El cielo sobre el monte Iwate celebra los 25 años del calibre 9S de Grand Seiko

Una nueva celebración con dos esferas muy Grand Seiko

Grand Seiko SBGR325 y SBGH311
Grand Seiko SBGR325 y SBGH311

Lo de lanzar ediciones limitadas para celebrar casi cualquier cosa ocurrida en la relojería es algo más que conocido en la industria suiza y, al parecer, Grand Seiko se ha contagiado un tanto. Aunque los motivos sean a veces nimios (recordemos que, por ejemplo, Patek celebró el arte del esmalte con una esfera que representaba una mujer tirando desperdicios por una ventana –éste-. A lo mejor alguien compró y todo). Aunque sean nimios, decía, los admitimos si el resultado se traduce en relojes atractivos, porque somos gente magnánima y de buen conformar. Éste es el caso que nos ocupa.

Grand Seiko Calibre 9S 20th Anniversary

Decir «calibre 9S» no significará nada para la inmensa mayoría de los aficionados (salvo los que lo sean de Grand Seiko), pero para la manufactura fue un movimiento fundacional. Fue diseñado completamente desde cero y debutó en 1998. Durante los últimos 25 años, el Calibre 9S original se ha desarrollado en una serie completa de movimientos con diferentes funciones, y se ha enriquecido con nuevas aleaciones para las espirales y los muelles reales. También con la ingeniería MEMS, que permite fabricar los componentes clave con una tolerancia de una milésima de milímetro.
El Calibre 9S se convirtió en la plataforma sobre la que se construyen los movimientos mecánicos de Grand Seiko, que evolucionó hasta la creación del Calibre 9SA5 en 2020 que, por ejemplo, hemos visto en vivo en el Night Birch.

Grand Seiko Elegance
El calibre 9S63A de cuerda manual que vimos en vivo aquí

Grand Seiko celebra ahora los 25 años del Calibre 9S con dos modelos que reflejan en su esfera el cielo del monte Iwate. Todos los Grand Seiko mecánicos se fabrican en la prefectura de Iwate, llamada así por el imponente monte.

GRAND SEIKO HERITAGE COLLECTION CALIBRE 9S 25TH ANNIVERSARY LIMITED EDITION SBGH311

Grand Seiko SBGH311

Uno de los relojes conmemorativos está adornado con una esfera plateada cuya textura y color evocan el mar de nubes que cubre el monte Iwate. Esta escena sólo es visible al amanecer, cuando el aire está tan quieto y húmedo que las densas nubes se superponen para crear un hermoso mar blanco plateado.

Japón es, de hecho, un país extraordinariamente montañoso y, consecuentemente, el arte ha reflejado de manera constante ese paisaje a menudo cambiante. Baste como ejemplo estas «Montañas Sagradas de Chichibu en un amanecer primaveral» (1928), del gran Yokoyama Taikan.

Yokiyama Taikan Montañas Sagradas de Chichibu en un amanecer primaverla

La esfera del SBGH311 presenta una superposición de superficies y texturas que refleja perfectamente las diferentes tonalidades de las nubes de lluvia. A falta de verlo en vivo, parece sin duda una de las esferas más interesantes y artísticas que he visto últimamente.

Detalle de la esfera del Grand Seiko SBGH311

A través del cristal de zafiro transparente del fondo de la caja se puede ver el Calibre 9S85. El emblema de la marca gobierna la masa oscilante de titanio, cuyo color fue creado especialmente para este reloj con el fin de sugerir el cielo azul intenso sobre el mar de nubes que tan a menudo rodea el pico del monte Iwate. El color se consigue gracias a la oxidación anódica. Una vez creada la película de óxido de titanio, esta produce color según el índice de refracción de la luz, lo que permite producir diferentes colores variando el grosor de la película de óxido.

El movimiento utilizado es el Calibre 9S85 de alta frecuencia, más conocido como Hi-Beat 36000 (por las alternancias), que es la leyenda que siempre aparece en la esfera. Tiene una precisión oficial de -3/+5 segundos al día (el mío no llega ni al segundo diario) y ofrece una reserva de marcha de 55 horas.

Calibre 9S85 del Grand Seiko SBGH311

El reloj tiene las mismas dimensiones que cuando apareció el Calibre 9S por primera vez: diámetro de 37 mm y altura de 13,3 mm. Es una edición limitada a 1.200 unidades, que se pone a la venta exclusivamente online en enero y, las unidades que queden, se podrán comprar a partir de febrero en las boutiques de la marca y en algunos distribuidores oficiales. Su precio es de 7.200 euros. Por hacer una comparación, los Zenith Defy Skyline que vimos en vivo cuestan 8.300 euros, y no tienen nada que hacer ante el nivel de acabados de Grand Seiko.

Grand Seiko SBGH311

GRAND SEIKO HERITAGE COLLECTION CALIBRE 9S 25TH ANNIVERSARY LIMITED EDITION SBGR325

El otro reloj de aniversario del Calibre 9S tiene la inspiración opuesta al anterior, ya que muestra el cielo claro y amplio visto desde la cima del Monte Iwate.

Grand Seiko SBGR325

Su llamativo acabado de rayos de sol refleja la luz desde todos los ángulos, creando un fondo azul para las agujas e índices de las horas y los minutos tallados en diamante. Al igual que el reloj con esfera nublada, el segundero está templado en azul y la esfera presenta el logotipo Grand Seiko en un color dorado que conmemora el Calibre 9S.

Grand Seiko SBGR325

El color azul característico de Grand Seiko se aplica a la masa oscilante mediante el mismo proceso de oxidación anódica, visible a través del fondo de cristal de zafiro. El reloj está impulsado por el Calibre 9S65, que tiene una frecuencia media diaria de -3/+5 segundos al día, y una reserva de marcha de 3 días.

Calibre 9S65 del Grand Seiko SBGR325

Estará disponible en edición limitada de 1.200 unidades en las boutiques Grand Seiko y en distribuidores selectos de todo el mundo en abril de 2023. Su precio unitario es de 5.800 euros. Hay más información en GrandSeiko.es.

Detalle de la esfera del Grand Seiko SBGR325