Zenith El Primero A384 Revival. Regreso a 1969 con fotos en vivo y precio

Una recreación pieza a pieza del modelo original de 1969 para poder disfrutar del espíritu de la época

Para el mundo en general 1969 es el aniversario del primer alunizaje, pero para el mundo de la relojería suiza además del Moonwatch de Omega hay otro acontecimiento que celebrar: la aparición del calibre El Primero, el movimiento cronógrafo automático con el que Zenith se lanzó a conquistar ese nuevo campo de batalla. Para celebrar el medio siglo de este icono la manufactura ha lanzado varias piezas, todas basadas en la referencia A386: una caja con tres modelos de acero o una edición de tres relojes de oro en edición limitada. Ahora traemos el Zenith El Primero A384 Revival, que es la última de las piezas de celebración.

EL PRIMERO: ANTE TODO UN MOVIMIENTO

Zenith El Primero A384 original
Anuncio del El Primero A384

Hace 50 años, en 1969, tres marcas unidas revolucionaron la industria de la relojería lanzando los primeros movimientos de cronógrafo automáticos. A mediados de los 60 fue cuando los cronógrafos habían alcanzado suficiente madurez como para modernizarse, añadiendo la comodidad y practicidad de la cuerda automática, y los relojeros se lanzaron a una carrera para ser el primero en desarrollarlo.

Entre ellos está Seiko con su calibre 6139 que fue sin duda el primero en aparecer, ya que la primera venta registrada es de junio de ese año. Del lado suizo había un consorcio creado por Heuer, Breitling, Hamilton (de la mano de la adquirida Buren) y el especialista en cronógrafos Dubois-Depraz. Ese fue el origen del calibre Chrono-Matic, llamado Calibre 11 por TAG Heuer, tal como conté en la historia de la marca. Y, por su cuenta, Zenith con El Primero, un nombre apropiado porque fue el primero que se mostró al público en enero de 1969. Al contrario del Chrono-Matic, que era una mezcla de un movimiento base de tres agujas con un módulo de cronógrafo integrado, el motor de Zenith se desarrolló desde cero, y con varias soluciones interesantes: mecanismo automático, rueda de pilares y embrague horizontal y una frecuencia de 5 hercios.

Los años 70, sin embargo, pudieron significar el final de este movimiento, ya que los relojes de cuarzo se hicieron omnipresentes y sumieron a la industria suiza en una profunda crisis. Zenith fue vendida a la empresa americana Zenith Radio Corporation, que decidió terminar con la fabricación de El Primero para centrarse en los relojes de cuarzo.

Cuando Charles Vermot, especialista de la casa en los cronógrafos, se enteró de esa decisión, tomó él otra, igual de arriesgada: noche tras noche guardó las matrices de las piezas -un total de 150-, los planos técnicos y los utillajes en una pequeña habitación que luego se tapió.

El relojero de Zenith Charles Vermot

Gracias a ello, cuando en los años 80 la compañía quiso retormar la fabricación del movimiento no fue necesario empezar de cero: el propio Vermot reveló dónde estaba todo escondido. Al principio se produjo para Ebel, y después lo incorporó Rolex para sustituir el Valjoux 72 que alimentaba a su Daytona, en lo que se conoce como el Rolex calibre 4030.

Más allá de su importancia histórica, la longevidad del El Primero habla por sí misma. Después de 50 años el calibre se sigue vendiendo, con algunas modificaciones sólo para ganar fiabilidad y precisión y manteniendo su estructura básica. Hay que tener en cuenta, sin embargo, que El Primero es un movimiento, no un reloj. Cuando apareció no había un “reloj El Primero”, sino que se lanzaron tres relojes con el mismo movimiento dentro. Sin duda el más famoso es el A386, el único con una caja redonda y que es la base de los actuales El Primero “Clásicos” de 38 mm. Este modelo, con el conocido trío de subeferas de colores y superpuestas, es la base de los modelos Revival de acero y oro lanzados este año como parte de la celebración del 50 aniversario.

Zenith El Primero A385 y A386
Zenith El Primero A385 y A386 originales de 1969

El segundo modelo de esta colección, El Primero A385, presentaba una caja con forma de cojín, típica de los relojes de finales de los 60 y primeros de los 70. Por último, el A384 presentaba la misma forma de cojín y una esfera Panda con acentos rojos. Esa fue la inspiración para el reloj que presentamos hoy.

ZENITH EL PRIMERO A384 REVIVAL

Al igual que con la fiel reedición del A386 (en acero, porque el reloj nunca existió en oro), con el Zenith El Primero A384 Revival la casa busca al autenticidad. La idea es reproducir todo el original, adoptando “ingeniería inversa”, según la cual cada componente es igual que el modelo primigenio. Cada uno fue digitalizado para poder ser reproducido de manera exacta, de forma que el resultado es una pieza que es y parece realmente retro, y no simplemente “inspirada en”.

La caja retiene el diámetro de 37 mm y la altura original de 12,60 mm. No debe haber sido demasiado problema porque ambos relojes están equipados con el mismo movimiento base.

Aunque 37 mm pueda parecer pequeño en las piezas modernas, en el caso del Zenith El Primero A384 Revival tiene todo el sentido y de hecho contribuye al encanto de la pieza. La caja de acero esta conformada y acabada fielmente, con su forma de cojín, sus facetas pulidas y las superficies superiores cepilladas. Aunque que reloj reproduce el encanto de primeros de los 70, no se nota frágil o pasado de moda (como ocurre con otros relojes de este estilo).

Zenith, sin embargo, ha hecho concesiones menores a la modernidad y el Zenith El Primero A384 Revival está equipado con un cristal de zafiro en vez de uno acrílico, y hay otro en la trasera en vez de una tapa ciega. El resto permanece como debe ser.

La esfera del reloj también se ha reproducido fielmente, sin falsa pátina porque el Zenith El Primero A384 Revival quiere recordar lo que fue en 1969. La esfera blanca lacada en mate presenta la misma configuración panda, con registros en negro, escala taquimétrica en la periferia y acentos rojos. Las manecillas, índices e inscripciones están también muy cerca de lo que había en el A384 original.

Y por eso Zenith también ha relanzado otro elemento icónico de sus relojes de 1969: el brazalete de eslabones. Entonces lo fabricaba Gay Frères con eslabones centrales abiertos. La actual se siente como aquella, a cambio de parecer menos robusta que los brazaletes de acero actuales. Pero es indudable que añade mucho encanto a la nueva versión.

El Zenith El Primero A384 Revival está equipado con un El Primero Calibre 400, que sigue funcionando a 5 hercios y tiene 50 horas de reserva de marcha, pero con mejor durabilidad y precisión cronométrica.

PRECIO Y DISPONIBILIDAD

El nuevo Zenith El Primero A384 Revival estará disponible con una correa negra de aligátor o, como recomendamos encarecidamente, con el brazalete que traemos a este artículo. Su precio es de 7.900 euros y NO es una edición limitada, lo que es muy buena noticia para todos, especialmente sabiendo que es la última de las referencias de aniversario. Más información en Zenith.es.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies