OMEGA Seamaster Diver 300M “Commander’s Watch” James Bond 007

 

 

En 2017 se celebran tres aniversarios notables para la franquicia Bond: el 50 aniversario de “Solo se vive dos veces”, el 40 aniversario de “La espía que me amó” y el 20 aniversario de “El mañana nunca muere”. En cada una de estas películas, James Bond luce su uniforme de oficial de la marina de guerra y ahora OMEGA lanza el Seamaster Diver 300M “Commander’s Watch” en Edición Limitada como homenaje.

 

Cuando publiqué la entrada -y el vídeo- sobre los relojes de James Bond explicaba lo muy fecunda que ha sido la relación de Omega con James Bond. Ian Fleming, el autor de las novelas originales, fue también un hombre de la Royal Navy, y sin duda trasladó al agente secreto con Licencia para Matar muchos de los rasgos de personalidad típicos de un oficial de la marina.

La serie de películas también lo han recordado -esporádicamente- y eso le ha dado pie a Omega para crear uno de los relojes más atractivos en lo que va de año. Fue presentado ayer en Londres por Raynald Aeschlimann (CEO de Omega), acompañado por Michael G. Wilson, productor de las películas de Bond, y por la actriz Samantha Bond (qué casualidad de apellido), que interpretó a Moneypenny en las cuatro películas protagonizadas por Pierce Brosnan.

Es interesante saber el origen del uso de un Omega por parte de James Bond, revelado por Lindy Hemming. Ella fue la diseñadora de vestuario en GoldenEye (1995), El mañana nunca muere (1997), El mundo nunca es suficiente (1999), Muere otro día (2002) y Casino Royale (2006). También fue quien propuso que 007 debería llevar un OMEGA. Hablando sobre su elección del Seamaster, dijo: “Luché para que Bond llevara un OMEGA, ya que quería cambiar a un reloj que yo encontraba más apropiado para un capitán de fragata [Commander, el rango que Fleming dio a Bond] y la firma era famosa por sus relojes sumergibles, el Seamaster en particular”.

Seamaster 300 original de 1957

Y añadió: “Mi padre había servido en la RAF, pero tenía amigos en la Marina y recuerdo que, de niña, uno de ellos venía a visitarnos a menudo y siempre llevaba ese reloj OMEGA, que me encantaba, con su diseño atípicamente deportivo, que parecía que se había hecho así a propósito. Son los pequeños detalles lo que realmente importan. Por eso, como una de las primeras tareas en el diseño del nuevo Bond, Pierce Brosnan, asistí a una reunión sobre atrezo y utilería de mano y defendí la utilización de OMEGA”.

RELACIONADO: OMEGA 1957 Trilogy Edition: Una vuelta al Railmaster, Seamaster y Speedmaster originales

 

Recordemos que OMEGA suministró al Ministerio de Defensa británico más de 110.000 relojes para pilotos de aviación, marinos y soldados de Tierra. Por muy increíble que parezca, esto significa que, durante la segunda guerra mundial, más del 50% de todos los suministros de relojes suizos al Reino Unido fueron de una compañía, OMEGA, mientras que las demás se repartieron el 50% restante. Esos relojes fueron el origien del Seamaster 300, como ya expliqué en el artículo sobre la Trilogy Edition.

El Seamaster Diver 300M “Commander’s Watch” rinde homenaje a los colores de la enseña de la British Royal Navy. La caja de 41 mm en acero noble luce un bisel cerámico azul, con una escala de inmersión en Liquidmetal® y caucho rojo que cubre los primeros 15 minutos. La preciosa esfera es de cerámica blanca pulida e incluye 12 índices azules, la palabra “Seamaster” escrita en rojo y agujas esqueleto también azules. El conjunto es uno de los más atractivos que yo he visto en esta familia de relojes. Como distintivos exclusivos, el contrapeso del segundero central lleva el logotipo 007 con la pistola (el único elemento cuestionable, aunque va en gustos) y, en la ventana de fecha, el número 7 es rojo, mientras que todos los demás números son azules.

La pulsera NATO es azul, roja y gris clara, con 5 líneas, y tiene hebilla pulida. En el fondo de caja con borde ondulado, los tres galones o barras del distintivo naval de Commander destacan sobre el rotor, junto con un diseño central 007 de base de casquillo de bala. El reloj se mueve gracias al calibre 2507, un cronómetro automático con escape coaxial y acabado rodiado. La reserva de marcha es de 48 horas.

El reloj tiene 3 años de garantía y se presenta en un estuche especial inspirado en una caja de medallas militares. El estuche contiene también un brazalete en acero noble, una herramienta para intercambiar pulsera y brazalete y una “insignia naval” que refleja el diseño de la pulsera NATO.

El Seamaster Diver 300M “Commander’s Watch” en acero noble tiene un precio (sin IVA) de 4.650 francos suizos (unos 4.235 euros al cambio de hoy). Hay también una versión en oro amarillo con un precio de 28.000 francos suizos; es decir, 25.500 euros. En una subasta benéfica que se celebrará en 2017 se ofrecerán al mejor postor tres modelos OMEGA Seamaster Diver 300M “Commander’s Watch” Edición Limitada, y todo lo recaudado se destinará a obras benéficas. Se ha donado para ello un modelo en acero noble, con número de Edición Limitada #007. Un segundo modelo, en oro amarillo de 18 quilates (se han hecho sólo 7 unidades) y un tercero creado en oro blanco de 18 quilates, que es una versión única.

La verdad es que si hicieran una versión estándar con esa esfera, esas manecillas y ese bisel sería uno de los grandes, grandes éxitos de la colección Seamaster 300M, porque es precioso. Más información en Omega.es.