Frederique Constant Highlife Chronograph. Modelos y precios

Moderno, atractivo y en tres versiones

Frederique Constant Highlife Chronograph en la muñeca
Frederique Constant Highlife Chronograph en la muñeca

Frederique Constant vuelve con su colección más exitosa en los últimos años. Recordemos que presentamos en vídeo la colección en su lanzamiento en 2021 y, dado el éxito, ha ido lanzando nuevos modelos con un flujo constante desde entonces. Valga como ejemplo -también con fotos en vivo- el calendario perpetuo y tourbillon o el worldtimer. Pero, curiosamente, una colección de corte moderno carecía de un cronógrafo. Hasta ahora que ha llegado este Highlife Chronograph.

Frederique Constant Highlife Chronograph

Las señas de identidad del Highlife son una caja de 41 mm en forma de barril con facetas de media luna en los extremos, un patrón grabado en la esfera que sugiere líneas de longitud y latitud, marcadores horarios alargados y agujas de bastón con material luminiscente, y un brazalete integrado que es intercambiable. Todo ello está presente también aquí.

El nuevo Highlife Cronograph está disponible en tres variantes: una esfera bicolor blanca y azul estilo panda en una caja de acero; una esfera plateada con elementos chapados en oro rosa en una caja bicolor de acero y oro rosa; y una esfera negra en una caja de acero. Todas las cajas presentan una alternancia de acabados cepillados y pulidos.

Frederique Constant Highlife Chronograph bicolor

Por ejemplo, los pulsadores rectangulares redondeados que flanquean la corona, el bisel redondo y los laterales de la caja y la pulsera están pulidos, mientras que la superficie de la caja y las asas exteriores están cepilladas. Los pulsadores están ligeramente inclinados y sus bases se estrechan para seguir los contornos de la caja en forma de tonel. La caja es resistente al agua hasta 100 metros.

Perfil del Frederique Constant Highlife Chronograph

Las subesferas -con decoración circular y ligeramente empotradas- del Highlife Chronograph están dispuestas en el siguiente orden: segundero pequeño a las 9; tiempos transcurridos de 30 minutos a las 3 y contador de 12 horas a las 6. Entre los marcadores de las 4 y las 5 se ha colocado una ventana de fecha blanca. Hubiera estado bien que en la versión de esfera negra la fecha también lo fuera.

Frederique Constant Highlife Chronograph con corea de piel

No hay escala taquimétrica en este cronógrafo, lo que acentúa el carácter más formal de este modelo. Los índices aplicados y las agujas de las horas y los minutos de estilo bastón, todos ellos rellenos de material luminoso blanco, difieren en el modelo de dos tonos y están chapados en oro rosa a juego con el material de la caja. El segundero central y las agujas de la subesfera son plateados en la esfera negra y de estilo panda y dorados en el modelo bicolor.

Frederique Constant Highlife Chronograph con brazalete

El Highlife Chronograph está equipado con el calibre FC-391, un movimiento automático al que da cuerda un rotor chapado en oro rosa visible a través del fondo transparente de la caja. El movimiento del cronógrafo es una evolución del Valjoux 7750 modificado por La Joux-Perret. El sistema de palanca de leva del Valjoux ha sido sustituido por una rueda de pilares, y la reserva de marcha se ha ampliado a 60 horas. Tras un considerable trabajo de modernización e industrialización del cronógrafo de rueda de pilares, el L100 de La-Joux-Perret es uno de los movimientos de cronógrafo automático integrado más competitivos del mercado y contribuye en gran medida a la contención de los costes. ¿Podrían haber mejorado la estética del rotor? Sí, podrían.

Calibre del Frederique Constant Highlife Chronograph

El Frederique Constant Highlife Chronograph Automatic bicolor blanco y azul está limitado a 1.888 piezas y se vende por 3.295 euros. Eso sí: viene con el brazalete, una correa de nobuk y otra de caucho. Y recordemos que se intercambian en un santiamén, gracias a los pulsadores que se pueden ver en la foto de arriba. Si se quiere un cronógrafo también muy atractivo con calibre de manufactura –como éste que vimos en vivo– hay que añadir algo más de 1.000 euros.

El modelo bicolor chapado en oro rosa y acero también se vende por 3.295 euros, mientras que la versión con esfera negra se vende por 2.995 euros. En mi opinión, una oferta muy competitiva para un reloj muy atractivo (sobre todo la versión panda). Se puede comprar en la propia web de la casa y en sus distribuidores autorizados. Más información en FrederiqueConstant.es.

Frederique Constant Highlife Chronograph en la muñeca