Chaumet Dandy: el reloj que no sabías que querías

Un reloj de vestir distinto, que conocen muy pocos pero que lo disfrutan mucho

Chaumet-Dandy-Large-negro-detalle-esfera-1

Otro de los componentes con mucha personalidad son los numerales. Sólo hay cinco, pero se bastan para enamorar. Su grafía una vez más Art Deco es virtualmente única y muy, muy atractiva. Los numerales están pulidos a espejo, lo mismo que los índices que los acompañan, y están rodeados por una minutería de ferrocarril con dobles rieles para marcar cada hora. Al contrario que las manecillas de bastón, ni numerales ni índices son luminiscentes. La única lectura nocturna viene de la exiguo material luminiscente de las dos manecillas.

Chaumet-Dandy-Large-negro-detalle-esfera

Por su parte la versión color castaño ofrece un sabor distinto. La gama de marrones en el dial, el pardo distinto del pequeño segundero y su manecilla azul y la correa también marrón con pespuntes azules apuntan a un reloj mucho más informal, aunque pueda asociarse con un traje sin ningún remordimiento. La forma en que la esfera refleja la luz crea un juego de tonalidades muy atractiva que te hace mover la muñeca cada vez que miras la hora, sólo por el gusto de ver la gradación cromática.

Chaumet-Dandy-Large-castaño

Chaumet-Dandy-Large-pequeño-segundero-castaño

Ambos relojes llevan en su interior el calibre CP12V-VII, que es un movimiento desarrollado por Dubois Depraz para Chaumet. Es por tanto un movimiento de calidad, con garantía de que va a funcionar perfectamente durante muchos años. Si sirve de ejemplo, el Chaumet original que aparece en el artículo es el de mi mujer, y lleva funcionado 10 años sin ningún problema y sin tener que pasar una revisión. El calibre se mueve a 28.800 alternancias/hora y tiene 42 horas de reserva de marcha, lo que para los relojes de hoy en día empieza a ser demasiado escasa reserva.

El movimiento sin embargo no es visible porque todos los Chaumet Dandy llevan un fondo cerrado en el que se repite el mismo patrón que en la esfera.

Chaumet-Dandy-Large-reverso

En la muñeca el reloj es una gozada. Tiene el tamaño justo para un reloj de vestir y una altura perfecta para mezclarse con cualquier tipo de camisa, aunque no vas a querer llevarlo con unos puños de gemelos porque te va a dar rabia que esté todo el rato tapado. Y cuanto más lo llevas más enamora.

Chaumet-Dandy-Large-marron-castano-perfil

Chaumet-Dandy-Large-negro-en-la-muñeca

Salvo la correa marrón -que por cierto es de cocodrilo, no de becerro, y el pespunte también es piel de caimán- las otras correas del Dandy y los brazaletes de acero repiten el patrón de la esfera, un buen detalle que le hace destacar de otros relojes. Se atan al pulso con una hebilla sencilla pero elegante.

Chaumet-Dandy-Large-negro-hebilla

Chaumet-Dandy-Large-marron-castano-hebilla

Es en definitiva un reloj fantástico, motivo por sí mismo de empezar una conversación por su singularidad. Su limitada difusión hace quien lo lleva tenga muchas posibilidades de no encontrarse con uno igual, lo que añade distinción y excepcionalidad, cualidades siempre muy bienvenidas entre los que nos gusta la relojería. Eso sí, la exclusividad se paga: la versión en negro cuesta 5.090 Euros y la castaño 5.340 Euros, unos precios muy poco amables con el mercado, tal como está ahora. No me extrañaría que en el futuro bajara los precios como están haciendo otras casas Aún asi, ojalá tenga pronto más modelos que os pueda mostrar. Más información en chaumet.com.

Chaumet-Dandy-Large-castaño-en-la-muñeca

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies