Calidad y precio: Tres relojes para todos los días de Hamilton

 

Ahora que se acaba el verano y hay que volver al trabajo es el momento de elegir qué reloj nos va a acompañar en nuestro puesto. Traemos aquí una propuesta de tres relojes para todos los días de Hamilton: bonitos, funcionales y a buen precio.

 

Muchas veces me preguntan por relojes que no cuesten mucho, y para eso los de cuarzo son imbatibles. Pero el número de cuarzos es infinito, como lo es la calidad que muestran unos y otros. Aquí no voy a hablar de relojes de cuarzo muy baratos pero mal hechos, sino de aquellos que, costando algo más, garantizan durabilidad y sobre todo buena construcción. Para eso el grupo Swatch se las pinta solo-también en los relojes mecánicos baratos- y creo que estos tres relojes para todos los días de Hamilton son una opción muy buena.

BROADWAY DAY DATE

El primero de estos tres relojes para todos los días de Hamilton es el Broadway Day Date. Los Broadway son una colección nueva presentada por Hamilton el año pasado, que vimos en este artículo con fotos en vivo. La propuesta original, más seria, ha dado paso este año a una diversificación de modelos y a la introducción del cuarzo.

El usar modelos de cuarzo es normal en las marcas de nivel medio, porque tienen que llegar a cuanta más gente mejor. Lo bueno de Hamilton es que lo hace sin aguar la calidad, así que la sensación de los modelos de cuarzo es tan buena como la de los mecánicos (si no te importa que sean de pila, claro).

Los Broadway de este año aprovechan la característica banda central que recorre de arriba abajo el reloj para ofrecer distintas combinaciones de colores. Esta, por ejemplo, hará las delicias de los seguidores del Barça. El que estamos viendo aquí es el más informal de los tres relojes para todos los días de Hamilton, sobre todo por su correa de piel pero recubierta en el frontal con tela (muy bonita por cierto, con su color oliva). Así que se puede usar tanto el fin de semana como durante el trabajo, cualquiera que sea donde éste se desarrolle.

Tiene una caja de acero satinado de 40 mm de diámetro, pero parece incluso más pequeño gracias a la delgadez de la caja. La esfera presenta índices aplicados y manecillas impregnadas de Super-LumiNova en cantidad más que suficiente para una lectura correcta en la oscuridad. Tiene un precio de 550 euros, que no está nada mal para un reloj que puedes llevar 7 días a la semana.

 

 

HAMILTON JAZZMASTER GENT

El más formal de los tres relojes para todos los días de Hamilton, El Jazzmaster Gent Quartz pertenece a la colección Jazzmaster, que es la más abundante en modelos de la casa. Es la más clásica y por tanto obedece mejor a los códigos de los relojes de vestir: un reloj de tres agujas y fecha, en una caja de 40 mm de diámetro y sólo 9 de altura.

Aunque hay varios modelos más, en este caso la esfera es de un tono antracita pero con toques leves de marrón, dependiendo cómo le incida la luz. La esfera tiene un bisel exterior blanco en el que comienzan los índices con forma de diamante. Terminan bien dentro de la esfera, lo que le da continuidad al conjunto. La discreta decoración rayos de sol es clásica y a la vez elegante.

Las manecillas con forma Dauphine son también clásicas y terminan dando al reloj ese aire de los años 50, aunque con un porte contemporáneo. Además tienen inserciones de Super-LumiNova, lo que siempre es de agradecer. Por último, la correa de cuero marrón tiene una buen tacto y grosor. El reloj cuesta 495 euros.

 

JAZZMASTER POWER RESERVE

El último de los tres relojes para todos los días de Hamilton es este Jazzmaster Power Reserve. Como resulta obvio por el nombre y el indicador de reserva de marcha, estamos ante un reloj mecánico. Porque la marca también tiene hueco para relojes de vestir mecánicos pero de precio asequible. Y al ser parte de la familia Jazzmaster también sigue los códigos clásicos.

El reloj es más grande que los otros dos, porque crece hasta 42 mm. Pero ciertamente el bisel estrecho y pulido y la esfera en un plateado muy clarito, casi blanco, hace que el reloj parezca grande. Aunque como tiene una altura discreta en absoluto parece fuera de control. De hecho queda muy bien.

En la esfera destacan por un lado el indicador de reserva de marcha, que se hace notar por su tamaño y por la combinación gris y rojo. Por otro, las manecillas azules, todo un acierto a mi entender. Es verdad que le quita formalidad, especialmente porque se combina con el blanco de la Super-LumiNova. Pero yo creo que es la clave para pasar de un reloj sin más a uno muy atractivo.

Por dentro lleva el calibre H3, que en otras partes del Grupo Swatch se hace llamar Powermatic 80. Y es que la reserva de marcha del reloj es de 80 horas, algo que no se ve en relojes de este nivel de precio. Hamilton hace que le decoren el calibre a su gusto, y por eso siempre que lo equipa añade un cristal trasero para disfrutar de él. Muy bien.

De este Jazzmaster Power Reserve hay varias versiones, dependiendo del color de la esfera y de si lleva correa o brazalete. Esta versión con brazalete de acero es la más llamativa porque está muy bien hecho, con su acabado satinado y un buen cierre plegable. El precio con brazalete es de 1.195 euros, mientras que las versiones con correa de cuero cuestan 1.145 euros.

En definitiva, siempre hay una opción para poder llevar un buen reloj sin tener que gastarse un dineral. Es obvio que de estos tres relojes para todos los días de Hamilton yo prefiero el último porque siempre da más placer tener un reloj mecánico. Pero cualquiera de las opciones -y otras que tiene la marca- son buenas. Más información en Hamilton.es.