Longines Legend Diver Bronze. El modelo más atractivo

Una serie de cambios al modelo ya conocido que lo hace aún más interesante

Otra vista del Longines Legend Diver Bronze con cuero

Para ser sinceros, cuando se presenta un nuevo modelo de bronce ya no hay la sensación de novedad que había antes, cuando los relojes en este metal eran algo inusual y siempre parte de ediciones limitadas. Lejos queda ya el asombro producido por el primer Panerai Bronzo (cuyo sucesor vimos con fotos en vivo), porque ahora todas -o casi todas- las marcas habituales ya tienen un modelo en bronce. Más aún: las micromarcas también usan el metal con asiduidad y encima con precios muy bajos –por debajo de 500 euros incluso, como vimos en este vídeo-), por lo que el metal ha dejado de tener ese halo de novedad e, incluso, de exclusividad. Sigue sobresaliendo por encima del acero, claro, pero ahora las marcas lo tienen más difícil para seducirnos; y eso es bueno, porque las obliga a afilar los lápices de diseño. Afortunadamente para Longines, ese departamento lo tienen bien cubierto y este Longines Legend Diver Bronze es, de largo, el más atractivo de la colección. En dura competencia, eso sí, con la edición limitada para España (que se puede ver aquí) y que desafortunadamente nunca llegó a mis manos.

Longines Legend Diver original
Modelo original del Longines Legend Diver

No voy a poner aquí la historia del Legend Diver (el de aquí arriba) porque ya hice un vídeo con los primeros modelos y el por qué de su caja, que os recomiendo que veáis. Baste decir que el modelo actual es una fiel recreación de la propuesta de Longines en los años 60 a la moda de los relojes de buceo, el conocido como Referencia 7042.

El lanzamiento de este Longines Legend Diver Bronze llega con varias novedades. Por encima de todo, la combinación de bronce y verde es todo un acierto. En segundo lugar la esfera es sin fecha, como ya había ocurrido con la edición limitada para España. Habrá que esperar a ver los nuevos modelos para saber si la tendencia se consolida.

Esfera del Longines Legend Diver Bronze

Los elementos que han hecho un éxito de este buzo siguen presentes en esta edición. La caja, aunque ahora está hecha de bronce, todavía mide 42 mm de diámetro y aprox. 13,5 mm de altura, y mantiene las asas relativamente largas. La superficie está completamente cepillada y, como siempre ocurre con el bronce, con el tiempo la oxidación generará pátina, con un color que variará dependiendo de cómo use el reloj. Y el color bronce, que contrasta con la esfera oscura, realmente se adapta al aspecto general de la vieja escuela del Legend Diver; el Legend Diver es un reloj que siempre se ha visto muy bien en metales cálidos, como el oro rosa, que realza su atractivo vintage.

Así queda el Longines Legend Diver Bronze con correa de cuero

Al igual que el reloj que inspiró su creación, el Longines Legend Diver Bronze es un llamado «compressor», con un bisel giratorio interno accionado por una corona secundaria, que aquí se coloca a las 2 en punto. Ambas coronas están atornilladas y son de gran tamaño. El reloj está equipado con un cristal de zafiro muy abovedado, que proporciona el toque vintage perfecto sin la fragilidad de los cristales minerales. Por razones hipoalergénicas, el fondo de caja (con el emblema del buceador clásico) está hecho de titanio. El reloj mantiene la hermeticidad de de 300 metros.

Trasera del Longines Legend Diver Bronze

Además del material de la caja, la segunda evolución importante de este Longines Legend Diver Bronze es su esfera. En primer lugar, la ventana de fecha que se coloca a las 3 en punto en la versión de acero se ha eliminado y se reemplaza por un número arábigo 3, y como tal, vuelve al aspecto clásico tanto del reloj antiguo como del modelo de 2007. En segundo lugar, el color de esta versión también es nuevo. Longines optó por una esfera lacada estilo degradado con un toque muy discreto de verde en el centro y negro en la periferia. Las manecillas están pulidas con chorro de arena y de color oro rosa a juego con la caja. El resto de elementos, sin embargo, se han conservado, incluidos los marcadores alargados de minutos y horas, los logotipos históricos y la manecilla de las horas en forma de flecha.

No sé si la ventana de fecha seguirá, pero estoy convencido que el degradado en la esfera sí que va a seguir estando, porque la mejora en el aspecto es más que notable.

Si bien Longines no es per se un fabricante (la marca no produce movimientos), puede confiar en las herramientas de producción de Swatch Group, como ETA, para proporcionar movimientos automáticos sólidos y precisos realizados de acuerdo con sus propios requisitos. Como tal, el Legend Diver Bronze está equipado con el calibre patentado L888.5, un movimiento de cuerda automática basado en un ETA 2892, posteriormente actualizado con una reserva de energía más larga de 64 horas, una frecuencia de 3,5 Hz y un volante de silicio para propiedades antimagnéticas.

El Longines Legend Diver, en la muñeca

El Longines Legend Diver Bronze se presenta con una correa de piel lisa marrón con costuras beige. También se incluyen una NATO de nailon verde adicional y una herramienta para cambiar las correas. El reloj se beneficia además de una garantía de 5 años.

El precio es de 2.800 euros, es decir, 800 euros más que la versión de acero. A cambio incluye la doble correa, la herramienta y una esfera mucho más elaborada. Merece la pena, en mi opinión. Más información en Longines.es.

El Longines Legend Diver Bronze, con NATO

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies