Back in Black: los nuevos Piaget Polo S. Fotos en vivo y precios

 

Vamos a ver las nuevas versiones de los Piaget Polo S. El reloj más dinámico de la manufactura ahora estrena un traje de rigurosa etiqueta, pero sin perder el toque deportivo que le caracteriza.

 

Este año de 2017 esta siendo para Piaget el año Altiplano. No muchas marcas pueden mostrar un reloj que lleva 60 años en el mercado sin haber variado su esencia y, más importante aún, siendo el best-seller absoluto. Eso demuestra que cuando se tiene uno de esos diseños tocados por la mano de Aglaia, la diosa de la creatividad, su longevidad está asegurada (y por tanto sus ventas, si somos pragmáticos).

Para celebrar esos 60 años Piaget ha lanzado unos cuantos modelos nuevos de Altiplano, algunos de los cuales he traído a Horas y Minutos. Comenzaron las celebraciones con dos modelos de esfera azul, un aperitivo bello y perfecto presentado en diciembre que adelantaba lo que iba a ser el año. Después, ya en el SIHH 2017 vimos una gama de modelos de la que yo destacaría estas tres auténticas golosinas.

Debido a la magnitud de la celebración del Altiplano las nuevas versiones del Piaget Polo S pasaron de tapadillo por la feria de Ginebra. De hecho, en aquel momento me dijeron que ni siquiera había planes de comunicarlos como lanzamiento. Esa contención de Piaget es admirable por lo poco vista, porque las marcas no dejan pasar un simple cambio de color sin anunciarlo. Pero es aún más sorprendente en este caso, porque el Polo S es una colección nueva y por tanto necesita toda la comunicación que pueda tener.

Porque el Piaget Polo S nació en 2016, y en Horas y Minutos celebramos el alumbramiento con un artículo con fotos en vivo y vídeo. Ahora que lo pienso, al final toda la polémica sobre su diseño se ha quedado confinada al momento de su lanzamiento y lo que de verdad permanece es, como yo dije en su momento, un reloj atractivo, moderno y con personalidad propia. Y si era necesario una prueba más, es esta: lo bien que le sienta el traje de gala.

Lo que ha hecho Piaget es recubrir el bisel con un tratamiento de ADLC. Ya he explicado en algún sitio que en realidad el ADLC es una versión del DLC desarrollado específicamente para los artículos de lujo. DLC significa Diamond Like Carbon (o sea, carbono duro como el diamante). La A viene de Amorfo, por la disposición caótica de las fibras de carbono que le aportan aún más dureza y resistencia. La ventaja de todos los DLC es que pueden estar pulidos o satinados. Piaget ha cepillado el frontal del bisel y mantenido pulido a espejo el canto (como en los Polo S originales). Es una combinación perfecta para hacerlo aún más elegante.

Los Piaget Polo S no tienen problemas para colonizar muñecas porque el diámetro de la caja -en las dos versiones- es de 42 mm, mientras que la altura es de sólo 9,4 en el tres agujas y 11,2 mm para el crono. Pero es que con este traje negro el reloj parece más pequeño, sobre todo porque la camisa también es negra. La esfera bruna, con los índices y agujas plateados, tiene tanto impacto visual como la que vimos el año pasado en azul. Si no más, incluso.

Además los relojes se han negado a prescindir de su espíritu deportivo (¡el Polo es un deporte!) pero sin dañar su planta elegante, así que se han limitado a indicarlo mojando la punta del segundero central en un rojo casi granate. No le hace falta más para obtener el resultado deseado. Y por supuesto los movimientos son los que se crearon cuando se presentó la colección: 1110P para el tres agujas y 1160P para el crono.

Para completar el conjunto, una correa de piel negra. Comme il faut. Pero Piaget añade una correa de caucho al reloj, que es un buen detalle. Y lógico, porque hay que recordar que el reloj es hermético hasta los 100 metros. Además la correa es curva en la unión entre asas, por lo que resulta comodísima en la muñeca.

Mira qué bien queda el bisel pulido que recorre el reloj desde el borde de un asa hasta la otra, bordeando la carrura.

Ya he dicho en algún sitio que la forma en que tiene organizadas sus colecciones de relojes en la web no es la mejor porque mezcla modelos, lo que les resta visibilidad. Particularmente en el apartado “Relojes Black Tie”, que no se sabe qué es hasta que no lo abres. Pero sin embargo hay algo que sí hace bien Piaget, y lo lleva haciendo desde hace tiempo: se pueden comprar los relojes desde su propia web. Y además te dan un teléfono por si quieres consultar algo, un servicio fundamental cuando hablamos de artículos de lujo.

Los Piaget Polo S en negro son series limitadas a 888 unidades. Eso es un guiño al mercado oriental, donde el 8 es un número de la suerte (ya vimos otro ejemplo aquí). Los relojes ya están disponibles en la web de la marca, y encima son más baratos que las versiones originales. El tres agujas tiene un precio de 10.500 euros. Por su parte, el cronógrafo tiene un precio de 14.200 euros. En ambos casos la reducción de precio es de 500 euros. La verdad es que, mirando los modelos del año pasado y los de éste, la versión que más me gusta es la de tres agujas. Especialmente el de esfera azul y esta negra. Pero sea cual sea el que se elija te llevas un relojazo. Más información en Piaget.es.