En vivo: Frederique Constant Highlife Tourbillon Perpetual Calendar Manufacture

Un precio imbatible para las dos altas complicaciones que ofrece

Así es como queda el Frederique Constant Highlife Tourbillon Perpetual Calendar Manufacture
Así es como queda el Frederique Constant Highlife Tourbillon Perpetual Calendar Manufacture

Frederique Constant sigue ensanchando su familia Highlife, sobre la que ha apostado fuerte porque aúna el concepto de ofrecer relojería de lujo a buen precio con una estética muy actual, algo que no era lo habitual en la casa. O, como en realidad lujo y buen precio no son conceptos que vayan bien juntos, es mejor decir que aúna el objetivo de presentar todas las variantes de la relojería tradicional pero con precios razonables. Este Frederique Constant Highlife Tourbillon Perpetual Calendar Manufacture es una buena prueba de ello. Los otros tres tipos de Highlife se pueden ver en vivo en este vídeo.

Frederique Constant Tourbillon Perpetual Calendar Manufacture

La idea de un tourbillon y calendario perpetuo no es nueva, como tampoco lo es la esfera semicalada. De hecho la habíamos visto en el modelo de aquí arriba, pero con la caja clásica de la marca, mucho más robusta y menos flexible en su estética, por así decir. Se presentó en 2018 con un precio inferior a 20.000 euros, lo que dejó a todo el mundo boquiabierto. Todavía me acuerdo cuando, en 2016, TAG Heuer lanzó un Carrera con tourbillon por 16.000 euros y todo el mundo se echó encima de Biver diciéndole que se iba a cargar la alta relojería con un producto así.

Cuando Frederique Constant añadió 2.000 euros más y un calendario perpetuo nadie se atrevió a decir ni pío, pero seguro que esa forma que tiene la casa de ofrecer altas complicaciones baratas no le tiene que gustar a nadie ni un pelo. A los aficionados, sin embargo, nos encanta.

El Frederique Constant Highlife Tourbillon Perpetual Calendar Manufacture de acero, puesto

El nuevo Frederique Constant Highlife Tourbillon Perpetual Calendar Manufacture se lanza en dos versiones: una todo de acero y otra con caja de oro rosa (no chapado, como es costumbre). Y, como digo, la nueva caja Highlife no hace sino resaltar cualquier cosa que se le eche encima.

La caja en forma de tonel está decorada con acabados cepillados y pulidos. Mide 41 mm de diámetro y 12,65 mm de altura y tiene un cristal de zafiro convexo en la parte superior y otro cristal de zafiro en el fondo. Unos pequeños pulsadores en la carrura permiten corregir la visualización del calendario perpetuo.

Frederique Constant Highlife Tourbillon Perpetual Calendar Manufacture de oro

La esfera está calada, con un anillo exterior de color azul marino y tres subesferas también de color azul marino con un diseño concéntrico. En el lado derecho, comenzamos con la subesfera de la fecha. Enfrente está la subesfera del día, con la indicación del mes y del año bisiesto a las 12 horas.

Subesferas del Frederique Constant Highlife Tourbillon Perpetual Calendar Manufacture

A las 6 horas vemos el regulador de tourbillon de un minuto expuesto, provisto de un pequeño segundero. Esto es un añadido específico del Frederique Constant Highlife Tourbillon Perpetual Calendar Manufacture, ya que los calendarios perpetuos no-tourbillon, por así decir, carecen de segundero y por tanto la esfera está muy «parada». Un segundero siempre anima el escenario, y si además se puede ver el volante girando, mejor que mejor.

Todas las agujas están pulidas y chapadas en oro rosa.

Detalle del tourbillon del Frederique Constant Highlife Tourbillon Perpetual Calendar Manufacture

El movimiento FC-975, de desarrollo propio, utiliza 188 componentes para mostrar tanto la hora como todas las indicaciones del calendario perpetuo. Tiene 33 rubíes, funciona a una frecuencia de 28.800 alternancias a la hora y ofrece unas escasas 38 horas de reserva de marcha. El acabado incluye perlado de los puentes, Côtes de Genève y tornillos azulados. Sobre el puente del tourbillon se ha grabado el número de unidad de la serie limitada.

Calibre del Frederique Constant Highlife Tourbillon Perpetual Calendar Manufacture

Con su avanzado grado de integración vertical, Frederique Constant fue capaz de industrializar toda la producción del tourbillon. La jaula, formada por 80 minúsculos componentes con una precisión de 1 a 2 micras, se fabricó con una máquina CNC y fue rápidamente patentada por FC. Equipada con una rueda de escape y un áncora de silicio, que garantizan unas buenas propiedades de fricción (sin necesidad de aceite), el material es ligero, duradero, antimagnético y resistente a los cambios de temperatura, lo que contribuye a una mayor fiabilidad y a un aumento de los resultados cronométricos a lo largo del tiempo.

Detalle del áncora y la rueda de escape de silicio del Frederique Constant Highlife Tourbillon Perpetual Calendar Manufacture
Aquí se pueden ver el áncora y la rueda de escape, de silicio

El Frederique Constant Highlife Tourbillon Perpetual Calendar Manufacture de acero inoxidable está limitado a 88 piezas y se vende por 22.990 euros. Se presenta con un brazalete de acero y una correa de caucho azul. La versión de oro rosa está limitada a 30 piezas y tiene un precio de 39.990 euros. Tiene una correa de piel de aligátor azul y otra de caucho. Ambas utilizan un sistema de cierre rápido integrado que permite cambiar la correa con facilidad. Ambos modelos son, de nuevo, imbatibles en el precio que tienen a cambio de todo lo que dan. Se pueden comprar en la tienda online de la marca o en los distribuidores autorizados. Hay más información en FrederiqueConstant.es.

En la muñeca: Frederique Constant Highlife Tourbillon Perpetual Calendar Manufacture de oro
Así queda el Frederique Constant Highlife Tourbillon Perpetual Calendar Manufacture de acero
CONTACTA CON NOSOTROS



    Síguenos