frecuencia es de 5 hercios (36.000 alternancias a la hora) para mejorar la cronometría y el cronógrafo cuenta con embrague vertical y rueda de pilares -además de la función flyback que ya queda señalada en su nombre-. Y además tiene 50 horas de reserva de marcha. Blancpain acierta al equipar a este Fifty Fathoms Bathyscaphe con un calibre sin la profusa decoración que tanto admiramos de su colección Villeret, porque lo acerca a la idea de reloj-instrumento que está en el origen de la pieza sin dejar de ser atractivo. A ello contribuye, y no poco, la masa oscilante de oro recubierto de platino con el logotipo del Ocean Commitment. Y además es visible gracias a un cristal de zafiro a pesar de presumir de una hermeticidad garantizada hasta 300 metros.

blancpain-fifty-fathoms-bathyscaphe-chronographe-flyback-ocean-commitment-ii-8-horasyminutos

Todo ello en una caja que, como apuntaba al principio, sólo levanta 15,25 mm. No es una altura discreta, desde luego, pero en la muñeca no se siente en absoluto así gracias al buen diseño del conjunto y a que el azul disminuye la sensación de tamaño.

blancpain-fifty-fathoms-bathyscaphe-chronographe-flyback-ocean-commitment-ii-9-horasyminutos

El reloj se puede llevar con una correa de nylon (una NATO, vaya) o con una correa textil que no puedo dejar de recomendar encarecidamente, porque el reloj se merece lucir elegantemente en la muñeca y una NATO difícilmente lo consigue. Por cierto que el ancho de las asas es de unos poco habituales 23 mm, así que mejor olvidarse de usar las correas que haya por casa. Se cierra con una hebilla  sencilla pero con mucha presencia.

blancpain-fifty-fathoms-bathyscaphe-chronographe-flyback-ocean-commitment-ii-10-horasyminutos

Aunque no se sea buceador el  Fifty Fathoms Bathyscaphe Chronographe Flyback Ocean Commitment II es fácil de llevar gracias a su ligereza y a que su apariencia le acerca más a un reloj deportivo que no al competente reloj de inmersión que en realidad es. El reloj ya está disponible en las boutiques de la casa en edición limitada a 250 unidades y con un precio de 18.920 euros. Blancpain afirma que por cada reloj vendido, la Manufactura se compromete a entregar la suma de 1.000 euros para apoyar las expediciones científicas encaminadas a preservar los océanos. Más información en Blancpain.es.

blancpain-fifty-fathoms-bathyscaphe-chronographe-flyback-ocean-commitment-ii-7-horasyminutos



Probamos el Eberhard & Co. Scafograf 300: Mejor Reloj Deportivo 2016

eberhard-co-scafograf-300-12-horasyminutos

Como la vida te da sorpresas, este año el ganador del premio al mejor reloj deportivo en el Gran Premio de Relojería de Ginebra ha sido la marca y el reloj que menos se esperaba: el Eberhard & Co. Scafograf 300. Vamos a ver por qué ha ganado el premio, sus características, versiones y precios.

 

eberhard-co-scafograf-300-17-horasyminutos

En realidad este Eberhard & Co. Scafograf 300 es una reedición del Scafograf aparecido en los años 50, que es cuando se empiezan a desarrollar de manera expresa relojes de buceo, a menudo solicitados por las ejércitos de marina de distintos países. El Scafograf original tenía un diámetro de 42,5 mm, mucho más grande que los relojes de esa época pero con todo el sentido: tenían que ser visibles bajo el agua y por tanto hacía falta espacio para índices y manecillas más grandes. El 300 corresponde a la profundidad máxima de inmersión. Cuando apareció en 1950 la hermeticidad era de 100 metros, pero ese mismo año salió una versión que bajaba hasta los 200. ¡Y pensar que hay marcas que hoy te dan como mucho 50 en sus relojes deportivos!

eberhard-co-scafograf-300-original-horasyminutos

Scafograf 300 original. Foto de Caso Watches

En 1064 aparece el Scafograf300 que, como se puede apreciar en la foto, es casi idéntico al actual excepto en el bisel. Así que la casa suiza no ha tenido nada más que actualizar el reloj que ya existía y que era muy moderno de por sí, pero beneficiándose de las técnicas y materiales actuales.

eberhard-co-scafograff-300-5-horasyminutos

La nueva versión del Eberhard & Co. Scafograf 300 se presenta en tres variaciones estéticas en la esfera. Puede tener la aguja del segundero, el nombre del reloj y los puntos sobre los índices en blanco, en amarillo o en azul, además, por supuesto, de poder elegir entre un brazalete de acero o una correa de caucho personalizada. El diámetro de la caja es de 43 mm y una altura de 12,60. Es, por tanto, un reloj de buceo perfectamente asumible en muñecas actuales sin problemas excesivos.

eberhard-co-scafograf-300-8-horasyminutos

eberhard-co-scafograf-300-13-horasyminutos

Para garantizar la hermeticidad hasta unas profundidades a las que por otra parte casi nadie va a bajar nunca, el Eberhard & Co. Scafograf 300 integra una corona roscada y además protegida por dos salientes. Eberhard le ha dado sin embargo un toque que es mucho más común en los relojes de vestir, ya que la corona tiene el frontal pulido y la E de la marca en relieve. Justo enfrente, a las 9, tiene la válvula de helio que se enrasa con la carrura de acero satinado. El bisel de las asas está pulido, aligerando la fornida presencia típica de las cajas de acero de una sola pieza, a la vez que hace juego con la corona para dar un toque elegante a la pieza.

eberhard-co-scafograff-300-2-horasyminutos

eberhard-co-scafograf-300-11-horasyminutos

Decía que el reloj se aprovecha de la técnica de construcción moderna, y el ejemplo más claro lo encontramos en el bisel: está realizado en cerámica negra con inserciones blancas luminiscentes. Usar cerámica significa que el brillo y el contraste del bisel no se va a desvanecer con el tiempo, de manera que la foto de arriba no va a repetirse en los nuevos modelos.

eberhard-co-scafograf-300-6-horasyminutos

La eterna discusión de si ventana de fecha sí o no aquí no tiene lugar, porque el reloj original ya aportaba el dato desde su nacimiento. Está claro que Eberhard quería que su reloj se pudiera llevar a diario en una época en la que la inmensa mayoría de la gente tenía un único reloj. Además ha querido que la fecha no “esté”. simplemente (como ocurre en muchos relojes); para ello le ha dado un marco que la dignifica. La ventana recorta el índice de las tres, pero no lo suprime totalmente. Eso quiere decir que también se va a leer en la oscuridad, ya que tanto las manecillas como los índices están recubiertos de SuperLuminova.

eberhard-co-scafograff-300-3-horasyminutos

eberhard-co-scafograf-300-18-horasyminutos

El Eberhard & Co. Scafograf 300 está movido por un ETA 2824-2 que, por si aún no se sabe, es un movimiento automático con 38 horas de reserva de marcha y 4 hercios de frecuencia. Es el movimiento que normalmente te encuentras en este tipo de relojes y se agradece que Eberhard lo anuncie claramente en vez de darle un nombre inventado para camuflar el origen, una práctica habitual en la industria. El calibre no se ve porque el fondo es ciego y roscado, pero está bien resuelto gracias a la inscripción circular y la imagen de la estrella de mar (mi mente distorsionada no deja de recordarme al Patrick Star de Bob Esponja). Como se puede ver en la foto de abajo el interior de la correa está conformado por múltiples escudos de Eberhard que ejercen de separadores para permitir el paso el aire, haciendo más cómodo su uso. Es una correa de caucho personalizada excelente. Es sólida pero manejable y muy cómoda de llevar, y se ajusta con una hebilla de gran calidad.

eberhard-co-scafograff-300-1-horasyminutos

eberhard-co-scafograf-300-15-horasyminutos

eberhard-co-scafograf-300-16-horasyminutos

Por su parte el brazalete Chassis, tradicional de la casa, en acero cepillado como la caja, es también muy cómodo. Por supuesto integra el cierre Déclic, el sistema patentado por la casa que incluso forma parte del logotipo. Aunque pueda parecer que el cierre es incómodo, en realidad ni se nota que lo llevas, y sin duda hace virtualmente imposible que se suelte el brazalete porque se enganche con la ropa u otros objetos.

eberhard-co-scafograf-300-10-horasyminutos

eberhard-co-scafograf-300-9-horasyminutos

Todas las versiones del Eberhard & Co. Scafograf 300 están ya disponibles en el mercado, con unos precios que van desde los 2.490 euros para la versión con correa de caucho hasta los 3.070 euros con brazalete. Son desde luego unos precios altos para el mercado súper competitivo en el que se mueve y con el movimiento que integra, especialmente si se enfrenta a alguien tan potente como Oris (por ejemplo). El mercado dirá si su presencia más sólida y refinada lo justifica. Mientras tanto el jurado de Ginebra así lo consideró. Más información en Eberhard.com.

eberhard-co-scafograf-300-7-horasyminutos

eberhard-co-scafograf-300-14-horasyminutos

 



Nuevos Seiko Prospex PADI: Modelos y Precios

seiko-prospex-padi-9-horasyminutos

Los nuevos Seiko Prospex PADI son una unión natural: Professional Association of Diving Instructors (PADI) es el más importante certificador de licencias de buceo y se extiende por todo el mundo. Seiko por su parte es uno de los más importantes fabricantes de relojes y, entre ellos, de relojes de buceo. Vamos a ver las dos ediciones especiales, sus características y precios.

 

seiko-prospex-padi-1-horasyminutos

En el artículo sobre el Seiko Prospex Marinemaster Professional Diver’s 1000 M (que se puede leer aquí) hay un resumen de los hitos que han ido marcando la historia de los relojes de buceo de Seiko, que es larga y sobre todo muy fecunda. Pero para hablar de estos Seiko Prospex PADI basta recordar que Seiko lanzó su primer reloj de buceo en 1965, en los 70 el conocido popularmente como “Tortuga” -por la forma de su caja- y en 1975 el “Tuna” en titanio, llamado así por la forma de lata de atún. Meses después del lanzamiento del primer reloj de inmersión dos entusiastas de la inmersión estadounidenses decidieron que había que establecer los estándares de formación en el mundo del buceo y fundaron la Asociación Profesional de Instructores de Buceo o PADI, por sus iniciales en inglés.

seiko-prospex-padi-26-horasyminutos

seiko-prospex-padi-27-horasyminutos

seiko-prospex-padi-28-horasyminutosEs por tanto lógico que se unan ambos nombres. Vamos a ver cada uno de los Seiko Prospex PADI por separado.

DIVER’S AUTOMÁTICO SRPA21K1

seiko-prospex-padi-3-horasyminutos

Ya sé que viendo la foto hay poco que añadir porque el efecto de su seducción es instantáneo, pero déjame que dé algunos datos. La caja tiene un diámetro total de 45 mm y una altura de 13,4 mm, por lo que al contrario de lo que puede parecer en las fotos el reloj es grande. Sin embargo la forma alargada de la caja ayuda disminuir su aspecto grueso (tampoco mucho, es verdad), a lo que también contribuye el que el bisel (precioso en su estilo retro) no ocupe todo el ancho de la carrura. Y como no la ocupa entera sino que se alza desde un par de milímetros hacia adentro, su aspecto es completamente vintage.

seiko-prospex-padi-5-horasyminutos

La esfera de este Seiko Prospex PADI es muy bonita. La decoración rayos de sol azules de la esfera contrasta con el bisel giratorio y el efecto resultante es muy atractivo. Como es un reloj de buceo con todas las de la ley los índices son grandes para una lectura perfecta, incrementada por su perfecto perfilado. Hay un detalle que me gusta mucho: el perfil de las manecillas es del mismo color que su función en el reloj: la de minutos tiene el mismo color que el marcador rojo de inmersión del bisel, mientras que la de las horas tiene el mismo perfil plateado que los índices horarios. Y la manecilla de los segundos tiene el contrapeso redondo con el relleno de Lumibrite, como es habitual. El derroche de Lumibrite es, como siempre, notable, de manera que la lectura es ideal en todas las condiciones. Por su parte los textos de la esfera están agradablemente equilibrados de arriba abajo.

seiko-prospex-padi-6-horasyminutos

seiko-prospex-padi-23-horasyminutos

El calibre automático 4R36 se mueve a 21.600 alternancias a la hora y proporciona una reserva de marcha de 41 horas aproximadamente. Por supuesto no se ve porque tiene una tapa cerrada a rosca. Por cierto que en este reloj el cristal es de Hardlex, que es el cristal mineral de Seiko. No es zafiro, pero es más resistente que el Hesalite. El Seiko Prospex PADI SRPA21K1 se entrega con un brazalete de acero como el usado en los Seiko 5. No es la pieza más sólida que fabrica Seiko, desde luego, pero por experiencia sé que cumple a la perfección. Y no se puede pedir más por lo que cuesta el reloj: 450 euros.

seiko-prospex-padi-8-horasyminutos

seiko-prospex-padi-7-horasyminutos

Hay que señalar que la relación entre Seiko y PADI no se limita sólo a los Seiko Prospex PADI, sino que la casa nipona colabora también con la iniciativa Project AWAREun movimiento global de los buceadores de 180 países que trabajan conjuntamente para conseguir océanos más limpios y sanos.

KINETIC GMT DIVER’S SUN065P1

seiko-prospex-padi-16-horasyminutos

A semejanza del modelo de 1975 este Seiko Prospex PADI Kinetic GMT utiliza una caja de doble capa, lo que le permite prescindir de la válvula de helio, pero esta nueva edición es más seductora que aquella. Por supuesto está basada, al igual que su hermano, en los colores de PADI, el rojo y el azul, que hacen de la esfera (de las dos, en realidad) una de las más cautivadoras de la casa japonesa. El reloj resulta extraordinariamente ligero gracias a las hendiduras de la carrura de acero.

seiko-prospex-padi-12-horasyminutos

seiko-prospex-padi-11-horasyminutos

El bisel también conserva la forma original con esas dos zonas protectoras que se alzan escamoteando parte del bisel, una entre las 3 y las 6 y la segunda entre las 9 y las 12. En realidad no sé si están pensadas para evitar un accionamiento no deseado del bisel o por puro gusto estético, pero sea cual sea el motivo el resultado es muy bueno, por bien logrado y por distinto a todos los relojes de buceo existentes.

seiko-prospex-padi-13-horasyminutos

La esfera comparte las mismas propiedades de los otros relojes de buceo de Seiko: grandes manecillas, grandes numerales, perfecta visibilidad. Como la altura desde la esfera hasta el cristal -en este caso de zafiro- es tanta, hay espacio sobrado para dar altura a los índices horarios, lo que resulta en una gran sensación de tridimensionalidad. Y la visibilidad nocturna -o mejor dicho, profunda-, es una vez más excelente.

seiko-prospex-padi-15-horasyminutos

seiko-prospex-padi-22-horasyminutos

 

seiko-prospex-padi-21-horasyminutos

Este Seiko Prospex PADI es, como dice su nombre, un GMT. Todas las funciones horarias se manejan con la corona central, de manera que cuando se extrae a la primera posición la manecilla de las horas se mueve hacia adelante o atrás con independencia de las demás. Incluso la fecha cambia en ambos sentidos, lo que es un lujo. Al extraer totalmente la corona se mueven las tres manecillas, con parada del segundero. La corona roscada a las 2 sirve para indicar la reserva de marcha; al presionarla coloca el segundero en la posición que corresponda según esta tabla:

seiko-prospex-padi-24-horasyminutos

Hay que tener en cuenta por tanto que si se hace un uso esporádico del reloj, y especialmente si se va a usar para una inmersión, es imprescindible cargarlo antes, llevándolo como mínimo 12 horas para asegurarnos de que el reloj no se va a parar. Y es que este reloj es un Kinetic, el mecanismo mediante el cual un rotor como el de los relojes mecánicos puros carga una batería de características similares a las de un teléfono móvil, que después va entregando la energía según se necesite. Supongo que los más puristas desdeñan un movimiento de este tipo, pero la verdad es que como instrumento la tecnología Kinetic tiene mucho sentido. En este reloj tampoco se ve el movimiento, tapado por un fondo roscado con la tradicional silueta de las horas. Es una tapa que comparte con el modelo que hemos visto arriba.

seiko-prospex-padi-14-horasyminutos

El Seiko Prospex PADI Kinetic GMT viene con una correa de caucho extraordinariamente suave y manejable, pero en absoluto transmite sensación de debilidad. Es simplemente una buena correa, que permite ajustarla perfectamente incluso encima de un traje de neopreno. Llama mucho la atención la trabilla, hecha de metal y no de caucho, como sería habitual. Es muy cómoda de usar porque se desliza perfectamente, al contrario que lo que ocurre con las de goma.

seiko-prospex-padi-19-horasyminutos

seiko-prospex-padi-18-horasyminutos

seiko-prospex-padi-20-horasyminutos

A pesar del tamaño el reloj ( 47,50 mm de diámetro y  14,10 de altura) se lleva muy bien en la muñeca. De hecho apenas hay diferencias con el tres agujas automático. Se equilibra muy bien y te acostumbras a él muy rápidamente. Más aún, cabecea menos que el SRPA21K1.

Un vídeo publicado por Horasyminutos (@horasyminutos) el

El precio de este Seiko Prospex PADI es de 640 euros, que hará difícil la elección entre uno y otro, sobre todo para aquellos que no sólo les gusten los relojes de buceo sino que además tengan un certificado de submarinismo otorgado por PADI. Ambos están ya disponibles en la boutique de Seiko en Madrid. Más información en Seiko.es.

seiko-prospex-pad-22-horasyminutos

seiko-prospex-padi-17-horasyminutos

seiko-prospex-padi-9-horasyminutos

seiko-prospex-padi-25-horasyminutos

 

 



En la muñeca: Clerc Hydroscaphe Central Chronograph

Clerc-Hydroscaphe-Central-Chronograph-1-HorasyMinutos

Clerc es una casa Suiza nacida en el último cuarto del siglo XIX, y en 1998 uno de los descendientes, Gérald Clerc, lanzó la primera colección de su nueva era. Son todos relojes de inmersión con una construcción única que los hace resaltar en un mercado muy saturado. Vamos a ver las características y precio de uno de sus modelos: el Clerc Hydroscaphe Central Chronograph.

Clerc-Hydroscaphe-Central-Chronograph-9-HorasyMinutos

Antes de hablar del Clerc Hydroscaphe Central Chronograph hay que hablar del elemento más distintivo de la casa, que es sin duda la caja. Gérald Clerc siempre dice que es la más compleja de fabricar del mundo, y a la vista del dibujo de explosión no voy a ser yo quien le contradiga. La de este modelo, por ejemplo, tiene 103 piezas. Esto para una marca tan pequeña como Clerc es encomiable porque fabricarla tiene que ser costosísimo. Históricamente Clerc tuvo especial empeño en los relojes de buceo y esos genes han permanecido a lo largo del tiempo, con una hermeticidad que no baja de 500 metros (como en este modelo) y llega hasta los 800. Por eso se ve un cristal de 4 mm.

DSC0884-1024x683

Las cajas son contundentes: diámetro total, incluidas la botonera, corona y protección lateral, de 49,86 mm y un altura 17,30. Dicho fríamente sería como para ni acercarse al reloj por su enormidad. Sin embargo hay que tener en cuenta que el reloj es más ancho que largo y, gracias a su sistema patentado de asas el Clerc Hydroscaphe Central Chronograph se anuda bien a la muñeca sin desbordarla. Es sin duda una buena labor de diseño. Los pulsadores del cronógrafo tiene una forma tan sugerente que dan ganas de accionarlos en cuanto tienes el reloj en la mano. Clerc ha pensado en ello y, previendo que pueda ocurrir dentro del agua, ha añadido 5 juntas internas para mantener la hermeticidad.

Clerc-Hydroscaphe-Central-Chronograph-11-HorasyMinutos

Otra de las características singulares de las cajas de Clerc es el bisel, que enmarca “un círculo perfecto en un cuadrado perfecto”, como dice uno de los lemas de la casa. En realidad las líneas del cuadrado son imaginarias porque al bisel se le han practicado unos rebajes que terminan por configurar un octógono. El resultado es muy atractivo, resaltado por los índices grabados y tratados con SuperLuminova, naranja en el caso del Clerc Hydroscaphe Central Chronograph. El bisel es unidireccional y, al contrario de lo habitual, no se gira el propio bisel sino que tiene una pestaña retráctil a las 10 horas que es la que lo hace girar. Una vez se pliega la pestaña el bisel queda fijo. En puridad no hacía falta algo así, pero hay que alabar la idea como algo original que añade valor al reloj y que además cuando se pliega forma el logotipo de la casa.

Clerc-Hydroscaphe-Central-Chronograph-8-HorasyMinutos

El Clerc Hydroscaphe Central Chronograph existe en 13 versiones por el momento, pero creo que esta en color naranja es la más atractiva de todas. El color ha quedado muy bien, aligera el tamaño de la caja y contrasta perfectamente con el recubrimiento en DLC negro satinado de la caja de acero.

Clerc-Hydroscaphe-Central-Chronograph-4-HorasyMinutos

Atravesando el cristal de zafiro nos encontramos con una esfera atrevida, muy legible y seductora, características en este caso unidas inseparablemente al uso de la SuperLuminova naranja que, repito, le queda muy bien. Los índices y el numeral son grandes, al igual que las manecillas esqueletadas y satinadas. La lectura de la hora es inmediata, algo fundamental en un reloj de buceo. A las 6 hay una ventanilla de fecha que seguramente sobraba, pero en realidad casi pasa desapercibida porque parece incluso más pequeña que los índices, así que como tampoco interrumpe la complicación, bien está.

Clerc-Hydroscaphe-Central-Chronograph-5-HorasyMinutos

Hablando de complicaciones, la de este Clerc Hydroscaphe Central Chronograph está muy bien, y sobre todo no es muy vista: un cronógrafo central. Al poner en marcha el cronógrafo arranca la manecilla central blanca, dejando sola a la manecilla naranja que es la encargada de medir los minutos. Por tanto el reloj puede medir tiempos de hasta una hora. Más que suficiente para la inmensa mayoría del mundo.

Clerc-Hydroscaphe-Central-Chronograph-6-HorasyMinutos

La esfera abre un hueco biselado para acoger una subesfera de 24 horas a las 9 y el pequeño segundero a las 3. Este último, por cierto, no tiene marcas de material luminiscente, algo incomprensible en un reloj de buceo porque así lo mandan las normas. Todas estas funciones las realiza el calibre C608 cuyo origen desconozco, aunque imagino que será un Sellita modficado al que se ha añadido el módulo cronógrafo; quién sabe si quizá de Dubuis Depraz. El caso es que el comportamiento es intachable. El movimiento se puede ver gracias a dos pequeñas ventanas en el fondo del reloj.

Clerc-Hydroscaphe-Central-Chronograph-7-HorasyMinutos

Como ya he dicho al principio el reloj se ata muy bien a la muñeca gracias a las asas y a la buena correa de caucho, y queda estupendamente. En seguida notas cuando no lo llevas porque tiene un peso correspondiente a sus hechuras (180 gramos), pero al estar bien equilibrado llevarlo puesto no es en absoluto un problema. Es más, es incluso cómodo.

Clerc-Hydroscaphe-Central-Chronograph-2-HorasyMinutos

El Clerc Hydroscaphe Central Chronograph es una edición limitada a 500 unidades con un precio de 9.250 euros. Es un precio arriesgado porque compite con verdaderos pesos pesados en esto de los relojes de buceo, pero a cambio te llevas un reloj que no tiene todo el mundo y con una complicación inusual. Más información en Clerc.com.

Clerc-Hydroscaphe-Central-Chronograph-3--HorasyMinutos

 



En la muñeca: Tudor Heritage Black Bay

Tudor-Black-Bay-Heritage-11-HorasyMinutos

Tudor lleva haciendo salivar a los aficionados a la relojería desde 2012 con el Tudor Heritage Black Bay, un reloj que cumple con todos los códigos del deseo: imagen distintiva neo-vintage, perfectos acabados, calibre de manufactura y precios contenidos. Vamos a repasar dos modelos: el ya conocido Tudor Heritage Black Bay Black y el Tudor Heritage Black Bay Dark, por primera vez recubierto con PVD negro.

 

Tudor-Black-Bay-Heritage-2-HorasyMinutos

La presentación de Tudor en la feria de Baselworld 2016 estuvo fundamentalmente centrada en el Tudor Heritage Black Bay, y con razón. Es sin duda el modelo más exitoso y deseado de la casa -con permiso de su hermano el Tudor Pelagos, que ya presenté en esta entrada-, y en estos momentos tan turbulentos para la industria lo más inteligente es centrarse en aquello que está funcionando y minimizar los riesgos. Ya vendrán tiempos mejores en los que poder experimentar.

Tudor-Black-Bay-Heritage-15-HorasyMinutos

Tudor-Black-Bay-Heritage-7-HorasyMinutos

Pero es que además la posición de Tudor es sólida, porque tiene una cartera aquilatada de productos potentes y muy buscados, así que pisar sobre la base de un producto como el Tudor Heritage Black Bay es perfectamente lícito: está dando mucho sin que se le vaya la cabeza con los precios, como le ha ocurrido en estos últimos años a buena parte de la relojería suiza.  Por otro lado el año pasado Tudor se convirtió en una manufactura porque lanzó su primer movimiento propio, desarrollado por la casa y sin intervención de Rolex con el objetivo de separarse de un hermano mayor que durante mucho tiempo ha ahogado su personalidad. Y es un buen calibre, automático además: funciona a 4 Hz y está regulado por un volante de inercia variable con una espiral antimagnético de silicio. Tiene una reserva de marcha de 70 horas y certificado de cronometría COSC. Sin embargo no es visible porque el fondo es ciego.

Tudor-Black-Bay-calibre-MT-5602-HorasyMinutos

El Tudor Pelagos ya recibió el nuevo movimiento en 2015, así que tocaba equipar al superventas de la casa con el nuevo motor. Y para celebrarlo se han dado ciertos retoques estéticos y lanzado nuevas versiones; la más popular es sin duda el Tudor Heritage Black Bay Bronze que ya repasamos en este artículo. La caja sigue siendo de 41 mm de diámetro, una medida perfecta para acomodarse en cualquier muñeca. Está fabricada en acero 316L -habitual en la relojería por ser hipoalergénico-, conocido en el mundo industrial como el acero “grado marino” gracias a su resistencia a la corrosión. La versión Tudor Heritage Black Bay Black tiene las partes frontales del reloj y el brazalete satinados, mientras que la carrura está pulida. En el Tudor Heritage Black Bay Dark todo el recubrimiento de PVD es cepillado.

El bisel giratorio unidireccional está realizado en acero (con PVD en la versión Dark) con disco de aluminio anodizado en negro mate, por encima del cual sobresale el cristal de zafiro y su característica forma de domo. Por supuesto se mantiene el triángulo rojo alrededor del punto luminiscente sobre las doce, una de las características favoritas de los seguidores de la marca.

Tudor-Black-Bay-Heritage-3-HorasyMinutos

Tudor-Black-Bay-Heritage-13-HorasyMinutos

Tudor-Black-Bay-Heritage-9-HorasyMinutos

En la esfera también ha habido cambios estéticos. En primer lugar a las 12 se ha sustituido la rosa de la casa Tudor por el logotipo actual. Es un cambio que tiene sentido porque en las versiones anteriores -que se pueden ver con fotos en vivo en esta entrada– el logotipo no constaba en ningún sitio, lo cual no dejaba de ser una inconsistencia especialmente en el mundo actual en el que es fundamental la coherencia y persistencia de la imagen de marca. Ahora la rosa Tudor sólo aparece grabada en la “gran corona”. Esto tiene una ventaja añadida: la imagen siempre está vertical, porque la rosa es redonda. Eso no ocurre con el escudo porque sólo tiene una posición vertical. Puede parecer una tontería, pero a los amantes de los detalles llevar el dibujo torcido les puede volver locos. Y sí, lo confieso: yo soy uno de esos.

Tudor Heritage Black Bay Black perfil

Otro de los cambios significativos es el texto a las 6 horas, que ahora ocupa tres líneas rectas y además en escala. En ellas se informa de la hermeticidad (200 metros) y de que el reloj es un cronómetro certificado. En esto de poner mucho texto sí que se le nota el origen rolexiano.  En la versión Tudor Heritage Black Bay Dark la profundidad aparece en rojo, y queda muy bien. Por supuesto continúa la manecilla de la hora y el segundero con forma de copo de nieve, como se las conoce históricamente. La visión en la oscuridad es perfecta.

Tudor-Black-Bay-Heritage-8-HorasyMinutos

Tudor-Black-Bay-Heritage-4-HorasyMinutos

 

Tudor-Black-Bay-Heritage-17-HorasyMinutos

El Tudor Heritage Black Bay Black está disponible en dos versiones: con brazalete de acero o con correa de piel negra envejecida. En ambos casos el reloj viene con una correa de nylon extra. En el caso del Tudor Heritage Black Bay Dark también hay dos posibilidades: o la correa de piel o un brazalete de acero recubierto en PVD negro, además de la correa de nylon. Salvo las correas de tela las demás se sujetan a la muñeca de su afortunado poseedor con una hebilla plegable con cierre de seguridad.

Tudor-Black-Bay-Heritage-14-HorasyMinutos

Tudor-Black-Bay-Heritage-1-HorasyMinutos

Tudor-Black-Bay-Heritage-18-HorasyMinutos

 

Tudor-Black-Bay-Heritage-10-HorasyMinutos

Tudor-Black-Bay-Heritage-12-HorasyMinutos

Los relojes ya están disponibles en las tiendas y en la boutique de Tudor recientemente abierta en El Corte Inglés de la Castellana en Madrid, y sus precios son: Tudor Heritage Black Bay Black con brazalete de acero: 3.480 euros. La versión con correa de cuero cuesta 3.190 euros. Por su parte el Tudor Heritage Black Bay Dark con brazalete de acero y PVD tiene un precio de  4.230 euros, mientras que si se elige la versión con correa de piel el precio es de 3.930 euros. ¿Con cuál te quedarías? Más información en Tudor.es.

Tudor-Black-Bay-Heritage-16-HorasyMinutos

Tudor-Black-Bay-Heritage-5-HorasyMinutos



En la muñeca: Omega Seamaster Planet Ocean Deep Black. Modelos y precios

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-25-Horasyminutos

Omega no para. Si en Baselworld presentó 5 modelos  Seamaster ahora nos trae cuatro más: los nuevos Omega Seamaster Planet Ocean Deep Black. Todos ellos realizados en cerámica y todos con una misma presencia oscura. Vamos a ver su características y precios.

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-22-Horasyminutos

La nueva colección Omega Seamaster Planet Ocean Deep Black se ha pensado para cubrir el espectro más amplio de gustos, desde lo más deportivo a lo más elegante. Por ello el reloj se puede encontrar con acentos azules, rojos, negro con realces en naranja y por último combinado con oro Sedna (el oro rojo creado por Omega).

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-6-Horasyminutos

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-3-Horasyminutos

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-19-Horasyminutos

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-15-Horasyminutos

La característica principal de estos relojes es que toda la estructura está realizada en cerámica. Eso incluye la caja, de 45,5  y el bisel, pero también la esfera y las coronas. Es la primera vez que se fabrica un reloj completamente cerámico y la verdad es que el resultado es espectacular. La estructura se ha creado a partir del óxido de circonio (ZrO2), conocido como “zirconia”. La zirconia se mezcla con elementos estabilizantes para crear una cerámica con una resistencia muy alta a las roturas, además de una baja transmisión térmica. Su dureza es tal que es habitual verla usada en cuchillos o en implantes dentales, lo que da idea de su resistencia a la humedad y las bacterias.

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-7-Horasyminutos

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-1-Horasyminutos

¿Por qué se han elegido los colores rojo y azul? En primer lugar está la idea, como ya he dicho, de apelar a la más amplia gama de gustos posibles. El rojo ha sido siempre un color deportivo, así que no extraña su presencia. También es el primero que se deja de ver en una inmersión: a partir de 5 metros de profundidad pasa a ser negro. Por el contrario el azul, color tradicional en los relojes de buceo, es el último en desaparecer: exactamente el tono de azul que luce el Omega Seamaster Planet Ocean Deep Black es el que deja de verse cuando se alcanzan los 275 metros de profundidad. Por último, a 300 metros el color del océano es completamente negro.

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-20-Horasyminutos

Tanto en la versión azul como en la roja las inserciones del bisel de cerámica que marcan los primeros quince minutos y el de la válvula de Helio a las 10 horas se han realizado en caucho. En el modelo Black se ha usado Liquidmetal (mezcla de cerámica y metal creado por Omega) y en la vesión de oro Sedna se ha usado Ceragold (mezcla de oro y cerámica).

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-26-Horasyminutos

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-13-Horasyminutos

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-12-Horasyminutos

En las fotos superiores se puede apreciar la forma levemente convexa del cristal del Omega Seamaster Planet Ocean Deep Black, además de la forma de la correa, que ayuda a que el reloj se asiente de manera correcta sobre la muñeca. Las correas son de caucho con un patrón que recuerda a la tela, mientras que la versión de oro Sedna tiene una correa de cuero pero con tratamiento impermeable e interior de caucho. Todas las correas tienen tratamiento antibacteriano;  el cierre desplegable es de titanio cerámico.

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-10-Horasyminutos

En las esferas -pulidas en los modelos Black y Gold y cepilladas en los rojo y azul- hay mucha información, sobre todo escrita: siguiendo la manía de las marcas de escribir un folleto técnico en las esferas de los relojes de inmersión, los Omega Seamaster Planet Ocean Deep Black ostentan nada menos que ¡8! líneas de texto, sin contar con el logotipo de la manufactura. Es verdad que las líneas están bien equilibradas y no impiden la lectura de la hora, pero un poco de moderación sería de agredecer. De forma discreta también aparece la fórmula del óxido de circonio, que sólo se lee bien al contraluz. Por cierto que también aparece en la trasera del reloj, en una de las asas.

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-21-Horasyminutos

Lo verdaderamente importante, que es la información horaria, no se ve afectada por la literatura de la esfera: la legibilidad es intachable. Tiene unos grandes índices señalados por las agujas con punta de flecha tradicionales en los Planet Ocean, que además son de tamaño perfecto y están hechas en oro blanco u oro Sedna. Los arábigos acompañan al color del reloj: el rojo y azul están pulidos, mientras que en la versión Black y oro están cepillados para ofrecer mejor contraste. Y la aguja del segundero tiene una generosa punta también, fundamental si estamos sumergidos y necesitamos comprobar que el reloj sigue en funcionamiento.

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-11-Horasyminutos

Pero además los Omega Seamaster Planet Ocean Deep Black son GMT para poder bucear en cualquier parte del mundo sin perder de vista la hora en casa. Para ello se ha incluido un nuevo anillo de segundo huso horario de nueva factura, con los arábigos redimensionados para facilitar su lectura, así como la correspondiente flecha indicadora. Todos los elementos de la esfera y el punto central del bisel rezuman SuperLuminova, con una visión en la oscuridad simplemente perfecta.

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-24-Horasyminutos

El calibre que anima a los cuatro Omega Seamaster Planet Ocean Deep Black es el Omega Master Chronometer 8906. El nombre nos indica que es un calibre certificado por el Instituto Federal Suizo de Metrología (METAS), que somete a cada reloj a las pruebas más exigentes:

  1. La función de cada movimiento -ya aprobado por el COSC- cuando se exponga a campos magnéticos de más de 15.000 gauss
  2. La función de cada reloj completo cuando se exponga a campos magnéticos de más de 15.000 gauss
  3. Desviación de la precisión cronométrica en 6 posiciones
  4. Desviación de la precisión cronométrica diaria tras exposición a 15.000 gauss
  5. La precisión media diaria (a 6 diferentes posturas y 2 zonas de temperatura distinta), entre 0 y más de 5 segundos/día, durante 4 días
  6. La autonomía (reserva de marcha), determinada en horas por cada modelo de reloj
  7. La desviación de la precisión cronométrica entre el 100% y el 33% de reserva de marcha
  8. La resistencia al agua (probada en agua), en bares, determinada por cada modelo de reloj. Omega añade un 25% de resistencia de la nominal

Además el reloj pasa por la certificación COSC y tiene 4 años de garantía. El calibre se mueve a 3,5 hercios (25.200 Alt/h) y tiene 60 horas de reserva de marcha.

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-14-Horasyminutos

Otra innovación de los Omega Seamaster Planet Ocean Deep Black es que (¡por fin!) los textos en el reverso están correctamente alineados, algo que a algunos nos vuelve locos cuando no ocurre -que es casi siempre-. Esto lo consigue gracias a un sistema de cierre cerámico que han llamado Naiad Lock y con el que se han ganado el cielo. Esperemos que lo vayan incorporando a los demás modelos.

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-4-Horasyminutos

Como siempre ocurre con la casa de Biel, el reloj queda fenomenal en la muñeca. Las correas obligan al reloj a quedar equilibrado sobre el pulso y por tanto se lleva muy bien, a pesar de su tamaño.

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-8-Horasyminutos

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-5-Horasyminutos

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-9-Horasyminutos

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-17-Horasyminutos

Por supuesto va en gustos, pero para mí mis favoritos son sin duda el Black y el de oro Sedna. Yo me imagino que el que más se va a vender es el Black y no por bonito sino por duradero: un negro total no va a pasar de moda. Pero, tal y como se probado en numerosas ocasiones, puedo estar equivocado. Los relojes son más caros de lo normal ( el Planet Ocean GMT de 43,5 mm en acero cuesta 6.700 euros), pero te estás llevando un calibre Master Chronometer, estructura de cerámica, manecillas de oro y GMT. Los Omega Seamaster Planet Ocean Deep Black no llegarán a las tiendas hasta octubre, pero por ahora sus precios son de 10.400 francos para el azul, rojo y negro y de 13.400 francos para la versión en oro. Aproximadamente 9.550 y 13.300 euros respectivamente. Más información en Omega.es.

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-23-Horasyminutos

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-18-Horasyminutos



En la muñeca: Oris Divers Sixty-Five 42 mm

Oris-Sixty-Five-42-mm-6-Horasyminutos

Oris presentó en Baselworld 2016 una nueva versión de su reloj de buceo de inspiración retro: el Oris Divers Sixty-Five 42 mm viene a expandir la colección de éxitos vintage de la marca con un diver equilibrado y muy atractivo, tanto constructivamente como en su precio.

Oris-Sixty-Five-42-mm-Horasyminutos

Cuando se presentó el Divers Sixty-Five en la feria de Basilea del año pasado rápidamente subió puestos en la escala de los favoritos por su aproximación a este particular nicho relojero con una presencia sin complejos y muy atrayente en su sencillez (se puede leer mi artículo en la muñeca aquí). El nuevo Oris Divers Sixty-Five 42 mm comparte detalles con su hermano mayor, pero tiene personalidad propia más que sobrada para convencer por sí mismo.

Oris-Sixty-Five-42-mm-9-Horasyminutos

Para empezar la caja ha crecido en diámetro hasta los 42 mm, unas medidas más cercanas a lo que suele ser habitual en estos modelos de inmersión. Dada las formas clásicas de la pieza el reloj parece de por sí más pequeño, así que el aumento de tamaño de no le resta usabilidad en la muñeca. Además el reloj tiene una estatura corta, por lo que no resulta prominente en la muñeca.

Oris-Sixty-Five-42-mm-1-Horasyminutos

La caja de acero del Oris Divers Sixty-Five 42 mm está suavemente cepillada y forma un todo con las asas -también muy estilo vintage-, sólidas pero sin ser excesivamente corpulentas y con una distancia interior de 21 mm. El bisel es también de acero , unidireccional y con un punto luminiscente a las 12 que, por despiste mío, aparece en todas las fotos desplazado de su posición natural al norte de la caja. El reloj integra un cristal abombado al estilo, una vez más, de los relojes de época, pero Oris ha optado porque  sea de zafiro en vez de Hesalite. Una opción no tan purista pero que los usuarios apreciarán cada vez que le den un roce al reloj y vean con alivio que no se ha rayado.

Oris-Sixty-Five-42-mm-8-Horasyminutos

Pero lo más llamativo está sin duda en la esfera, que se presenta en un azul que seduce inmediatamente. Mover el reloj en la muñeca significa disfrutar de un firmamento cambiante y muy bonito. Además el azul se conjuga perfectamente con los índices aplicados redondos y la minutería exterior.

Oris-Sixty-Five-42-mm-3-Horasyminutos

 

Los puntos cardinales de la esfera están ocupados por rectángulos a las 6 y a las 9, por un índice a las 12 con la forma del escudo de Oris y a las 3 por tan solo un pequeño rectángulo, porque la mayor parte del espacio lo ocupa la ventana de fecha. Se agradece la inclusión de ese índice en versión reducida a las 3 porque aporta equilibrio estético, particularmente en la oscuridad.

Oris-Sixty-Five-42-mm-2-Horasyminutos

Tanto los índices como las manecillas están tratadas con SuperLuminova color radio antiguo, lo que termina de cuadrar el conjunto como reloj de inspiración vintage pero adaptado al tiempo actual. La manecilla de las horas está fraccionada para que la lectura en la oscuridad sea más sencilla. Es un buen detalle porque la información se capta a la primera, sin equivocaciones. La aguja del segundero está muy lograda, gracias a la circuferencia que la decora y que también está impregnada de SuperLuminova. A pesar de que el color del material luminiscente es amarillo a la luz del día, el brillo en la oscuridad es el verde clásico.

Oris-Sixty-Five-42-mm-SuperLuminova-Horasyminutos

 

La forma de domo del cristal de zafiro y la excelentemente resuelta ventana de fecha en forma trapezoidal, que inconscientemente dirige la mirada hacia el exterior de la esfera, hacen que quede muy bien disimulado el tamaño del calibre 733, que no es otro que un Sellita SW 200-1 con tan solo 25,6 mm de diámetro. Estas discretas medidas hacen que en relojes grandes quede la fecha demasiado hacia el centro, pero no es este el caso. Este 733 es un movimiento automático que late a 4 hercios y tiene una reserva de marcha de 36 horas, una cantidad muy de la época pero que ya resulta claramente insuficiente. En cualquier caso el calibre no se ve, está tapado por un cierre de acero tal y como se puede ver en esta foto tomada por la buena gente de ABlogToWatch.com:

Oris-Divers-Sixty-Five-42-mm

La correa es otro de los elementos del Oris Divers Sixty-Five 42 mm que está francamente bien logrado. Es una correa de piel avejentada en tono natural que, si bien no es precisamente recomendada para sumergirse, en el día a día le queda estupenda al reloj. Y es que aunque el reloj es hermético hasta 100 metros yo creo que sus dueños le van a dar más uso en el día a día que en la bahía.

Oris-Sixty-Five-42-mm-7-Horasyminutos

Porque esta máquina queda muy bien en la muñeca. Es ligera, se asienta bien y es atractiva. Por supuesto va a estar más a gusto con ropa informal, pero puede aventurarse en terrenos más serios y salir airosa.

Oris-Sixty-Five-42-mm-4-Horasyminutos

Oris tenía hace tiempo un lema que decía “relojes reales para gente real”. La casa sabe que esa “gente real” no suele tener una cuenta corriente sin fin, y siempre sabe ofertar buenos relojes a precios aún mejores. El Oris Divers Sixty-Five 42 mm cuesta 1.850 euros, un precio adecuado para un reloj con mucho atractivo y singularidad, que va a hacer muy feliz a quien lo lleve. Más información en Oris.es.

 

Oris-Sixty-Five-42-mm-5-Horasyminutos



Seiko Prospex Marinemaster Professional Diver’s 1.000 m Hi Beat

Seiko-Prospex-Marinemaster-Professional-Divers-1000m-Hi-Beat-4-Horasyminutos

No creo que haya nadie en el mundo que al decir la palabra Seiko no la relacione con relojes. Lo que no tanta gente sabe es que Seiko también fabrica relojes de buceo y que es, de hecho, uno de los más importantes e históricamente significativos fabricantes de estos relojes-herramienta. Fabricó el primero en 1965 y celebró los primeros 50 años en 2015 con el Seiko Prospex Marinemaster Professional Diver’s 1.000 m Hi Beat en Edición Limitada, que reúne todos los avances de la casa en una pieza impresionante. Hoy vamos a ver la versión SBEX003J, exclusiva para Japón y boutiques de la marca.

Seiko-Prospex-Marinemaster-Professional-Divers-1000m-Hi-Beat-Horasyminutos

Es verdad que para cuando Seiko creó su primer reloj de buceo estos ya existían en occidente desde 1953, cuando Blancpain produjo su icónico Fifty Fathoms para los buceadores de la Marina francesa. Y un año después Rolex presentó el más famoso e imitado reloj de inmersión: el Submariner. Y sin embargo los avances de Seiko en estos 51 años han sido espectaculares. La mejor forma de constatarlo es leyendo el documento que preparó la propia Seiko para las celebraciones:

Seiko-historia-relojes-de-buceo-Horasyminutos

Seiko-historia-relojes-de-buceo-2-Horasyminutos

Seiko-historia-relojes-de-buceo-3-Horasyminutos

Seiko-historia-relojes-de-buceo-4-Horasyminutos

Seiko-historia-relojes-de-buceo-5-Horasyminutos

Este recuento histórico no sorprenderá a los fieles a la marca, que son legión. Para ellos nombres como Tuna – en España, aunque “tuna” se relaciona con universitarios vestidos con leotardos negros y cantando canciones tradicionales en las bodas, nadie usa su traducción, “atún”, que tendría más sentido- o Marinemaster son auténticos griales , y con toda la razón. Y es este último nombre el se utiliza para conmemorar una carrera tan exitosa: Seiko Prospex Marinemaster Professional Diver’s 1.000 m Hi Beat Limited Edition.

Seiko-Prospex-Marinemaster-Professional-Divers-1000m-Hi-Beat-3-Horasyminutos

El SBEX003J que he podido disfrutar es también conocido como la “Edición JAMSTEC”, en honor a la Japan Agency for Marine-Earth Science and Technology con la que Seiko lleva colaborando décadas. El reloj está claramente inspirado en el modelo de 1975, el primero en resistir hasta 600 metros, el primero fabricado en titanio y  el primero en tener una estructura de doble capa. La versión de aniversario también utiliza titanio ultraendurecido, metal que no sólo es más resistente al uso que el acero sino que es también mucho más ligero. Muy importante cuando estamos hablando de un reloj con un diámetro de 48,2 mm y nada menos que 19,7 mm de altura (luego hablamos de cómo queda en la muñeca).

Seiko-Prospex-Marinemaster-Professional-Divers-1000m-Hi-Beat-perfil-Horasyminutos

El perfil de la caja es imponente. La habitual corona a las 4 -grande y de buen agarre- tiene grabado el símbolo de los Proxpex mientras que el bisel, de gran altura para poder ser manejado con los guantes de buceo sin problemas, lleva un nuevo corte que facilita el giro y que recuerda a una rueda de transmisión, creando una idea de instrumento de precisión robusto y preciso que le sienta muy bien. Cualquiera que haya girado un bisel como éste, de 120 clics, sabe lo satisfactorio que es, dada la suavidad y exactitud del salto. El bisel tiene marcado los 60 minutos y el triángulo sobre las doce es luminiscente. Manecillas e índices están impregnados de Lumibrite, la sustancia lumínica de Seiko pensada para durar un 60%. Yo no pude sacar una foto en vivo de la esfera iluminada, pero se ve perfectamente en esta foto de abtw.com.

Seiko-Prospex-Marinemaster-Professional-Divers-1000m-Hi-Beat-1-Horasyminutos

Hay varios elementos que distinguen esta versión de la más conocida del Seiko Prospex Marinemaster Professional Diver’s 1.000 m Hi Beat Limited Edition. En primer lugar los dorados se han sustituido por los tonos plateados, con una mejora en la estética inmediata. En segundo lugar la inclusión de la leyenda “Hi Beat 36000” en azul, que es el color del JAMSTEC. Y en tercero, la esfera tiene un fondo verde, no negro, muy sutil y elegante y decorado por un aún más sutil motivo de olas. Y utilizo la expresión sutil porque el color y la decoración sólo se revela en determinados momentos, según la incidencia de la luz.

Seiko-Prospex-Marinemaster-Professional-Divers-1000m-Hi-Beat-2-Horasyminutos

A mí me gusta mucho. Me parece que queda muy bien con los grandes índices y manecillas, todos perfilados en tonos acerados. Además los índices se elevan sobre la esfera para aumentar la sensación de profundidad -que la tiene, ya que la distancia entre el zafiro exterior y el dial es más que notable.

No es habitual encontrar un movimiento de alta frecuencia -36.000 alternancias/hora- en un reloj de buceo, y este Seiko Prospex Marinemaster Professional Diver’s 1.000 m Hi Beat Limited Edition lo tiene. Como la hermeticidad está garantizada hasta 1.000 metros lógicamente el fondo está cerrado, y de paso decorado con la ola tradicional de Seiko y el número de unidad de la edición limitada. Y recordemos que los relojes de buceo de Seiko no permiten la entrada de helio, por lo que carecen de la válvula correspondiente.

Seiko-Prospex-Marinemaster-Professional-Divers-1000m-Hi-Beat-fondo-Horasyminutos

Dos característicos tornillos sujetan el brazalete específico a la caja, dándole ese aspecto distintivo de los divers de Seiko. Al ser asas cortas el reloj, aún siendo tan grande, cae bien sobre muñeca. Es decir, no es que te lo vayas a poner con un traje, desde luego, pero  para su tamaño se equilibra bastante bien sobre el pulso.

Seiko-Prospex-Marinemaster-Professional-Divers-1000m-Hi-Beat-tornillos-de-sujección-Horasyminutos

Seiko-Prospex-Marinemaster-Professional-Divers-1000m-Hi-Beat-6-Horasyminutos

Es un reloj pensado para el buceo de saturación; es decir, aquel en el que el submarinista baja a grandes profundidades y se queda allí durante tiempo, de manera que sólo debe pasar por una compresión y una descompresión. Como el cuerpo sufre variaciones morfológicas con las inmersiones, el brazalete incluye un ajuste rápido del mismo, cómodo y sencillo de usar.

Seiko-Prospex-Marinemaster-Professional-Divers-1000m-Hi-Beat-cierre-Horasyminutos

Por consiguiente lo lógico sería que  el reloj se usara como un instrumento para estos profesionales tan especializados. Y digo lo lógico, pero no lo que de hecho ocurre. Un reloj con tanta personalidad lo va a adquirir un enamorado de, en primer lugar, los relojes de buceo y, en segundo lugar, un enamorado de la marca. Son dos razas de aficionados que expresan su amor devotamente (con toda la razón) y por tanto estoy seguro de que el reloj va a ver más luz en seco que en el fondo del mar.

Seiko-Prospex-Marinemaster-Professional-Divers-1000m-Hi-Beat-5-Horasyminutos

Como dije al principio este Seiko Prospex Marinemaster Professional Diver’s 1.000 m Hi Beat Limited Edition SBEX003J es una edición exclusiva para Japón y las boutiques de la marca, del que sólo se han hecho 500 unidades. En España hay sólo una, en la boutique que tiene la marca en el centro de Madrid. Su precio es de 6.900 euros que incluye además una correa de caucho y una caja conmemorativa especial. Además por supuesto, de todo lo que incluye un relojazo en edición limitada como éste. Más inforamción en Seiko.com.

Seiko-Prospex-Marinemaster-Professional-Divers-1000m-Hi-Beat-brazalete-y-correa-Horasyminutos Seiko-Prospex-Marinemaster-Professional-Divers-1000m-Hi-Beat-caja-Horasyminutos

Seiko-Prospex-Marinemaster-Professional-Divers-1000m-Hi-Beat-7-Horasyminutos