En vivo: Audemars Piguet [Re]master01 Selfwinding Chronograph

Una excelente reinterpretación de un modelo de los años 40, con una preciosa caja y esfera y un calibre a la última

El Audemars Piguet [Re]master01 Selfwinding Chronograph, en la muñeca
El Audemars Piguet [Re]master01 Selfwinding Chronograph, en la muñeca

Audemars Piguet lleva un año muy silencioso. Y no me refiero desde que comenzó 2020, sino desde el final del SIHH de 2019, que a la postre fue el último al que acudió y el último con ese nombre, porque a partir de 2020 se llama Watches & Wonders. Lo que iba a ser una despedida gloriosa porque la casa presentaba su nueva y esperada colección -llamada Code 11.59- se convirtió en una pesadilla de críticas (tal como conté en este vídeo) que dejó a la marca muy tocada. Ciertamente noviembre supuso una más que necesaria árnica, porque AP ganó en tres categorías. Una de las cuales, además era el premio mayor (aquí están todos los ganadores).

Y así llegamos a este terrible año en el que todo el mundo se ha parado y en el que, de repente, se ha presentado este Audemars Piguet [Re]master01 Selfwinding Chronograph. Un lanzamiento absolutamente inesperado y que nos ha encandilado a todos. Es la recreación de un modelo de los años 40, que a primera vista parece que AP ha copiado casi al detalle, pero que tiene algunas diferencias sustanciales.

INSPIRADO EN EL CRONÓGRAFO «DE LÁGRIMA» DE 1943

El Royal Oak de 1972 marcó un inmenso paso en la historia de Audemars Piguet, siendo el reloj que puso en marcha la familia del reloj deportivo de lujo en acero. También es un reloj que alteró drásticamente el rostro de la empresa, cambiando de elegantes relojes de vestir fabricados bajo pedido a la producción de relojes deportivos más audaces. Seguían siendo de alta relojería, pero con una vocación diferente. Pocos podrían saber que, hasta 1951, todos los relojes fabricados por Audemars Piguet eran únicos – había modelos producidos en múltiples variaciones, pero todos diferían en la esfera o en el uso de materiales.

Fotografía 1533 de Audemars Piguet

Si miramos hacia atrás en lo que era Audemars Piguet antes del Royal Oak, tenemos que recordar que la marca (parte de la Santísima Trinidad de la relojería) fabricaba algunos de los mejores cronógrafos y calendarios perpetuos. Estos cronógrafos de muñeca de Audemars Piguet son muy raros. Según la marca, sólo se hicieron 307 ejemplares entre los años 30 y 1950, una época que conocemos como la edad de oro de los cronógrafos delgados, con movimientos de cuerda manual, diseños originales y esferas espléndidas.

En este período, Audemars Piguet estaba fabricando cronógrafos de vestido muy refinados. Uno de los mejores ejemplos es el pre-modelo 1533 (nota del editor: en aquellos tiempos los números de referencia no existían todavía, por lo que el reloj está aquí catalogado como «Fotografía 1533»). En ese entonces, el cronógrafo aún no era el reloj deportivo que conocemos hoy en día (esto ocurriría a finales de los 50 y principios de los 60).

El Audemars Piguet 1943 «Teardrop» («Lágrima», en español) es el ejemplo perfecto de un cronógrafo de alta gama de la década de 1940. En primer lugar, tiene una caja de 36 mm, y sorprendentemente, en este caso podría ser pedido en una combinación de acero inoxidable y oro rosa, (como el Audemars Piguet [Re]master01 Selfwinding Chronograph actual). En segundo lugar, presentaba unas atractivas asas de lágrima que, junto con el numeral 12, recuerdan a la era Art Déco.

El cronógrafo original "de lágrima" de 1943

Otro elemento relativamente raro para la época eran los cronógrafos de 3 contadores, como éste. La esfera del modelo vintage que sirvió de inspiración se hizo en un color rosa-champán único con agujas de cronógrafo azuladas. De este modelo se hicieron sólo 3 unidades en 1941.

Este cronógrafo Audemars Piguet estaba propulsado por un movimiento de cuerda manual, el conocido calibre 13VZAH de 22 rubíes, fabricado por Valjoux, un clásico movimiento de rueda de pilares y embrague horizontal. La presente pieza ha aparecido al menos dos veces en el circuito de subastas. Primero en 2013 con Sotheby’s y vendido por 115.000 francos y luego de nuevo en 2015 con Phillips y vendido por 305.000 francos. Este mismo reloj, ahora en manos de la Colección Audemars Piguet Heritage, ha sido «remasterizado» en un paquete moderno para convertirse en el Audemars Piguet [Re]master01 Selfwinding Chronograph.

EL CONCEPTO [RE]MASTER

Comencemos por lo que el Audemars Piguet [Re]master01 Selfwinding Chronograph no es. No es una fiel reedición vintage de un reloj existente. La propia marca así lo dice. Este reloj no pretende ser una copia 1 a 1. Entonces, ¿qué es? Según Michael Friedman, el hombre a cargo de Complicaciones en Audemars Piguet, que también está asesorando en Heritage, este reloj está destinado a ser una encarnación del siglo XXI de un glorioso reloj vintage con múltiples elementos para convertirlo en una pieza técnicamente contemporánea.

De ahí el nombre [Re]master. Al introducir la última tecnología de la marca, la comodidad de un movimiento automático y proporciones contemporáneas en un reloj que evoca la rica herencia de la marca, el original ha sido «remasterizado». Es otra manera de explicar un concepto ya conocido.

Audemars Piguet [Re]master01 Selfwinding Chronograph

La mayoría de los relojes de inspiración vintage que vemos en el mercado hoy en día se basan en las décadas de 1950 y 1960. Las décadas anteriores y posteriores están algo infravaloradas, concentrándose en los relojes deportivos de los veinte años siguientes a la Segunda Guerra Mundial. Y es comprensible, ya que estas dos décadas han producido algunos de los relojes más bonitos que podamos pensar. Vio el nacimiento del reloj de buceo, el auge del cronógrafo deportivo, los relojes de los pilotos civiles y, en general, la era del reloj-herramienta.

Sin embargo, las décadas de 1930 y 1940 también tienen su cuota de bellezas. Al contrario de la era del reloj-herramienta, el período anterior a la Segunda Guerra Mundial fue el hogar de la creatividad y la elegancia, con múltiples expresiones de formas de caja y diseños de esfera. Y este reloj rinde homenaje a los relojes Art Déco de la manufactura.

AUDEMARS PIGUET [RE]MASTER01 SELFWINDING CHRONOGRAPH

La caja bitono del Audemars Piguet [Re]master01 Selfwinding Chronograph

La caja está claramente inspirada en la forma del 1533. Con una forma que llamamos «de guijarro» redondeado, completamente pulido y con un bisel alto, es fiel al original. También lo son las asas, cortas y con forma de lágrima. Es una forma bastante inusual, única en las décadas de 1930 y 1940 y que le da a este reloj su identidad. Mirando el lateral del reloj podemos ver una combinación de dos materiales, oro rosa de 18k para el bisel, la corona y pulsadores, y acero inoxidable para la caja principal, el fondo de caja y las asas.

Audemars Piguet decidió conservar los típicos pulsadores «navette» (el nombre viene de un pastelillo francés) y la corona de gran tamaño, pero con un perfil delgado, elementos clásicos en los cronógrafos vintage.

Audemars Piguet [Re]master01 Selfwinding Chronograph

La combinación de acero y oro rosa es bastante inusual, ya que no es el tipo de materiales que a uno se le ocurriría al crear un reloj inspirado en la década de 1940. El acero completo o el oro amarillo completo habrían sido las opciones más fáciles, pero este combo de acero y oro (algo que la mayoría de nosotros vemos como un estilo de la década de 1980) es una elección deliberada de Audemars Piguet.

No sólo se hace eco del reloj original, sino que también es una audaz para diferenciar el reloj. Alguno sin duda hubiera preferido un reloj de acero con una esfera en tono plateado, pero no cabe duda de que Audemars sorprende con este primer reloj [Re]master y lo diferencia de la multitud.

El Audemars Piguet [Re]master01 Selfwinding Chronograph, puesto

Lo mismo se puede decir de la esfera del Audemars Piguet [Re]master01 Selfwinding Chronograph. Evoca el pasado, pero también integra las características modernas requeridas por la implementación de un movimiento moderno. Sin embargo, aparte del cambio de posición obvio de las subesferas (su ubicación es diferente y también lo es su posición en la esfera, ya que las dos subesferas no se colocan exactamente en el eje 3-9, sino ligeramente por encima) el estilo de la esfera vintage ha sido respetado. Las manecillas, las fuentes, las superficies y los colores son los legítimos y los detalles más pequeños se han reproducido maravillosamente.

Esfera del Audemars Piguet [Re]master01 Selfwinding Chronograph

La esfera tiene una superficie lisa cepillada verticalmente, como la original, con un color dorado amarillo (o champán oscuro…). Es uno color mucho más sutil de lo que parecía viendo las fotos oficiales. Dependiendo de la luz ambiental y los reflejos, la esfera cambia de un color de champán claro a un tono dorado oscuro y envejecido (casi ámbar). Para mostrar la hora, Audemars Piguet también ha mantenido las manecillas rectas de bastón en oro amarillo pulido, que son sorprendentemente fáciles de leer.

Todas las indicaciones del cronógrafo se muestran gracias a las agujas de acero azulado, que coinciden con la escala del taquímetro azul en la periferia de la esfera. La ejecución de la esfera es impresionante, con fuentes cuidadosamente definidas y agujas de oro bellamente ejecutadas. Y para mantenerse fiel a la 1533, la marca decidió no añadir una ventana de fecha.

Detalle de la esfera del Audemars Piguet [Re]master01 Selfwinding Chronograph

Un detalle importante: el [Re]master01 cuenta con la firma «Audemars Piguet & Co. Genève». Desde 1885 hasta mediados de la década de 1970, Audemars Piguet tuvo un taller en Ginebra para estar más cerca de sus clientes y facilitar la distribución dentro y fuera de Europa. Como homenaje a la pieza original, la marca optó por mantener este logotipo histórico.

Para mover este Audemars Piguet [Re]master01 Selfwinding Chronograph la casa ha usado su último movimiento de cronógrafo, presentado en el Código 11.59. Este moderno movimiento automático es técnicamente impresionante y cuenta con las soluciones más modernas. El calibre 4409 de 32 mm de diámetro, cuenta con una rueda de pilares y embrague vertical. Específicos de este movimiento son los tres martillos gemelos y muelles de martillo. Los martillos son responsables de restablecer las manecillas. Los tres muelles de martillo son casi idénticos y se colocan uno al lado del otro. el resultado es un funcionamiento suave y exacto.

Calibre 4409 del Audemars Piguet [Re]master01 Selfwinding Chronograph

También es importante tener en cuenta que calibre 4409 es un cronógrafo flyback, lo que significa que puede ser puesto a cero y reiniciado al instante con una sola presión del pulsador. La reserva de marcha es muy cómoda, porque llega a 70 horas, y el movimiento funciona a 28.800 alternancias a la hora (4Hz). La decoración incluye satinado recto y circular, Côtes de Genève y perlage a ambos lados de los puentes, incluso en las áreas ocultas. Los puentes cuentan con grandes chaflanes, perfectamente pulidos con diamante. Los grabados tienen tonos dorados. El rotor de oro 22K está decorado con un patrón guilloché.

Aunque algunos puristas argumentarán que este movimiento está lejos del ébauche de Valjoux que se encuentra en el 1533, sin embargo, se ajusta al concepto [Re]master01. Además de eso, permite el equilibrio de la esfera con sub-esferas bien espaciadas. Una última nota sobre el movimiento: es grande y llena por completo la caja. Hay algo muy satisfactorio al ver un gran movimiento en un reloj relativamente pequeño. Es lo suficientemente poco habitual como para que merezca ser mencionado.

Detalle del calibre 4409 del Audemars Piguet [Re]master01 Selfwinding Chronograph

El [Re]master01 se lleva con una correa de cuero informal de color marrón claro, que una vez más añade encanto del reloj: también se añade una correa de aligátor marrón adicional en la caja de presentación, pero seguramente le da al reloj una presencia demasiado formal.

El Audemars Piguet [Re]master01 Selfwinding Chronograph es una edición limitada a 500 unidades, con un precio de 54.400 euros. Claramente compite con el Vacheron Cornes de Vache, cuya versión en acero (que vimos aquí en vivo) cuesta 41.900 euros, mientras que la versión de oro rosa cuesta 58.100 euros. Seguro que AP lanzará nuevos Re-Master, lo que sería una excelente manera de recuperar relojes históricos. Más información en AudemarsPiguet.es.

Así queda el Audemars Piguet [Re]master01 Selfwinding Chronograph

Artículo original de Monochrome-Watches.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies