Chopard Mille Miglia 2017: fotos en vivo y precios

Presentamos los relojes Chopard MIlle Miglia, carrea de la que Chopard es sponsor y cronometrador oficial. Son dos modelos, uno en acero y otro en oro

 

CHOPARD MILLE MIGLIA 2017 RACE EDITION

En realidad los dos relojes que vemos aquí no son los únicos que se han lanzado este año. También están disponibles otros dos cronómetros en medidas 42 y 39 mm (llamados His and Hers) que también toman el nombre de la carrera como fuente de inspiración. Incluso hay una versión con diamantes en el bisel. Pero si les quitas el logo de la Mille Miglia no dejan de ser cronógrafos de inspiración clásica, mientras que los que aquí vemos sí que se engarzan perfectamente en el espíritu de la carrera.

En el caso de este Chopard Mille Miglia 2017 Race Edition la caja, también de redondeces clásicas, está hecha de acero y tiene 44 mm de diámetro. El bisel es también de acero, mientras que las inserciones son de alumino para conformar un taquímetro clásico y muy bonito, gracias a la fuente usada para el texto y los núneros. Los pulsadores del cronógrafo, que flanquean a una corona roscada con forma de tapón de coche, son de pistón y están decorados con la textura de los pedales del coche. La caja es hermética hasta los 100 metros.

La esfera, anunciada por un anillo color rojo Mille Miglia, es una de las más llamativas de los últimos tiempos. Sobre el fondo plateado se ha llevado a cabo un perlado como el que se usa en los motores, una decoración inusual que le da un aspecto único que impacta la primera vez que lo ves. Bueno, y la segunda también. A pesar de que con el perlado aparecen numerosos puntos de fuga -a la que se añade el guilloché circular de los registros- la legibilidad no se ve afectada. De hecho es muy buena, como siempre en Chopard.

Los índices y manecillas están perfilados por bordes metálicos y la grafía de las subesferas es muy clara. La flecha roja, símbolo de la carrera, embebe la ventana de fecha grácilmente, de manera que no se nota que, en realidad, la caja es demasiado grande para el calibre y por eso la fecha está tan separada del borde. Ocurre que el calibre utilizado es el Valjoux 7750 en su versión certificada por COSC. Creo yo que hubiera sido mejor utilizar un Valgranges (como hizo en estos Mónaco Historique que vimos en vídeo aquí), porque al ser más grande se adapta mejor a las dimensiones del conjunto.  El calibre no se ve porque está tapado con un fondo conmemorativo.

Al igual que el modelo en oro -y más aún en este caso- este Chopard Mille Miglia comanda perfectamente la muñeca, sin ningún cabeceo. Esto hay que agradecerlo a las asas, cortas y curvadas, que hacen humillar a la correa para que descienda rápidamente y quede bien atada. Aunque ya la conocíamos de otras versiones (estas, por ejemplo), la correa no deja de impresionar por lo bien realizada que está. Está inspirada en los neumáticos de carreras Dunlop de los años 50, y se sujeta gracias a una hebilla de acero satinado.

El reloj ya está disponible en edición limitada a 1.000 unidades, con un precio de 6.600 euros. La verdad es que cuando repasas los relojes que lanza Chopard con motivos automovilísticos es difícil quedarse con uno, pero los de este año, cada uno en su estilo, son realmente diferentes y atractivos. No sólo para los seguidores de la carrera italiana, sino para los amantes de la estética retro. Más información en Chopard.es.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies