Frederique Constant Slimline Monolithic Manufacture. Un calibre con una frecuencia de 40 Hercios

Una auténtica revolución, que además se ofrece a precios muy asequibles

Frederique Constant Slimline Monolith Manufacture azul
Frederique Constant Slimline Monolith Manufacture azul

Esto si que es un golpe en la mesa. De hecho es más: es cambiar la mesa, directamente. El nuevo Frederique Constant Slimline Monolithic Manufacture es un cambio radical en la forma de entender los movimientos relojeros. En 2017 Zenith presentó el Defy Lab, que sustituía el volante por un oscilador que se movía a 15 hercios. Pero en realidad el reloj no llegó a ningún sitio. Sin embargo Frederique Constant ha incorporado un oscilador que se mueve nada menos que a 40 hercios, y lo hace no en prototipos, sino en relojes que se venden ¡a precios terrenales!

Así queda el Frederique Constant Slimline Monolith Manufacture

NOCIONES BÁSICAS DEL CAMBIO QUE SUPONE EL FREDERIQUE CONSTANT SLIMLINE MANUFACTURE

La forma en que se regulan los relojes de pulsera mecánicos apenas ha cambiado en siglos. Para ser más precisos, no desde la invención del volante que conocemos de sobra. El principio de funcionamiento básico es el siguiente: La energía es almacenada por el muelle real dentro del barrilete. Se libera a través del tren de engranajes que mueve las manecillas . La velocidad a la que giran los engranajes está controlada por el regulador que comprende el escape y el oscilador. El escape transfiere energía al oscilador (el volante y su espiral) a través de impulsos. A cambio, el oscilador regula el escape. Sus oscilaciones desbloquean el escape a un ritmo regular, lo que permite que los engranajes giren y el muelle real se desenrolle progresivamente.

Escape suizo tradicional
También se puede ver en este vídeo

Hoy en día, la gran mayoría de los relojes están regulados por un escape de áncora suizo y un volante. Muy pocos relojeros han desafiado este tipo de regulador. Aunque han aparecido algunos nuevos escapes en el pasado, el escape escape Co-Axial de Omega es el único otro tipo de escape que se producía a escala industrial (hasta la llegada del nuevo escape de doble impulso de Seiko). Aparte de conceptos raros no comercializados, el volante tradicional sigue siendo la base para los relojes de pulsera mecánicos.

Esto da una medida de la importancia del con que nos sorprende el Frederique Constant Slimline Monolithic Manufacture. Desarrollar una nueva tipología de oscilador significa explorar un territorio desconocido. Para ello, Frederique Constant utilizó una tecnología que no es nueva en sí misma, pero cuya aplicación en el campo de la relojería ofrece un potencial asombroso: los mecanismos compatibles, también conocidos como mecanismos flexibles o sistemas monolíticos (de ahí el nombre del reloj). Son mecanismos que logran la transmisión de fuerza y ​​movimiento a través de la deformación del cuerpo elástico. Obtiene parte o todo su movimiento de la flexibilidad relativa de sus miembros en lugar de solo las articulaciones de cuerpo rígido. Pueden ser estructuras monolíticas (de una sola pieza) o sin juntas. Uno de los ejemplos más antiguos del uso de estructuras compatibles es el arco y la flecha.

Ajuste del oscilador

El uso de este oscilador sustituye 26 piezas por una sola fabricada en silicio, flexible y resistente a los golpes y vibraciones. La ausencia de acoplamiento mecánico elimina todo contacto, holgura, fricción, desgaste y lubricación. Además el oscilador integra dos contrapesos (en color gris en la foto de arriba) que permiten la regulación centesimal del mismo.

El diseño revolucionario oscila con una amplitud baja de solo 6 grados (en comparación con ~ 300 grados para un volante normal). Puede alcanzar una frecuencia impresionante de 40Hz (o 288.000 alternancias/hora) en comparación con los 4Hz (28.800 alternancias/hora) en la mayoría de los movimientos mecánicos modernos, incluidos los calibres de fabricación tradicionales producidos por Frederique Constant.

En un movimiento mecánico regular que late a 28.800 alternancias por hora, el segundero realiza ocho «saltos» para completar un segundo. Con el calibre FC-810 Monolithic Manufacture, el segundero realiza 80 saltos por segundo. Ofrece el movimiento más suave posible de un segundero, ya que hace tictac más rápido de lo que el ojo humano puede ver.

Así se mueve el oscilador

El Frederique Constant Slimline Monolithic Manufacture no es el primer oscilador de flexión: el Parmigiani Senfine, el Ulysse Nardin Freak Next, el Zenith Defy Inventor son otros ejemplos notables. Sin embargo, el oscilador monolítico incorpora varias innovaciones en relación con su diseño y geometría. El áncora se incorpora al oscilador y, por primera vez, esta función se integra en los flexores.

Movimiento del oscilador

Esto permitió una reducción sustancial en el tamaño, al tiempo que mantuvo todas las funciones en una fina capa de silicio que mide 9,8 mm de diámetro y 0,3 mm de grosor, con partes más delgadas que un cabello humano.

Montando el oscilador del Frederique Constant Slimline Monolith Manufacture

Como era de esperar, el silicio es el material perfecto para fabricar un componente tan vanguardista. El proceso de fabricación DRIE permite la producción de formas complejas y ultraprecisas. DRIE viene Deep reactive-ion etching, o Grabado profundo de iones reactivos, que permite la creación de componentes de alta precisión con geometría compleja. Realizado en taller limpio, se basa en una oblea de silicio que se cubre con resina fotosensible que se ilumina a través de una máscara. Los componentes se pueden grabar con precisión a nivel submicrométrico.

Con las propiedades tribológicas del silicio, no se requiere lubricación y el desgaste es mínimo. No tiene efecto de fatiga y, además, es un material ligero y antimagnético. El oscilador monolítico está hecho de silicio monocristalino recubierto con una capa de óxido de silicio (de ahí su color cambiante).

El Frederique Constant Slimline Monolith Manufacture con esfera plateada

CALIBRE REDISEÑADO

Junto con este oscilador revolucionario, el equipo de desarrollo de Frederique Constant tuvo que desarrollar un nuevo movimiento capaz de hacer frente a la velocidad vertiginosa de su frecuencia. El resultado es el nuevo movimiento automático FC-810, el calibre número 30 de los que ya ha desarrollado Frederique Constant hasta hoy. Para manejar la frecuencia, el tren de engranajes tuvo que ser rediseñado y se equipó con una cuarta rueda (en lugar de tres tradicionalmente). A pesar de la frecuencia de 40Hz, viene con una reserva de marcha de 80 horas. Esto es debido a que la delgadez del oscilador y la ausencia de fricciones hace que el conjunto sea más eficiente, y por tanto aumenta la reserva de marcha.

Escape tradicional frente al nuevo sistema con oscilador del Frederique Constant Slimline Monolith Manufacture

Dada la naturaleza sin precedentes del escape, los dispositivos Witschi tradicionales que se basan en el tictac del movimiento no funcionan. Para calcular la tasa promedio en segundos por día, se utilizan cámaras láser que toman 250.000 imágenes por segundo.

El oscilador monolítico es el resultado de un proyecto de desarrollo conjunto de tres años entre los equipos de Frederique Constant y Flexous, una empresa de tecnología de relojería independiente ubicada en Delft, Países Bajos, que se especializa en piezas de relojes flexibles.

Frederique Constant Slimline Monolith Manufacture en oro y en acero

El primer modelo impulsado por este movimiento revolucionario es el Frederique Constant Slimline Monolithic Manufacture. Presentado en una caja redonda de 40 mm, el nuevo reloj viene con un atuendo bastante clásico, típico de la casa. Tiene una decoración con clavos de París y números romanos impresos combinados con manecillas de estilo Breguet. Sin embargo, la apertura a las 6 en punto ofrece una vista del revolucionario oscilador. Recordemos que fue Frederique Constant la primera marca en abrir la esfera sobre el volante, algo que después ha sido muy imitado. La fecha del puntero a las 12 en punto aporta una agradable simetría al diseño de la esfera.

Frederique Constant Slimline Monolith Manufacture de oro

Si damos la vuelta al reloj nos encontramos con un cristal de zafiro que ofrece una vista sin obstáculos del nuevo calibre FC-810. La decoración es tradicional con Côtes de Genève y perlado. La masa oscilante está esqueletizada para entorpecer lo menos posible. El movimiento es muy cercano en arquitectura a los movimientos tradicionales de fabricación de la marca, pero sin el órgano regulador, por supuesto.

El calibre del Frederique Constant Slimline Monolith Manufacture

El Frederique Constant Monolithic Slimline Manufacture se ofrecerá primero en tres ediciones limitadas: 810 piezas en acero inoxidable con esfera azul, 810 piezas en acero inoxidable con esfera plateada y 81 piezas en oro rosa de 18k. El precio se fija en 4.495 euros en acero y 14.495 euros en oro. No cabe duda que este revolucionario calibre se incorporará en más modelos de la casa, y quién sabe si también en otras marcas del grupo. Hay más información en FrederiqueConstant.es.

Así se ve el nuevo oscilador del Frederique Constant Slimline Monolith Manufacture
Así queda el Frederique Constant Slimline Monolith Manufacture

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies