Archivo de la etiqueta: relojes de platino



En la muñeca: Patek Philippe Nautilus 40 Aniversario

 

La vida sorpresas, sorpresas te da la vida. Una muy inesperada ocurrió en Baselworld 2017, y fue poder tener en mis manos el Patek Philippe Nautilus 40 aniversario, del que sólo hay 700 unidades en todo el mundo. Qué singular ocasión, y qué placer fue disfrutar de él, siquiera un ratito.

 

Lo que ocurrió con este Nautilus 40 Aniversario fue que andaba ya terminando la jornada (nótese la hora que marca el reloj, 12 horas después de que comenzara el día en la feria) y me junté con la buena gente de ABlogToWatch.com, donde algunos ya sabéis que también escribo. De hecho era la última noche en Basel: al día siguiente tenía tres citas más y después me volvía a España, tras más de una semana en la feria.

Pues bien, nos encontramos con el afortunado poseedor del reloj, que es además un avezado coleccionista de relojes, Patek fundamentalmente (es @ayyb55 en Instagram). Y no tuvo ningún problema en dejarnos el reloj para admirarlo y hacerle unas fotos. Así, como el que te deja un relojillo de 50 euros.  Y, gracias a Michael Maximiliem de ABlogToWatch que me hizo las fotos, he podido traerlo a Horas y Minutos.

Así que la experiencia es aún mejor, porque este Nautilus 40 Aniversario es un reloj “vivido”, no simplemente la unidad impoluta traída de la manufactura (esta manufactura). Y de paso reafirmas el por qué el reloj gusta tanto: mejora cuanto más lo usas. La mezcla de elegancia, sobriedad y a la vez atrevimiento en las formas es aún más patente en este modelo, sin duda uno de los mejores de los muchos que han visto la luz.

Pero este reloj de aniversario tiene la referencia 5711/1P, lo que significa que ha dejado el acero original para pasar a fabricarse en platino.  Tiene sentido, es una pieza muy especial para un aniversario especial. Mezcla perfectamente el acabado pulido con el satinado, particularmente patente en el poderoso bisel que, junto con los salientes laterales, crea la forma de portilla que define al reloj. Escribí la historia de este icono precisamente en el artículo sobre el lanzamiento del Nautilus 40 aniversario, aquí.

Pero lo que más me interesaba ver era la esfera, porque los índices están hechos con diamantes de baguette. Introducir diamantes en la esfera de un reloj masculino es siempre un riesgo, pero como ya dije en el artículo estaba seguro de aquí iban a quedar muy bien. Y en efecto, así es. De hecho a alguien que no sepa qué esta mirando se le escaparía a primera vista. Son discretos y sugerentes a la vez, y dan una luz especial a la esfera.

La otra preocupación -que de hecho todos compartíamos antes de ver el reloj en vivo- era la inscripción de “40 Aniversario” grabada sobre las 6 horas. En las fotos oficiales el grabado se ve mucho, y el efecto no era muy bueno, la verdad. Pero en vivo cambia totalmente: es muy discreto y sólo resalta en según qué condiciones de luz. Así que Patek ha conseguido la cuadratura del círculo: crear un reloj aniversario que dice que es de aniversario, pero que no se nota que es de aniversario. Una vez más, maestría ante la que quitarse el sombrero.

En la sala de máquinas nos encontramos con el calibre 324 SC (Seconde Centrale), ostentando su poderío tecnológico: volante Gyromax que se mueve 4 hercios, espiral Spiromax y reserva de marcha de 45 horas. Y por descontado el sello Patek Philippe que garantiza su perfecto acabado y decoración.

Aunque el reloj tiene un diámetro de 44 mm (y por cierto una hermeticidad de 120 metros), el reloj se acomoda estupendamente gracias a lo bien que se ajusta el brazalete de platino y a lo delgado de la caja. Por supuesto los eslabones del Nautilus 40 Aniversario son como los que tradicionalmente ha llevado el modelo, mezclando laterales satinados con una parte central pulida.

Queda poco que se pueda añadir. Si el Nautilus es siempre una apuesta ganadora, este Nautilus 40 aniversario es aún mejor. Bello, deportivo, seductor, elegante, atemporal… Hay un montón de adjetivos que le sientan tan bien como queda el reloj en la muñeca. El precio que hay que pagar para tener uno de ellos es de  100.000 francos suizos. Más información en PatekPhilippe.com.



Breguet Marine Équation Marchante 5887: Siguiendo al Sol

La propuesta de Breguet para Baselworld 2017 ha sido breve, pero muy significativa. Sin duda el reloj más llamativo técnicamente ha sido el Marine Équation Marchante 5887, que une tres altas complicaciones para homenajear al quehacer marino del fundador de la casa.

 

Pero como este reloj está inspirado no sólo en el mar sino sobre todo en el Sol, yo creo que lo más civilizado es que, mientras repasamos todo lo que ofrece este Breguet Marine Équation Marchante 5887, escuchemos a los Beatles y su Sun King (que por cierto es lo que suena en mi móvil como sonido despertador).

UN POCO DE HISTORIA

Como dice la nota de prensa de la marca, Abraham Louis Breguet no dejó de demostrar durante toda su carrera su excepcional pericia para medir el tiempo. Su entrega y sus revolucionarias contribuciones le hicieron merecedor de reconocimiento y honores. Gozó de buena reputación en toda Europa y encontró en Luis XVIII, rey de Francia, un ferviente admirador. En 1814 le nombró miembro del Comité de Longitud de París y, siendo el único representante de su profesión, tan útil para físicos y navegantes, Breguet se convirtió en el relojero de referencia, especialmente para el cálculo de la longitud en el mar.

Aparte de esta distinción, Luis XVIII concedió a Breguet el título oficial de Relojero de la Marina Real, el título más prestigioso al que un relojero podía aspirar dadas las implicaciones científicas que entraña el concepto de relojería de marina. Con dicho título también ejercía una función primordial para el país. En aquella época, los cronómetros de marina eran de importancia capital para las flotas, ya que les permitía calcular la posición de los navíos.

LA ECUACIÓN DEL TIEMPO

La ecuación del tiempo es seguramente la complicación más difícil de entender, probablemente porque, al contrario de las demás complicaciones, no responde a una necesidad de información del usuario. Nadie -o casi nadie- tiene en su vida diaria necesidad de saber cuál es la posición exacta del Sol en relación con la Tierra.

Originalmente la medida del tiempo seguía el movimiento aparente del Sol (con los relojes de sol), pero con el perfeccionamiento de la relojería se pasó a adoptar un sistema de 24 horas idéntico día tras día. Sin embargo el movimiento del Sol no exacto: si lo observamos todos los días a la misma hora y desde el mismo punto, notaremos que varía su posición y traza una línea muy parecida a un 8 (conocida como analema). Esta variación es siempre la misma y se ha fotografiado en numerosas ocasiones.

Esta variación del tiempo solar con respecto al civil (el que medimos con nuestros relojes) oscila entre menos de 16 minutos y más de 14 minutos. Solo durante cuatro días al año ambos tiempos son equivalentes. Como la variación es siempre la misma año tras año, los relojeros pueden programarla y reproducirla sobre un reloj, dando lugar a la complicación que llamamos “Ecuación del Tiempo”. Normalmente la diferencia de minutos tiene un indicador distinto al horario (por ejemplo en este Panerai), por lo que el usuario tiene que hacer el la suma o resta de minutos. Pero no es el caso que nos ocupa hoy.

Breguet Marine Équation Marchante 5887

En efecto, el Marine Équation Marchante 5887 no presenta la información aparte, sino que lo hace de una manera mucho más intuitiva: una manecilla extra, terminada en un sol dorado facetado sigue -o supera- a la manecilla de minutos, indicando la diferencia entre el tiempo solar y el civil. Esto se ha conseguido dotando a su aguja solar activa de un engranaje diferencial que se acciona mediante dos fuentes de rotación completamente independientes. En la foto de aquí abajo la diferencia es de -5 minutos.

Pero el reloj es además un calendario perpetuo. Entre las 10 y las 11 una ventana nos indica el día de la semana, mientras que otra entre la 1 y las dos nos presenta el mes y el ciclo de tres años y año bisiesto. Además en la parte inferior de la esfera aparece un semicírculo para el día del mes, señalado por una manecilla terminada en ancla que al cambiar de mes salta de manera instantánea hasta el día 1.

Tanto la manecilla de la ecuación del tiempo como la del día se distinguen perfectamente de las horarias, que tienen la tradicional forma de manzana, en este caso maciza para añadir SuperLuminova. Los numerales romanos destacan perfectamente sobre el disco satinado, y además están coronados por triángulos luminiscentes. Los puntos de los minutos también tienen tratamiento lumínico. Sin embargo debo reconocer que cuando la hora y minutos se mueven en la parte superior de la esfera hay demasiados puntos de atención, muchos elementos acumulados que dan cierta sensación de agobio.

Desde luego no es algo que me haga rechazar el reloj si alguien me lo quiere regalar. Pero quizá el día del mes se habría beneficiado de una solución como la de la reserva de marcha, con una apertura que sigue la curva de la esfera y un indicador azul. Es muy discreto pero perfectamente legible.

Todo ocurre sobre una esfera de oro con un azul muy elegante, decorado además con un guilloché que imita las olas y que es francamente bonito. Entre las cuatro y las seis aparece el tourbillon de un minuto y, sobre todo, la leva que crea la ecuación del tiempo. El disco transparente tiene marcados los meses del año, de manera que se puede ver cómo evoluciona el analema a lo largo de los 365 días. Qué gusto nos da a los legos ver una representación física de un cálculo matemático.

Dar la vuelta al Marine Équation Marchante 5887 significa seguir con el festín relojero. El calibre 581DPE no es manual, aunque lo parece: tiene un rotor excéntrico que de paso nos permite disfrutar de todo el movimiento. Es un motor a la última: rueda de escape de silicio y áncora de lado invertida con asas en silicio, espiral de silicio, frecuencia 4 Hz y ajustado en 6 posiciones. Y 80 horas de reserva de marcha.

Sobre los puentes del calibre se ha grabado hasta el más mínimo detalle el Royal Louis, uno de los más poderosos navíos de primera línea de la armada francesa. Además sobre el barrilete se ha grabado una Rosa de los Vientos, como homenaje a la navegación astronómica. El conjunto, salpicado por 57 rubíes (aunque a la vista sólo 13), es impresionante.

Toda esta maestría relojera, tanto técnica como estética, se recoge en una caja de platino de 43,9 mm cuya decoración se ha actualizado con un acanalado más ancho -que le confiere un porte más sustancial- acompañado de una corona rematada con una «B» pulida sobre fondo arenado y decorada con olas biseladas y satinadas. La correa azul de aligátor parte de unas asas que combinan el pulido con el satinado, y se cierra con una hebilla desplegable de oro.

El Breguet Marine Équation Marchante 5887 se lanza también en una versión de oro rosa y esfera plateada, pero a mí me gusta mucho más esta de platino. El precio de la versión de platino es de 226.200 euros, mientras que el precio de la versión de oro es de 211.100 euros. Más información en Breguet.es.



En la muñeca: A. Lange & Söhne Tourbograph Perpetual “Pour Le Mérite”

Una vez transcurridas las ferias de SIHH y Baselworld 2017 creo que, salvo sorpresa, se puede declarar el Tourbograph Perpetual “Pour Le Mérite” de A. Lange & Söhne como uno de los relojes más significativos del año (y no se me ocurren muchos más, la verdad). Vamos a verlo con fotos en vivo y precios.

 

El pasado noviembre de 2016 estuve charlando con Thibaut Pellegrin, Brand Manager de A. Lange & Söhne Iberia (una entrevista que se puede leer aquí) y me decía que el reloj que querría ver otra vez en la colección era el Tourbograph “Pour Le Mérite”, y obviamente le di la razón. Pero claro, ¡seguro que el muy pillastre ya sabía que iba a llegar este año, y con un calendario perpetuo nada menos! La próxima vez que hable con él estaré más atento, a ver si atrapo pistas sobre lo que vendrá en el futuro. Mientras tanto, vamos a ver el origen de ese reloj.

UN POCO DE HISTORIA

Tourbograph de 2005

Walter Lange (que desafortunadamente falleció durante el SIHH, el martes 17 de enero) era el heredero del linaje original de Ferdinand Adolph Lange y en 1990, tras la caída del muro de Berlín, reconstruyó la casa relojera familiar (¡y de qué manera!). No voy a contar aquí todo el proceso porque lo recogí en una extensa entrevista con Walter Lange (aquí), pero sí merece la pena mencionar algunas cosas relativas al reloj.

En primer lugar el nombre “Pour Le Mérite”, que a todo el mundo extraña porque está en francés. Pues bien, la “Pour Le Mérite” era la máxima condecoración del Reino de Prusia (primero) y de Alemania (después),  y originalmente premiaba a militares y civiles por igual. Ocurre que cuando se creó, en 1740, el lenguaje de la corte prusiana era el francés, y de ahí el idioma elegido. Tras convertirla exclusivamente en un reconocimiento para militares, la medalla desapareció tras la Primera Guerra Mundial.

Medalla “Pour Le Mérite” militar

Medalla Pour Le Mérite Civil

Cuando Walter Lange emprendió su labor de recuperación de la casa paterna la relojería sajona era inexistente. Estaba completamente destruida y pocos pensaban que podría volver a alcanzar la gloria de un lejano antaño. De ahí la universal sorpresa cuando Lange presentó su colección en 1994, porque los cuatro relojes presentados no sólo eran mucho más de lo que se esperaba, es que eran obras maestras destinadas a perdurar en el tiempo (salvo el Arkade, pero yo no le doy por muerto aún). Así lo cuenta el propio Walter Lange:

Uno de esos relojes era el Tourbillon “Pour Le Mérite”, que incluía la extraordinaria complicación de huso (también llamado caracol) y cadena, una forma de proveer al mecanismo con fuerza constante (como expliqué someramente al hablar aquí del Richard Lange “Pour Le Mérite”). Ahora no nos resulta extraño ver esa exquisitez relojera (por ejemplo aquí o aquí), pero que en los años 90 una casa digamos “nueva” se pusiera un reto de ese nivel… No es de extrañar por tanto que la manufactura quisiera usar la antigua medalla para nombrar el que querían que fuera su mayor logro. Y vaya si lo consiguieron.

Tourbillon “Pour Le Mérite” de 1994

Desde entonces todos los relojes con la complicación llevaron el sobrenombre “Pour Le Mérite”. La complicación original se desarrolló junto con Renaud & Papi (APR&P), la subsidiaria de Audemars Piguet especializada en la creación de movimientos complicados. APR&P hizo el movimiento en bruto (y lo sigue haciendo, si no estoy equivocado) y después se completó, decoró y ensambló en Glashütte. Se cuenta a menudo una historia de cómo APR&P resolvió el problema de hacer los diminutos eslabones de la cadena: se insertaron hilos de seda entre los eslabones para mantener los huecos y, una vez completada, se quemaron. No sé si es verdad, pero… si non è vero, è ben trovatto. Actualmente la cadena tiene 636 piezas de las 684 que completan el movimiento L131.1.

 

Pero en Lange no son de los de ir presumiendo por ahí de sus relojes y sus soluciones técnicas (¡y mira si podrían!). Resulta que el huso y cadena, que da nombre a una de las más altas categorías de la marca… ¡no se ve en Tourbograph Perpetual “Pour Le Mérite”! El regulador de fuerza está del lado de la esfera, pero es que ni descubriendo esta se ve, tal es la cantidad de elementos que configura el calibre. Eso no quiere decir que lo que sí se ve carezca de interés: dar la vuelta a un reloj de Lange hay que hacerlo con tiempo porque seguro que te vas a quedar hipnotizado durante mucho rato, admirando la complejidad y el nivel de acabados que siempre presenta. El calibre L 133.1 es de cuerda manual, con 36 horas de reserva de marcha y una frecuencia de 3 hercios y nada menos que 52 rubíes. Por supuesto las platinas y puentes están hechos de alpaca y decoradas con el nivel al que nos tiene acostumbrados Lange.

Espectacular, ¿a que sí? Tener un cronógrafo rattrapante, tourbillon, calendario perpetuo y añadir el huso y cadena (que necesitan altura y anchura para alojarse) es una receta para crear un reloj ingobernable en la muñeca, ¿verdad? Pues no es éste el caso: el Tourbograph Perpetual “Pour le Mérite” tiene un diámetro de 43 mm y una altura de 16,6 mm. Sin ser precisamente un reloj delgado, es desde luego perfectamente ponible.

En la esfera ocurren muchas cosas, como era fácil prever, pero todo es perfectamente legible. empezando por las manecillas horarias en acero azulado, que se mueven perfectamente sobre el finísimo graneado de la esfera de plata. Tienen además una longitud exacta: la de minutos toca el riel externo de la minutería de ferrocarril y la de las hora roza con la punta el borde de los numerales arábigos. Estos a menudo se ven interrumpidos por las subesferas de las complicaciones, pero están tan bien hechos que parece que si “despegaras” esas esferas te encontrarías el resto de los números debajo.

Por cierto que los tres puntos que aparecen sobre los minutos en los 4 puntos cardinales son un recuerdo de los relojes de bolsillo de Lange. Las tres esferas se ocupan del calendario perpetuo (hasta el año 2100, momento en el que será necesario ajustar el final de febrero para tenerlo listo un siglo más). La de las nueve acoge además un contador de 30 minutos para el cronógrafo. Aunque Lange es orgullosamente germana y a menudo utiliza el alemán en sus relojes, sus calendarios perpetuos están siempre en inglés.

A las 12 horas el disco de los días rodea la preciosa fase lunar (exacta durante 122,6 años), hecha sobre un disco azul de oro macizo y con 1.164 estrellas cortadas a láser. Pocas hay tan bonitas en el mercado. A las 6 aparece la apertura del tourbillon, sujeto por un largo puente que en esta versión asume una suave curva que no quiero ni pensar la cantidad de horas que habrá llevado equilibrar y después pulir. Espectacular.

El Tourbograph Perpetual “Pour Le Mérite” es una edición limitada a 50 unidades en platino, aunque imagino que en el futuro se lanzará también en oro. Supongo que estás deseando saber el precio para poder sacar dinero del cajero e ir a comprarlo: 480.000 euros. Pero si ves que no te alcanza, o que ahora mismo no te puedes acercar no te preocupes, ninguno quedará huérfano: seguro que encuentran un hogar rápido. Más información en A.Lange&Söhne.com.

 



Brian Lavio, nuevo General Manager de Audemars Piguet Iberia, lleva un reloj histórico

Audemars Piguet Iberia tiene un nuevo Country General Manager. Su nombre es Brian Lavio y, cuando estuve hablando con él, me di cuenta de dos cosas: una, su extraordinaria afabilidad; dos, que su reloj personal es un interesantísimo modelo histórico de la marca: el Star Wheel. Vamos a conocer un poco más de ambos.

 

Brian Lavino fue nombrado Country General Manager de Audemars Piguet Iberia el día 1 de enero de 2017, que no es una mala manera de comenzar el año. Habla perfectamente español, con un suave acento italiano que hace más musical nuestro idioma. Según dice la nota de prensa oficial, “laureado en Marketing y con un MBA en gestión de marcas de lujo, Brian llega a Audemars Piguet con toda su pasión y espíritu emprendedor aprendidos de la creación y lanzamiento de empresas propias en el mundo del automovilismo y de lujo.

En 2014 su camino se cruza con Audemars Piguet gracias a su actividad de consultoría con importantes marcas de lujo. «Creo en la versatilidad dentro del entorno de los negocios y en la habilidad de cambiar adaptándose a las necesidades que dicta el momento, captando con rapidez el nuevo rumbo y tomando decisiones con la agilidad que la velocidad de estos nuevos tiempos dicta».

Desde ese momento Brian Lavio se ha ocupado como Brand Manager de varios mercados europeos y desde 2016 de toda la coordinación de ventas y marketing de la región. «Audemars Piguet es una empresa como pocas en el mundo. El espíritu familiar y el dinamismo que se respira fueron los principales factores que me hicieron dejar todo para dedicarme a la marca al 101%»”. Lo que no dice la nota es que además en su juventud Brian fue piloto de coches de carrera y derallies, una experiencia que le llevaría a fundar en 2010 la empresa Ellegy para la difusión del GT Open y European F3 Open.

El pasado jueves tuve la ocasión de hablar con él un rato y me di cuenta de que por encima de su amor por Audemars Piguet está su amor por la relojería, por todo lo que significa el arte y la ciencia tras ella. Prueba de ello es el reloj que lleva, que no es el calendario perpetuo que aparece en la foto oficial -y que vimos en vídeo en este artículo-. Es un Star Wheel nada menos. Parece que Audemars Piguet es sólo Royal Oak, especialmente porque en los últimos años es casi lo único que sobre lo que hace hincapié, pero la realidad es que la manufactura de Le Brassus es un maravilloso pozo de sabiduría relojera con una ingente cantidad de modelos creados a lo largo de sus 142 años de vida, muchos de los cuales sus seguidores -y los que no lo son tanto pero les gusta la relojería- estarían encantados de verles de nuevo en el catálogo de la marca.

STAR WHEEL

El Star Wheel de Brian Lavio

En 1989, tras ver un artículo en el Journal Suisse de l’Horlogerie sobre un reloj del siglo XVIII que no usaba manecillas para dar la hora sino tres discos rotativos que a su vez rotaban sobre un eje central, Audemars Piguet comenzó el desarrollo de un reloj -esta vez de muñeca- con el mismo mecanismo. Tras 18 meses de desarrollo se presentaba un Jules Audemars automático con tres finos  y trasparentes discos rotativos de zafiro, cada uno con cuatro numerales y una flecha sobre cada uno de dichos numerales. Los tres se movían sobre una rueda central que hacía una rotación completa cada tres horas.

Según gira, la rueda coloca el numeral de la hora a lo largo de un arco graduado de 0 a 60, de manera que las pequeñas flechas señalan los minutos. Una vez cada tres horas los tres discos transparentes realizan un cuarto de giro, de manera que también giran los numerales horarios. Y si hasta ahora no se te había venido a la cabeza la casa Urwerk y sus satélites horarios, es buen momento para que lo recuerdes.

Es una manera a la vez complicada, elegante y original de mostrar la hora. El de Brian Lavio es una de las versiones que Audemars Piguet produjo: un modelo decorado con hojas de acanto grabadas que apareció el mismo año que se lanzó el reloj, cuya primera versión es la que hemos visto en oro amarillo. También se lanzó una versión de bolsillo extraplana y con la misma decoración que el modelo original:

Para el 125 aniversario de la manufactura se lanzó un Star Wheel de bolsillo con dos caras, en una edición limitada a tres unidades. Una cara tenía un calendario que se mostraba al estilo Star Wheel y la otra una esfera tradicional, con manecillas y un pequeño segundero a las 6, y con el bisel con diamantes engastados. Además se lanzó una versión en platino. Y, por primera vez, el Millenary recibió un mecanismo Star Wheel, en edición limitada a 150 unidades: 125 en acero y 25 en oro rosa.

Pero sin duda el Star Wheel más original es el modelo John Shaeffer, cuya forma y nombre vienen de la pieza creada para el industrial John Shaeffer (y que ahora está en el museo Audemars Piguet). Shaeffer se dio cuenta de que su nombre y apellido sumaban 12 letras, así que le pidió a AP que le fabricara un reloj en el que las horas fueran las letras. El reloj que le confeccionó la manufactura, un repetidor de minutos, pasó a denominar a la gama de relojes con esa forma de cojín. Posteriormente se llamaron Tradition, una colección ya extinguida (aunque en relojería nunca se sabe).

El John Shaeffer Star Wheel se lanzó en 1995 en una edición limitada de 40 unidades; cinco en oro rosa, diez en platino y veinticinco en oro rosa. La característica más excepcional de este reloj, sin embargo, y que lo hace una pieza especialmente apreciada por los coleccionistas, es que incluye un repetidor de minutos.

Con la entrada en el nuevo siglo el Star Wheel se dejó de producir, desafortunadamente. Pero como digo, quién sabe si veremos alguna reedición en el futuro. Quedan 8 años para celebrar el 150 aniversario del nacimiento de la manufactura, e imagino que se celebrará por todo lo alto. ¿Quizá sería un buen momento para una reedición del Star Wheel?. Mientras tanto a mí no me queda sino felicitar a Brian Lavio por su nombramiento y desearle la mejor de las suertes. Y de paso alabarle su exquisito gusto a la hora de elegir su reloj personal. Más información en AudemarsPiguet.es.

 



Los maravillosos A. Lange & Söhne Lange 1 Moon Phase, en la muñeca

Aunque fueron anunciados por A. Lange & Söhne como lanzamiento pre-SIHH 2017, no fue hasta que abrió el salón que pudimos verlos en vivo y confirmar lo que ya sabíamos: son una fantástica versión del modelo icónico de la casa. Vamos ver los tres modelos y sus precios.

 

Lange 1 Moon Phase en platino

El Lange 1 Moon Phase pertenece a la familia de lo que yo considero uno de los (muy pocos) relojes perfectos: el Lange 1. Prácticamente no ha cambiado desde que apareció en 1994, salvo un retoque en el bisel y las letras. Aparte, por supuesto, de otra minucia: nada menos que un calibre completamente nuevo que Lange decidió crear porque sí, porque por algo es la número uno y hace estas cosas como el anuncio: porque yo lo valgo. Lo expliqué todo en este artículo. ¿Quiere esto decir que es único Lange que hay que tener en la colección? En absoluto. Lo que quiero decir es que por lo menos hay que tener un Lange 1, y luego todos los demás Lange que se puedan (porque soñar es gratis).

Versión en oro rosa

Y como Lange va completamente a su aire hace difícil lo fácil: elegir un Lange 1 es sencillo porque la perfección no deja margen para dudar, pero como va añadiendo versiones que nunca desmerecen el original cada vez cuesta más elegir con qué perfección quedarte.

Versión en oro blanco

No es la primera vez que vemos una fase lunar en el Lange 1, pero hasta ahora había aparecido siempre en la configuración más grande, la de caja de 41,5 mm de diámetro. Esta medida se utiliza en el Grand Lange 1 (el ejemplo más llamativo es éste) o, sin el Grand, en las versiones con calendario perpetuo. Porque el diámetro tradicional del Lange 1 es 38,5 mm y, en este caso, con una altura de 10,2 mm. El Lange 1 Moon Phase además se ha lanzado en dos oros y en platino para, como digo, complicar aún más la elección.

El Lange 1 Moon Phase mantiene en la esfera la misma proporción áurea de sus hermanos de colección, y por tanto hay que tener mucho cuidado cuando se introducen elementos para no romper el equilibrio. En el caso de las fases lunares era sencillo porque ya existía la subesfera del pequeño segundero, con un tamaño ideal para ubicar allí la complicación. Pero, como es la primera vez que aparece en el icono de la casa, tenía que ofrecer algo más que simplemente la fase lunar.

Ya lleva unos años Lange usando un disco de fases lunares en el que ha incluido 1164 estrellas cortadas a láser, logrando uno de los cielos nocturnos más bonitos del mercado. Pero ahora el disco lunar sirve también para indicar el día y la noche de una manera sencilla, intuitiva y -una vez más- preciosa: la luna no forma parte del disco, sino que se mueve sobre su propio eje. En realidad son dos lunas de oro macizo, aunque sólo se ve una cada vez. La luna va siguiendo su curso normal (con una exactitud tal que sólo se desvía un día cada 122,6 años).

Por detrás se mueve un disco celeste -también de oro macizo- que efectúa una revolución completa exactamente cada 24 horas, para indicar el día y la noche. Así, durante el día se mueve una mitad delicadamente decorada con una gradación de azules, mientras que la noche se indica con el firmamento estrellado que ya he mencionado, en el que además las estrellas brillan menos que la Luna para no quitarle protagonismo. Aquí se entiende mejor:

Este mecanismo tan sencillo en realidad no lo es, ya que necesita de ¡70 piezas! para hacerlo realidad. Están integradas en el nuevo calibre manual de manufactura L121.3 que en total tiene 438 piezas, entre las que destacan el volante excéntrico antichoques con espiral de fabricación propia (Lange es de las pocas casas que fabrican su propio espiral). Oscila a 21.600 alternancias a la hora, con regulación del declive con tornillo de ajuste lateral y muelle en forma de cuello de cisne. Además, por supuesto, de la maravillosa decoración a mano de que disfrutan todos los relojes de la casa.

Si mecánicamente el reloj es excitante, cuando te lo pones la muñeca es para caerse de espaldas de lo maravillosamente bien que queda. Un reloj de 39 mm de diámetro me suele dar la impresión de bordear lo ligeramente pequeño, pero este Lange 1 Moon Phase es perfecto también es este aspecto. Parece que te ha crecido en el brazo, porque tiene una caída impecable y siempre está bien puesto. Es como un traje a medida.

Sin duda la versión más llamativa es la de oro blanco con esfera negra, pero yo me quedo con la de oro rosa o con la de platino. ¿Más tradicionales? Es posible pero, aun gustándome mucho las esferas negras, en este caso prefiero las versiones de tez clara. Pero por favor: ¡que eso no impida a nadie regalarme la versión oscura!

Los Lange 1 Moon Phase tienen unos precios en línea con los que suele ofrecer la manufactura: parecen caros -y sin duda cuestan mucho dinero-, pero cuando valoras lo que ofrecen son siempre de lo mejor en su relación calidad-precio. Tanto la versión de oro rosa como de oro blanco tienen un precio de 39.500 eurosmientras que la versión con caja de platino tiene un precio de  52.000 euros. Los precios pueden variar porque se presentaron con el IVA alemán que es del 19%, pero no creo que cambien demasiado. Más información en A.Lange&Söhne.com.



SIHH 2017: Los preciosos Greubel Forsey Tourbillon 24 Secondes Vision

 

Una de las sorpresas de esta nueva edición del SIHH es sin duda el nuevo Greubel-Forsey 24 Secondes, una edición en platino con cuatro esferas distintas que inmediatamente plantean el dilema más agradable de la relojería: ¿con cuál me quedo?

 

Greubel-Forsey es una de las marcas que ha desarrollado su hábitat entre las más altas complicaciones, pero sobre todo el acabado de las piezas cuidado hasta el extremo. O por lo menos así ha sido hasta que en 2015 presentó el Tourbillon 24 Secondes Vision, que vimos con fotos en vivo en este artículo. En un cambio radical de planteamientos la esfera pasaba a ser muy sencilla, mucho más clásica, pero sin perder un ápice de cuidado por la decoración y sin abandonar el tourbillon, su complicación fetiche. Ahora 2017 alumbra una versión en platino que conserva las mismas medidas y, por lo que se ve en las fotos, el mismo nivel de pulido que caracteriza a todo aquel material al que Greubel-Forsey quiere dar aspecto de espejo: realizado como para que pase la inspección con la mejor lupa de aumento de relojería. Es casi obsesivo lo suyo.

Pero hay más: la esfera del los Tourbillon 24 Secondes Vision está realizada en cuatro colores distintos. Esto, que nos parece normal en otras marcas, resulta llamativo en Greubel-Forsey porque su producción es muy, muy limitada. Cuando se ofrecen varios colores en una esfera se está apelando a los sentimientos, más que a la racionalidad; más a la compra de impulso. Pero los tiempos de espera para estos relojes serán, como siempre ocurre con la manufactura, presumiblemente largos, por lo que el efecto se diluye. Sea como fuere, las esferas son a cual más bonitas y no me cabe duda que van a vender tantas como necesiten vender. A mí me recuerdan a las de Grönefeld, lo que dice mucho de ambas casas, por su perfecta ejecución y su belleza.

Como voy a tener la oportunidad de ver en vivo estos Greubel Forsey Tourbillon 24 Secondes Vision estaré más que feliz de presentar uno de nuestros artículos “En la muñeca”, con fotos en vivo y precios. Es sólo cuestión de tiempo… Más información en Greubel-Forsey.com

 

 

 



En la muñeca: Rolex Yacht-Master 40. Fotos en vivo y precios

 

 

rolex-yacht-master-40-15-horasyminutos

El Rolex Yacht-Master 40 es quizá el modelo de más difícil ubicación dentro de la familia de productos de Rolex porque no es reloj-herramienta como el Submariner y tampoco es un reloj de vestir como Datejust, sino que tiene algo de los dos. Vamos a ver por qué gusta tanto.

 

rolex-yacht-master-40-12-horasyminutos

Cuenta la leyenda que el origen del Rolex Yacht-Master 40 fue fortuito: a finales de los años 80 Rolex estaba buscando cómo modernizar el Submariner y lo que surgió fue el Yacht Master. Quizá sea verdad o quizá no, pero de lo que no hay duda alguna es que Rolex jamás lo afirmará o lo negará porque en Rolex este tipo de cosas ni existen ni dejan de existir: “no comment” es su política de comunicación.  Lo que sí es cierto es que el Yacht-Master respira Submariner por todos sus poros.

Submariner-y-Yatch-Master-1992-2015-Pero el Rolex Yacht-Master nació con 39,5 mm de diámetro, mucho mayor que el tamaño del Submariner de entonces. Es curioso que un reloj que no está destinado al submarinismo tuviera más tamaño que el que sí lo era, teniendo en cuenta que bajo el mar la premisa es la visibilidad. Sin embargo el YM sólo es sumergible hasta 100 metros y su bisel es bidireccional, no unidireccional como corresponde a un reloj de buceo. Eso reafirma su condición de reloj para embarcación, no para inmersión.

rolex-yacht-master-40-4-horasyminutos

rolex-yacht-master-40-11-horasyminutos

Quizá yo sea muy clásico, pero para mí el verdadero sabor marino lo da la esfera cobalto que Rolex presentó en 2014. La combinación del azul en rayos de sol con el rojo de la manecilla y el texto en rojo y los índices en blanco le dan ese aire de navegante que tan bien le sienta. Sin embargo, con la introducción de la esfera en rodio y la manecilla de segundos y el texto en turquesa el Rolex Yacht-Master 40 se vuelve extraordinariamente sutil y elegante.

rolex-yacht-master-40-5-horasyminutos

El material utilizado sigue siendo el mismo, Rolesium, que es como Rolex denomina la combinación de acero y platino. La caja monobloque Oyster Perpetual está realizada en acero, lo mismo que el brazalete Oyster, pero el bisel está realizado en Platino 950, y es precioso. Los grandes numerales e índices se asientan sobre el bisel (una de las diferencias con el Submariner, en el que los índices están en bajorrelieve), y su pulido perfecto resalta sobre el mate de la base. El contraste es impecable, y resalta aún más el tono sobrio y elegante -y algo frío- del platino. Los dientes del bisel también están pulidos, mientras que las cavidades y la base son satinados. El conjunto juega estupendamente con la luz.

rolex-yacht-master-40-9-horasyminutos

En la esfera todo permanece igual porque, francamente, para qué cambiar lo que ya es perfecto. Los grandes índices y manecillas (con perfil en oro de 18 quilates para evitar la pérdida de brillo) lucen espléndidos incluso sobre la esfera tornasolada color rodio. Y, como decía, el tono turquesa elegido hace del Rolex Yacht-Master 40 su modelo más elegante.

rolex-yacht-master-40-6-horasyminutos

Por dentro se mueve el 3135, un movimiento mecánico de cuerda automática del que nada nuevo se puede añadir que no se sepa ya: un excelente calibre que lleva años siendo uno de los mejores jamás creados. Además, aparte de la certicación COSC, Rolex asegura una desviación máxima de -2/+2 segundos al día. Poco más se puede pedir. Por supuesto el calibre es invisible porque Rolex nunca deja ver sus movimientos. La versión con esfera cobalto ya está disponible en las boutiques de la marca y su precio es el mismo que el de la versión azul:  10.700 euros. Es una excelente alternativa a la esfera cobalto o a la mucho más atrevida versión en oro Everose. Más información en Rolex.es.

rolex-yacht-master-40-14-horasyminutos



H. Moser & Cie. Endeavour Dual Time Concept. Fotos en vivo y precios

h-moser-cie-endeavour-dual-time-concept-6-horasyminutos

H. Moser & Cie. sigue en su particular empeño de fascinarnos con sus relojes. Con los Endeavour Dual Time Concept lleva un paso más allá el juego entre la alta relojería que late dentro de cada pieza y sus maravillosas esferas fumé, que en esta ocasión combina con un concepción minimalista.

 

h-moser-cie-endeavour-dual-time-concept-11-horasyminutos

Estos Endeavour Dual Time Concept no son una rara avis en la colección de H. Moser & Cie. El año pasado ya vimos el Endeavour Centre Seconds Concept en este artículo con fotos en vivo. Su aceptación fue tal que lo que se lanzó como un concepto, una folie de la manufactura, en realidad ha pasado a formar parte de la cartera de productos, y no precisamente marginal: son de los relojes más deseados de la casa. Y con razón.

h-moser-cie-endeavour-dual-time-concept-8-horasyminutos

h-moser-cie-endeavour-dual-time-concept-1-horasyminutos

En el caso de los Endeavour Dual Time Concept se ha elegido la complicación de segundo huso horario de Moser, que ya conocíamos de otros modelos. Gracias al calibre automático HMC 345 saber la hora en casa no sólo es fácil; también es muy elegante, gracias a que la indicación se hace mediante una tercera aguja -facetada en rojo- que cuando no se necesita se puede esconder debajo de la manecilla principal de las horas.

h-moser-cie-endeavour-dual-time-concept-2-horasyminutos

El calibre es a la vez elegante y poderoso, gracias al contundente -si bien esqueletado- rotor central de oro, que incluye el escudo de armas de la manufactura y el nombre completo. Todas las piezas están decoradas a mano, con unos acabados a la altura a la que Moser nos tiene acostumbrados. Por supuesto incluye el llamado escape intercambiable Moser: el conjuntode órgano regulador y escape se retira entero y se cambia por otro. Eso hace que los tiempos de servicio sean mucho más cortos y por tanto mucho más baratos. Dentro del volante está el espiral Straumann, también propiedad de Moser. Por cierto que el volante se mueve a 18.000 alternancias a la hora y aporta una reserva de marcha de 72 horas.

h-moser-cie-endeavour-dual-time-concept-3-horasyminutos

El calibre hace que la complicación de segundo huso horario sea muy cómoda de usar, ya que se controla desde la corona. La pequeña pero notoria manecilla roja se mueve a incrementos o decrementos de una hora, sin que se pare el pequeño segundero ni la manecilla de los minutos y por tanto garantizando la correcta medida del tiempo. Sin embargo, cuando se está ajustando la hora general el calibre sí detiene el pequeño segundero de manera que se pueda ajustar perfectamente la hora. Bien es cierto que, como no hay índices, parar el segundero a las 12 en punto es un reto aún mayor. Más diversión.

h-moser-cie-endeavour-dual-time-concept-5-horasyminutos

El Endeavour Dual Time Concept se presenta en cajas de oro rosa o platino con unas medidas perfectas: 40,8 mm de diámetro y 11 mm de altura, que le hacen asentarse sobre la muñeca como si hubieran nacido allí. Las asas están perfectamente diseñadas, con unas hendiduras laterales que aligeran su porte.

h-moser-cie-endeavour-dual-time-concept-13-horasyminutos

Y qué decir de las esferas que no se haya dicho ya. Un Moser se reconoce a distancia por sus esferas y, aunque ya llevamos años viéndolas, no te cansas nunca. Yo todavía no me he decidido por cuál de ellas me gusta más. Desde la primera vez que vi la esfera azul del Funky Blue hace un año y medio (aquí, con fotos en vivo) me enamoré, pero es que ya estaba enamorado de todas las demás versiones. Aquí tanto la versión azul -aquí llamada Sky Blue– como la simplemente llamada fumé -en tonos marrones- son absolutamente deseables, y seguramente la elección esté en si queremos el reloj un poco más serio o un poco más deportivo. Aunque la diferencia entre uno y otro sea del grosor de una pestaña. La desnudez de la esfera llega a tal extremo que incluso se ha suprimido el Swiss Made, algo que siempre está (sólo recuerdo un caso en el que no).

h-moser-cie-endeavour-dual-time-concept-7-horasyminutos

h-moser-cie-endeavour-dual-time-concept-12-horasyminutos

Quizá la única forma de decidirse por uno o por otro sea, una vez más el factor monetario. Es decir, lo ideal es comprar los dos porque son ediciones limitadas a 10 unidades por cada metal. Pero suponiendo que, en el mejor de los casos, sólo se pueda comprar uno, hay que saber que el Endeavour Dual Time Concept en oro rosa tiene un precio de aproximadamente 31.000 euros. Por su parte la versión en platino cuesta unos 40.500 euros. Francamente para ser los relojes que son, no me parecen precios disparatados en absoluto. Poco dinero para tener estas maravillas. Más información en Moser.es.

h-moser-cie-endeavour-dual-time-concept-10-horasyminutos

h-moser-cie-endeavour-dual-time-concept-9-horasyminutos

h-moser-cie-endeavour-dual-time-concept-4-horasyminutos

h-moser-cie-endeavour-dual-time-concept-14-horasyminutos

 

 



Nuevos Chopard L.U.C Time Traveler One: Fotos en Vivo y Precios

chopard-l-u-c-time-traveler-one-1-horasyminutos

Chopard entra en el mundo de los relojes con hora mundial por la puerta grande: los nuevos Chopard L.U.C Time Traveler One se presentan en tres metales, acero, oro y platino, y con un nuevo movimiento L.U.C -lo mejor de la casa- que además tiene certificación de cronómetro. No hay mejor forma de celebrar los 20 años de su manufactura de Fleurier. Vamos a ver los tres modelos y sus precios (un adelanto: son muy buenos).

 

chopard-l-u-c-time-traveler-one-13-horasyminutos

L.U.C Time Traveler One en acero

Cuando visité la manufactura de Chopard (viaje del que pronto hablaré), tuve la suerte de compartir un café con Karl-Friedrich Scheufele, presidente y auténtico motor creativo de la casa (recordemos que fruto de su amor por la relojería y su historia disfrutamos ahora de la renacida Ferdinand Berthoud). Acabábamos de ver los relojes que presento aquí y, hablando sobre como surgió la idea me dijo “hace tres años le dije a mi gente: necesitamos esto, y lo necesitamos con estos precios”. Eso se llama tener visión de futuro, porque desde que tuvo la idea hasta ahora el firmamento relojero se ha oscurecido con nubarrones de crisis mucho más densos y persistentes de los que ya se barruntaban entonces, y no dejan de diluviar malas noticias sobre el sector. De repente la venta se ha vuelto muchísimo más difícil y los compradores potenciales muchísimo más exigentes. Ya no vale cualquier cosa y las marcas están obligadas a dar mucho más de lo que ofrecían hasta ahora, y a mejores precios. Quien haya seguido a Chopard en estos años -yo entre ellos- sabe que su oferta ha sido siempre de las mejores en la relación calidad-precio. Y cuando digo calidad digo la más alta calidad.

chopard-l-u-c-time-traveler-one-6-horasyminutos

L.U.C Time traveler One en platino

Como además de una categoría inédita para Chopard los L.U.C Time Traveler One celebran el vigésimo aniversario de su primer movimiento L.U.C, la manufactura ha querido crear un sabor para cada gusto, aunque todos comparten características comunes: el movimiento (obviamente) y una caja de 42 mm de diámetro por 12,09 milímetros de altura exactamente. También presenta dos coronas de buen tamaño y que le da un aire más deportivo, dentro de sus líneas perfectamente clásicas.

chopard-l-u-c-time-traveler-one-10-horasyminutos

CÓMO FUNCIONA

 

chopard-l-u-c-time-traveler-one-17-horasyminutos

La esfera del L.U.C Time Traveler One está dispuesta en estratos concéntricos. En primer lugar aparece una discreta fecha que apunta al primer círculo, la fecha. A continuación las manecillas centrales, con la forma clásica de Chopard (muy Art Deco) apuntan a la hora local del segundo círculo, que alterna índices y numerales, todos impregnados de SuperLuminova -naranja en la versión de acero-. Estas funciones se controlan con la manecilla a las dos.

chopard-l-u-c-time-traveler-one-5-horasyminutos

A continuación aparece el disco de 24 horas; trabaja en conjunción con el de los husos horarios, representados por 24 ciudades en las que, por cierto, se ha sustituido París por Ginebra. Una vez que se han sincronizado los dos discos con la hora local está todo hecho, se puede empezar a viajar y ver la hora de los lugares que nos interese. Esta operación se hace con la corona a las 4; por eso tiene grabada una representación del globo terráqueo, mientras que la de las 2 ofrece el logotipo de L.U.C.

chopard-l-u-c-time-traveler-one-3-horasyminutos

La magia ocurre gracias al nuevo Calibre 01.05-L automático, concebido, desarrollado, construido y terminado en la sede de Chopard en Fleurier. Tiene unas dimensiones de 35,30 x 6,52 mm y oscila a 4 hercios, otorgando una reserva de marcha de 60 horas. Los acabados a mano incluyen el pulido de biseles y la decoración Côtes de Genève. Puestos a soñar hubiera sido fantástico que viniera con el microrrotor que equipan otros Chopard y que yo creo que es el mejor del mercado, pero habría supuesto una complicación añadida y un precio más alto.No olvidemos en cualquier caso que, como todos los L.U.C, el que mueve este reloj tiene certificado de cronómetro, un requerimiento específico del Sr. Scheufele.

chopard-l-u-c-time-traveler-one-9-horasyminutos

chopard-l-u-c-time-traveler-one-2-horasyminutos

Como ya he dicho el L.U.C Time Traveler One se presenta en tres metales, que van acompañados por tres esferas bien distintas. La pieza de acero ostenta una imagen claramente más deportiva, con los índices, manecillas y numerales en naranja sobre un fondo negro, salvo el disco de 24 horas que es blanco y gris. La versión de platino, elegantísima, tiene un color gris azulado con tonos verdes. El disco interior tiene decoración rayos de sol que parten del nombre de Chopard, bajo las doce, mientras que el disco exterior tiene un satinado circular. Si el color de esta esfera se dieran también a la versión en acero sería el acabose porque le daría una elegancia que no se ve en el mercado, pero visto que no son ediciones limitadas no creo que vaya a ocurrir.

chopard-l-u-c-time-traveler-one-14-horasyminutos

La más clásica es sin duda la versión de oro rosa y su esfera plateada, sobre la que destaca el disco de 24 horas en una combinación de azul y blanco espectacular. Aunque la esfera está muy llena de información la lectura es impecable. Se podría argüir que en una caja de 42 mm cabe mucha información, pero la clave no está ahí, sino en la perfecta elección de la tipografía. Cuando presenté el L.U.C Regulator (con fotos en vivo aquí) ya comenté el acierto de Chopard con la elección de la fuente para los textos; aquí cobra mucha más importancia porque hay mucho que escribir, y el resultado es impecable. Acompaña muy bien al aire Art Deco de las manecillas pero a la vez tiene una traza intemporal. No hay que fruncir el ceño ni un poquito para leer las ciudades, y mucho menos los números. El resultado es armonioso y gentil. Perfecto.

chopard-l-u-c-time-traveler-one-12-horasyminutos

Aunque el reloj levanta 12 mm hace buenas migas con las camisas de vestir, añadiéndoles prestancia. El juego del pulido del bisel y el frontal de las asas con el satinado de la carrura es todo un clásico y queda muy bien.

chopard-l-u-c-time-traveler-one-8-horasyminutos

chopard-l-u-c-time-traveler-one-16-horasyminutos

Hay un detalle que me olvidado mencionar: en contra de lo que sería habitual para nosotros el reloj se llama L.U.C Time Traveler One, con Traveler con una ele, no con dos como estamos acostumbrados. Esto es porque se ha optado por la escritura estadounidense y no la británica, que es la que se suele aprender en España. Es lo mismo que pasa con joyería (jewelery -EE UU- o jewellery -Reino Unido-). De una forma u otra el reloj es un acierto, redondeado por unos precios igualmente oportunos. La versión en acero del L.U.C Time Traveler One tiene un precio de 12.610 euros. La versión en oro rosa tiene un precio de 22.170 euros y por último el reloj en platino tiene un precio de 34.680 euros. Ojalá tengan el éxito que se merecen. Más información en Chopard.es.

chopard-l-u-c-time-traveler-one-4-horasyminutos

chopard-l-u-c-time-traveler-one-11-horasyminutos

chopard-l-u-c-time-traveler-one-18-horasyminutos

chopard-l-u-c-time-traveler-one-15-horasyminutos

 

 



Nuevos Patek Philippe Nautilus 40 Aniversario: Modelos y Precios

patek-philippe-nautilus-40-aniversario-8-horasyminutos

Mantenerse durante 40 años prácticamente igual hasta el punto de ser instantáneamente reconocible tanto en tu aspecto de entonces como el de ahora está al alcance de muy pocos relojes. Uno de los muy poquitos es el reloj deportivo que milita en las filas de la reina de las manufacturas suizas, Patek Philippe, que lo celebra lanzando dos ediciones limitadas. Vamos a ver los dos modelos y precios de los Patek Philippe Nautilus 40 Aniversario.

 

patek-philippe-nautilus-40-aniversario-10-horasyminutos

 

UN POCO DE HISTORIA

patek-philippe-nautilus-40-aniversario-diseno-original-gerlad-genta-horasyminutos

Los orígenes de estos Patek Philippe Nautilus 40 Aniversario son tan míticos como el propio reloj. El reloj fue diseñado por el no menos mítico Gerald Genta. Gerald había diseñado en 1972 el Royal Oak para Audemars Piguet, un reloj revolucionario porque siendo deportivo y siendo de acero tenía sin embargo acabados -y precios- de reloj de lujo. Aunque los inicios fueron dubitativos, el Royal Oak acabó siendo un éxito perenne.

Gérald Genta

Gérald Genta

Y cuenta la leyenda que estaba Gerald Genta cenando en el Hotel Porthole (que en inglés significa portilla, es decir, las ventanas que se practican en los costados de los buques) y oyó a directivos de Patek Philippe, sentados en una mesa del rincón, hablando sobre un posible reloj que pudiera competir con el de AP. Lo que escuchó le fue suficiente para en cinco minutos dibujar el bosquejo de lo que sería el reloj que hoy conocemos como Nautilus 3700/1, lanzado en 1976.

Nautilus 3700/1 de 1976

Nautilus 3700/1 de 1976

Tenía una caja monobloque patentada de 42 mm de diámetro de extremo a extremo, lo que para entonces era enorme y provocó mucho rechazo entre los seguidores de la marca, que lo consideraban fuera de lo que debía ser Patek Philippe. De hecho enseguida se ganó el apelativo de “Jumbo” por su tamaño. El bloque lo formaban la carrura y el fondo, por lo que el calibre se insertaba desde el lado de la esfera. Estaba culminado por el conocido bisel octogonal satinado. A izquierda y derecha la caja presentaba dos “orejas” que recordaban las bisagras de las portillas pero que en realidad estaban ahí para acoger las bisagras que permitieran soltar el bisel de manera fácil y segura. El brazalete estaba integrado, como era habitual entonces.

Otro 3700/1A

La esfera estaba decorada con líneas horizontales con índices y manecillas de bastón en oro. Estaba movido por un calibre 920 extraplano de Jaeger-LeCoultre (que como ya vimos cuando hablamos aquí del Vacheron Constantin Overseas Chronograph fue compartido con el VC 222 y el AP Royal Oak). El uso de este movimiento hizo que el reloj fuera muy delgado (7,6 mm), por lo que se llevaba perfectamente en la muñeca. Patek Philippe era consciente de el reloj podría conjugarse perfectamente con un traje. Más aún, seguramente sería ese el uso mayoritario. No es de extrañar por tanto la publicidad inicial del reloj, en la que habla de ir a bucear… ¡o a matar dragones en la sala de juntas!

patek-philippe-nautilus-40-aniversario-publicidad-1-horasyminutos

Posteriormente el Nautilus vería aumentar la familia: en 1981 aparecieron las referencias 3800/1A y 4700/1A que redujeron el tamaño del reloj a 37,5 y 29 mm respectivamente. Este último además llevaba un motor de cuarzo. Es obvio que cuando algo tiene éxito hay que sacarle jugo y PP no tuvo problemas en doblar una de las características identitarias del Nautilus (el tamaño) en pos de mayores ventas.

patek-philippe-nautilus-40-aniversario-publicidad-2-horasyminutos

 

patek-philippe-nautilus-40-aniversario-publicidad-horasyminutos

Llama la atención en este anuncio del Nautilus para mujer las últimas frases del texto: “Él le ayudará a elegir el reloj que mejor premia sus logros. […] Elegir el tiempo que es sólo para usted”. Qué distinto a la actual campaña de Patek Philippe: “Nunca un Patek Philippe es del todo suyo. Suyo es el placer de custodiarlo hasta la siguiente generación”. Cómo cambian las cosas, ¿verdad?

Sorprendentemente el Jumbo murió -en olor de multitud- en 1990, pero renació en 1998 sin segundero, con indicación de reserva de marcha y numerales romanos. Unas decisiones estéticas de calado y no muy congruentes con el espíritu del Jumbo original.

patek-philippe-nautilus-40-aniversario-3710-1a-horasyminutos

Aunque en 2005 se lanzó la referencia con tres complicaciones (referencia 3712/1A) el gran cambio llegó en 2006, año en el que el Nautilus muestra un completo rediseño, pero sin perder su ADN; más bien al contrario, lo refuerza. El gran cambio viene de la caja, que pasa a ser de tres piezas. Desaparece el sistema monobloque y por tanto ahora se puede añadir un cristal de zafiro que muestre el calibre. Esto se había implementado en la referencia de 2005, pero el modelo sólo duró un año hasta la aparición de las nuevas referencias, que ahora comienzan por 5: 5700/1A, 5800/1A y 5712/1A

patek-philippe-nautilus-40-aniversario-5711-horasyminutos

A partir de esta refundación el Nautilus comienza a expandir su reinado al mundo de las complicaciones con un vigor que le ha llevado con paso firme hasta las 4 décadas de vida, que festeja con los Patek Philippe Nautilus 40 Aniversario.

 

patek-philippe-nautilus-40-aniversario-logo-horasyminutos

 

 

NAUTILUS 40 ANIVERSARIO 5711/1P

 

patek-philippe-nautilus-40-aniversario-3-horasyminutosEl primero de los Patek Philippe Nautilus 40 Aniversario es casi una reedición del Nautilus original. De hecho la referencia 5711 ya existe: en oro rosa con esfera chocolate (5711/1R-001) y por supuesto en acero en dos versiones. La más tradicional tiene esfera azul marino (5711/1A-010) y otra con esfera blanca (5711/1A-011). Pero ahora la referencia pasa a tener el añadido 1P, y eso es porque el reloj se ha construido en platino. No es la primera vez que se hace un Nautilus en platino, pero es extremadamente raro hasta el punto de que, salvo que yo esté equivocado, el reloj no aparece en el catálogo de la marca. La caja mide 44 mm y, como todos los relojes en platino de la casa, aloja un diamante al sur del bisel. Los cubrebisagras, las “orejas”, son redondeadas, como siempre desde la reedición del Nautilus de 2006, debido al cambio en la forma de las bisagras. La caja sigue siendo una muestra de maestría en la decoración, con el satinado alternado con el pulido a espejo y el biselado de los bordes.

patek-philippe-nautilus-40-aniversario-9-horasyminutos

 

patek-philippe-nautilus-40-aniversario-5-horasyminutos

patek-philippe-nautilus-40-aniversario-4-horasyminutos

La esfera del Patek Philippe Nautilus 40 Aniversario 5711/1P sí que denota un cambio significativo: el azul de la esfera, hecha en oro amarillo macizo, presenta un azul mucho más vivo que el que estamos acostumbrados a ver en el reloj, con una gradación de color que parte de un centro brillante y se oscurece según se acerca al borde. El nombre de la empresa y su ciudad de origen se sitúan ahora sobre una superficie plana, mientras que hasta ahora pintaba sobre las nervaduras. Al crear una meseta sobre la que embeber el texto se rompe la tradicional continuidad estética, lo que sin duda será cuestionado por algunos. A mí sin embargo me gusta, le da un perfil más afilado a un reloj que, no olvidemos, es deportivo. Y recordemos también que ya se había hecho en la versión de oro rosa. Se ha creado otra plataforma a las 6 para acoger el aniversario 1976-2016, a la que se le ha puesto de sombre un 40; porque hay veces que no estamos para hacer una resta. Las manecillas mantienen la forma tradicional y están hechas en oro blanco, que también se ha usado para enmarcar la ventana de fecha. Y la última gran diferencia, y grande, está en los índices: en esta versión se han sustituido por diamantes con corte baguette. Aunque así dicho da un poco de miedo por aquello dela ostentación excesiva, estoy seguro de que en vivo quedará bien porque al pasar la luz se crearán múltiples reflejos azules. Pero habrá que verlo.

patek-philippe-nautilus-40-aniversario-7-horasyminutos

patek-philippe-nautilus-40-aniversario-6-horasyminutos

El ya conocido calibre 324 SC (Seconde Centrale), que mueve la versión de acero, está aquí también encargado de las operaciones con sus mejores galas: volante Gyromax que se mueve 4 hercios, espiral Spiromax, reserva de marcha de 45 horas y, por supuesto, el Sello Patek Philippe que garantiza sus acabados. Si quieres saber más sobre cómo fabrica PP te recomiendo que leas mi reportaje sobre la visita a la manufactura Patek Philippe.

NAUTILUS CHRONOGRAPH 40 ANIVERSRIO 5976/IG

patek-philippe-nautilus-40-aniversario-11-horasyminutos

Lo normal en una fecha como la que celebramos es que Patek lanzara una versión como la original. Lo que sí ha sorprendido mucho es el modelo que le acompaña en las festividades: este Patek Philippe Nautilus 40 Aniversario Chronograph, que es como el Jumbo original pero en esteroides: mide nada menos que 49, 25 mm desde la corona a la cubrebisagras izquierda, lo que imagino que habrá provocado que algunos puristas se hayan tirado directamente por la ventana. El nuevo tamaño provoca cambios también en la esfera, que por cierto comparte con la otra versión de aniversario color, manecillas e índices de diamante. La ventana de fecha se desplaza hacia el centro, dejando sitio para un pequeño índice/diamante a las 3. La subesfera del cronógrafo también aumenta de tamaño y en la forma en cómo muestra la información: mientras que en el cronógrafo ya existente -el 5980- los minutos estaban en el borde exterior y las horas en el interior, ahora la ubicación se ha invertido. A mí me parece que queda mejor así, con menos líneas y más numerales en el exterior.

patek-philippe-nautilus-40-aniversario-14-horasyminutos

patek-philippe-nautilus-40-aniversario-13-horasyminutos

El espacio extra también deja sitio para una placa conmemorativa grande, casi en forma de operación matemática. Cuando el Nautilus apareció en 1976 Patek Philippe precindió del “Automatic” que siempre aparece en las esferas y que a mí siempre me ha parecido totalmente prescindible, porque quien lo lleva ya sabe cómo es su reloj. Es más, si me apuras entonces tenía más sentido ponerlo por la cantidad de relojes de cuarzo que había en el mercado. Incluso con complicaciones en la esfera el Nautilus era un prodigio de sobriedad en el dial, y por eso sorprende tanto unas inscripciones tan grandes. No quedan mal, pero para mí el color y los índices ya marcaban suficientemente el aniversario.

patek-philippe-nautilus-40-aniversario-15-horasyminutos

El corazón del reloj lo regula el calibre CH 28-520 C que ya aparecía en el 5980. Es un movimiento integrado con cronógrafo flyback, hasta 55 horas de reserva de marcha y también volante Gyromax, espiral Spiromax, 4 hercios de frecuencia y sello Patek Philippe. Digamos por último que el brazalete sigue siendo fiel al original, con las haches satinadas y el eslabón central pulido.

patek-philippe-nautilus-40-aniversario-16-horasyminutos

Los dos Patek Philippe Nautilus 40 Aniversario son ediciones limitadas. Del Nautilus 5711/1P habrá sólo 700 unidades a un precio cada una de 100.000 francos suizos (unos 91.300 euros a día de hoy). Por su parte el 5976/IG está limitado a unas generosas 1.300 piezas, cada una con un precio de 85.000 francos suizos (aproximadamente 78.000 euros). Ambos se venden en una caja recubierta de corcho, como el original de 1976. Más información en PatekPhilippe.es.

patek-philippe-nautilus-40-aniversario-caja-horasyminutos

patek-philippe-nautilus-40-aniversario-potada-horasyminutos



Vacheron Constantin Traditionnelle Chronograph Perpetual Calendar

vacheron-constantin-traditionnelle-chronograph-perpetual-calendar-3-horasyminutos

Vacheron Constantin arranca el último cuatrimestre del año con una pieza que quita el aliento. Si esto es un indicador de lo que nos espera de aquí a la feria de Ginebra en enero, es como para frotarse las manos. El Vacheron Constantin Traditionnelle Chronograph Perpetual Calendar no es un reloj nuevo, pero verlo hace que lo desees como si lo fuera.

 

 

vacheron-constantin-traditionnelle-chronograph-perpetual-calendar-6-horasyminutos

Al izquierda el nuevo Vacheron Constantin Traditionnelle Chronograph Perpetual Calendar y a la derecha el antiguo

Ya he dicho que el Vacheron Constantin Traditionnelle Chronograph Perpetual Calendar no es nuevo, y aquí arriba está la prueba. Los cambios son sutiles pero suficientes como para mejorar aún más un modelo ya de por sí atractivo. La caja sigue siendo de 43 mm de diámetro y una altura de 12,94 mm. Curiosamente, aunque la colección se llame Traditionelle, es muy habitual encontrar en ella modelos que superan ampliamente el límite de los 40 mm de diámetro, en buena media por las complicaciones que tienen que acoger.  La esfera ensombrece su color para ganar un tono pizarra que enlaza mejor con el espíritu deportivo de un cronógrafo, y se ha añadido una escala taquimétrica que antes no existía, acerando así el espíritu de la pieza.

vacheron-constantin-traditionnelle-chronograph-perpetual-calendar-1-horasyminutos

Siguiendo con su faceta de medición de tiempos cortos nos encontramos con un segundero central y un contador de 60 minutos a las 3, más que suficiente en un cronógrafo de este este nivel que francamente no se va a usar nunca para medir los tiempos de un asalto de UFC sino como mucho la temperatura de cocción de una langosta, por ejemplo. A las 9 aparece el pequeño segundero. Ambas subesferas están biseladas para remarcarlas y decoradas con un guilloché circular.

vacheron-constantin-traditionnelle-chronograph-perpetual-calendar-5-horasyminutos

Pero además el reloj es un calendario perpetuo señalado por dos discretas ventanas centrales y la que marca los años bisiestos, colocada en una posición que parece elevar el calendario a una potencia. Es otro de los cambios con respecto a la anterior versión: las ventanas han pasado a tener el fondo color pizarra y la grafía en blanco, que queda mucho mejor. A las 6 aparece el disco de los días del mes y las fases lunares, que tienen dos caras: una triste y una alegre, tal como aparecían en los relojes de bolsillo de la marca. Está fabricado en oro blanco, como los índices y manecillas, y por supuesto está acabada a mano.

vacheron-constantin-traditionnelle-chronograph-perpetual-calendar-4-horasyminutos

Uno esperaría que para el Vacheron Constantin Traditionnelle Chronograph Perpetual Calendar la casa empleara el movimiento cronógrafo monopulsador creado el año pasado para el Harmony (que puedes ver en este vídeo), pero sin embargo el calibre 1142 QP es en realidad el Lemania 27-70, un movimiento cuya evolución vemos en el Omega Moonwatch -el ya legendario calibre 321- y unos cuantos cronógrafos/calendario perpetuo de Patek (incluyendo el 5970). Como este reloj tiene -al igual que todos los de VC- el Punzón de Ginebra, quiere decir que los acabados son infinitamente mejores. Además la frecuencia ha subido de los  2,5  a los 3 hercios para mejorar la cronometría y ostenta 48 horas de reserva de marcha. Para ver una foto en vivo puedes releer el artículo sobre el maravilloso Historiques Cornes de Vache 1955.

Veremos si habrá nuevos retoques en las otras versiones existentes del Vacheron Constantin Traditionnelle Chronograph Perpetual Calendar. Mientras tanto esta se puede conseguir por 163.000 euros, que son unos 27.000 euros menos que el Patek equivalente en oro blanco. Pues yo no me lo pensaba. Más información en VacheronConstantin.es.

vacheron-constantin-traditionnelle-chronograph-perpetual-calendar-2-horasyminutos

 



En la muñeca: Jaeger-LeCoultre Reverso Tribute Gyrotourbillon

Jaeger-LeCoultre-Reverso-Tribute-Gyrotourbillon-20-Horasyminutos

Este año se cumple el 85 aniversario del Reverso de Jaeger-LeCoultre, uno de esos  iconos de la relojería reconocible inmediatamente. Para celebrarlo la manufactura ha lanzado el Jaeger-LeCoultre Reverso Tribute Gyrotourbillon que es aún más espectacular que el que presentó hace ya unos años. Vamos a repasar sus características y precio.

Jaeger-LeCoultre-Reverso-Tribute-Gyrotourbillon-19-Horasyminutos

Se sabe que un diseño está logrado cuando su impacto visual es instantáneo. Pero conseguir que un diseño dure décadas -85 años, en este caso- permitiendo infinidad de variaciones sin afectar su esencia, eso es una guerra distinta. Y si además el ámbito del diseño es la relojería, entonces estamos hablando de deidades. Eso es el Reverso, una deidad de la que he hablado muchas veces en Horas y Minutos porque con este reloj, como dice la canción, tengo una debilidad. Y el Jaeger-LeCoultre Reverso Tribute Gyrotourbillon es la cumbre del modelo (por lo menos por ahora).

La caja del platino del Jaeger-LeCoultre Reverso Tribute Gyrotourbillon ha adelgazado notablemente desde la versión anterior. Donde antes te encontrabas con un reloj de 55,4 de largo, 36 de ancho y nada menos que 16 mm de altura, ahora las dimensiones largo x ancho x alto son 51.1 X 31 X 12.4  mm., con un fondo levemente curvado para que se adapte mejor a la muñeca. Y encima el reloj lleva mucho más dentro, con lo que el esfuerzo de la manufactura es aún más notable.

Jaeger-LeCoultre-Reverso-Tribute-Gyrotourbillon-4-Horasyminutos

Jaeger-LeCoultre-Reverso-Tribute-Gyrotourbillon-7-Horasyminutos

El anverso del reloj -si consideramos el anverso la posición en la que la corona está a las 3- tiene una presencia clásica, con una esfera horaria granallada y agujas delfín en acero para una lectura perfecta de la hora. En la esquina superior derecha se ve el barrilete con la JL de Jaeger, que proporciona 38 horas de reserva de marcha. El muelle real queda a la vista, así que se puede ver cómo se tensa cuando le das cuerda.

Jaeger-LeCoultre-Reverso-Tribute-Gyrotourbillon-2-Horasyminutos

Enfrente tiene un disco de 24 de día y noche, representado simplemente por una luna y un sol. Todo el conjunto bebe del Art Deco, como corresponde a un reloj que apareció en 1931.

Jaeger-LeCoultre-Reverso-Tribute-Gyrotourbillon-3-Horasyminutos

El movimiento primario del Gyrotourbillon es una rotación de un minuto, lo que como es habitual se utiliza para insertar un pequeño segundero. En este caso la lectura no es la más sencilla porque simplemente hay dos bloques de números que van del 25 al 35 y del 55 al 05, mientras que el resto es sólo un reborde con dibujo de ferrocarril. El segundo lo marca una flecha azul a la izquierda, un triángulo equilátero en acero azulado.

Jaeger-LeCoultre-Reverso-Tribute-Gyrotourbillon-21-Horasyminutos

En el anverso del Jaeger-LeCoultre Reverso Tribute Gyrotourbillon sólo la parte superior está esqueletada mientras que la inferior tiene un guilloché en rayos de sol -el motivo más repetido en todo el reloj-, pero aún así la sensación de profundidad es notable porque la esfera horaria está por encima de los puentes y debajo de estos queda el plano del Gyrotourbillon. El conjunto da la impresión de que el fondo queda muy, muy abajo. Ello es también porque el fondo de la caja, con una clásica decoración Art Deco con forma de sol en el que la parte central está pulida para que, al pasar la luz, se refleje sobre el Gyrotourbillon y permita una aún mejor contemplación del mecanismo.

Jaeger-LeCoultre-Reverso-Tribute-Gyrotourbillon-6-Horasyminutos

 

Jaeger-LeCoultre-Reverso-Tribute-Gyrotourbillon-14-Horasyminutos

El reverso del Jaeger-LeCoultre Reverso Tribute Gyrotourbillon es un canto a las labores artísticas de la manufactura. De hecho Jaeger lo enmarca dentro de la colección Hybris Mechanica, la colección que alberga los desarrollos más técnicos y las artes decorativas más especializadas.

Jaeger-LeCoultre-Reverso-Tribute-Gyrotourbillon-18-Horasyminutos

Esta faz del reloj se encuentra totalmente esqueletada y cada una de las piezas decoradas. Resalta especialmente el grabado de los puentes; no queda ni un milímetro que no haya sido tratado, pero el resultado es discreto y sin caer en el barroquismo. En la esquina superior derecha hay una indicación de 24 horas y de día y noche, distinguidas por el color amarillo y azul respectivamente. La lectura de la hora no es tan fácil como en el anverso, pero el facetado de las agujas hace que no se pierdan en el mar de estímulos visuales de la esfera.

Jaeger-LeCoultre-Reverso-Tribute-Gyrotourbillon-16-Horasyminutos

Pero el foco de atención recae, claro, sobre el Gyrotourbillon. El Gyrotourbillon lleva la invención de Breguet al máximo en su lucha por contrarrestar los efectos de la gravedad: mientras la caja exterior hace un giro completo cada minuto, el eje interior obliga al espiral semiesférico a rotar una vez cada 12,6 segundos. Es decir, casi 5 veces por minuto y 5,4 segundos más rápido que la primera versión del Gyrotourbillon.  Eso hace que el tourbillon tenga un ritmo frenético e hipnotizante. Y como los dos ejes que lo mueven son externos, da la sensación que el mecanismo está flotando. Es decir, una auténtica maravilla.

Jaeger-LeCoultre-Reverso-Tribute-Gyrotourbillon-1-Horasyminutos

Dentro del tourbillon se ve el espiral esférico montado sobre el Gyrolab,  un volante no cerrado para reducir la fricción del aire y  compuesto  de dos secciones con la forma, una vez más, de J y L. Ya lo presenté cuando hablé del Geophysic True Second (aquí) y en vídeo cuando hablé del Geophysic True Second Universal Time (el vídeo puedes verlo aquí). Para que toda esta proeza quepa en una caja que -recordemos- ha encogido sus medidas con respecto a su hermano mayor, el tamaño del conjunto del Gyrotourbillon ha disminuido nada menos que un 30%, lo cual es casi increíble.

Jaeger-LeCoultre-Reverso-Tribute-Gyrotourbillon-15-Horasyminutos

A pesar de toda la maravilla que lleva dentro el Reverso tiene unas medidas perfectamente llevables, como ya he dicho, y aunque la caja es de platino el reloj es muy ligero. Por supuesto en la muñeca es espectacular. Por supuesto la máxima excelencia técnica y los mejores materiales tienen un precio. El Jaeger-LeCoultre Reverso Tribute Gyrotourbillon tiene un precio de 270.000 euros, y es una edición limitada a 75 unidades sólo disponible en las boutiques de la marca. Pero nada nos impide soñar, ¿verdad? Más información en Jaeger-LeCoultre.es.

Jaeger-LeCoultre-Reverso-Tribute-Gyrotourbillon-12-Horasyminutos

Jaeger-LeCoultre-Reverso-Tribute-Gyrotourbillon-13-Horasyminutos

Jaeger-LeCoultre-Reverso-Tribute-Gyrotourbillon-9-Horasyminutos

 



Vacheron Constantin Historiques: nuevos modelos y precios

Vacheron-Constantin-Historiques-portada-Horasyminutos

El lema de Vacheron Constantin“Artesanos de Eternidad desde 1755” no puede ser más cierto. Relojes que surgieron hace décadas siguen plenamente vigentes y muy deseados por los coleccionistas. Por ello la manufactura los acoge en una sección especial de su colección: los Vacheron Constantin Historiques. Vamos a ver tres nuevos modelos y sus precios.

VACHERON CONSTATIN HISTORIQUES ULTRA-FINE 1955

Vacheron-Constantin-Historiques-Ultra-fine-1955-1-Horasyminutos

Los relojeros siempre buscaron hacer los relojes de bolsillo más finos para que no molestaran en el bolsillo. Esa búsqueda se trasladó a los relojes de pulsera, en los que se considera imprescindible ser delgado para ser elegante. En 1955 Vacheron Constantin presentó el Ultra-Fine que albergaba el Calibre manual 1003, con tan solo 1,64 mm de altura y que sigue perfectamente operativo. Para hacernos una idea, es tres centésimas más delgado que las monedas de 1, 2 y 5 céntimos. Integra 117 componentes, con puentes y platinas de oro de 18 quilates con excepcionales acabados a mano y visibles a través del fondo de cristal de zafiro de la caja.

Vacheron-Constantin-Historiques-Ultra-fine-1955-3-Horasyminutos

La caja es de platino por primera vez y ha reducido su tamaño notablemente, pasando de 38,5 milímetros del modelo ya existente en oro rosa a los actuales 36. La verdad es que sorprende la disminución del diámetro, porque limita la universalidad del modelo, pero haciendo felices a los más puristas. Eso sí, lo compensa con la esfera, que es preciosa.

Vacheron-Constantin-Historiques-Ultra-fine-1955-4-Horasyminutos

El dial del Vacheron Constantin  Historiques Ultra-Fine 1955 es  de opalina argéntea que presenta de un estilo minimalista con gran pureza de líneas, acentuadas por las agujas de bastón de oro blanco. Los índices horarios están pintados azul, a juego con el de la correa de aligátor que se ata a la muñeca con una hebilla de platino.

VACHERON CONSTATIN HISTORIQUES AMERICAN 1921

Vacheron-Constantin-Historiques-American-1921-2-Horasyminutos

Uno de mis relojes favoritos de Vacheron Constantin, sin duda. Pero en eso soy muy poco original porque es un reloj que gusta a todo el mundo. Es un perfecto compendio de cómo la marca sabe aunar practicidad (un reloj siempre ha de ser un reloj que dé la hora), diseño y elegancia. El American 1921 tuvo su vida comercial -claro- en los años 20 como reloj de conductor. De ahí su esfera girada una hora: estaba pensada para consultar la hora sin separar la mano del volante. En realidad comenzó su andadura en 1919 con el dial girado a la izquierda (con las 12 en el lugar de las 11), pero en 1921 apareció con la configuración que conocemos ahora.

Vacheron-Constantin-Historiques-American-1921-4-Horasyminutos

La caja de 40 mm de diámetro, que ahora se presenta en platino, es especialmente exquisita en la forma en que cae desde el centro hacia los bordes. Decir que es muy Art Deco es una obviedad porque el diseño es de esa época precisamente, pero a nuestros ojos actuales nos resulta particularmente seductora. Lo mismo ocurre con las asas soldadas, delicadas y a la vez complejas por los cabezales de los muelles que sujetan la correa. Por no hablar de la corona circular, ubicada en una esquina para que desafíe golpes y rozaduras sin afectar su elegancia.

Vacheron-Constantin-Historiques-American-1921-1-Horasyminutos

La esfera es muy clásica pero muy original, con un finísimo graneado en color plata (salvo en la subesfera del pequeño segundero, para mejor contraste) con numerales arábigos pintados en azul y minutería de ferrocarril pintada en negro y señalada por agujas Breguet de acero azulado. Por dentro se mueve el calibre 4400 de carga manual, con 127 componentes y un órgano regulador que late a 4 hercios. Cabe destacar la reserva de marcha, que es de unas respetables 65 horas. Y además es visible gracias al cristal de zafiro trasero. El reloj perfecto.

Vacheron-Constantin-Historiques-American-1921-3-Horasyminutos

VACHERON CONSTANTIN HISTORIQUES CORNES DE VACHE 1955

La referencia 6087 apareció en 1956 y su vida se extendió sólo diez años; y en esos diez años sólo vieron la luz 36 piezas: 26 en oro amarillo, 8 en oro rosa y 2 en platino. El reloj añadía unas asas con una forma peculiar que oficialmente se llamaban “de lágrima” pero que no tardaron en llamarse “de cuerno de vaca”, nombre que a la postre fue el que permaneció.

Vacheron Constantin Historiques Corne de Vache SalonQP

Cornes de Vache 1955 en platino

La reedición en platino del año pasado  fue en platino, y fue un exitazo. Aquí abajo se puede ver el original, y comparándolo te das cuenta de la fidelidad que ha seguido la casa para reproducir los rasgos  primitivos.

Vacheron-Constantin-Referencia 6087

Ahora la colección de Vacheron Constantin Historiques se enriquece con una versión en oro rosa, manteniendo los 38,5 mm de diámetro de la versión renacida en 2015. Lo único que cambia es el metal, porque todo lo demás permanece igual, especialmente las asas.

Vacheron-Constantin-Historiques-Cornes-de-vache-1955-2-Horasyminutos

El azul del pulsómetro y de las agujas del cronógrafo se mantienen, pero obviamente los índices aplicados y las manecillas pasan a ser de oro rosa. Mientras que el exterior de la esfera está muy ocupado, el interior es limpio y fácilmente legible. Es una delicia, la verdad. Sobrio y elegante. Y además en la parte trasera el cristal de zafiro permite ver el calibre manual 1144 en toda su gloria. Es, no hace falta decirlo, un calibre de manufactura, cuidado en su decoración hasta el mínimo y obsesivo detalle.

Vacheron-Constantin-Historiques-Cornes-de-vache-1955-3-Horasyminutos

Todos los Vacheron Constantin Historiques ostentan el sello del Punzón de Ginebra y tienen unos precios acordes con la exclusividad de la marca, pero que a mí, francamente, no me parecen disparatados para todo lo que te ofrecen. El Ultra-fine cuesta 41.800 euros. El American 1921 vale 47.700 euros y, por último, el Cornes de Vache 1955 tiene un precio de 58.100 euros. Más información en VacheronConstantin.es.

Vacheron-Constantin-Historiques-Cornes-de-vache-1955-1-Horasyminutos

 



Un F.P.Journe Centigraphe Souverain recauda 120.000 euros

 F-P-Journe-Centigraphe-Souverain-Horasyminutos

F.P.Journe es una de las marcas más exquisitas que hay en el panorama actual cuando hablamos de belleza en acabados, pero es además una de las más importantes en cuanto a nivel de complicación. Un buen ejemplo es el F.P.Journe Centigraphe Souverain, del que se ha hecho una edición única en platino para subastarla a favor del Instituto para el Cerebro y la Médula Espinal y se ha subastado por 120.000 €

F-P-Journe-Centigraphe-Souverain-Institut-du-Cerveau-Horasyminutos

El Instituto IMC es el laboratorio de investigación más grande del mundo, con más de 700 investigadores, doctores y pacientes, todos ellos empeñados en la superación de las dolencias del sistema nervioso. François-Paul Journe lleva ayudando al IMC desde 2004. “Todos tenemos a alguien en nuesra familia que sufre de alguna enfermedad nerviosa (Alzheimer, Parkinson o Esclerosis Múltiple), y nuestra única esperanza es contribuir a encontrar un tratamiento”. Para ello ha creado la edición única del F.P.Journe Centigraphe Souverain en platino.

F-P-Journe-Centigraphe-Souverain-2-Horasyminutos

El F.P.Journe Centigraphe Souverain es una (otra) de las grandes creaciones del relojero. Es un cronómetro que mide la centésima de segundo; de ahí su nombre de Centigraphe, que significa literalmente “escritor de centenas”, mientras que cronógrafo significa “escritor del tiempo”. Ahora estamos casi acostumbrados a relojes que ofrecen esa información, pero cuando salió el F.P.Journe Centigraphe Souverain era algo absolutamente inusual. Una auténtica proeza que fue premiada al año siguiente en el Gran Premio de Ginebra con la “Manecila de Oro”, el galardón más alto.

F-P-Journe-Grand-Prix-de-Geneve-Horasyminutos

Normalmente los relojes que marcan la centésima se mueven como mínimo a 4 hercios o a 5 (28.800 o 36.000 alternancias/hora), pero sin embargo el F.P.Journe Centigraphe Souverain late a tres hercios (21.600 alternancias), lo cual es todavía más prodigioso. Esto lo consigue mediante un sistema patentado que aísla el cronógrafo de la función horaria, lo que significa que la amplitud del volante no se ve afectada por el funcionamiento del cronógrafo. Las manecillas del contador de centésimas, de 20 segundos y de 10 minutos se mueven gracias a dos trenes de ruedaas distintos, ambos conducidos por el centro del muelle real. El barrilete tiene un sistema de mantenimiento de la energía de manera que la fuerza no disminuye durante la carga. Además tiene 80 horas de reserva de marcha sin el cronógrafo, y 24 si está en funcionamiento constante. Todo ello en un precioso calibre realizado en oro macizo.

F-P-Journe-Centigraphe-Souverain-1-Horasyminutos

La esfera del F.P.Journe Centigraphe Souverain subastado está hecha en nácar azul y muestra el logotipo del IMC, además de mantener la placa de oro blanco en la que se sitúan las esferas. La escala taquimétrica convierte unidades de 1 kilómetro a velocidades desde 6 Km/h -caminando- hasta 36.000 Km/h, muy por encima de la velocidad de un cohete en órbita. La manecilla de 1/100 se mueve alrededor de la subesfera en un segundo, en una escala marcada en centésimas de segundo.

F-P-Journe-Centigraphe-Souverain-3-Horasyminutos

A las dos horas la manecilla gira una vez cada 20 segundos, sobre una escala dividida en segundos. El taquímetro externo indica velocidades. La subesfera a las 6 está graduada en 10 minutos y tiene un taquímetro similar con una escala de velocidades con marcadores de 20 segundos. Por ejemplo, un kilómetro recorrido en tres minutos y 40 segundos representa una velocidad de 16,4 km/h (hasta un decimal). Toda esta súper precisión y complicación sin perder un ápice de la exquisitez de los acabados que siempre ha distinguido a F.P.Journe. Sus  relojes se ven a menudo en subastas, así que no es de extrañar que este F.P.Journe Centigraphe Souverain haya alcanzado los 120.000 euros, más del doble de una versión estándar en oro. Y encima por una buena causa, así que no se puede pedir más. Más información en FPJourne.com.

F-P-Journe-Centigraphe-Souverain-4-Horasyminutos

F-P-Journe-Centigraphe-Souverain-4-Horasyminutos

 

 

 



En la muñeca: A. Lange & Söhne Grand Lange 1 Moon Phase Lumen

A-Lange-&-Sohne-Grand-Lange-4-Lumen--Horasyminutos

La manufactura de A. Lange & Söhne hace sin aparente esfuerzo lo que para otros supone una carrera agotadora y siempre inacabada: enamorar con cada modelo que presenta. Su mezcla de clasicismo relojero con altísimos acabados desarma cualquier intento de crítica, de manera que cada lanzamiento es un éxito sin paliativos. Y eso incluye también a su reloj estéticamente más arriesgado: el Grand Lange 1 Moon Phase Lumen.

A-Lange-&-Sohne-Grand-Lange-1-Lumen-2-Horasyminutos

En realidad, como recordarán los seguidores de la casa, este Grand Lange 1 Moon Phase Lumen no es el primero modelo “Lumen”. Aunque anunciado a finales de  2012 en 2013  se presentó el Gran Lange 1 Lumen, que causó un gran impacto. Es lo que el Director General de la casa, Wilhelm Schmid, llama un “producto héroe”, con mucha repercusión mediática (se puede leer la entrevista aquí). La presente edición es exactamente igual que la de 2013, salvo lógicamente el añadido de la fase lunar y por tanto el cambio de calibre. Pero como en 2013 Horas y Minutos no existía aún, vamos a ver ahora en qué consiste este Lange de traje oscuro.

A-Lange-&-Sohne-Grand-Lange-1-Lumen-6-Horasyminutos

El Grand Lange 1 Moon Phase Lumen es exactemente igual que la versión no translúcida excepto en la esfera. La caja en esta edición limitada es de platino, una elección perfecta porque el oro rosa y el oro rojo darían un contraste de gusto dudoso. El diámetro es de 41 mm, necesarios para poder ofrecer una información amplia y sin agobios. La altura es, sin embargo, de tan solo 9,5 mm, lo que garantiza su acomodo con los atuendos más formales. El bisel redondeado y las asas están pulidos, mientras que el lateral de la caja presenta una franja satinada, solo alterada por un pulsador a las 10 para la correción rápida de la fecha y otro encastrado para corregir la fase lunar. Y por supuesto la corona a las tres, para dar cuerda y ajustar la hora.

A-Lange-&-Sohne-Grand-Lange-1-Lumen-perfil-Horasyminutos

A-Lange-&-Sohne-Grand-Lange-1-Lumen-perfil-2-Horasyminutos

La esfera es, para quien no conociera el anterior modelo, realmente impactante. De hecho lo es también para los que lo conocíamos, porque fue una edición limitada a 200 unidades que se vio en el SIHH y nunca más. Así que recuerdas que era muy distinto a todos los Lange, peros se te olvida lo muy distinto que era. Y sobre todo se te olvida lo mucho que te gustó. Así que cuando te enteras que hay una nueva versión “Lumen” (Luz en latín) ya vas predispuesto a que el reloj te seduzca. Y lo hace en cuanto que asoma.

A-Lange-&-Sohne-Grand-Lange-1-Lumen-7-Horasyminutos

La esfera se compone de dos elementos: en primer lugar el anillo exterior, la subesfera de las horas y minutos y la del pequeño segundero, todos hechos de plata maciza negra. El resto es un cristal de zafiro semitransparente que, mediante un tintado especial, bloquea la entrada de luz pero no los rayos ultravioletas. De esta forma los pigmentos luminiscentes del mecanismo de la gran fecha se “cargan” y permiten ver la fecha en la oscuridad. La gran fecha, característica de A. Lange & Söhne,  no está hecha de dos discos superpuestos. En realidad las decenas (0, 1, 2 y 3) están pintadas en negro sobre una cruz impregnada de material luminiscente, mientras que las unidades están también pintadas en negro pero sobre un disco transparente que se desliza por debajo de la cruz de las horas y sobre un fondo que sí es luminoso.

A-Lange-&-Sohne-Grand-Lange-1-Lumen-3-Horasyminutos

Entre la gran fecha y el pequeño segundero se sitúa el indicador de reserva de marcha, que es de 72 horas y cuya manecilla también tiene material luminiscente. La gran novedad es la inclusión de la ventana de fases lunares, una de las más bonitas del mercado y que se equipa en todos los modelos de Lange (excepto en el 1815 Grand Complication, si no estoy equivocado).

A-Lange-&-Sohne-Grand-Lange-1-Lumen-detalle-Horasyminutos

Esta complicación se hace habitualmente sobre una disco de oro, pero en este caso es nuevamente un cristal al que se le aplica un revestimiento patentado por la marca. A continuación se cortan con láser las 1164 estrellas y la luna.  El disco se desliza por encima de una masa luminosa que se hace presente a través del corte realizado. Si el firmamento es precioso a la luz del día, cuando entra en juego la luminiscencia el resultado va más allá de lo espectacular.

Grand Lange Moonphase Lumen en toda su gloria

Pero claro, lo bueno de Lange está tanto por delante como en el reverso. El calibre manual L095.4 que anima el Grand Lange 1 Moon Phase Lumen sigue los cánones de perfección de la manufactura en cuanto a los acabados, y la tradición de Glashütte en las formas: platina de tres cuartos de alpaca natural, puentes en el mismo metal, puente del volante grabado a mano, ajuste mediante cuello de cisne y decoración con nervaduras de Glashütte. El volante está regulado en 5 posiciones y oscila 21.600 veces a la hora. Por supuesto tiene parada de segundero y, una vez ajustada la fase de luna, no vuelve a necesitar otro ajuste hasta pasados 122,6 años.

A-Lange-&-Sohne-Grand-Lange-1-Lumen-calibre-L095.4-1-Horasyminutos

Es casi una obviedad decir que el reloj queda muy bien en la muñeca. En realidad lo que sería una noticia es que alguno de los modelos no lo hiciera. Pero repitámoslo: es una gozada tener este reloj en la muñeca. Queda como un guante y, a pesar de su atrevida propuesta, en realidad la presencia es muy atractiva y elegante. Y además exclusivo, porque el Gran Lange 1 Moon Phase Lumen es una edición limitada para 200 afortunados que tendrán que pagar un precio de  70.800 euros, cosa que yo haría encantando si pudiera. Más información en A. Lange &Sohne.com.

A-Lange-&-Sohne-Grand-Lange-1-Lumen-5-Horasyminutos

 

 

 



Blancpain Villeret Calendrier Chinois Traditionnel

Blancpain-Villeret-Calendrier-Chinois-Traditionnel-portada-Horas-y-Minutos

Esto sí que es celebrar el año nuevo chino comme il faut. Blancpain, la poderosa manufactura perteneciente al grupo Swatch tiene un reloj que muestra el complicado calendario chino que ahora pone el acento, cómo no, en el año del mono. Es el Blancpain Villeret Calendrier Chinois Traditionnel.

Blancpain tiene una capacidad creativa que suele pasar casi desapercibida porque dentro del grupo tiene manufacturas hermanas de gran renombre (merecido por supuesto) que a menudo hacen sombra a la que es, de hecho, la marca de relojes más antigua del mundo. Pero lejos de dormirse en los laureles históricos Blancpain demuestra cada día su maestría, que se nota tanto en sus diseños como en el desarrollo de calibres, de los que tiene una producción asombrosa. Tal es el caso del calibre 3638, una proeza porque, además de un calendario gregoriano y las fases lunares consigue mostrar el complicadísimo calendario chino en un espacio de tan sólo 32 mm de ancho por 8,30 de alto.

Blancpain Villeret TCalendrier Chinois Tradtionnel para Only Watch - calibre 3638

Y es que el calendario chino se basa tanto en el sol como en la luna. En realidad, para complicarlo más, es un calendario solar pero que tiene como unidad de cuenta el ciclo lunar completo (29,53059 días exactamente). Si el año son 12 meses lunares -es decir, 354,36707 días- quiere decirse que tiene 11 días menos que el año solar occidental (nuestros 365,242374 dias). De esta forma periódicamente se añade un mes para que el año chino cuadre con los períodos estacionales. Todos los meses del año chino, incluido el que se añade, comienzan el día de la luna nueva, por lo que su extensión es de 29 ó 30 días. Por tanto cuando el año incluye ese mes de más será más largo que nuestro calendario solar gregoriano, mientras que cuando no se incluye es más corto. Esa es la razón por la que la fecha del Año Nuevo Chino varía, como ocurre con nuestra Semana Santa, que también depende del ciclo de la Luna.

A pesar de tantos cálculos el movimiento tiene una reserva de marcha de nada menos que 7 días, lo que es más que encomiable. El Blancpain Villeret Calendrier Chinois Traditionnel es un reloj de la colección estándar, pero para esta edición especial del año del mono se ha decorado la masa oscilante (porque además es un calibre automático) con un grabado -muy bien realizado por cierto- de un primate visible gracias al cristal de zafiro.

Blancpain-Villeret-Calendrier-Chinois-Traditionnel-reverso-Horas-y-Minutos

La legibilidad de la esfera, realizada en esmalte grand feu, es impecable. A las doce el reloj muestra los numerales dobles en dígitos y en símbolos -el ciclo de las 24 horas-, además de indicar el año zodiacal chino que dura 12 años (en la foto, el año del mono). A las 3 encontramos los elementos y los troncos celestes en ciclo de 10 años. A las 9 aparecen el mes, la fecha y el indicador de meses intercalados. Por último a las 6 aparecen las fases lunares.

Blancpain-Villeret-Calendrier-Chinois-Traditionnel-detalle-esfera-Horas-y-Minutos

Como ya he dicho también se muestra la hora mediante numerales romanos mientras que el calendario gregoriano aparece en el borde exterior de la esfera, señalado por la tradicional manecilla “doblada” que vemos en muchos Villeret. Todo ello se recoge en una caja de 45 mm de diámetro y 15 mm de alto con la  clásica forma de double pomme de los Villeret, y construida en platino. Además la corona lleva engastado un rubí de Madagascar y se ata a la muñeca con una correa de cocodrilo y hebilla plegable.

Blancpain-Villeret-Calendrier-Chinois-Traditionnel--Horas-y-Minutos

El Blancpain Villeret Calendrier Chinois Traditionnel Año del Mono es una edición limitada a 50 unidades, a la venta sólo en las Boutiques de la marca. El precio es de 82.510 Euros. Blancpain.es.



Los Perpetual Day Date de Rolex con el nuevo calibre 3255

Rolex no es precisamente la más apresurada de las manufacturas. Todos los pasos que da son pequeños -pero firmes-, espaciados y a menudo tan sutiles que sólo el seguidor de la marca se da cuenta a primera vista. Por tanto un nuevo calibre es una gran noticia, y la propia Rolex lo significa con una nueva edición del Oyster Perpetual Day Date.

 

Poco ha cambiado en la apariencia del Oyster Perpetual Day Date de Rolex desde su aparición en 1956. Pensado para personas de especial relevancia o presidentes de grandes compañías -de hay el apodo de President-, el reloj fue el primero en mostrar el día completo, y desde entonces el nombre del día preside la esfera sustituyendo a la indicación del 12, justo encima de su corona de 5 puntas (en diversos idiomas, además). Como fue concebido para las “clases altas” sólo se fabrica en materiales preciosos: platino, oro blanco, oro amarillo y el oro rosa creado por la propia Rolex, el Everose que aparece en la foto de arriba.

Supongo que cuando he dicho “poco ha cambiado” los más vehementes seguidores de la marca o han dejado de leer o han empezado a odiarme, porque una cosa que sí ha cambiado notablemente han sido las medidas de la caja. El President original medía 36 mm de diámetro -medida que se mantiene en la colección-  y  la versión aparecida en 2008, el Day Date II, llegaba a los 41, un auténtico sacrilegio para los puristas. Este año el DD pierde un milímetro en su diámetro total, lo que le sigue manteniendo dentro de unas medidas actuales. En cualquier caso el diseño del guardatiempos es tal que nunca parece grande, y casi ni pequeño aunque tenga una medida de 36 mm. A eso se le llama perfección de diseño.

Rolex Oyster Perpetual Day Date oro blanco esfera cuartos frontal Horas y Minutos

Oro blanco con esfera “cuartos” y numerales romanos

EL CALIBRE 3255

 

Rolex Oyster Perpetual Day Date calibre 3255 anverso Horas y Minutos

Éste si es un gran cambio. Se puede discutir todo lo que se quiera sobre Rolex, pero hay algo que no admite disputa: el calibre 3155 es un excelente movimiento que sigue plenamente vigente (y, para alegría de quien lo lleva en la muñeca, lo seguirá siendo muchos años). ¿Tenía entonces necesidad de cambiarlo? En absoluto, pero Rolex es Rolex y hace las cosas cuando cree que va a mejorar lo que ya hay. Y lo consigue. El movimiento está acorazado por 14 patentes nuevas, poco notables a primera vista -está tan espartanamente decorado como su antecesor- pero que aunadas al rediseño de más del 90% de las piezas del calibre lo convierten en una gran máquina.

Si empezamos por la energía, esta se mantiene durante 70 horas, casi tres días (que a estas alturas debería ser obligatorio en todos los relojes de alta gama). Esto supone 24 horas más que su antecesor. Para que nos hagamos una idea de la minuciosidad del replanteamiento de los elementos que componen el calibre digamos por ejemplo que 10 de esas horas extras se obtienen de reducir un 50% el grosor de las paredes del barrilete, dejando hueco para un muelle real más largo. La energía liberada se controla gracias al nuevo escape al que Rolex ha denominado Chronergy.

Rolex calibre 3255 escape Chronergy Horas y Minutos

El Chronergy, que es antimagnético, no es sino un escape de áncora suizo modificado para mejorar el rendimiento energético, el talón de Aquiles del mecanismo. Lo primero que llama la atención es la rueda de escape, esqueletada para hacerla más ligera y de paso disminuir su inercia. El áncora tiene ahora unas paletas con el grosor reducido un 50%, incrementando sin embargo la superficie de contacto de los dientes de la rueda de escape. El conjunto no está alineado sino que presenta una línea discontinua con mayor distancia entre el áncora y el volante para aumentar el efecto palanca. A decir de la manufactura el conjunto de modificaciones geométricas aportadas permite aumentar el rendimiento del escape en un 15%, lo cual contribuye en casi la mitad a la mejora de la autonomía del movimiento 3255.

Rolex calibre 3255 escape tradicional y Chronergy Horas y Minutos

A la izquerda escape de áncora suizo tradicional y a la derecha el Chronergy de Rolex

 

El volante presenta el espiral Parachrom original del Rolex, fabricado en una aleación de niobio y zirconio que es completamente insensible a los campos magnéticos. La geometría del propio volante se ha rediseñado para triplicar su equilibrado. Está montado sobre amortiguadores de golpes Paraflex de alto rendimiento -por supuesto también desarrollados por Rolex- y está sujeto mediante un puente transversal que también ofrece una mayor resistencia a los golpes. Este último cuenta con un sistema optimizado de ajuste en altura y con una nueva protección integrada del volante.

Rolex Oyster Perpetual Day Date calibre 3255 detalle del volante Horas y Minutos

Todo ello hace que el nuevo calibre supere la normativa -un tanto obsoleta en mi opinión- del laboratorio COSC, hasta el punto que ahora la tolerancia del reloj es de +/- 2 segundos al día (COSC da un margen de -4/+6). Tanto es así que Rolex, además de pasar el test del laboratorio -necesario para seguir diciendo que su reloj es un cronómetro superlativo  ha creado su propio laboratorio y su propia metodología para probar sus relojes, a los que somete a pruebas que simulan la vida diaria basadas en un estudio estadístico a gran escala para saber las condiciones de uso real del guardatiempos. Por lo demás el reloj mantiene la línea estética de los demás calibres Oyster de Rolex: ruedas de inversión rojas del módulo automático, contornos dorados, puente de volante transversal, etc. Que, por supuesto, no se ven porque el fondo de la caja es sólido, siguiendo la norma de que el reloj debe funcionar bien y por tanto el usuario no se debe preocupar del movimiento.

Rolex Oyster Perpetual Day Date calibre 3255 reverso Horas y Minutos

 

LAS OPCIONES ESTÉTICAS

Como siempre en Rolex hay a disposición de los clientes numerosas combinaciones entre el metal de la caja y brazalete, el bisel (con o sin diamantes) y la esfera. Es la versión de platino la más sobria en este sentido, porque sólo se puede cambiar el bisel (liso o engastado con diamantes) y la esfera, que es siempre azul y sólo varía el motivo decorativo de la misma: o dividida en cuartos o en diagonal. También se puede elegir entre índices o numerales romanos. La verdad es que es muy bonito en cualquiera de sus opciones.

Rolex Oyster Perpetual Day Date platino esfera diagonales Horas y Minutos

Versión en platino con esfera azul y decoración de diagonales

Las versiones de oro blanco, oro amarillo y oro Everose son múltiples y se puede probar a combinarlas en la página oficial (aquí), pero todos siguen el mismo patrón: diagonales, cuartos, líneas o color sólido. Los numerales romanos ha sido rediseñados y ahora tienen un aspecto más moderno, más tecnológico podríamos decir. Es difícil actualizar un numeral romano si que resulte una licencia artística, pero la verdad es que Rolex lo ha hecho muy bien. Por cierto que si se opta por romanos se pierde el tratamiento luminiscente tanto en los numerales como en las manecillas.

Esfera champagne

Esfera champagne

Rolex Oyster Perpetual Day Date oro blanco esfera cuartos perfil Horas y Minutos

Versión en oro blanco con esfera a “cuartos”

Por supuesto todas las versiones tienen un elemento obligatorio: el brazalete President que nació con el modelo a mitad del siglo pasado. Dudo que haya alguien a quien no le guste este conjunto de tres eslabones redondeados, satinados y pulidos. Más aún con la hebilla desplegable invisible y culminada con la corona de la casa. Tan tópico pero tan vigente.

Rolex Oyster Perpetual Day Date platino esfera diagonales 1 Horas y Minutos

Rolex Oyster Perpetual Day Date oro blanco esfera cuartos brazalete president Horas y Minutos

Rolex Oyster Perpetual Day Date oro everose brazalete president Horas y Minutos

 

Rolex Oyster Perpetual Day Date oro everose brazalete president hebilla Horas y Minutos

Es llamativo cómo un Rolex puede significar tantas cosas, y particularmente un modelo como el Perpetual Day Date. A pesar de la excelencia de su fabricación yo no puedo sacudirme ciertos prejuicios hacia el modelo de oro amarillo. Confieso que me sigue pareciendo un modelo ostentoso, no sólo porque siempre ha sido el preferido por lo más casposo de la sociedad -española por lo menos- sino por la cantidad de personajes de dudosa reputación que lo han llevado en el cine o la televisión. Sobre todo el llorado y magistral James Gandolfini en su interpretación del mafioso Tony Soprano (aquí en su pose más habitual cuando no está rompiendo la ley).

Rolex Oyster Perpetual Day Date oro amarillo esfera champagne frontal Horas y Minutos

Sin embargo las versiones en Everose, platino y oro rosa no me lo parecen en absoluto. Me parecen muy bonitos y elegantes. Es decir, no son relojes discretos ni mucho menos y llevar un Rolex construido en un material precioso sin duda envía un mensaje que generalmente se entiende como de poderío económico y social. Sin embargo salvo el platino y las versiones con diamantes estos Oyster Perpetual Day Date no superan los 40.000 euros, un precio incluso modesto comparado con muchos relojes del mercado. Y dentro de su lujo no me parecen jactanciosos. En fin, ojalá algún día me vea en la tesitura de poder elegir si me lo pongo para salir a la calle.

Rolex Oyster Perpetual Day Date oro blanco esfera cuartos Horas y Minutos

 

 



En la muñeca: Vacheron Constantin Historiques Cornes de Vache 1955 Platino

Vacheron-Constantin-Historiques-Cornes-de-Vache-1955-6-HorasyMinutos

Vacheron Constantin tuvo un 2015 espectacular, pero como es habitual en la manufactura lo fue guardando su elegante silencio para que fueran los amantes de la relojería los que hablaran por ella de lo mucho que ofreció. El Historiques Cornes de Vache 1955 fue un exitazo porque combina perfección relojera con estética maravillosa, que ahora vemos con fotos en vivo y con precios.

 

Vacheron-Constantin-Referencia 6087

Referencia 6087

El Historiques Cornes de Vache 1955 tiene su origen en la referencia 6087, que apareció en 1956 y cuya vida se extendió sólo diez años; y en esos diez años sólo vieron la luz 36 piezas: 26 en oro amarillo, 8 en oro rosa y 2 en platino. Ya sólo ese dato significa que es una pieza más que deseada por los coleccionistas. Pero es que además el reloj añadía unas asas con una forma peculiar que oficialmente se llamaban “de lágrima” pero que no tardaron en llamarse “de cuerno de vaca”, nombre que a la postre fue el que permaneció. Y es que una vez que lo lees no puedes dejar de verlo, ¿verdad?

Vacheron-Constantin-Historiques-Cornes-de-Vache-1955-11-HorasyMinutos

Pero sin tener en cuenta el detalle zoológico el reloj era una belleza en sí mismo, con una esfera perfectamente equilibrada y perfectamente virgen, porque Vacheron no quiso mancillarla con una ventana de fecha.  Pero además el calibre que lo movía, el 492, venía en una jaula antimagnética y a su vez esta se alojaba en una caja hermética. Fue, en efecto, el primer cronógrafo hermético y antimagnético de Vacheron Constantin.

 

 

Devolver una joya así a la vida 49 años después de su defunción y mantener la misma perfección estética no es complicado para VC porque si hay una casa que sabe de crear -y recrear- exquisiteces esa es Vacheron. Y el resultado habla por sí solo.

Vacheron-Constantin-Historiques-Cornes-de-Vache-1955-2-HorasyMinutos

La caja del Cornes de Vache 1955 ha pasado de 35 a 38,5 mm, convirtiéndolo en uno de los cronógrafos más comedidos del mercado en cuanto a sus medidas para regocijo de los zelotes del purismo relojero. Está construida en platino y pulida a espejo en su integridad. Por supuesto mantiene la misma cornamenta en las asas, aunque yo diría que parece más estilizada seguramente por aumento de tamaño de la caja.  Se mantienen sin embargo los pulsadores “de pistón” del cronógrafo, tan de su época.

Vacheron-Constantin-Historiques-Cornes-de-Vache-1955-10-HorasyMinutos

 

La esfera tiene una lectura precisa, sobria y elegante en el que el azul de las medidas de tiempos cortos y el taquímetro  aparecen en azul, volando sobre una esfera de opalina plateada.  El efecto sobre la muñeca es para enamorar a cualquiera.

Vacheron-Constantin-Historiques-Cornes-de-Vache-1955-1-HorasyMinutos

Dentro late el calibre manual 1142 que se mueve a 21.600 alternancias. Yo hubiera preferido 4 hercios, por aquello de un barrido más uniforme del segundero, pero así es más fiel al original. Sus 164 piezas están decoradas a mano. Porque, no olvidemos, todos los relojes de Vacheron Constantin ostentan el nuevo Sello del Punzón de Ginebra, que examina el reloj en su totalidad (estética y funcionamiento).  Y como siempre en Vacheron el tornillo de la rueda de pilares del cronógrafo tiene forma de Cruz de Malta. Son estos los detalles que te hacen amar a un reloj y a quien lo fabrica.

Vacheron-Constantin-Historiques-Cornes-de-Vache-1955-3-HorasyMinutos

Vacheron-Constantin-Historiques-Cornes-de-Vache-1955-4-HorasyMinutos

Como el Historiques Cornes de Vache 1955 levanta tan solo 10,9 mm de altura la posesión que toma de tu muñeca es perfecta. Es un reloj que pasados 60 años sigue cautivando. como el primer día. El placer estético se extiende a la correa azul de piel de aligátor, que se cierra sobre sí misma gracias a una hebilla plegable terminada en una media Cruz de Malta también en titanio.

Vacheron-Constantin-Historiques-Cornes-de-Vache-1955-9-HorasyMinutos

Vacheron-Constantin-Historiques-Cornes-de-Vache-1955-5-HorasyMinutos

El reloj se encuadra dentro de la colección Historiques, que recoge modelos del tipo que indica el nombre de la colección y que es por antonomasia de ediciones limitadas, lo que hace de este modelo un objeto de deseo (otra vez). Su precio ronda los 75.100 euros. La versión en oro rosa, que se ha lanzado este año, cuesta 58.100 euros Más información en VacheronConstantin.es.

Vacheron-Constantin-Historiques-Cornes-de-Vache-1955-7-HorasyMinutos



Rotonde Earth and Moon

Cartier-ROTONDE_Earth-and-MoonCaja:

  • Platino
  • Diámetro 47 mm, altura 16,65 mm
  • Corona perlada en platino adornada con un cabujón de zafiro azul
  • Cristal y fondo de zafiro
  • Bisel de platino

Esfera:

  • Lapislázuli, rejilla en oro blanco de 18 quilates con forma de números romanos
  • Manecillas de acero azulado en forma de espada

Funciones:

  • Horas, minutos, tourbillon, segundo huso horario y fase lunar a petición

Movimiento:

  • Calibre de manufactura 9440 MC manual
  • 40 mm de diámetro y 5,65 mm
  • 40 rubíes
  • 362 piezas
  • 21.600 alternancias/hora
  • Reserva de marcha de 3 días

Correa:

  • Correa de aligátor negro. Hebilla doble desplegable ajustable de oro blanco de 18 quilates
  • Edición limitada y numerada de 50 piezas


Rotonde Astrocalendaire

Cartier ROTONDE Astro CalendarCaja:

  • Platino
  • Diámetro de 45 mm, altura 15,1 mm
  • Corona de platino perlada,  con zafiro azul en cabujón
  • Cristal frontal y del reverso de zafiro
  • Bisel de platino
  • Hermético hasta 30 metros

Esfera:

  • Plateada. Apertura inferior para calendario. Horas descentradas con numerales romanos.
  • Agujas de acero azulado con forma de espada

Funciones:

  • Horas y minutos. Tourbillon, calendario perpetuo en esfera circular

Movimiento:

  • Calibre  de manufactura 9459 C automático con certificación del Punzón de Ginebra
  • Diámetro 32 mm, altura 8,1 mm
  • 21 rubíes
  • 382 piezas
  • 21.600 semioscilaciones a la hora
  • Reserva de marcha de 50 horas

Correa:

  • Piel de aligátor negra. Hebilla de doble pliegue  ajustable, de oro blanco
  • Edición limitada a 100 unidades