Longines HydroConquest Green 41 y 43 mm. Fotos en vivo y precios

La nueva versión del reloj de buzo de la casa, que sigue gozando de una popularidad merecida gracias a su buen equilibrio

Longines HydroConquest Green 41 y 43
Longines HydroConquest Green 41 y 43

Desde su aparición en 2007 el reloj de buzo de Longines no ha dejado de tener el reconocimiento popular que se merece, reflejado en unas ventas que no decaen. Quizá no es tan apreciado por la prensa especializada o los aficionados relojeros, que siempre prefieren otros modelos. Pero eso es ser injusto con un modelo muy equilibrado y que tiene argumentos técnicos y estéticos para reclamar más atención. Y como los relojes apelan más a los sentimientos que a la razón, sin duda el premio del público lo tiene ganado. Y es que el Longines HydroConquest es un todoterreno que se desenvuelve bien en el mar y en el asfalto.

El Longines HydroConquest Green, de frente
El Longines HydroConquest Green con correa de caucho, de frente

Es verdad que Longines tiene otros relojes de inmersión, como el Skin Diver Watch o el Legend Diver que vimos en vídeo, pero estos sí que apelan más al gusto de los aficionados, que aprecian más los modelos históricos. El HydroConquest aspira a ofrecer una experiencia de buceo pero en un reloj polivalente, que no tenga dificultades para asomarse diariamente a una oficina.

En 2018 apareció una nueva versión que también vimos en vídeo, que actualizaba el modelo y lo hacía más legible. De nuevo Longines acertó de pleno e insufló más energía a uno de sus modelos estrella. Ahora lanza este Longines HydroConquest Green, y lo hace manteniendo las dos medidas: 41 y 43 mm. En realidad el reloj está tan bien proporcionado que los 2 mm extra apenas se notan en diámetro, aunque sí a lo largo. Y como la altura es de sólo 13 mm, ambos se equilibran muy bien en la muñeca.

Perfil del Longines HydroConquest Green con correa de caucho
Perfil del Longines HydroConquest Green con brazalete

La caja de estos Longines HydroConquest Green mantiene el cepillado en todas sus superficies, así como una corona roscada y salvaguardada por unos protectores pulidos. La corona es soprendentemente larga, pero esta longitud ha acabado por ser uno de los elementos reconocibles del reloj.

Detalle de la esfera del Longines HydroConquest Green

Otro de los elementos a destacar del reloj es el bisel, fabricado en acero pero cuya parte frontal está realizada en cerámica verde, con una calidez y un brillo que no da el aluminio anodizado tradicional (ni su durabilidad tampoco). Por supuesto el bisel es unidireccional, porque el Longines HydroConquest Green es un reloj de buceo comme il faut, con una hermeticidad garantizada hasta los 300 metros. Y además el cristal es de zafiro y con doble recubrimiento antirreflectante por ambos lados.

Detalle del bisel cerámico del Longines HydroConquest Green

En la esfera sólo cambia el color, ahora con un caqui militar que sorprende en un reloj marino, pero que como está tan bien resuelto admite cualquier color con el que lo pintes (a mí se me ocurre un rojo oscuro, por ejemplo, como el de este Rado Golden Horse). Como siempre, grandes numerales mezclados con índices redondos y una manecilla de horas fácilmente reconocible. Por supuesto todos tratados impecablemente con Super-LumiNova azul, para que sea legible bajo el mar (o a la salida de un bar nocturno).

Longines HydroConquest 2018

Por dentro del Longines HydroConquest Green se mueve el calibre L888 que es, por ejemplo, el que vimos en el vídeo sobre el Railroad. Como ya dijimos es un calibre que ETA desarrolló en exclusiva para Longines. Su verdadero nombre es ETA A31.L01 y es un variación del 2892-2, uno de los mejores calibres de ETA. Para el 888 se le ha bajado las alternancias de 28.000 a 25.200, de manera que llegue a las 64 horas de reserva de marcha. Como en los demás HydroConquest, está tapado por el logotipo histórico de la casa.

Tapa trasera del Longines HydroConquest Green

Tanto el brazalete como la correa están integrados en la caja. Ese es uno de los motivos clave a la hora de elegir tamaño y modelo: el de 43 mm -y particularmente la versión de correa- tiene las asas más largas y, al ser la correa más rígida, cuesta algo más que se ciña a la muñeca. Por eso, si nuestra muñeca es más pequeña, puede no sentirse tan bien como con brazalete. Hay que tenerlo en cuenta.

Perfil delgado del Longines HydroConquest Green

Los Longines HydroConquest Green tienen un precio que tampoco decepciona. 1.400 euros. En cualquier tamaño y con brazalete o correa. Una buena idea para que la elección sea siempre en función de cuál nos quede mejor, no en si podemos ahorrar algo de dinero. Hay también una versión de boutique, con las mismas características que la Edición Limitada «España» que vimos en vídeo. Los relojes ya están en las tiendas, y se puede encontrar más información en Longines.es.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Horasyminutos (@horasyminutos) el

El Longines HydroConquest Green con brazalete, en la muñeca
El Longines HydroConquest Green con correa de caucho, en la muñeca

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies