El nuevo éxito de la casa: Tudor Pelagos 39. Fotos en vivo y precio

El buzo profesional de la casa, aún mejor

En la muñeca: Tudor Pelagos 39
En la muñeca: Tudor Pelagos 39

Tudor ha vuelto a soltar una pequeña bomba comercial que no sólo sorprende por cómo es, sino por todo lo que va a ser en el futuro. El Pelagos, cuya presentación con el calibre de manufactura vimos en vivo en 2015, es el verdadero diver profesional de la casa, pero ha estado siempre ensombrecido por la indomable fama del Tudor BlackBay (por ejemplo, aquí en vivo la versión GMT), y también porque la marca no ha hecho muchas cosas con él.

Pero ya el pasado noviembre de 2021 lanzó la versión FXD -también la vimos en vivo-, que vino a renovar el interés por el modelo, y ahora lanza el Tudor Pelagos 39, que está destinado al estrellato. Te das cuenta nada más verlo.

Tudor Pelagos 39

Y ¿cuál es el principal cambio? El tamaño. Cuando el Pelagos normal mide 41 mm de diámetro, el Tudor Pelagos 39 se llama así porque ese es su nuevo diámetro. El material es el mismo: titanio grado 2. Así que, si lo unimos a sus 11,80 mm de altura, el resultado es un reloj perfecto para casi todo el mundo, porque se va a adaptar a muñecas masculinas y femeninas y se va a encontrar a gusto con las camisas de oficinas (que, seamos sinceros, es donde más a menudo lo vamos a ver) y va a tener el peso justo para no cansar y a la vez sentir que llevamos un reloj como debe ser.

Perfil del Tudor Pelagos 39

La hermeticidad se ha reducido a 200 metros. Nadie va a echar de menos los 300 metros extra del modelo más grande, y a cambio la caja prescinde de la válvula de helio (que nadie va a usar nunca) y rebaja el precio 300 euros.

Por supuesto, la corona atornillada sigue estando conveniente salvaguardada por dos protectores similares a los ya existentes, con un extremo casi puntiagudo. La corona lleva grabado el símbolo de la casa.

Corona del Tudor Pelagos 39

El cristal de zafiro de la parte superior del Tudor Pelagos 39 está, como era de esperar, enmarcado por un bisel unidireccional titanio de grado 2, con una inserción de cerámica en negro. Sin embargo, ahora el bisel tiene un patrón radial cepillado de rayos de sol. La escala de 60 minutos (sólo totalmente graduada del 1 al 15) está recubierta de material luminoso.

Tudor Pelagos 39

Hay que hacer notar dos detalles más sobre el bisel: ha sido elevado y sobresale un poco sobre el perímetro de la caja. Eso es así por recomendación de los profesionales, para que sea más cómodo de agarrar y girar.

Bisel del Tudor Pelagos 39

La esfera del Tudor Pelagos 39 también presenta algunas actualizaciones. La más importante, sin duda, es que pasa a ser un reloj sin fecha, algo que los puristas agradecerán. Además ahora tiene un acabado de rayos de sol en el centro y uno mate en el flanco de los minutos, que además se ha inclinado hasta los 45º grados para que no «pise» los índices (como en el modelo grande), haciéndolo así más elegante.

Esfera del Tudor Pelagos 39

Las agujas son las clásicas Snowflake blancas y están totalmente recubiertas de Super-LumiNova X1. Y si los marcadores de hora cuadrados son los ya conocidos, ahora son de compuesto cerámico luminiscente monobloque, una característica que mejora la estética y aumenta la superficie luminosa de los marcadores de hora. El toque final lo pone el nombre del reloj en rojo cereza brillante, a las 6 horas.

Detalle de la esfera del Tudor Pelagos 39

El Tudor Pelagos 39 está equipado con el calibre de manufactura MT5400. Al igual que todos sus hermanos, su construcción ha sido diseñada para garantizar la robustez, la longevidad, la fiabilidad y la precisión gracias a su volante de inercia variable, que se mantiene gracias a un gran puente transversal con dos puntos de fijación.

Calibre MT5400 del Tudor Pelagos 39

Gracias a este volante y a la espiral de silicio no magnética, el Calibre MT5400 ha sido certificado como cronómetro por el COSC, y sus prestaciones van más allá de las normas establecidas por este instituto independiente. En efecto, si el COSC permite una variación media en el funcionamiento diario de un reloj de entre -4 y +6 segundos, Tudor insiste en una variación de entre -2 y +4 segundos al día. Como siempre me gusta recordar, mi Black Bay Silver está en +1 al día. Este movimiento funciona a 4 Hz y almacena una reserva de marcha de 70 horas.

Por supuesto, como siempre en Rolex y casi siempre en Tudor, el motor está cubierto por una anodina tapa trasera.

Cierre T-Link del Tudor Pelagos 39

El Tudor Pelagos 39 integra el cierre T-Link, muy cómodo de accionar y que le da una elegancia intachable (por algo está heredado de Rolex). Además, está equipado con un cierre desplegable que cuenta con el sistema T-fit, que permite un microajuste rápido de la longitud. Este sistema, que no requiere herramientas y ofrece cuatro posiciones, permite al usuario realizar un ajuste fino e instantáneo de la longitud total del brazalete a lo largo de una ventana de ajuste de 8 milímetros.

El extensor del cierre del Tudor Pelagos 39, cerrado
El extensor del cierre del Tudor Pelagos 39, abierto

Este cierre también cuenta con una extensión de buceo de 25 milímetros, que normalmente está escamoteada pero que se puede desplegar rápidamente.

El extensor del cierre del Tudor Pelagos 39

Por último, también se incluye una correa de caucho negro con su propia hebilla de pasador de titanio, sus propios eslabones finales de titanio y una pieza de extensión de caucho de 110 milímetros para el buceo.

Brazalete y correas de caucho del Tudor Pelagos 39

El conjunto cuesta 4.170 euros, un precio muy competitivo si miramos la oferta suiza de alrededor. Por ejemplo, el Seamaster 300 de Omega cuesta 2.000 euros más. Cuando aparezca el Tudor Pelagos 39 en ese azul que tiene la colección, me va a poner en un problema complicado; ya lo veo venir. Más información en Tudorwatch.com.