Los Doxa SUB 300 Carbon COSC, con fotos en vivo y precios

Esferas coloridas, una caja superligera y un calibre cronómetro certificado

Doxa SUB 300 Carbon COSC
Doxa SUB 300 Carbon COSC

No cabe duda que Doxa es de esas marcas que polarizan: o te gustan sus formas, sus colores y sus manecillas, o no puedes con ellos. A mí me gustan porque tienen una personalidad distinta, muy definida, que les permite ir por su vereda sin que nadie pueda decir «se parece a éste». Haber mantenido contra viento y marea los diseños históricos le ha permitido crear su propio nicho. Estos Doxa SUB 300 Carbon COSC son variaciones de modelos ya existentes, pero con dos añadidos importantes.

Si los primeros relojes de buceo arquetípicos se remontan a los años 50 (con Blancpain, Rolex o Zodiac en particular), Doxa se hizo un hueco en la historia de los relojes de buceo a finales de los años 60. Cuando el buceo empezó a alcanzar el éxito comercial, Urs Eschle, jefe de desarrollo de productos de Doxa, imaginó un reloj asequible, diseñado con fines profesionales para la creciente comunidad de exploradores submarinos.

Un Doxa Sub 300 Vintage

En lugar de un producto de imitación, decidió empezar desde cero con el apoyo de un equipo de desarrollo que reunía a relojeros experimentados y buceadores profesionales… Y desde entonces, la forma distintiva del SUB 300, su doble bisel y su atrevida esfera se han convertido en un icono, y se han reeditado en múltiples ediciones.

DOXA SUB 300 CARBON COSC

Vista del Doxa SUB 300 Carbon COSC Searambler
Así queda el Doxa SUB 300 Carbon COSC Caribbean

Fabricada en carbono, la peculiar caja en forma de cojín del Doxa SUB 300 Carbon COSC mide 42,50 mm (ancho) x 45 mm (alto) x 13,40 mm (grosor). El bisel giratorio unidireccional de carbono forjado, que se eleva por encima de la caja para un mejor agarre, cuenta con la doble indicación de profundidad y minutos que la marca introdujo a finales de los años 60.

Doxa SUB 300 Carbon COSC Divingstar

Por aquel entonces, la tabla de inmersión sin descompresión de la Marina estadounidense era el sistema más autorizado. Doxa tomó la idea e incorporó dos escalas separadas en el bisel, un anillo de profundidad exterior y un anillo de minutos interior. Por último, el movimiento está protegido dentro de un contenedor de titanio, dotado de un fondo y una corona atornillados para garantizar la estanqueidad de 300 metros del modelo.

SUB 300 Carbon COSC Professional

Aunque sobre el papel las dimensiones podrían indicar un reloj relativamente grande, el Doxa SUB 300 Carbon COSC es en realidad un reloj muy cómodo en la muñeca, con unas medidas compactas de asa a asa. La caja de carbono no hace más que reforzar esta sensación de comodidad, ya que el reloj es ultraligero. Por último, la correa de caucho bien integrada proporciona un ajuste perfecto en la muñeca.

En la muñeca: Doxa SUB 300 Carbon COSC Divingstar

Bajo el cristal de zafiro abombado y tratado con un revestimiento antirreflectante, la esfera del Doxa SUB 300 Carbon COSC presenta índices pintados con inserciones de Super-LumiNova, al igual que las agujas, para una legibilidad óptima en todas las condiciones.

Detalle del segundero del Doxa SUB 300 Carbon COSC Divingstar

Como es de esperar de Doxa, se ofrecen en una amplia gama de colores brillantes, incluido el naranja característico de la marca. Por supuesto, se ofrecen los otros 5 colores clásicos: Black Sharkhunter, Silver Searambler, Navy Caribbean, Yellow Divingstar y Turquoise Aquamarine.

Doxa SUB 300 Carbon COSC Searambler

Doxa fue una de las primeras marcas en hacer uso de los colores, en contraste con los tradicionales relojes de buceo en blanco y negro. En particular este naranja radical que se incorporó con el objetivo de mejorar la legibilidad (aunque ya sabemos que no es así). Esta es una de las principales diferencias con la versión Carbon Aqua Lung del 2019, que venía equipada con una esfera de carbono.

Perfil del Doxa SUB 300 Carbon COSC Professional

No hay sorpresa en cuanto al movimiento: el Doxa SUB 300 Carbon COSC está impulsado por un calibre automático Sellita SW200, en una versión con certificación COSC, que atestigua su precisión cronométrica. No es nada del otro mundo, pero este movimiento de eficacia más que probada es un aliado preciso y fiable. Funciona a 28.800 alternancias/hora y tiene una reserva de marcha de 38 horas cuando se le da cuerda. Indica las horas, los minutos, los segundos y la fecha.

Trasera del Doxa SUB 300 Carbon COSC

El Doxa SUB 300 Carbon COSC se presenta con una selección de correas de caucho de diversos colores, distintivas de Doxa y muy bien integradas en la caja, a juego con la esfera (para las esferas azul marino, naranja, amarillo y turquesa), o en negro. En total, hay 10 versiones para elegir. La hebilla plegable es de acero recubierto de PVD negro y lleva el logotipo del pez Doxa. Cuenta con dos pares de pulsadores. Uno para abrir la hebilla, el otro para liberar la extensión del traje de buceo – con 6 posiciones, con más de un centímetro de extensión.

Cierre del Doxa SUB 300 Carbon COSC

Todos los relojes de la colección Doxa SUB 300 Carbon COSC forman parte de la gama permanente y tienen un precio de 3.790 euros, y están disponibles en el sitio web de la marca. Para más detalles y para consultar los demás colores disponibles, doxawatches.com.

En la muñeca: Doxa SUB 300 Carbon COSC Professional
El Doxa SUB 300 Carbon COSC Searambler puesto
El Doxa SUB 300 Carbon COSC Caribbean, puesto
El Doxa SUB 300 Carbon COSC Divingstar , sobre el pulso