En la muñeca: nuevo Rolex Air-King

Rolex-Air-King-4-Horasyminutos

Si quisiéramos poner un ejemplo de casa relojera discreta sin duda Rolex sería la elegida, a larga distancia de las demás. Las discusiones no son lo suyo (aunque sí de sus seguidores y sobre todo detractores), y su discurrir silencioso por la historia relojera es inversamente proporcional a su éxito. Sin embargo la polémica más notable este año en Baselworld la ha provocado la reedición de uno de sus modelos: el Rolex Air-King. Vamos a saber por qué.

Rolex-Air-King-frontal-Horasyminutos

Hans Wilsdorf, fundador de Rolex, nació en Alemania en 1881, pero en 1903 se trasladó a Londres y en 1908 creó la marca Rolex. Su relación con la aviación se estableció durante los años 30 y ya en 1933 la tripulación de la expedición Houston llevaba en su muñeca relojes Oyster mientra sobrevolaban por primera vez en la historia la cima del Everest, a más de 10.000 metros de altura. Un año después Owen Cathcart-Jones y Ken Waller realizan el vuelo Londres-Melbourne-Londres en tiempo récord, a bordo de un bimotor De Havilland “Comet” y utilizando un Rolex Oyster como cronómetro de a bordo.

Air-King original de 1945

Air-King original de 1945

Hans adquirió la nacionalidad británica y, cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, tuvo muy claro de qué lado estaba. Tanto es así que además de suministrar numerosos Rolex a los prisioneros de guerra británicos (a crédito), decidió honrar a quienes lucharon en la Batalla de Inglaterra  contra la Luftwaffe con diversos modelos de temática aérea. Las series “Air” incluyeron los Air-Lion, Air-Giant, Air-Tiger y la única que sobrevivió: la Air-King. Desde ese momento Rolex mantuvo el modelo en su colección, mejorándolo continuamente tanto en su aspecto exterior como en el calibre. La producción duró hasta 2014, momento en el que el modelo salió de la cartera de producto de la manufactura. No se supo el porqué… hasta Baselworld 2016, momento en el que volvió tan silenciosamente como se fue.

Rolex-Air-King-lateral-Horasyminutos

Hasta su “liquidación por reforma” de 2014 el Rolex Air-King -o, por usar su nombre completo, Rolex Oyster Perpetual Air-King- era el reloj de entrada de Rolex y, aunque su origen es la navegación aérea y por tanto estaba dentro de los relojes “deportivos” de la casa, en realidad tenía un aspecto mucho más de vestir que deportivo (si excluimos las versiones con numerales naranjas) y con tamaño pequeño (34 mm). El año pasado Rolex presentó los nuevos y preciosos Rolex Oyster Perpetual (que analizamos en esta entrada), que pasaron a convertirse en el nuevo reloj de entrada, con un tamaño de 39 mm y un aspecto serio pero con toques más informales. Es decir, venían a ocupar el terreno del Rolex Air-King. Había que reinventarlo.

Rolex-Air-King-perfil-Horasyminutos

¡Y vaya si lo ha hecho! Para empezar el diámetro de la caja ha pasado a ser de 40 mm, una medida contemporánea y que se ajusta a prácticamente todas las muñecas. Todo el reloj está realizado en acero 904L, la superaleación de acero usada por Rolex desde 1985 con un perfecto acabado, pulido en el bisel y satinado en la carrura y el brazalete Oyster.

Rolex-Air-King-perfil-1-Horasyminutos

Pero la mayor sorpresa y centro de todos los comentarios es la esfera. Sobre un fondo negro satinado se han pintado en blanco, a modo de horas,  unos numerales inspirados en los de la aviación militar de los 40 y bordeados por una minutería también en blanco. Los numerales 3, 6 y 9, tomados del Explorer, están hechos en oro blanco  pulido y aplicados. A las 12 un triángulo invertido y perfilado también con oro blanco está pintado con Chromalight, al igual que las manecillas. Son estas, junto con la esfera del segundero, las únicas partes de la esfera visibles en la oscuridad.

Rolex-Air-King-Chromalight-Horasyminutos

Bajo las doce aparece la corona y el nombre de Rolex en amarillo y verde respectivamente. Nunca habían tenido un color diferente en ningún modelo, y eso que el logotipo de la manufactura sí es bicolor. Además debajo del tornillo central de las manecillas se muestra el nombre del reloj con la misma grafía que se utilizó en los años 50, justo encima de la ya conocida leyenda “Cronómetro Superlativo Certificado Oficialmente”.

Rolex-Air-King-detalle-Horasyminutos

El conjunto crea un contraste muy llamativo y, para muchos puristas, no muy admisible. Para los que nos gustan los buenos relojes resulta un reloj moderno, que se sale del clasicismo de la marca para ofrecer un dinamismo que se echaba en falta en Rolex. Por añadidura el calibre que lo mueve, el 3131, está encapsulado en una caja de hierro dulce que lo protege de los campos magnéticos. Era un escudo habitual en relojes aeronáuticos, pero ahora en este mundo de teléfonos móviles e imanes por todos lados es incluso más útil. Además el reloj no sólo tiene el certificado de cronómetro, es que los propios controles de calidad de Rolex hacen que la tolerancia del calibre sea de -2/+2 segundos al día, mucho más exigente que los parámetros del laborario COSC. Se mueve a 4 hercios e integra un espiral Parachrom azul antimagnético para aumentar la fiabilidad y durabilidad del producto. Ello le permite a Rolex entregar el reloj con 5 años de garantía. Y de paso es hermético hasta 100 metros.

Rolex-Air-King-calibre-3131-Horasyminutos

¿Descubro algo nuevo si digo que este Rolex Air-King sienta muy bien en la muñeca? Pues no, porque no hay Rolex que no caiga como un guante sobre el pulso. Éste desde luego lo hace, y da gusto ponérselo. ¡Y qué placer da mover el puño y desvelar una esfera Rolex!

Rolex-Air-King-3-Horasyminutos

Como ya he dicho el Rolex Air-King solía ser el reloj de entrada de la casa. Ahora ese puesto lo ocupa el Oyster Perpetual (5.250 €), pero el Air-King tiene un precio de 5.700 euros que es 300 euros más barato que el nuevo Explorer, si bien con menos Chromalight. Pero con caja antimagnética y -creo yo- mucha más personalidad. Difícil elección. Más información en Rolex.com

Rolex-Air-King-2-Horasyminutos

Rolex-Air-King-1-Horasyminutos