Omega Seamaster 300 oro bronce, un nuevo material para un precioso reloj

Una nueva aleación exclusiva que va mucho más allá del bronce

Omega Seamaster 300 oro bronce
Omega Seamaster 300 oro bronce

Ayer presenté los nuevos Seamaster 300 41 mm (un acierto pleno, en mi opinión). Pero dentro de la colección está también este Omega Seamaster 300 oro bronce, que tiene toda la belleza de sus hermanos de colección, pero sobresale por la singularidad de su construcción. Está basada en una nueva aleación creada por Omega, que seguro va a tener un futuro muy exitoso: el oro bronce.

Omega se ha propuesto tener su propia panoplia de materiales preciosos. Uno pensaría que eso estaría reservado para las relojeras de más alto nivel, pero sin duda Omega quiere ocupar el lugar singular que le corresponde, y para eso se distancia de las demás marcas en cuanto a excelencia técnica (con sus calibres Master Chronometer) y también en la creación de metales propios. Y es particularmente significativo en el caso del oro: Ya tiene el oro Sedna -su propio oro rosa-, que se puede ver en vivo en estos Constellation, el oro Canopus, su oro blanco que usa, por ejemplo, el nuevo Moonwatch, y el oro Moonshine, un oro amarillo aparecido en 2019 con el Speedmaster Apollo 11 50th Anniversary. Y ahora ha dado un paso más.

ORO BRONCE

Vista frontal del Omega Seamaster 300 oro bronce

El Oro Bronce se desarrolló específicamente para producir una estética y un brillo agradables, al tiempo que ofrece una aleación de bronce que puede llevarse en contacto directo con la piel, gracias a su singular composición. Esta aleación crea un color único que se sitúa exactamente entre el Moonshine y el Sedna.

Aunque obviamente Omega no dice la composición exacta, los porcentajes aproximados son: un 50% de cobre, un 37,5% de oro, algo más de un 5% de plata, algo menos de 5% de paladio y lo mismo para el galio, utilizado en este caso para que la aleación resultante sea más fácil de mecanizar. El paladio y la plata dan un brillo especial y además permiten que se pueda pulir la pieza, cosa que con el bronce que se ha venido usando habitualmente no ocurre. Además evitan que se cree verdín, de manera que la pátina que se forme se parecerá mucho al color original de cuando se compró, evitando así sorpresas desagradables.

Además, como el oro bronce es hipoalergénico, se abre la posibilidad de que haya incluso brazaletes del mismo material, aunque eso está por verse. En cualquier caso, todo un hallazgo que hace de este Omega Seamaster 300 oro bronce una preciosidad.

Proporción de materiales en el Omega Seamaster 300 oro bronce

Por lo demás, el reloj conserva los 41 mm de diámetro y una altura de 14,4 mm (aunque casi 2 mm se van en el cristal de zafiro). Bisel unidireccional de cerámica (no de aluminio como los otros Seamaster 300) con los numerales, índices y punto a las 12 con Super-LumiNova. Nueva corona cónica y roscada con la letra Ω en relieve. El cristal de zafiro está abombado y tiene un tratamiento antirreflejos en el interior.

Vista lateral del Omega Seamaster 300 oro bronce

La esfera tiene un color de bronce oxidado. Es tipo «sandwich», con dos capas: la primera, en la que se ha recortado el hueco de índices y numerales y que posteriormente rellena a mano con Super-LumiNova color «vintage» (pero con brillo en azul). La segunda tiene los numerales calados para dejar pasar el pigmento, dando así sensación de profundidad. Lo que también varía es el segundero, que se mantiene en forma de punta de flecha (no en piruleta como los modelos recién lanzados). Las manecillas están recubiertas de PVD del mismo color, y también tienen Super-LumiNova (la de hora brilla en azul y la de minutos en verde).

Esfera del Omega Seamaster 300 oro bronce

Por supuesto el Omega Seamaster 300 oro bronce integra un calibre con certificación Master Chronometer, el 8912. Como tal tiene un volante coaxial, espiral de silicio, doble barrilete para una reserva de marcha de 60 horas y una resistencia a campos magnéticos de hasta 15.000 Gauss. Y es visible a través del zafiro posterior. Y, como el oro bronce no causa alergias, la tapa trasera es del mismo material.

Calibre 8912 del Omega Seamaster 300 oro bronce

El Omega Seamaster 300 oro bronce se presenta con una correa del piel con hebilla también de oro bronce con el logotipo grabado. Y, por supuesto, la garantía de 5 años de la marca. Tiene un precio de 11.500 euros y ya está disponible. Más información en Omega.es.

Omega Seamaster 300 oro bronce
CONTACTA CON NOSOTROS



    Síguenos