Patek Philippe 5236P. Un Calendario Perpetuo completamente nuevo

Un calendario perpetuo con una forma única de leer la fecha, que supone una gran innovación técnica

Patek Philippe 5236P
Patek Philippe 5236P

Patek Philippe domina tanto el arte de la relojería que todo lo que hace se le da por supuesto. Lo ha hecho todo y a menudo ha sido el primero en hacerlo, estableciendo así la norma para los demás. Y eso es así porque su espíritu es de siempre mejorar lo existente, buscar lo que no se ha hecho e inventarse cosas sólo por el puro disfrute -y el reto- relojero. Este Patek Philippe 5236P es todo eso: mejora la complicación de calendario perpetuo, crea una nueva forma de funcionamiento, y es una auténtica gollería relojera, un objeto de deseo instantáneo para todo el que lo ve.

La esfera satinada del Patek Philippe 5236P

A primera vista el Patek Philippe 5236P se podría confundir con una versión de alguno de los calendarios perpetuos que tiene Patek con ventanas en la mitad superior de la esfera. Incluso con esta maravilla que vimos en vivo, por ejemplo. Sin embargo, si nos paramos a mirarlo de cerca -lo que no cuesta ningún trabajo, dado lo bonito que es- nos damos cuenta de que todas las indicaciones se muestran en una sola línea de texto ininterrumpida, de manera que parece que estamos leyendo una línea de texto sobre un papel verjurado. Para eso PP ha utilizado 4 discos no superpuestos, así como un movimiento completamente nuevo con 3 patentes.

Patek Philippe P-1450 de 1972
Patek Philippe P-1450 de 1972

Esta notación «panorámica» es poco habitual, pero no nueva: Patek Philippe tomó la inspiración de relojes de bolsillo para el mercado americano que tenían esta indicación lineal. En concreto, la base del reloj que vemos hoy es el P-1450 de la foto superior, y que está en el Museo Patek Philippe en Ginebra. Pero un reloj de bolsillo es muy grande y tiene espacio para incluir desarrollos mecánicos. No es el caso de este Patek Philippe 5236P, que tiene una caja de 41,3 mm de diámetro y 11,5 de altura.

La principal ventaja de esta visualización, además de aportar una esfera muy limpia, es ofrecer una visión intuitiva de la indicación del calendario, con una lectura que resulta natural (día, fecha y mes). Para garantizar esta visualización, los relojeros de Patek tuvieron que diseñar un sistema con dos discos de fecha, uno para las decenas y otro para las unidades. Así pues, la indicación del calendario consta de cuatro discos, uno para el día, dos para la fecha y uno para el mes, los cuatro perfectamente encajados en el mismo plano. Si se hubiera replicado la fecha como la tenía el reloj de bolsillo, de un solo disco, habría resultado poco legible.

Detalle del mecanismo de calendario del Patek Philippe 5236P

El aspecto más innovador del del Patek Philippe 5236P es la pantalla con cuatro discos giratorios, que asegura una legibilidad optimizada y un consumo mínimo de energía. Como explica la marca, «Este dispositivo ha exigido por sí solo la incorporación de 118 componentes respecto de una indicación de calendario perpetuo clásica –entre ellos varios puentes y múltiples rodajes totalmente empedrados, y consecuentemente menos golosos en energía, principalmente en lo que se refiere al accionamiento de los dos discos de la fecha. Con el fin de que todas las indicaciones aparezcan en el mismo plano, sin ninguna superposición, los constructores de Patek Philippe han desarrollado un sistema de indicación compuesto de dos “dobles rodamientos de bolas coplanares” que ha sido objeto de una solicitud de patente. La seguridad a nivel de la indicación de la fecha así como la perfecta sincronización entre los dos discos se han visto reforzadas mediante un sistema de “anti doble salto” de las unidades que evita el doble salto de la fecha en caso de choque o durante una corrección (segunda solicitud de patente). Por lo que se refiere al salto del 31 al 1º del mes siguiente, éste ha sido objeto de una tercera solicitud de patente para un mecanismo que permite inmovilizar la unidad, gracias principalmente a una estrella de 31 a la que se le han suprimido dos dientes».

Ventana de calendario del Patek Philippe 5236P

Para crear este nuevo Patek Philippe 5236P la marca ha desarrollado un nuevo movimiento, sobre la base del calibre 31-260 REG QA que se lanzó originalmente en 2011 dentro de este precioso Calendario Anual Regulador que vimos en vivo. Aunque mantiene el diámetro y la altura del movimiento básico (31,74 x 2,60 mm, de ahí la denominación 31-260), el movimiento ha sido rediseñado con la implementación de un pequeño segundero a las 6 horas y, por supuesto, en la parte superior el mecanismo de calendario perpetuo con su indicación en línea. Por ejemplo, el par de torsión del barrilete se ha incrementado en un 20% y la potencia de cuerda se ha aumentado con un mini-rotor de platino que tiene más masa que el oro de 22 quilates que se utiliza normalmente para los mini-rotores de Patek Philippe. Además, una de las especificidades del movimiento de la ref. 5235 era su inusual frecuencia de 3,2 Hz, que aquí se ha aumentado a 4 Hz para mejorar la estabilidad de la marcha.

El calibre 31 260 PS QL del Patek Philippe 5236P

El Patek Philippe 5236P es, además de su excelencia técnica, una reloj elegante y moderno, cuya caja está hecha (como bien indica la P de su referencia) en platino 950. Las asas se combinan con un canto biselado, dando como resultado una pieza limpia y sobriamente atemporal. La caja está totalmente pulida, y el flanco de la caja presenta un pequeño diamante a las 6 horas, una característica clásica de la mayoría de los Patek de platino.

Lateral del Patek Philippe 5236P

En cuanto a la esfera, el calendario perpetuo aporta una disposición limpia, en la que la mayoría de las indicaciones se sitúan a las 6 horas, con el pequeño segundero y la subesfera de las fases lunares flanqueados por un indicador del año bisiesto y la indicación día/noche.

Ventana de fase lunar del Patek Philippe 5236P

La esfera de este Patek Philippe 5236P está realizada en un clásico color azul oscuro con un leve degradado, con una cepillado recto. La hora se lee gracias a unos delgados índices horarios y a las manecillas de bastón de oro blanco, todos facetados para favorecer su lectura. La minutería de ferrocarril también aumenta la sensación de precisión. Por último, el reloj se entrega con una correa de aligátor azul con cierre desplegable de platino. Todo el conjunto se puede definir en dos palabras: una maravilla.

El Patek Philippe 5236P se lanza como parte de la colección permanente y tendrá un precio de 113.200 euros. Más información en PatekPhilippe.es.

Patek Philippe 5236P
CONTACTA CON NOSOTROS



    Síguenos