Archivo de la etiqueta: 2017



Los Baume & Mercier Clifton Club con vídeo, fotos en vivo y precios

 

Vamos a analizar los nuevos Baume & Mercier Clifton Club, la gran apuesta de la casa para atraer a un público joven con una propuesta que mezcla los relojes de corte deportivo con un aire más formal.

 

Baume & Mercier es una de las casas relojeras suizas históricas. De hecho es la sexta más antigua. Sin embargo toda esa herencia no le ha evitado un devenir comercial con altibajos, particularmente desde comienzos de este siglo. Pero cuando todo el mundo -o al menos muchas voces de la industria- pensaba que la marca no iba a levantar la cabeza dio un giro notable y comenzó a lanzar productos bien pensados, bien ejecutados y a precios cada vez más atractivos.

Para mujer fue la línea Promese, pero para hombre lo más significativo fue el lanzamiento de la gama Clifton. Los Clifton presentan una caja inspirada en los modelos de los años 50, pero con un corte muy actual. Los relojes estaban (y están) muy bien hechos y son muy atractivos, así que la casa ha ido expandiendo la colección dotándola de todo tipo de complicaciones.

De hecho en Horas y Minutos hemos cubierto unos cuantos modelos de los Clifton, porque a mí me gustan mucho. Uno de los primeros vídeos que hice en esta página fue el del Clifton Retrograde (éste de aquí). También hemos visto -por ejemplo- el Cronógrafo con Calendario Completo (aquí) y, este mismo año, el GMT Power Reserve.

Sin embargo los Clifton apelan a un rango de edad que se acerca a los 30 años, y Baume & Mercier necesitaba un reloj para gente más joven, entre los 20 y los 30. Uno de los argumentos de venta de la casa es que sus relojes son relojes para regalar, para remarcar los hitos importantes de la vida. Sin embargo con los Clifton Club se quiera que los jóvenes profesionales lo vean como el primer reloj que se pueden comprar ellos (sin esperar que alguien se lo regale), y que le sirva tanto para el trabajo como para el ocio. Y ahí es donde los Clifton Club son, en mi opinión, un acierto.

Afortunadamente la casa no recurre a ningún modelo histórico oscuro, o vintage u otras herramientas de marketing habituales en la relojería. Simplemente lanza un reloj con aire deportivo  pero que permite utilizarlo en el día a día, bien construido y muy atractivo.

Baume & Mercier ha creado una caja de 42 mm de diámetro pero de tan solo 10,3 mm de altura. Esto, junto con las asas cortas y curvadas hace que el reloj se adapte perfectamente también en muñecas pequeñas. La caja es hermética hasta 100 metros, lo que encaja con la idea de reloj para todo uso.

El Clifton Club tiene un bisel unidireccional de 120 clics, 2 por segundo, para hacerlo muy preciso. Esto es algo que encontraríamos en un reloj de buceo, pero en sí el reloj no es un es un reloj de inmersión. Sin embargo, como la profundidad máxima a la que se baja cuando se hace buceo recreacional suele ser de 40 metros, el reloj cumple perfectamente. Y eso como máximo, porque casi ningún buceador turístico baja más allá de los 20 metros.

Hay que decir que precisamente por la escasa altura de la caja el bisel es muy delgado, de manera que girarlo no es sencillo porque tienes que afinar mucho con los dedos. Pero como digo, no es algo que se vaya a usar habitualmente. Sea como fuere, hay un par de cosas que agradecer a Baume & Mercier: podría haberse limitado a una hermeticidad de 50 metros, pero ha querido que sea de 100 (que por cierto es el primer requisito para un reloj de buceo). También se podría haber ahorrado el tratamiento fotoluminiscente del segundero, y sin embaro lo ha añadido también. Se nota que la casa ha querido lanzar un oferta muy potente con estos relojes.

Las cajas son de acero y mezclan superficies pulidas con satinadas para darle una presencia más refinada. Hay también una versión con recubrimiento en ADLC  que le dota de una resistencia mucho mayor al uso diario. En realidad el ADLC es una versión del DLC desarrollado específicamente para los artículos de lujo, entre ellos los relojes. DLC significa Diamond Like Carbon (o sea, carbono duro como el diamante). La A viene de Amorfo, por la disposición de las fibras que le dan ese extra de dureza y resistencia.

Hay un elemento que es común a todos los Clifton Club: el color naranja, que aparece siempre en la esfera, en el bisel y en algunos casos también en las correas. La esfera está muy bien pensada. Los minutos se sitúan sobre un bisel elevado y remarcado por una línea naranja para dar profundidad al dial. Esta profundidad se remarca por los índices aplicados, entre los que resalta el de las 12, que es en realidad la letra griega Phi, que simboliza el equilibrio y es el logotipo de la casa. Por último en el centro de la esfera hay un rebaje pensado para aumentar la sensación de tridimensionalidad, y que limita la longitud de la manecilla de las horas. Y por encima de todo sobrevuela la manecilla de los segundos, siempre en naranja.

Tanto las manecillas (incluida la de los segundos) como los índices están recubiertos de SuperLuminova, en cantidad suficiente como para que la lectura en la oscuridad sea intachable.

El Clifton Club se mueve gracias a un movimiento Sellita SW 200, con una frecuencia de 4 hercios y una escasa reserva de marcha de 38 horas, cambio rápido de fecha y parada de segundero. Es un movimiento más que probado, que funcionará perfectamente durante años. El calibre está tapado por un fondo con el escudo de la colección.

Hay que añadir que hay una versión del Clifton Club con esfera azul, pero desafortunadamente no estaba disponible para el artículo. Como ya he dicho el reloj es muy satisfactorio en la muñeca, bien equilibrado y atractivo, para el que lo posee y para el que lo ve. Los precios son igualmente atractivos, ya que comienzan en 1.950 euros  la versión más barata, con correa de piel, 2.100 euros para las versiones con brazalete y 2.250 euros para versión con ADLC y correa de caucho.

Baume & Mercier ha apostado fuerte por los Clifton Club, y yo creo que tienen argumentos para tener éxito. Es verdad que se mueven en un segmento donde hay muchos pesos pesados y en los que los precios son cada vez más agresivos, pero creo con la promoción adecuada (recordemos aquí la acertada unión con el medallista olímpico Saúl Craviotto) el producto calará. Y se lo merece. Más información en Baume&Mercier.es.

 

 



Una charla con Frédéric Nardin, vicepresidente de OMEGA

 

Esto sí que fue una oportunidad única: charlar con Frédéric Nardin, vicepresidente de OMEGA, responsable de las ventas mundiales. Y digo única y no exagero: no había fotos suyas en internet hasta hoy, ni tampoco había concedido ninguna entrevista.  Esto es parte de lo mucho que me contó.

 

Horas y Minutos: En septiembre, cuando hablé con Gregory Kissling (director de desarrollo), era demasiado pronto como que la certificación Metas fuera ya un argumento de ventas sólido en el mercado. ¿Cómo está la situación ahora?

Frédéric Nardin: Cada vez más gente lo pide. Es verdad que la mayoría de la gente no lo demanda, porque para eso tienes que estar muy interesado en la tecnología, en los movimientos, y además está el proceso de trasladar la información desde la fábrica al cliente final. Hay que formar a formadores que a su vez formen a la fuerza de ventas, que es quien lo transmite al cliente final. Y eso país por país. Pero ciertamente desde septiembre a hoy hay cada vez más gente que, gracias a ese gran esfuerzo comunicador, se da cuenta del valor añadido que significa Omega y la certificación METAS. Aquí se puede leer lo que significa la certificación.

 

H. y M.: Pero aunque la mayoría no pida estos avances Omega sí está introduciendo los Master Chronometer en los relojes de vestir, en los que quizá no es tan necesario tener la última tecnología.

Frédéric Nardin: Hay gente que quiere un reloj de vestir con tecnología. Y tecnología punta además. Un producto en el que puedan confiar. Y como digo, queremos dar un producto para cada necesidad.

Calibre del Globebaster Master Chronometer, en oro Sedna

H. y M.: Yo creo que es muy bueno para Omega también, porque si tienes un movimiento excelente vas a tener que repararlo mucho menos. Esto es importante porque para la mayoría de gente cuando va a comprar un reloj piensa “voy a comprar UN reloj. No uno de muchos, sino uno que me va a durar toda la vida” Como solían ser antes, por otro lado.

Frédéric Nardin: Así es. Pero también aumentas las expectativas del cliente. Si se llevan un METAS van a esperar más del reloj. Por eso antes de lanzar un producto nos aseguramos al 100% que va a funcionar perfectamente. Y por eso hemos traído el laboratorio METAS a Omega: cuando certificas COSC se prueba el movimiento. Pero desde que se aprueba hasta que se pone a la venta el reloj tiene que ser manipulado (para meterlo en la caja, por ejemplo). Eso puede hacer que pierda exactitud. Con METAS probamos el reloj entero, de manera que no hay que volver a toquetear nada.

H. y M.: A decir verdad y desde el punto de vista del usuario una certificación como el METAS, con un informe de cada uno de los relojes que sus dueños pueden comprobar, devuelve la confianza al usuario. Una confianza muy debilitada por el concepto de “reloj de usar y tirar” que tanto tiempo ha pervivido (y pervive).

Frédéric Nardin: Es correcto. No estamos desarrollando estas tecnologías -en cada parte del reloj- para subir el precio. Lo hacemos para ofrecer al cliente final un valor añadido. Que puedan decir “vaya, realmente tengo algo más en la muñeca”. Queremos ofrecer la mejor tecnología al precio adecuado.

H. y M.: ¿El mercado reconoce que Omega le está dando lo mejor al mejor precio?

Frédéric Nardin: Yo creo que sí. Cuando visitamos la red de distribuidores -y no me refiero a nuestras boutiques-, que venden muchas marcas, nos lo dicen: “vuestro producto tiene la mejor relación calidad/precio”.

Omega Seamaster Deep Black Master Chronometer

H. y M.: ¿Qué opinión tiene sobre la situación actual del mercado?

Frédéric Nardin: Estos últimos años ha sido todo más difícil. Sólo hay que mirar las estadísticas de exportaciones en los dos últimos años, y ver cómo han caído. Pero no todo se debe a la industria: hemos tenido y tenemos terrorismo, problemas en Brasil o Corea, China, el Brexit…

RELACIONADO: ¿Por qué está en crisis la industria relojera suiza?

En nuestro caso el año pasado fue más complicado, pero aún así mejor que el resto de la industria. Este año está volviendo a acelerar. En nuestro caso, repito. Por ejemplo en Asia tenemos un gran aumento de ventas. Hay que tener en cuenta que los chinos ya no están comprando tanto en Europa, sino en Asia. Hong Kong sobre todo.

En Europa están aumentando nuestras ventas a los ciudadanos europeos, que antes no compraban. Así que entre unos y otros las ventas se recuperan. Así que no hay que centrarse sólo en qué hacer en Asia. Hay que cuidar también los otros mercados locales.

H. y M.: ¿Cree usted que la crisis ha cambiado el mercado?

Frédéric Nardin: Es difícil de decir, porque el mercado es muy grande y siempre habrá excepciones. Lo que ha cambiado es la política de subir precios porque sí, sin añadir ninguna innovación o mejora. Creo que algunas marcas se han pasado, y los consumidores son ahora mucho más conscientes de qué están comprando. Y son más exigentes a la hora de gastar su dinero.

#SpeedyTuesday

H. y M.: Omega vendió en tiempo récord su primer reloj pensado para la venta online, el #SpeedyTuesday. ¿Va a seguir explorando el mercado digital?

Frédéric Nardin: Estamos viviendo un época en que cada vez se compra más online. Una vez que conoces un producto ya no necesitas ir a la tienda, simplemente lo pides por internet. Los relojes es algo distinto. Hay que probárselos. Pero en cualquier caso creo que nosotros y todas las marcas deberemos estar en internet porque es lo que el cliente quiere. Pero será una venta multicanal, porque seguiremos necesitando las tiendas físicas. Incluso los jóvenes. Son todos nativos digitales, pero aún así les encanta ir a las tiendas.

RELACIONADO: A dos tercios de los clientes de lujo les gustan las compras online.

H. y M.: Distribuidores. Este año Omega ha lanzado 141 referencias nuevas, y ha retirado otras tantas. El año pasado ocurrió algo similar. Y los relojes no llegan inmediatamente a las tiendas. ¿Cómo se lo toman los distribuidores? Porque cuando están vendiendo las piezas que tenían de repente llegan nuevas…

Frédéric Nardin: Bueno, los distribuidores no tienen que tener las 141 referencias…

H. y M.: Ya, pero los clientes leen sobre las novedades y empiezan a pedirlas. Pero el distribuidor quiere vender lo que tiene allí, no algo a futuro.

Frédéric Nardin: 141 referencias es una locura como tal, si lo tomas de manera individual. Pero nosotros somos globales. Si piensas en España dirías que se hagan Aqua Terra y se olvidaran de Prestige. Pero vas a China y el SeaMaster es muy pequeño, mientras que el Prestige es gigantesco. Nosotros hacemos relojes para todos nuestros clientes potenciales. Y después el distribuidor elige.

Omega De Ville Trésor oro blanco

H. y M.: En Omega los relojes deportivos y los de vestir parecen pertenecer a mundos completamente separados. ¿El que compra un De Ville nunca compra un Seamaster?

Frédéric Nardin: Depende del poder adquisitivo. Los que pueden comprar 5, 6, 7 relojes seguro que van a tener uno de cada. Cuando tienes menos recursos lo que compras es un reloj para todos los días, versátil. Como el nuevo Railmaster. Al ser el reloj prácticamente el único ornamento del hombre, siempre vamos a querer afirmar quiénes somos mediante el reloj.

H. y M.: ¿Le parece a usted que los relojes de vestir de Omega son un poco los hermanos pobres de la casa? Porque el énfasis en el Speedmaster y el Seamaster es enorme.

Frédéric Nardin: Entiendo lo que dices, pero para Europa. Vas a Asia y es completamente diferente. O para ser más exactos, Asia sin Japón. Japón es muy específico: les encanta el Speedmaster, los cronógrafos… El resto de Asia es más para el reloj de vestir.

H. y M.: ¿Y qué tal va el Globemaster?

Frédéric Nardin: Pues va bien. Y hubiera ido mejor si hubiéramos tenido más stock desde el principio. La gente tuvo que esperar hasta 6 meses, y eso no es nada bueno.

H. y M.: ¿Y tendrá más complicaciones? Porque la forma de esfera no favorece tener, por ejemplo, un cronógrafo.

Frédéric Nardin: Siempre tenemos muchos proyectos…

H. y M.: …que no me va a desvelar aquí.

Frédéric Nardin: ¡Exacto! (risas)

H. y M.: ¿Y hay algún reloj que no existe en Omega que le gustaría que estuviera?

Frédéric Nardin: Pues siempre estamos pensando en nuevas cosas. Por ejemplo: tenemos el Moonwatch. ¿Por qué no tener el Marswatch? Cuando lleguemos a Marte yo quiero que haya un Speedmaster sobre la superficie. Tenemos que estar allí.

 

 



Los nuevos Bulgari Octo Roma, con fotos en vivo y precios

 

Los Bulgari Octo Roma se han presentado este año como una variación más fácilmente llevable del Octo, el gran reloj masculino de la casa. Vamos a a ver las variaciones y lo bien que quedan en la muñeca.

 

La línea Octo apareció en 2012 y, como contaba cuando se presentó el repetición de minutos (aquí), su forma se inspira en el encofrado de la Basílica de Majencio, en el Foro Romano. La mezcla de líneas rectas y curvas otorgan al Octo una presencia única, absolutamente reconocible y muy elegante. De esta manera Bulgari consiguió uno de los objetivos más preciados: conseguir destacar sin perder la elegancia de un reloj de vestir.

Por otro lado, Roma tiene un significado especial para la casa: no sólo es la ciudad de fundación (en 1884) es, si nos ceñimos a los relojes, el origen de una de las colecciones más exitosas de la casa: la  Bvlgari Bvlgari. Pero es una colección muy de su tiempo y no a todo el mundo -si hablamos de clientes masculinos- le acaba de gustar.

Es verdad que también están los Diagono (como estos que vimos aquí),  pero su aspecto más deportivo los aparta de los ambientes serios. Por otro lado Bulgari es Bulgari y si llevas algo de la casa se tiene que notar, aunque sea en los parámetros del vestir formal. Por eso el Octo es un producto tan brillante: combina excelencia mecánica con elegancia y con una afirmación de estilo.

Ahora bien: aunque los Octo tienen un diámetro de 41 mm, su apariencia se hace demasiado sólida en algunas muñecas. Por eso aparecen estos Bulgari Octo Roma, que han suavizado su perfil para hacerlo más ponible. Creo que lo mejor es ver juntas las dos versiones para apreciar las diferencias.

Bulgari Octo

Bulgari Octo Roma

¿A que así se aprecia mejor? Básicamente lo que estamos viendo es una estructura mucho más ligera que la del Octo ya conocido. Aunque sigue habiendo numerosas líneas rectas (58 facetas, de hecho), el reloj parece ahora más redondo. El trabajo de adelgazamiento se ha centrado en las cuatro esquinas: han desaparecido esas, digamos, hombreras que le daban un aire más rocoso. Las asas también se han estilizado y han reducido su ancho. Sin embargo la caja sigue manteniendo los 41 mm de diámetro anteriores.

Aunque la casa no especifica la altura, el Bulgari Octo Roma es un reloj desde luego delgado que no tiene ningún problema en darle palique a los puños de las camisas. Hay un atractivo juego de superficies pulidas y satinadas -particularmente el bisel-, rematado por una elaborada corona con una inserción en cerámica negra. Aunque en la página web de la casa se dice que la estanqueidad es de 100 metros, en realidad es de sólo 50. No es el primer reloj en el que piensas cuando buscas un compañero de piscina, así que no es una falta grave.

El Bulgari Octo Roma se ofrece en acero, oro rosa o bicolor. Los colores de esfera disponibles son el negro, blanco y un precioso marrón que según le dé la luz desprende matices incluso burdeos. Éste es el único color -cuando menos por ahora- que está disponible para combinarlo con la caja de acero o con la de oro (que es la que mejor le queda, sin duda).

Es interesante la versión bicolor porque le da un toque de lujo a la versión de esfera blanca pero sin tener que pagar todo el precio de la caja de oro. Sólo el anillo bajo el bisel es de oro, lo justo para elevarlo de nivel sin las implicaciones de un reloj totalmente de oro. Las manecillas y los índices aplicados también lo son, al igual que la corona. Debo reconocer que al principio no reparé demasiado en él, seguramente porque tengo cierto desapego al bicolor. Pero una vez que te lo pones y te lo ves puesto el reloj te dice mucho más de lo que pensaba al principio.

En todas las versiones los índices tienen una estructura también facetada muy elegante. La parte superior está satinada, reforzando la sensación de lujo que todo el conjunto transmite. Las proporciones con respecto al Octo estándar han variado muy ligeramente. La configuración de la esfera es en realidad sobria, lo que es una buena idea: todo lo llamativo va en la caja, así que la misión de la esfera es ser el contrapunto elegante. Y por cierto con excelente lectura.

El Bulgari Octo Roma integra un calibre de manufactura. Es el BVL 191 Solotempo, un movimiento automático que se mueve a 4 hercios y aguanta 42 horas sin necesitar recarga. Está decorado con Côtes de Genève en el rotor y los puentes, bordes achaflanados y acaracolado en la platina.

A decir verdad el diámetro del movimiento, 25,60 mm, es demasiado pequeño para la caja en la que se aloja y por tanto se ve mucho metal. Pero en este caso no le queda mal, porque está a tono con la presencia sólida del reloj.

Con las nuevas medidas el reloj se lleva muy bien en la muñeca. Ya lo hacía antes, y ahora aún más. En verdad es uno de los relojes de hombre más atractivos del mercado, aunque sin duda habrá quien prefiera otras formas más conservadoras. Los precios varían según el modelo, pero no demasiado. Si escogemos la versión de acero con correa de aligátor, el precio es de 5.800 euros. Si preferimos la versión con brazalete de acero (que a mí me gusta mucho), el precio es de 6.380 euros. Es sorprendente una variación tan escasa de precio de la piel al brazalete. Normalmente el salto es mucho más notable.

La versión bicolor tiene un precio de 6.950 euros y, si nos decidimos por la versión de oro, el precio pasa a 18.300 euros. Basta mirar por ahí para darse cuenta de que el Bulgari Octo Roma no sólo es un reloj fantástico; es que también tiene unos precios muy competitivos. Más información en Bulgari.es.

 

 



Nuevo H. Moser & Cie. Perpetual Calendar Steel: fotos en vivo y precio

 

El nuevo H. Moser & Cie. Perpetual Calendar Steel recoge lo mejor de la casa (su calendario perpetuo y las esferas fumé) y lo presenta en una versión más asequible y fácil de llevar en el día a día.

 

A menudo hago referencia a la charla que tuve con el Director General de H. Moser & Cie., Eduard Meylan, en el Salon QP de 2014. Y lo hago porque es un ejemplo de lo que debe ser un directivo que se ofrece a dar una entrevista: se puso a hablar claramente de lo que es en realidad un negocio, aunque sea dentro del venerable mundo de la relojería.

Pero además demuestra que la estrategia de la casa está muy bien definida (aunque la verdad es que eso suele ocurrir en casi todas). Entonces me dijo que en 2016 lanzarían una nueva línea menos elitista y más sexi. En realidad la línea Pioneer apareció justo un año después, en la nueva edición del Salon QP. Es éste de aquí abajo, con caja en oro rosa y Pioneer Centre Seconds como nombre.

Se ve claramente cómo ha cambiado la esfera, que se vuelve más deportiva sin dejar atrás su esencia de reloj de vestir elegante. Sin embargo el Pionner Centre Seconds se lanzó en oro, lo que le alejó del concepto “menos elitista”. Más aún, se hacía un poco raro verlo con una correa de caucho. Ahora los nuevos modelos en acero vienen a poner las cosas donde deberían estar. En marzo se anunció el Pioneer Centre Seconds con un precio de 11.350 euros y ahora tenemos el H. Moser & Cie. Perpetual Calendar Steel.

El uso del acero, seamos sinceros, es lo único que acerca los precios a un público menos selectivo. No hay oro barato, y no hay (salvo muy escasas excepciones) chapado en oro realmente elegante. Por otro lado en general no se puede considerar el acero como lo más refinado, pero es que ese departamento lo tiene cubierto (y con honores) la esfera fumé del H. Moser & Cie. Perpetual Calendar Steel.

La caja tiene un diámetro de 42,8 mm y una altura de 11,3. No es, desde luego, un reloj pensado para estar escondido dentro del puño de la camisa. Más bien es una afirmación de estar al tanto de lo que es la alta relojería pero sin necesitar metales preciosos para dejar claro tu punto de vista. La corona está roscada; aparte de que le da más rigidez ayuda a conseguir una hermeticidad hasta 120 metros, algo no muy visto en relojes de este tipo. Por eso Moser afirma que los Pioneer son sus relojes deportivos.

El H. Moser & Cie. Perpetual Calendar Steel está pensado para -por fin- poder llevar un calendario perpetuo todos los días. El mecanismo del calendario perpetuo de Moser es desde luego uno de los mejores y -sin duda alguna- más singulares del mercado. Lo mejor para saber cómo funciona es ver el vídeo que hice hace tres años con el Endeavour Perpetual Calendar (aquí).

Detalle de la estrella que señala los años bisiestos

Otra de las ventajas del calendario perpetuo es su discreción en la muñeca: salvo que lo conozcas pasa desapercibido. El H. Moser & Cie. Perpetual Calendar Steel, al contrario que muchos otros calendarios perpetuos, no muestra el día de la semana. A cambio tiene un indicador de reserva de marcha, que señala la cantidad restante de los 7 días que le proporcionan su doble barrilete. Desafortunadamente sigue manteniendo las palabras “Up” y “Down”, aunque ahora hacen menos daño porque están mejor alineadas.

Las manecillas y los puntos sobre los índices integran SuperLuminova, algo que no ocurre con los demás modelos de la casa y que subraya su lado más dinámico. El azul fumé de la esfera, sin ser el seductor Funky Blue que hemos visto en varias ocasiones (aquí, o por ejemplo aquí), es de un azul nocturno precioso.

A mí el H. Moser & Cie. Perpetual Calendar Steel me parece un reloj excelente, con un atractivo instantáneo. Asumo que en el futuro veremos más esferas fumé, lo que no hará sino aumentar su deseabilidad. El reloj tiene un precio de 38.000 euros. Más información en Moser.es.



Porsche Design Chronograph 911 Turbo S: de accesorio, un coche

 

Poco hay que añadir a lo que significa el Porsche 911. La casa germana sigue mejorándolo mecánica y estéticamente y haciéndolo cada vez más personal, creando cada vez más accesorios exclusivos. Y eso es el Porsche Design Chronograph 911 911 Turbo S, que además integra un calibre nuevo.

 

Cuando repasamos los 1919 Datetime Eternity vimos la relación histórica entre la casa relojera y la automovilística, como sus historias se separaron y se volvieron a juntar. Desde entonces van de la mano para desarrollar creaciones exclusivas. Tenía por tanto lógica que el Porsche Design Chronograph 911 Turbo S apareciera para acompañar esta nueva edición tan exclusiva del deportivo.

Esta colaboración tan estrecha entre Porsche Design y Porsche ya ha dado como resultado el Monobloc Actuator, un reloj que fue uno de los más comentados de Baselworld y pronto veremos en nuestra web.

Sólo se van a hacer 500 unidades del Porsche 911 Turbo S Exclusive Series (del vehículo, me refiero). Los precios rondarán el cuarto de millón de euros, y de ahí para arriba. Lo mismo va a ocurrir con los relojes, ya que sólo se van a fabricar 500 unidades. El reloj se podrá personalizar con las mismos acentos que lleve el vehículo, que se ofrece con seis terminaciones. Incluso para las correas se utilizará el mismo cuero que para el interior del coche.

Además para este Porsche Design Chronograph 911 Turbo S se ha desarrollado un calibre cronógrafo nuevo. El movimiento Werk 01.200 ha tardado tres años en desarrollarse y se ha equipado con un movimiento flyback. Es decir, que la trotadora vuelve a cero instantáneamente, sin tener que parar y resetear.

Se ha construido con tungsteno y equipa un volante que se mueve a 4 hercios, muelle Incablock, antigolpes Glucydur y puentes de Nivaflex. El color del rotor es, una vez más, personalible a juego con el color del coche y está diseñado a imagen de las llantas del vehículo, que son espectaculares.

Todo ello se aloja en una caja de 42 mm de diámetro fabricada en titanio. A su vez éste se ha recubierto con un revestimiento de carbono negro. El dial también es de fibra de carbono. La corona tiene el mismo diseño de todas las de la casa:  elegante, deportiva y fácil de usar gracias a su tamaño.

El Porsche Design Chronograph 911 Turbo S sólo se puede adquirir en los concesionarios de Porsche, donde se encarga toda la personalización. Tiene seis variantes: amarillo metálico, blanco Carrera, gris metálico, negro, rojo y azul grafito. Se entrega con un brazalete de titanio y dos correas. Su precio en Alemania es de 9.950 euros IVA incluido -que no está nada mal-, pero conviene consultar en el concesionario local. Más información en PorscheDesign.com.

 

 

 



Blancpain presenta el documental “Gombessa IV Genesis”

Desde la presentación del Fifty Fathoms, el primer reloj moderno de buceo, en 1953, el compromiso de Blancpain con el mundo submarino se ha visto reflejado en su deseo de contribuir al conocimiento y conservación de este fascinante universo. Por ello, la marca promueve un gran número de actividades científicas significativas, incluyendo el Proyecto Gombessa, liderado por Laurent Ballesta, que ya han dado lugar a tres grandes expediciones.

 

Laurent Ballesta y su X-Fathoms

En el marco de la expedición Gombessa II, en 2014, el equipo de Laurent Ballesta viajó al paso sur del atolón de Fakarava, en la Polinesia Francesa, con el fin de estudiar la reproducción anual de los meros disfrazados. Durante aquella expedición, los investigadores se sorprendieron al detectar una densidad inusual de tiburones grises de arrecife de hasta 700 ejemplares, la mayor densidad de esta especie nunca observada. El equipo también se sorprendió al contemplar su comportamiento de caza, que parecía estar coordinado.


Para desarrollar estas observaciones y entender mejor la ecología y comportamiento de los tiburones grises de arrecife, Blancpain decidió realizar una donación adicional a Ballesta y su equipo de 250.000 euros, vinculada a la primera edición limitada del reloj Blancpain Ocean Commitment. La mitad de la donación financió el proyecto intermedio Gombessa IV Genesis, que tuvo lugar en junio-julio de 2016, y permitió el desarrollo y validación de innovadores protocolos científicos y técnicas de observación. La segunda mitad de la donación, junto con una financiación completa de la expedición financió el programa habitual Blancpain Ocean Commitment, que actualmente se utiliza en la mayor expedición Gombessa hasta la fecha, Gombessa IV.


Mientras tanto, y con motivo del Día Mundial de los Océanos, Blancpain nos invita a descubrir el exclusivo film de 26 minutos de duración, Gombessa IV Genesis, con imágenes únicas de la actividad nocturna de los tiburones durante este excepcional encuentro que reúne a 18.000 meros, 700 tiburones grises de arrecife, y un grupo de audaces buceadores e investigadores. ¿Un frenesí caótico de alimentación o una gran cacería organizada? Más información en la web dedicada GombesaIV-Genesis.



SIHH 2018 aumenta nuevamente el número de expositores

 

Ni siquiera ha comenzado el verano y ya tenemos la primera noticia importante del invierno. Nada menos que sobre el primero de los dos grandes salones del año, el SIHH 2018. Ya hay fechas y nuevos participantes.

 

El SIHH 2018 es el heredero de un formato que apareció en 2016. Hasta entonces el Salón tenía una estructura más o menos estable: gran peso de las marcas del grupo Richemont y algunas independientes. Aproximadamente unas 15 marcas. Pero en 2016 se abrió el llamado Carre des Horlogers al que se incorporaron 9 relojeros independientes para un total de 24 firmas.

En enero de este año el SIHH 2017 vio crecer el número de invitados al Carré para pasar a acoger a 30 casas en total. Ahora la organización ha anunciado las fechas y la lista de asistentes, a la que se incorporan 4 marcas nuevas, además de las fechas de apertura.

El Salon International de la Haute Horlogerie 2018 tendrá lugar del 15 al 19 de enero de 2018. La ubicación no varía, ya que se celebrará en el recinto del Palexpo, la gran superficie expositora de Ginebra situada al lado del aeropuerto. Pero la configuración del espacio sí que cambia. Los pasillos centrales se extienden para dar cabida a Hermès. El Carré también se agranda y da la bienvenida a DeWitt, Chronométrie Ferdinand BerthoudRomain Gauthier. 

Es decir, va a haber 34 casas relojeras en el SIHH 2018.

 

Fabienne Lupo, Directora General del SIHH

Sobre el crecimiento del Salón Fabienne Lupo, Directora General, ha dicho: “No hay intención de extender el SIHH indefinidamente. Crecerá dentro de límites cuidadosamente medidos para preservar los valores de excelencia que han forjado su reputación. Debe también estar a la altura de las expectativas de sus exhibidores y clientes, ahora y en el futuro”.

Personalmente la declaración no me tranquiliza mucho, y me explico: SIHH siempre ha tenido un aura de distinción y lujo en las antípodas de lo que significa Baselworld y su brutal agenda. Pero: Baselworld se extiende durante 9 días, mientras que el SIHH abarca sólo cuatro. Esos 4 días eran más que suficientes para ver 15 casas, pero al incrementar el número hasta 34 verlas a todas va a ser una misión imposible.

Yo vi 43 marcas en Baselworld, pero estuve los 9 días, y acabé extenuado. En el pasado SIHH 2017 los independientes se limitaban a ofrecer una conferencia de 15 minutos, y quedaba de tu mano ver los relojes en vivo si es que tenías tiempo. El resultado fue que sacrificabas ver unas casas para poder ver otras.

Yo creo que esto es un error y un desperdicio: por un lado no ves bien a los independientes y por otro las casas históricas, que soportan fundamentalmente el coste del Salón por su mayor tamaño, se ven obligadas a también reducir tiempos de atención personalizada. Si esto sigue así sinceramente creo que la organización se debería plantear aumentar los días de exposición para que dé tiempo a todo.

La lista de expositores es:

Casas Históricas

A.Lange & Söhne, Audemars Piguet, Baume & Mercier, Cartier, Girard-Perregaux, Greubel Forsey, Hermès, IWC, Jaeger-LeCoultre, Montblanc, Panerai, Parmigiani, Piaget, Richard Mille, Roger Dubuis, Ulysse Nardin, Van Cleef & Arpels, Vacheron Constantin

Carré des Horlogers

Christophe Claret, Chronométrie Ferdinand Berthoud , DeWitt, Grönefeld, H. Moser & Cie, Hautlence, HYT, Kari Voutilainen, Laurent Ferrier, MB&F, MCT-ManufactureContemporaine du Temps, Ressence, Romain Gauthier, RJ-Romain Jerome, Speake
Marin, Urwerk

Otra de las novedades del año pasado fue el abrir al público el viernes. Este año se también se va a repetir la experiencia. Pero no nos engañemos: la excitación de acudir al Salón acaba por imponerse, de largo, a los problemas que presenta. Así que ¡esperemos estar allí! Más información en SIHH.org.

 



Tres exclusivos Longines Flagship Heritage by Kate Winslet, a subasta

En su boutique, ubicada en la Rue du Faubourg Saint-Honoré de París y con la participación de su Embajadora de la Elegancia Kate Winslet, Longines presentó el reloj Longines Flagship Heritage by Kate Winslet. Tres modelos de este exclusivo reloj de oro se subastarán online a favor de una organización benéfica cofundada por la actriz británica, la Golden Hat Foundation.

 

Como ya avanzamos en este artículo del pasado enero, Longines ha querido lanzar una actualización de su Flagship Heritage por su 60 aniversario, un reloj con la tecnología más puntera de entonces ya que era un cronómetro antimagnético, con espiral irrompible y protección antigolpes. La reedición se lanzó en oro amarillo y rosa y en acero, en edición limitada: sólo hay 60 piezas de cada una de las versiones de oro y 1957 de acero. Va a ser difícil verlas, desde luego.

El Flagship Heritage en versión de acero

El sábado 10 de junio, en su boutique ubicada en la Rue du Faubourg Saint-Honoré de París, Longines, junto a Kate Winslet (su Embajadora de la Elegancia desde 2010), presentó su nuevo y exclusivo reloj en edición muy limitada: el Flagship Heritage by Kate Winslet, que cuenta con la misma esfera que el Flagship Heritage – 60th Anniversary 1957-2017.

El reloj Flagship Heritage by Kate Winslet es el resultado de un proyecto común en beneficio de The Golden Hat Foundation, una organización benéfica cofundada por Kate Winslet y dedicada a cambiar la forma en que se percibe a las personas afectadas por trastornos del espectro autista. Durante una visita a la sede de la marca en Suiza el año pasado (que se recoge en el vídeo de arriba), la actriz escogió la esfera, la caja y la correa del reloj. Cinco piezas de oro han sido producidas por la embajadora de la marca y llevan su nombre. Longines lleva colaborando con The Golden Hat Foundation desde 2015.

Los modelos con los números 2/5, 3/5 y 4/5 se subastarán en beneficio de la fundación. La subasta se llevará a cabo online en https://www.longines.com/auction del 10 de junio a las 18h CEST al 30 de junio de 2017 a las 17:59h CEST. Uno de los modelos restantes se entregará como regalo a Kate Winslet, y el segundo se conservará en el Museo Longines, situado en la sede de la empresa, en Saint-Imier, Suiza.


La galardonada actriz, que se unió a Longines en la capital francesa para presentar el nuevo modelo, compartió su entusiasmo sobre su iniciativa común para la Golden Hat Foundation: “Me permitieron escoger un reloj, que fue diseñado específicamente para la Golden Hat Foundation. El diseño del modelo me resultó muy atractivo, y me dejó enamorada de inmediato. Todos los beneficios recaudados con la venta del modelo se destinarán directamente a la Fundación. Este proyecto junto a Longines está contribuyendo a concienciar sobre una causa que tiene una especial importancia para mí. Gracias al compromiso de Longines y a la generosidad de los benefactores, la Fundación continuará trabajando para conseguir sus objetivos”.

Juan Carlos Capelli a la derecha de Kate Winslet

Juan-Carlos Capelli, vicepresidente de Longines y director de marketing internacional de la marca, dijo: “Longines está orgulloso de haber colaborado con la Golden Hat Foundation. Esperamos sinceramente que los clientes que adquieran los relojes Flagship Heritage by Kate Winslet se sientan igual de orgullosos de poseer un reloj exclusivo de Longines, así como de contribuir con la causa de la organización benéfica. Los valores de nuestra marca siempre nos han llevado a colaborar con objetivos filantrópicos. La responsabilidad social continúa siendo hoy una de nuestras prioridades. El inspirador compromiso de Kate Winslet representa a la perfección nuestro lema y nuestra filosofía: La elegancia es una actitud”. Más información en Longines.es.

Kate Winslet en la boutique de París



François-Henry Bennahmias, CEO de Audemars Piguet, optimista sobre el futuro

 

A pesar de que tanto el SIHH como Baseworld 2017 han infundido nuevo optimismo al sector, los números siguen pintando un panorama no muy halagüeño. Sin embargo François-Henry Bennahmias cree el futuro pinta bien.

 

En una entrevista a la revista suiza Bilanz, el Director General de Audemars Piguet, François-Henry Bennahmias, hizo una serie de afirmaciones sobre el sector de la relojería y el futuro de la misma y el de su manufactura que merece la pena reseñar.

A pesar de la dificultad de la situación, Audemars Piguet va a contratar a unas 100 personas y además está construyendo su museo y un hotel adyacente (me lo anoto desde ya en la lista de “sitios a visitar”). “Somos una de las pocas casas relojeras a las que les va bien”.

“Los ingresos de 2016 superaron la frontera de los 900 millones de francos suizos, y eso manteniendo nuestra producción estable en 40.000 unidades anuales. Durante los próximos cinco años no nos vamos a plantear incrementar la producción, de la misma manera que no vamos a incrementar precios, o muy poco. Pero cada vez vendemos más a través de boutiques propias, por lo que me quedo con el margen del minorista. Si hoy vendo 5.000 relojes en mis boutiques y mañana 8.000, eso más margen para nosotros”. Más aún, Bennahmias afirma que “en 2011 había 540 tiendas que vendían nuestros relojes. Hoy sólo son 320, y mi objetivo son 250”. Sorprende la claridad con la que el François-Henry plantea a sus boutiques como claro competidor de la red de tiendas tradicional.

“También estamos recogiendo los frutos que habíamos sembrado años atrás. Fundamentalmente hemos puesto la Casa en orden y hemos trabajado duro para mejorar la calidad de los productos. Y de las entregas también. Por ejemplo, los modelos que enseñamos en Ginebra en enero estuvieron listos para su entrega inmediatamente, mientras que años atrás no llegaban hasta octubre. Además de recortar el número de puntos de venta también lo hemos hecho con los productos, y el mercado ha respondido bien a lo que hemos presentado. Los clientes aprecian que Audemars Piguet no haya vendido su alma al diablo para poder vender más”.

Uno de los nuevos Royal Oak Chronograph que vimos en esta entrada

“En números globales -continúa Bennahmias- la industria relojera suiza genera unas ventas de unos 20.000 millones de francos suizos. Si añades los distintos márgenes de los intermediarios llegamos a unas ventas totales de unos 50.000 millones de francos suizos. Si lo comparas con los 180.000 millones que vende Mercedes Benz, te das cuenta de que somos una industria muy pequeña. 

Pero ahora fíjate en el mercado: por un lado hay unos 30 ó 40 millones de personas con potencial para comprarse un reloj suizo de lujo. Por el otro está Audemars Piguet y sus 40.000 relojes, o los 600.00 relojes de lujo que se hacen al año por las marcas que estamos ahí arriba. Si miras esos números -lo que somos capaces de producir y el número de clientes potenciales- sólo puedes llegar a una conclusión: tenemos por delante grandes años. Ahora tenemos que comprender cómo podemos llegar a todos esos millones de posibles clientes. Y el precio no tiene que ver con ello. Oí todo tipo de tonterías en el SIHH sobre cómo los precios de los relojes suizos se han convertido en un verdadero problema. ¡Bobadas! El lujo se basa en las emociones, no en el precio. Si el producto es bueno el cliente acepta el precio.

Royal Oak Perpetual Calendar en oro. Reportaje completo aquí

En 1972 dieron el golpe con el Royal Oak. ¿Cuándo aparecerá si siguiente producto disruptivo? 

“Nuestro siguiente producto auténticamente nuevo sería un Smart Watch.”

Pero eso no es un producto para Audemars Piguet.

“¿Y quién te dice que no nos atrevamos? Nosotros pensamos en todas direcciones, y siempre tenemos varias cosas en el horno.”

◉_◉

 

“Pero antes de centrarnos en crear el nuevo Royal Oak tenemos que conseguir que el Royal Oak actual sea el producto definitivo. Todavía hay que hacer un trabajo colosal. Mucha gente no sabe siquiera qué es un Royal Oak. De mis 40 millones de clientes potenciales muchos no conocen el Royal Oak, y muchos de ellos ni siquiera saben qué es un reloj. Para dirigirnos a ellos tenemos que adaptarnos a su lenguaje, porque ya no se comunican como nosotros. El mundo digital y las redes sociales se han convertido en algo fundamental para el lanzamiento de cualquier producto o campaña publicitaria”. AudemarsPiguet.es.

 

 



IWC Da Vinci Automatic y Moon Phase 36 mm. Fotos en vivo y precios

 

Éste es el año Da Vinci para IWC, y así lo dejó claro en el SIHH 2017. La manufactura ha hecho especial hincapié en los relojes para mujer y ha lanzado los Da Vinci Automatic y los Moon Phase de 36 mm de diámetro, una medida muy polivalente para las muñecas femeninas.

 

Según se ha ido desarrollando su historia IWC ha sido una casa que siempre se ha decantado por modelos masculinos, fundamentalemente porque sus movimientos provenían de los relojes de bolsillo -mucho más grandes que los de muñeca-. De hecho todos los calibres propios actuales son también muy grandes. Por ejemplo el de este Portugieser o el que da vida al Portofino Monopusher.

Hasta ahora los relojes de mujer estaban a cargo de la colección Portofino (como éste), pero la configuración de la colección -por los numerales romanos y las manecillas- los hace mucho más formales en su aspecto. Como IWC tenía las manos libres para empezar de cero con los Da Vinci, ha decidido, con buen criterio, crear una nueva caja un milímetro más pequeña. Por eso ambos Da Vinci Automatic y los Moon Phase llevan el número como apellido. Es una medida que le da mucha versatilidad (salvo en el caso de que la mujer apueste por un reloj de hombre -y por cierto cada vez hay más-), y que por ahora se ofrece en acero u oro rojo, con o sin diamantes en el bisel.

La caja de los nuevos Da Vinci Automatic conserva la redonda esencia de la colección original. Pero las asas se han estilizado y se han hecho basculantes, de manera que el reloj se adapta perfectamente a la muñeca. Ha mantenido la misma corona relativamente grande, algo que van a agradecer unos dedos con la uñas pintadas porque no se dañarán tratando de manipularla.

Las esferas son todas plateadas salvo la versión en azul, aunque imagino que no tardarán en aparecer más colores. Son sin duda el punto fuerte de estos relojes porque están muy bien pensadas. En la parte central se ha creado un círculo de guilloché en bajorrelieve que da profundidad al conjunto. Los numerales son aplicados y, al tener una cierta altura, proyectan una casi imperceptible sombra sobre la esfera que aumenta esa profundidad.

En el Da Vinci Automatic la fecha ocupa una discreta posición a las 6 horas, mientras que la esfera de fases lunares está ubicada a las 12. Es una ubicación ya vista en los Portofino y que queda muy bien. El lugar habitual son las 6 horas, pero siendo el elemento preeminente del reloj IWC lo ha colocado a las 12, que es el punto de referencia en cualquier reloj.  La ventana está muy bien resuelta, con ese guilloché circular en la parte inferior y un cielo de azul profundo con unos cuerpos celestes plateados o dorados según sea la configuración de la esfera.

Los relojes se mueven gracias a los calibres 35111 (tres agujas) o 35800 (fase lunar). Son las variaciones del Sellita SW300 que IWC encarga según sus especificaciones. Se mueven a 4 hercios (28.800 alternancias/hora) y tienen una discreta reserva de marcha de 38 horas. Eso sí, son automáticos. La fase lunar se ajusta mediante un pulsador a las 2 horas.

El movimiento está tapado por una trasera sobre la que se ha usado el motivo de la “Flor de la vida”, un elemento decorativo de origen griego que fue muy repetido durante el Renacimiento porque responde en realidad a una configuración geométrica. Esta Flor de la Vida se ha convertido en el eje sobre el que pivota la imagen comercial de los Da Vinci Automatic 36.

A falta de comprobar la reacción de las clientas, a mí los relojes me parecen muy acertados. Tienen un porte que combina muy bien uso diario con otro más de gala, con unas esferas limpias y atractivas. Siendo como son relojes de mujer, IWC ofrece una gama de correas de piel de distintos colores que se pueden intercambiar fácilmente. Y además están hechas por la peletería Santoni, que tiene unos productos de una calidad intachable. También hay disponible un brazalete de eslabones de acero.

Con tanta oferta los precios de los Da Vinci Automatic también varían, lógicamente. La versión de tres agujas en acero tiene un precio de 5.700 euros y con brazalete 6.550 euros, mientras que la versión con fase lunar cuesta 8.950 euros. Si le añadimos diamantes en el bisel el precio es de  11.700 euros . Todos los relojes están disponibles ya en la boutique de la marca en Madrid. Más información en IWC.es.



Francis Pérez, nuevo amigo de Oris

 

El fotógrafo canario Francis Pérez, ganador del World Press Photo Award 2017 en la categoría de naturaleza, se une a Oris, que selló la amistad entregándole un Regulateur “Der Meistertaucher” que vamos a ver con fotos en vivo y precio.

 

Francis Pérez vive por y para el mar. Fiel defensor del medioambiente, viaja por el mundo mostrando a través del objetivo de su cámara acuática la vida en el fondo del océano. Hace unos meses fue galardonado con el premio World Press Photo en la categoría de Naturaleza con una impactante imagen denunciando el terrible impacto humano sobre el medio marino.

Esta es la foto de Francis Pérez ganadora del World Press Photo 2017, que muestra una tortuga enredada en una red de pesca abandonada en las costas de las Islas Canarias

En 2016, se sumó como fotógrafo al proyecto Vulcano de la mano de Oris.  Un proyecto con el que la firma independiente de alta relojería colabora en la investigación de los efectos que la erupción del volcán submarino Tagoro tuvo en el ecosistema de la isla canaria de El Hierro, y para el que se creó un reloj en Edición Limitada, el Oris El Hierro Limited Edition. El fotógrafo comparte con Oris su preocupación por la preservación de los océanos y su implicación para promover un cambio real a mejor.

Oris El Hierro Limited Edition

Asimismo, el pasado 18 de mayo, Francis Pérez fue comisario de la exposición Oris el Guardián de los Océanos, organizada en Madrid por la firma, donde participó en una mesa redonda junto a otras personalidades destacadas en la conservación de los océanos.

Oris ha nombrado a Francis Pérez nuevo amigo de la marca, haciéndole entrega del reloj de buceo Oris Regulateur “Der Meistertaucher”, un diseño con altas prestaciones para la práctica del submarinismo. La firma apoya así la labor de este gran profesional que, al igual que Oris, tiene un profundo compromiso con el océano.

ORIS REGULATEUR “Der Meistertaucher”

¿Cuál es la función más importante en un reloj de buceo? La respuesta instintiva podría ser la hermeticidad y sin duda es vital. Pero suponiendo que un reloj de buceo puede soportar las presiones existentes a grandes profundidades, lo que se vuelve más importante es la capacidad del reloj para transmitir con precisión y de forma clara el tiempo restante de inmersión. Y es por esta razón por la que Oris ha creado y ahora rediseñado el nuevo Regulateur ‘Der Meistertaucher’.

Regulateur ‘Der Meistertaucher’ exhibe agujas no-coaxiales, lo que significa que las agujas de las horas y los minutos están separadas. La aguja minutera se encuentra en el centro mientras que la hora se indica mediante una aguja en un contador a las 3 horas. Esto aísla la información clave para el buzo, que puede ajustar la hora alineando la aguja de minutos a la escala de 60 minutos en el bisel giratorio unidireccional, que en este caso está diseñado con inserción de cerámica negra, con marcas en rojo y blanco.

En 1999, Oris se convirtió en la primera compañía relojera en introducir esta complicación en un reloj de buceo. Aquel reloj fue pronto seguido por el primer ‘Der Meistertaucher’ (que se traduce como ‘Maestro Buceador’). Ese patrón se restituye ahora con el nuevo Oris Regulateur ‘Der Meistertaucher’ tomando sus señas de identidad de la próxima generación Aquis, también presentado este año. Como todos los nuevos modelos Aquis, luce una silueta más elegante que su predecesor y cuenta también con una serie de mejoras funcionales, incluida una actualización que facilita el agarre y ajuste del bisel.

Como antes, el Regulateur ‘Der Meistertaucher’ cuenta con caja y brazalete de titanio. La aguja de minutos de este nuevo modelo exhibe un brillante contorno rojo, a juego con la escala de 15 minutos del bisel y la correa de caucho rojo opcional. El resultado es que el ojo es atraído a la aguja de minutos, otorgando al reloj extraordinarios niveles de legibilidad.

Demostrando sus credenciales de reloj profesional, el Regulateur ‘Der Meistertaucher’ exhibe una válvula de escape de helio automática, oculta en el lateral de la caja a las 9 horas. Las válvulas de escape de helio automáticas son utilizadas por los buzos profesionales que pueden vivir durante semanas en cámaras llenas de aire enriquecido con helio, durante las inmersiones de saturación. Las partículas de helio son menores que las de aire y durante la saturación entran en el reloj. Más tarde, durante la descompresión, se expanden, lo que podría dañar el reloj sin válvula de escape de helio.

Regulateur ‘Der Meistertaucher’ cuenta también con pequeño segundero, señalado mediante una aguja revestida de SuperLumi-Nova® a las 9 horas, una característica que sirve a los buzos para constatar que el reloj sigue en funcionamiento. El movimiento automático del reloj ofrece además la indicación de fecha a las 6 horas. El fondo del reloj es de titanio, grabado con el escudo Oris y la inscripción ‘MEISTERTAUCHER’. Se presenta en un estuche hermético con correa roja de repuesto y herramientas para el cambio de correa. Ya está disponible a un precio de 2.890 euros.

 

Todas las fotos de Francis Pérez están tomadas de su cuenta de instagram, @francisperez000, que recomendamos seguir, lo mismo que su web.  Más información en Oris.es.



Nuevo A. Lange & Söhne 1815 Chronograph con esfera negra

 

Jaque mate. Si estabas pensando en qué cronógrafo deberías comprar que te sirviera también para cualquier otra situación, ve reconsiderando tus opciones. El nuevo A. Lange & Söhne 1815 Chronograph viene a competir en todas las categorías y apunta a ganador.

 

La colección 1815 rinde homenaje al año de fundación de A. Lange & Söhne. Por tanto, como nos recordaba Tino Bobe en nuestra charla con él (aquí), son los más clásicos de la manufactura. Recuerda a los relojes de bolsillo de la época, tanto en la forma de la caja como en los elementos de la esfera: la minutería de ferrocarril, los numerales romanos, los tres puntos sobre los cuatro puntos cardinales.

El 1815 Chronograph apareció por primera vez en 2004. Era básicamente un Datograph (como éste) sin la fecha ni la reserva de marcha. Pero la existencia del Datograph (nació en 1999) no le quita ningún mérito al cronógrafo puro. Más aún, tiene una ventaja importante: al tener menos complicaciones la caja es más delgada, y no poco: pasa de 13 a 11 milímetros. Dos milímetros que son muy bienvenidos por los puños de la camisa.

En ambos se puede ver el mismo calibre, ya que el mecanismo de la fecha del Datograph va por debajo de la esfera. El L951.5 es una de esas maravillas a las que Lange nos tiene acostumbrados. Trescientas seis piezas que caben en 30,65 mm y que componen una sinfonía relojera fascinante, remarcada por los acabados excepcionales de Lange. Se mueve a 18.000 alternancias a la hora y tiene 60 horas de reserva de marcha (el modelo original sólo tenía 36). Sigue siendo un de los cronógrafos (flyback, además) más bonitos del mercado, si no el más.

Algo que sí tenía el original era un pulsómetro, un guiño a tiempos pasados en los que la complicación era realmente útil. Después se abandonó y en 2015 se recuperó para la preciosa versión exclusiva de boutique. La nueva versión del 1815 Chronograph vuelve a incorporar el pulsómetro y por tanto el aire decididamente retro.

Aunque ya había existido una versión con la esfera negra y subesferas blancas, no se conocía una versión completamente en negro y con oro blanco. El resultado combina perfectamente para crear un cronógrafo tan elegante que se puede pasear por la más seria de las situaciones sin ningún complejo. Sobre todo porque aunque el diámetro de la caja es de 39,5 mm su forma redonda y por supuesto el negro lo hacen parecer más pequeño.

El 1815 Chronograph no estará disponible hasta finales de año. Y eso las primeras unidades, porque estoy seguro que se van a empezar a acumular pedidos y los afortunados que lo puedan adquirir van a tener que esperar unos cuantos meses. Su precio es de 49.000 euros. Siempre digo lo mismo: los Lange no son caros, para todo lo que te dan. Más información en A.Lange&Söhne.com.



En la muñeca: Vacheron Constantin Patrimony Moon Phase And Retrograde Date

 

A veces se trata sólo de pureza. De armonía. De retar el estilo tradicional con gestos atrevidos pero igualmente elegantes. Eso es el Vacheron Constantin Patrimony Moon Phase And Retrograde Date, y lo vamos a ver en su versión de oro rosa.

 

Patrimony Retrograde Day Date

Fue en 2007 cuando Vacheron Constantin lanzó el Patrimony Retrograde Day Date que vemos aquí arriba y antecesor del que hoy nos ocupa. Los Patrimony basan su arquitectura en los relojes de mediados del siglo pasado y todos tienen las mismas características: comparten la misma forma de la caja, las manecillas, los índices y los marcadores de minutos. Son los que mejor cumplen con el papel de “reloj de vestir”, si bien éste es un término cuyas fronteras son, desde hace ya algunos años, un tanto esponjosas. Buena prueba de ello es el Retrograde de aquí arriba y también el Patrimony Moon Phase And Retrograde Date.

En la caja hay muy poco de revolucionario: de oro rosa pulido a espejo, sus formas sin aristas, sus asas estrechas y la corona poco prominente nos indican que estamos ante un reloj para moverse en ambientes más bien serios. Su altura es de 9,7 mm, lo que le permite llevarse bien con los puños de camisa (salvo los de anchos más exigentes). Sin embargo el diámetro se rebela claramente contra los márgenes tradicionales: 42,5 mm supera en medio centímetro el máximo permitido por los códigos no escritos sobre los relojes de vestir, y dota a la pieza de mucha más presencia.

Y el centro de las miradas, la esfera. La base es muy tradicional: sobre una base opalina con un graneado muy delicado se asientan los índices -de formas clásicas- y unos indicadores de minutos perlados, que son rasgos distintivos de la colección Patrimony.

Sin embargo se le ha dado a la fecha retrógrada una preponderancia máxima que seguro hará chascar la lengua a los puristas. Es tan destacada su presencia que incluso se ha recortado la longitud de la manecilla de las horas para que se vea mejor. Podría parecer que, en comparación, la ventana de fase lunar es pequeña. Pero yo creo que si fuera más grande el reloj sería demasiado chillón.

Y es que en esta iteración la complicación más lírica ha venido a sustituir a los días de la semana del Day Date para darle un equilibrio mucho más conseguido. Al fin y al cabo en el Day Date, como la longitud del nombre de los días varía notablemente, tenían cada uno su propia grafía para conseguir un borde exterior uniforme. El resultado era un tanto extraño, con la dificultad añadida de ese incompleto Thu para el jueves, que era casi insalvable. Todo eso desaparace en este Patrimony Moon Phase And Retrograde Date que, ahora sí, tiene unas proporciones perfectamente equilibradas. Eso no quiere decir que el Day Date desaparezca de la colección Patrimony; pero ahora tiene un competidor más clásico, por así decir.

La representación de la luna es la tradicional, con un disco de oro rosa sobre un fondo azul estrellado. Tradicional, pero no por ello menos bonita. A su alrededor se han marcado hitos de la edad de la luna, que como ya sabemos dura exactamente 29 días, 12 horas y 45 minutos. Las indicaciones hacen que sea muy fácil ajustarla. Si es que es necesario, porque en principio sólo hace falta hacerlo una vez cada 122 años. Por cierto que todos los ajustes se hacen desde la corona, sin pulsadores adicionales en la caja.

Digamos por cierto que este avance se ha trasladado al ya existente Day Date: al modificar su calibre 2460 R31R7 para hacerlo más delgado (4 mm nada menos), se ha integrado el mecanismo de ajuste mediante la corona. Más aún, la caja se ha modificado para tener las mismas hechuras que este Moonphase y la misma delgadez de 9,7 mm. Una actualización importante, la verdad.

Esto lo consigue el calibre automático de manufactura 2460 R31L, con 275 piezas y que se mueve a 4 hercios durante las escasas 40 horas que dura la reserva de marcha. Sólo tiene dos pegas el movimiento: como sólo tiene 27,2 mm de diámetro se ve mucho metal y poco calibre. Además el rotor es tan grande que apenas se ve nada de un motor con todos los acabados que exige el sello del Punzón de Ginebra. A cambio, la masa oscilante de oro es una auténtica belleza.

El resultado es un reloj de vestir distinto, con mucha personalidad en la muñeca. A mí me parece que los relojes -incluidos los de vestir- deben estar entre los 40 y los 42 mm de diámetro porque nuestras muñecas no son las mismas que había en los años 50. Ni siquiera las que había en los años 90. Así que los relojes deben con su época, y éste lo hace. El Vacheron Constantin Patrimony Moon Phase And Retrograde Date se ha lanzado tanto en oro rosa como como en oro blanco (con índices, manecillas y disco lunar a juego). Ambos tienen un precio de 43.600 euros, y se pueden encontrar en los distribuidores de la marca. Más información en VacheronConstantin.es.

 



En la muñeca: Blancpain Tribute To Fifty Fathoms Mil-Spec

 

 

Hay tal proliferación de relojes de inspiración vintage que decantarse por un modelo resulta cada vez más difícil. Salvo, claro, que te cruces con este Blancpain Tribute to Fifty Fathoms Mil-Spec, que te deja pocas dudas de por qué modelo apostar.

 

Como ya expliqué cuando hablé del Blancpain Fifty Fathoms Bathyscaphe Ocean Commitment II (en este artículo), el origen del Fifty Fathmos es militar, ya que fue una respuesta a la necesidad de los buceadores militares franceses de un instrumento fiable bajo el agua. Esa necesidad se encontró con Jean-Jacques Fiechter, a la sazón director general de Blancpain, que a su vez era un buceador (civil, claro) y comprendió perfectamente el requerimiento. Su respuesta vio la luz en 1953 bajo el nombre de Fifty Fathoms, el primer reloj de buceo del mundo.

En 1958 la Armada norteamericana estaba a la búsqueda de un reloj fiable de buceo que cumpliera con sus especificaciones militares (Military Specifications en inglés, de ahí el nombre del reloj). Una vez más la respuesta fue un Fifty Fathoms que en esta ocasión añadía un elemento adicional de seguridad que había hecho su aparición el año anterior: una ventana circular mostraba una esfera bicolor. Si la parte superior blanca empezaba a tornarse del color naranja inferior significaba que había entrado agua en la pieza y por tanto no era de fiar. Había que volver a la superficie.

Así fue cómo los SEAL (SEa, Air and Land) y los UDT (Underwater Demolition Teams) comenzaron a usar un Fifty Fathoms Mil-Specs 1. Luego, a principios de la década de 1960, con los MIL-SPEC 2, se lanzó una nueva edición Fifty Fathoms, conocida como Tornek-Rayville TR-900. La marina americana exigió la presencia de la pastilla de hermeticidad en todos estos modelos.

Es difícil que alguna vez la pastilla de un susto a un buceador, porque los poco más de 90 metros de estanqueidad del modelo original (50 brazas son 91,44 metros) se han transformado en este Blancpain Tribute To Fifty Fathoms Mil-Spec en 300 metros, aunque apostaría que pocas veces uno de estos relojes a bajar a más de un tercio de esa profundidad. Este modelo aniversario ha rebajado su medida de los 42 mm originales a 40,30 mm y una altura de 13,23, coronada por un cristal de zafiro curvado como el original.

El bisel unidireccional está recubierto por un cristal de zafiro antirrayas,  una innovación introducida por Blancpain en 2003 con el Fifty Fahoms «50th Anniversary» que protege del desgaste las indicaciones luminiscentes del bisel.  La verdad es que, mirando el anuncio del modelo original, se ve cómo Blancpain ha querido con este modelo ser absolutamente fiel con su ancestro, pero por supuesto actualizándolo con la mejor de sus tecnologías. La única concesión comercial ha sido la inclusión de la fecha a las 4:30, pero es tan discreta que sólo se ve cuando se la necesita.

El calibre que mueve el reloj es el 1151, un movimiento automático de 210 componentes con 4 días de reserva de marcha gracias a su doble barrilete. Está provisto de una espiral de silicio, que lo hace más ligero y, por ende, más resistente a los golpes. Además no reacciona a los campos magnéticos. Lo cubre una masa oscilante de oro macizo con un recubrimiento de NAC. NAC significa en inglés NanoAmorphous Carbon y es un tratamiento que supera al DLC en su dureza y resistencia al desgaste. Y resiste temperaturas el doble de altas que el DLC (que oxida a los 350 grados).

El Blancpain Tribute To Fifty Fathoms Mil-Spec es una edición limitada a 500 unidades y está disponible con correa NATO (como la que vimos aquí), correa de tela (como esta) o con el brazalete de estas fotos. Los precios de los modelos son de 13.290 euros con cualquiera de las correas o de 15.300 euros con el brazalete, y ya se pueden reservar en las dos boutiques de la casa en Madrid. Más información en Blancpain.es.



MB&F HM6 Alien Nation: Vendido antes de ver la luz de nuestro Planeta

 

En efecto: el MB&F HM6 Alien Nation es una edición limitadísima de 4 unidades que no ha llegado a ver la luz, porque al parecer el primer coleccionista que las vio se las quedó todas. Aún así merece la pena dar a conocer el modelo siquiera por lo que supone siempre de singularidad en el abarrotado mundo de la relojería.

 

Como todo seguidor de la marca sabe, este HM6 Alien Nation no surge de la nada. En 2014 MB&F presentó el Space Pirate (que vimos en vídeo aquí) con un diseño muy orgánico que, como siempre que presenta un nuevo reloj Maximiliam Büsser, causó mucho revuelo. Sus formas tan atrevidas y el tourbillon volante hacían del reloj una de las mejores propuestas del año.

El año pasado, en su primera asistencia a la feria de Ginebra (SIHH), presentó una versión del HM6 llamada Sapphire Vision con una construcción distinta. La parte superior desnudaba el metal para vestirse de zafiro, mientras que la carrura se forraba de oro rojo o platino. El conjunto recordaba a la estética de vehículos y edificios norteamericanos de los años 50. En particular de los los autobuses American Greyhound de la denominada era streamline moderne, con sus acanaladuras laterales y sus revestimientos de metal brillante. Pero con el HM6 Alien Nation el reloj se hace completamente transparente, y además se puebla de pequeños alienígenas.

La propuesta es más coherente de lo que parece, ya que el grabador Olivier Kuhn ha creado a los navegantes a imagen de los alienígenas de los años 50 y 60: grandes cabezas, grandes ojos achinados, cuerpos delgados y sinuosos. Muy a lo Área 51, que tantas historias de Ovnis y extraterrestres ha alimentado en el imaginario colectivo. Olivier Kuhn ha modelado individualmente y esculpido a mano a cada uno de los seis alienígenas de oro blanco. Los brazos y cuellos de los extraterrestres son tan finos como granos de arena, por lo que para realizar cada una de las figurillas han sido necesarias hasta 34 horas de trabajo. Esto supone más de un mes de trabajo a tiempo completo para completar la tripulación de seis individuos.

La HM6 Alien Nation es completamente transparente y está fabricada íntegramente en cristal de zafiro con elementos de refuerzo de titanio grado 5. Más precisamente, lo forman 12 bloques separados de cristal de zafiro que requieren hasta 510 horas de mecanizado y pulido. Y después toca ensamblarlos perfectamente para conseguir la superficie y la hermeticidad (30 metros) buscada.

Unas bandas de material luminiscente han sido situadas para poner de relieve la extrema transparencia y las suaves curvas de la caja de la HM6 Alien Nation. En lo más alto de la escala de luminosidad se encuentran las líneas de AGT (Ambient Glow Technology) Ultra, que ocupan el borde periférico interno del centro de la caja. Este material de alta tecnología —con su asombroso brillo casi eléctrico— fue por primera vez empleado en relojería por el diseñador James Thompson (también conocido como Black Badger); MB&F lo había empleado anteriormente en la HMX Black Badger y en la Starfleet Machine Black Badger. Cada una de las cuatro piezas únicas del HM6 Alien Nation luce un color distinto de AGT Ultra: verde, azul, morado y turquesa.

Para las zonas más pequeñas en las que es necesaria una aplicación precisa, se emplea la Super-LumiNova. Las superficies superiores de las aletas de las turbinas, las marcas de la esfera, la rueda de fricción, el logotipo MB&F y la jaula superior del tourbillon están decoradas con líneas de Super-LumiNova de un color a juego con el correspondiente halo de AGT Ultra de cada modelo.

El motor de la nave espacial es el mismo que el de las anteriores versiones. Tiene 496 componentes, de los cuales los más destacados son las turbinas posteriores. Cada turbina incluye dos hemisferios: dos conjuntos de aletas curvadas que se unen para proteger el movimiento de las sacudidas y asperezas del uso diario. Las turbinas están asociadas a la masa oscilante y ofrecen una resistencia al flujo del aire para ralentizar el rotor si su momento de inercia supera un determinado nivel. Como resultado, el sistema de cuerda automática también es un sistema autorregulador en la práctica, lo que ofrece la ventaja de aumentar la longevidad del movimiento.

La HM6 Alien Nation tenía como precio de salida 500.000 dólares, pero como he dicho ya están las cuatro unidades vendidas. No me cabe duda de que en algún momento las unidades saldrán a la venta. Será interesante ver la evolución del precio de la pieza como objeto de segunda mano. Más información en MB&F.com.



Calidad y precio con los Tissot Chrono XL: modelos y precios

Sacar la cabeza en el mundo de los relojes de cuarzo es muy difícil. La oferta es tan grande, abarca tantos estilos, que las propuestas deben ser muy buenas como para que el cliente potencial les preste atención. Eso es lo que ocurre con los nuevos Tissot Chrono XL, una de las apuestas fuertes de la casa para esta temporada.

 

Los cronos son la complicación más usada en los relojes de cuarzo (después de la fecha, claro), pero en el caso de Tissot es que además tiene razón histórica, dada la conexión de la marca con distintas disciplinas deportivas. Empezó a patrocinar coches de carreras en 1974. En los 90 aumentó su actividad deportiva, empezando con los campeonatos mundiales de ciclismo y hockey sobre hielo. La Federación Internacional de Esgrima, La Federación Internacional de Baloncesto, la NBA, el campeonato de SupeBikes… todos (y muchos más) han estado o están ligados a las labores de cronometraje de la marca.

En Horas y Minutos hemos visto, por ejemplo, el reloj de Jorge Lorenzo o el de la Vuelta Ciclista a España. De ahí que los Tissot Chrono XL sean herederos naturales de la historia de la casa.

Los Tissot Chrono XL toman la esencia de los relojes vintage de inspiración militar -grandes numerales, manecillas terminadas en punta- para reafirmar su masculinidad al máximo. Y lo hace negando la tendencia actual de reducir los tamaños de las cajas, ya que todos los modelos tienen 45 mm de diámetro. Además los biseles son proporcionalmente pequeños, por lo que las esferas, que de por sí son grandes, lo parecen aún más.

Peo además, como decía, la casa ha conjugado la medida de tiempos cortos con la estética de los relojes vintage, lo que incrementa enormemente su atractivo. Y si encima le añades colores bien elegidos, sin duda la colección va a tener éxito. Como las esferas son grandes todos los datos tienen un tamaño perfectamente legible, un requisito imprescindible tanto en un reloj deportivo como en uno de inspiración militar. Además de una esfera verde, que no pude fotografiar en Baselworld 2017, hay una negra con numerales blancos, negra con numerales amarillos y por último una azul, seguramente la que mejor compensa el aspecto deportivo con el de reloj urbano. Además la caja es hermética hasta 100 metros.

Las cajas son de acero quirúrgico 316L recubierto de PVD gris o negro, para aguantar mejor el trajín de todos los días (y durante muchos días). Las manecillas están recubiertas de material fosforescente y, como tienen una proporción de tamaño entre la de horas y la de minutos, la lectura es instantánea.

Por último, los Tissot Chrono XL  se ofrecen con correas de piel, que acentúan su aspecto de reloj de estilo retro, y con brazalete de acero. Tienen un precio de 330 euros, y a partir de junio estarán disponibles en la e-boutique de la casa y en los comercios del ramo. Más información en Tissot.es.

 



Longines Conquest 1/100th Roland Garros: Fotos en vivo y precios

 

Ya ha comenzado Roland Garros y Longines es, un año más, el cronometrador del torneo en tierra más importante del circuito. El Longines Conquest 1/100th Roland Garros es el reloj que celebra el torneo y merece la pena revisar qué nos ofrece.

 

Dentro de Longines la colección deportiva es una de las más apreciadas. Los modelos Conquest (y más aún los Hydroconquest) son reverenciados como modelos de gran calidad a un precio excelente. Como Longines tiene una presencia más que notable en el deporte (la última muestra que hemos tenido ha sido el Longines Global Champions Tour que narramos en este artículo) ha tomado el nombre Conquest para crear un cronógrafo que se adapte a las distintas disciplinas que patrocina. Todos comparten las mismas características, con la única variación visible en la esfera.

El Longines Conquest 1/100th Roland Garros tiene una caja de acero de 41 mm de diámetro, sólida,  con mucha presencia y además con un peso notable, sorprendente en un reloj de cuarzo pero que sin embargo reafirma la sensación de “buen reloj”. La carrura y las asas se han satinado para ayudar a sobrellevar mejor el trajín diario, en contraste con el bisel, alto y poderoso, y el conjunto de corona y pulsadores del cronógrafo.

Hay que detenerse un momento en ese tándem corona/pulsadores porque cómo resuelto. Los pulsadores -que tienen la función clásica de puesta en marcha/paro y puesta a cero a las 2 y a las 4 respectivamente- se integran de manera suave con los protectores de corona y menguan elegantemente hasta casi fundirse con la caja. La corona por su parte aporta al conjunto la elegancia de su acanalado. Además el diseño resultante recuerda al logotipo alado de Longines, que aparece en relieve sobre la corona.

La esfera está decorada con un fondo gris antracita en rayos de sol, sobre el que se disponen tres subesferas y acentos naranjas. Recordemos que el Longines Conquest 1/100th Roland Garros vio la luz en 2015, que fue un año con muchos modelos en los que el naranja era el color dominante (sí, los relojes también pasan por modas). Pero en este caso tiene sentido porque recuerda el color de la arcilla sobre la que se juega el torneo. Esa fecha de lanzamiento es también el motivo por el que la forma de la corona y los pulsadores no es como la nueva que vimos en el VHP que presentamos aquí.

La visibilidad es impecable: las manecillas de bastón tiene un buen tamaño y además están recubiertas de SuperLuminova, al igual que los índices aplicados. Las subesferas tienen una base gris plata que resalta perfectamente sobre el antracita de la base, y están decoradas con un guilloché circular que contrasta con los rayos de sol. Y además las esferas tienen un bisel propio que alterna el naranja con con el negro: imposible perderse un dato. Curiosamente lo que peor se lee es el indicación 1/100, que queda difuminada sobre la esfera. Habría quedado mejor en gris, o quizá mejor aún con esa misma leyenda pero en pequeño y sobre una de las esferas.

La referencia está ahí porque el reloj es capaz de indicar la centésima de segundo, gracias a un movimiento que Longines encargó a ETA con esa capacidad. El calibre contiene un microcontrolador con memoria flash integrada que le permite, además de la medida centesimal, puestas a cero instantáneas. Por supuesto el movimiento no se ve (ni falta que hace, siendo un cuarzo) porque está tapado con un fondo roscado con la inscripción relativa a Roland Garros. Esta es la única referencia al torneo, lo que permite que el reloj se pueda llevar como un reloj normal, no como un homenaje. La tapa y la corona roscada permite al reloj ser hermético hasta 300 metros, nada menos.

La aguja de la centésima de segundo no se mueve cuando se pone en marcha el cronógrafo; si lo hiciera el consumo de la pila sería enorme porque la esfera giraría a toda velocidad. Lo que ocurre es que al poner en marcha el cronógrafo la memoria flash comienza a trabajar y, cuando se para, mueve automáticamente la aguja naranja para señalar la centésima, marcada en el bisel inclinado que rodea la esfera. Por supuesto, también con acentos naranjas.

El Longines Conquest 1/100th Roland Garros es vistoso y a la vez elegante en la muñeca, a la que se ata con un brazalete con la clásica combinación satinado en los eslabones exteriores y pulido en el interior. Como decía al principio es difícil no darse cuenta de que te has dejado el reloj sobre la mesilla de noche porque tiene un peso significativo (más que el de un Omega Speedmaster Moonwatch original, por dar una referencia conocida).

Sin embargo el reloj es muy cómodo de llevar, gracias a sus medidas contenidas y unas asas con la curvatura adecuada. Además, aunque el bisel es grande, la altura general del reloj es lo suficientemente moderada para que el reloj pueda llevarse a diario, si ese es el deseo de su dueño (que lo será).

En definitiva el Longines Conquest 1/100th Roland Garros es un excelente reloj si se quiere una pieza deportiva con unas formas discretas que le permitan alternar en ambientes variados. Tiene un precio de 1.400 euros, y este año Longines ha lanzado una versión femenina de 36 mm de diámetro. Tiene la misma presencia que la versión masculina, pero sin la medida de la centésima de segundo y con un precio de 1.200 euros. Más información en Longines.es.

 

 



Dos ediciones limitadas de Mr. Jones Watches: The Last Bloom y Vanishing Point

 

Mr. Jones Watches ha lanzado dos nuevos relojes. En realidad son una reinterpretación de su reloj calavera de la mano del  peculiar artista británico Edward Mohaghan, que ha aportado su peculiar cosmogonía a la esfera.

 

Edward Carvalho-Monaghan se graduó en 2014 en Arte y Diseño en la Central St. Martins School. Desde entonces ha trabajado para una panoplia de clientes diferentes, desde Hermès a The Guardian o el New York times. Crea narrativas complejas con líneas simples que cobran sentido cuanto más las miras. Conviene ver su página web para comprender mejor lo que digo. No es de extrañar, por tanto, que Mr. Jones Watches haya querido trabajar con él.

THE VANISHING POINT

Bloques y formas con su punto de fuga en el centro de la esfera que, vista de lejos, forma una esfera. Según te acercas desaparece la figura y se convierte en un conjunto de líneas rectas y curvas. El efecto abstracto aumenta por la mezcla de materiales metálicos y en espejo, que sólo se ven cuando les da la luz.

Edward lo define como “una descarga de bloques corriendo hacia un destino sin final. Cuando se ve desde diferentes perspectivas la calavera se hace visible, recordándonos que cualquier reflexión sobre el infinito al final chocará con nuestra propia mortalidad”.  A mí me recuerda mucho a la Galatea de las Esferas y otras obras del mismo estilo de Salvador Dalí

Cuando presentamos en vídeo los modelos de Mr. Jones Watches (aquí), ya expliqué cómo se lee la hora en estos relojes, pero básicamente se resume en: las horas se leen en la fila de dientes  superiores y los minutos en los inferiores.

THE LAST BLOOM

Si esta versión te trae a la cabeza los relojes relacionados con El Día de los Muertos mejicano, estás en los cierto. Esa es la inspiración, y de ahí el nombre del reloj (El Último Florecer). En palabras del autor “The Last Bloom nos recuerda que la vida y la muerte son inextricables compañeros de cama y no necesitamos trabajar en la oscuridad, sino saborear la belleza de la transitoriedad de la naturaleza”. Qué profundidad detrás de un diseño aparentemente ligero, ¿verdad?

Ambos relojes tienen las mismas características de prácticamente todos los de Mr. Jones Watches: un diámetro de 37 mm con un largo (de asa a asa) de 48 mm. Las dos cajas son de acero 316L, pero la del Vanishing Point está recubierta de PVD negro. Ambos incluyen un movimiento mecánico Seagull ST 1721, con hora saltante.

Pero sobre todo los dos relojes llevan un brazalete milanesa muy bien hecho. Da gusto llevarlo puesto. Los dos relojes son una edición limitada a 100 unidades, tal como consta en la trasera de los mismos. De hecho el texto es del tipo “X de 100”, algo que no se ve nunca en relojes de este nivel. A pesar del movimiento Seagull, cada reloj está construido y pintado en Londres, a mano. Los dos tienen un precio de  195 libras. Al cambio, el precio se queda en 223 euros (a día de hoy). No está nada mal para un reloj mecánico tan singular (y en edición limitada). Más información en Mr.JonesWatches.com

Edward Monaghan con sus relojes

 



David Beckham, nuevo embajador de Tudor y su Manifiesto Born To Dare

 

Tudor acaba de anunciar que David Beckham es el nuevo embajador de la marca y de su campaña Born To Dare. El deportista, embajador de Unicef e icono de la moda y el estilo encaja perfectamente con lo que la marca llama su “Manfiesto”.

 

En 2017 Tudor lanzó su nueva campaña “Born To Dare” (nacidos para arriesgarnos). Refleja la historia de la marca y aquello que representa hoy día. Numerosos héroes individuales eligieron Tudor para acompañarles en sus hazañas, ya sea en tierra, hielo, aire o bajo el agua. También hace referencia a la visión de Hans Wilsdorf, el fundador de Tudor y Rolexque creó los Tudor para que aguantaran las condiciones más extremas. Por último, hace referencia a aquello por lo que la marca es conocida hoy.

Tudor Heritage Black Bay S&G

El espíritu Born To Dare de Tudor se expresa en el MANIFIESTO, apoyado globalmente por los embajadores cuyos logros resultan de un enfoque vital arriesgado. David Beckham es uno de ellos y por tanto encaja perfectamente en la familia Tudor.

1.- REIVINDICAMOS LO CLÁSICO, PERO TRANSGREDIMOS EL STATU QUO

Hans Wilsdorf definió los Tudor como “un reloj que sus agentes puedan vender a un precio menor que los Rolex, pero que siga reteniendo los estándares de fiabilidad“. Los Tudor de hoy no se han separado de la visión original. Siguen los fundamentos de excelencia, pero reinterpretan la historia para ofrecer algo único. Como el Black Bay S&G que lleva David Beckham.

2.- CONSERVAMOS LO MEJOR DEL PASADO: LOS MEJORES MÉTODOS DE RELOJERÍA, EL MEJOR DISEÑO

El mejor ejemplo es el mayor éxito de Tudor, el Black Bay: en 1958 el Oyster Prince Submariner referencia 7924 presentó la corona de gran tamaño, mientras que el “Snowflake” Tudor Submariner, utilizado por la Marina francesa en los 70, presentó la icónica manecilla de copo de nieve. La versión de bronce une al modelo con los materiales tradicionalmente usados en el mundo submarino. La versión actual, además, integra un calibre de manufactura.

3.- HEMOS NACIDO CON UN PROPÓSITO. HEMOS  SUPERADO LAS PRUEBAS MÁS EXTREMAS

Durante años los relojes de Tudor han pasado pruebas de durabilidad en la muñeca de personas particularmente intrépidas: en las carreteras alpinas, en la Expedición Británica al Norte de Groenlandia, en los equipos de rescate de la Fuerza Aérea Norteamericana o bajo el mar con los buceadores franceses. Y siempre funcionaron. Hoy, ya sea en ambientes formales o informales, los Tudor siguen manteniendo su espíritu de herramienta fiable y duradera.

Un Tudor North Flag estuvo en un bloque de hielo durante todo el SalonQP y siguió funcionando ¡en parámetros COSC! incluso con la reserva de marcha prácticamente acabada.

4.- PARA LOS QUE ESTÁN DISPUESTOS A TODO. PARA LOS QUE AFRONTAN SUS MIEDOS. PARA LOS QUE SE REINVENTAN CADA DÍA

Los usuarios de un Tudor hoy en día no son muy diferentes a los del pasado. Son gente con actitudes no convencionales, con ambición. Como Tudor, creen en aprender del pasado y construir sobre las experiencias pasadas. Es gente que aprecia las cosas bien hechas y que se enorgullece de poseerlas. Claramente David Beckham le sienta bien a Tudor, y viceversa. Más información en Tudor.es.



OMEGA Y el Festiva Starmus anuncian su colaboración

 

El profesor Stephen Hawking y Raynald Aeschlimann, CEO de Omega

Mediante esta colaboración los ganadores de la Medalla Stephen Hawking a la Divulgación Científica recibirán un nuevo reloj OMEGA Speedmaster Moonwatch Professional Chronograph.

 

En realidad este Speedmaster Starmus nunca va a estar a la venta y por tanto podríamos pasar de largo, pero aquí se juntan tres amores: Stephen Hawking, Omega y Brian May. Así que lo primero que vamos a hacer es poner música: la potente, ruidosa y siempre excitante Tie Your Mother Down de Queen. Y luego explico por qué.

El Festival Starmus es una combinación de ciencia, arte y música y su objetivo es ayudar al público general a entender y apreciar la ciencia. Desde  2011, incluye intervenciones y presentaciones de astronautas, cosmonautas, ganadores del Premio Nobel y figuras destacadas de la ciencia, cultura, arte y música. La historia de OMEGA está repleta de logros científicos que incluyen la conquista del espacio y del océano, así como avances revolucionarios en magnetismo y precisión.

Raynald Aeschlimann, presidente y CEO de OMEGA, declaró sobre la nueva colaboración durante la presentación en la Royal Society of London el pasado 19 de mayo : “Como bien sabemos, en relojería no siempre es sencillo comunicar las innovaciones o complejas tecnologías. Estoy seguro de que ocurre lo mismo en la ciencia. Por este motivo, reconocemos la importancia del Festival Starmus. Utiliza la creatividad para ayudar al público a entender y a apreciar la ciencia. OMEGA posee una fuerte historia ligada a la ciencia y queríamos mantener nuestro compromiso con esta área”.

Claude Nicollier, Profesor Stephen Hawking, Raynald Aeschlimann, Edvard Moser, Garik Israelian

El profesor Hawking estuvo presente en la rueda de prensa y compartió su entusiasmo por el apoyo de OMEGA. “Estoy encantado de que OMEGA una fuerzas con nosotros este año y que estos relojes se otorguen a los ganadores. Me gustaría dar las gracias a OMEGA por esta iniciativa y por su patrocinio”. El acto contó con la presencia de otros importantes invitados: el profesor Garik Israelian, fundador de Starmus; el profesor Claude Nicollier, primer astronauta suizo y amigo íntimo de OMEGA; y el profesor Edvard Moser, renombrado psicólogo y neurocientífico noruego.

Los tres ganadores de la Medalla Stephen Hawking recibirán un OMEGA Speedmaster Moonwatch Professional Chronograph. La caja de 42 mm y el bisel están realizados en oro de 18 qt y la esfera negra incluye índices y agujas también en oro de 18 qt. El reloj destaca por su fondo único, que incluye las palabras “WINNER OF THE STEPHEN HAWKING MEDAL FOR SCIENCE COMMUNICATION”, así como un medallón grabado en láser que representa el diseño exacto de la medalla. Incluye el logotipo de Starmus e imágenes de Alexei Leonov durante el primer paseo en el espacio y la guitarra “Red Special” de Brian May, el guitarrista de Queen. El reloj se presenta con una correa de piel y el calibre OMEGA 1861, prácticamente el mismo movimiento que impulsaba los relojes que los astronautas de la NASA llevaron en la Luna.

¿Un rockero y Stephen Hawking juntos? ¿Pero esto qué es?

Brian May y su Red Special

Brian May es el guitarrista del legendario grupo Queen, y la Red Special es la guitarra que el mismo se construyó a los 16 años con la ayuda de su padre. Para hacerla usó cosas como: un trozo de madera de una chimenea (el mástil), botones (para marcar los trastes), un trozo de metal de una cesta de bicicleta (la palanca de trémolos) o la funda de una aguja de ganchillo de su madre (para tapar la punta de la palanca). Y además la toca con una antigua moneda de seis peniques. El sonido resultante es absolutamente único y perfectamente reconocible en todas sus grabaciones, desde la primera en 1973 hasta hoy.

Pues bien, Brian May se licenció en Astrofísica en 1968 y obtuvo su doctorado en 2007 (digamos que la carrera con Queen le distrajo un poco de sus estudios). El tema de su tesis doctoral fue An Investigation of Motion of Zodiacal Dust Particles. La base de su tesis provino en buena parte de las observaciones que había realizado entre 1971 y 1972 en el Observatorio del Teide, en las Islas Canarias. Y fueue durante ese período tinerfeño que compuso Tie Your Mother Down, lo que viene a probar que la más sesuda de las actividades puede ser perfectamente compatible con algo diametralmente opuesto.

Por último, Brian May es cofundador de el Starmus Festival, que tiene en la música una de sus facetas principales. Y por eso el Festival, que vio la luz en 2011, se ha celebrado siempre entre Tenerife y Las Palmas. Este año, sin embargo, se celebrará entre el 18 y el 23 de junio de 2017 en Trondheim (Noruega). Más información en Omega.es.



Patek Philippe anuncia la muestra The Art of Watches en Nueva York

 

Patek Philippe anuncia la muestra histórica The Art of Watches en Nueva York, con grandes piezas de coleccionistas estadounidenses.

 

Patek Philippe ha comisariado una colección de destacados relojes provenientes de icónicos coleccionistas estadounidenses para su exhibición en la Muestra Histórica en EE.UU.  “The Art of Watches Grand Exhibition New York”. Esta muestra exclusiva presentará 27 relojes cedidos por el Museo Patek Philippe de Ginebra, la Biblioteca y el Museo Presidencial John. F. Kennedy, así como colecciones privadas. Estos relojes excepcionales ofrecerán una nueva percepción de los más renombrados mecenas de Patek Philippe en E.E.U.U. y de su pasión por la relojería.

Larry   Pettinelli, Presidente de Patek Philippe U.S.A., afirma: “Estados Unidos viene siendo un mercado extremadamente importante para los coleccionistas de Patek Philippe desde la segunda mitad del siglo XIX. Esperamos mostrar algunos de estos relojes extraordinarios, así como contextualizar la evolución de Patek Philippe en el mercado estadounidense”.

Entre los puntos destacados de la muestra The Art of Watches se incluyen 11 relojes de dos de los coleccionistas más legendarios de Patek Philippe desde principios del siglo XX: Henry Graves Jr. y James Ward Packard.  Estos dos titanes de la industria americana se hicieron con algunos de los relojes más complicados y significativos de su tiempo. Henry Graves Jr. fue un banquero neoyorquino entusiasta de las bellas artes que encargó muchos relojes Patek Philippe, incluido el reloj de bolsillo “Henry Graves Supercomplication”, creado en 1933 y provisto de 24 complicaciones. Se vendió en 2014 por más de 23 millones de dólares. Describimos profusamente el reloj en este artículo. La muestra de los relojes de Henry Graves se complementa con otros cinco relojes.

El reloj astronómico de bolsillo de James Ward Packard, “The Packard”, estará entre los cinco relojes exhibidos de la colección James Ward Packard. Encargado en 1927, este reloj astronómico de bolsillo contiene un repetidor de minutos con tres gongs, calendario perpetuo, edad y fases de la luna, horas del amanecer y puesta del sol en Warren, Ohio, ecuación de tiempo continua y mapa del cielo correspondiente a la latitud de Warren. El dorso de la caja se abre revelando un mapa celeste giratorio con más de 500 estrellas esmaltadas en oro, representando el cielo nocturno tal y como aparecería cualquier noche sobre el lugar de nacimiento de Packard.

El reloj astronómico de bolsillo de James Ward Packard

Además en The Art of Watches PP tiene el honor de mostrar un reloj de escritorio histórico cedido por la Biblioteca y Museo Presidencial John F. Kennedy de Boston. Este reloj de cuarzo fue encargado por el comerciante alemán Heinz Wipperfeld y manufacturado por Patek. Fue regalado a Kennedy por el alcalde de Berlín Occidental, Willy Brandt, durante su visita en junio de 1963. Fue entonces cuando Kennedy dijo el famoso “Ich bin ein Berliner”, frase que trascendió por su importancia política en aquel entonces. Pero eso es otra historia. El notable reloj indica la hora en Moscú, Washington D.C. y Berlín, significando el establecimiento de una línea de comunicación directa entre Washington D.C. y Moscú.

Por último, se podrá ver también el Patek Philippe Ref 130J de Joe DiMaggio, creado en 1948 y una de las referencias de cronógrafos más buscadas de Patek Philippe. The Art of Watches Grand Exhibition New York tendrá lugar entre el 13 y el 23 de julio de 2017 y será de acceso gratuito. Más información en PatekPhilippe.es.

 

 

 



Breitling entrega su reloj a Rosa García, primera mujer en la Patrulla Águila

 

El pasado 25 de mayo fue un día histórico para Breitling y la Patrulla Águila del Ejército del Aire. Rosa García- Malea recibió el reloj oficial que se entrega a todos los miembros nuevos de la Patrulla en la boutique de la marca en Madrid.

 

Rosa García y los capitanes de la Patrulla Águila en la Boutique de Breitling en Madrid

Rosa es la primera mujer en entrar en el equipo de pilotos acrobáticos, y la primera mujer que pilotó un avión de combate en 2007. La incorporación de Malea se produce 32 años después del primer despegue de la Patrulla. “Me siento muy orgullosa de pertenecer a la “tripulación” de Breitling. Tengo muchas ganas de poder utilizar mi reloj en vuelo para poner a prueba todas sus funciones esenciales para pilotos como yo”, aseguraba Malea durante la entrega de su reloj Aerospace Evo Edición Especial Patrulla Águila. La entrega vino de manos de Don Javier Pomar, presidente de honor de Breitling España.

En la actualidad Breitling sigue perpetuando auténticos y privilegiados vínculos con la aeronáutica, cooperando con la élite mundial de los pilotos. La firma hace volar bajo sus colores a varias formaciones de excepción, entre ellas la magnífica Patrulla Águila, y participa en las exhibiciones más importantes del planeta con su propia escudería, volando bajo su insignia. En esta ocasión la firma reforzó el patrocinio de la Patrulla Águila entregando el reloj oficial a sus nuevos miembros.

Los dos nuevos miembros: Rosa García y Juan Ramón García

El reloj de Breitling es el Aerospace Evo Patrulla Águilla, una versión personalizada del reloj Aerospace Evo, que tiene cinco versiones en la gama de productos estándar; es decir, sin considerar las diversas personalizaciones realizadas. Este cronógrafo electrónico multifunción de titanio satinado se caracteriza por su estilo potente, dinámico y técnico y su sistema de mandos particularmente sencillo y lógico. Basta con girar, presionar o tirar de la corona para activar el conjunto de funciones útiles para los pilotos. El Aerospace Evo va igualmente dotado de un sistema de retroiluminación de los displays muy eficaz y adaptado a la lectura con prismáticos de visión nocturna (NGV compatible).

El movimiento que mueve esta pequeña computadora es el  Calibre Breitling 79 SuperQuartz™ termocompensado, con certificado oficial de cronómetro del laboratorio COSC. Sus funciones son: indicador de consumo de pila, cronógrafo a 1/100 de segundo, cuenta atrás, 2º huso horario, calendario bisiesto, indicador de consumo de pila. La caja de titanio es sumergible hasta 100 metros, y tiene un diámetro de 43 mm. Integra un cristal de zafiro antirreflejos doble cara y un isel giratorio unidireccional con trinquete. Aunque puede integrar una correa de piel o de cocodrilo, o de caucho Diver Pro III, la versión de la Patrulla Águila lleva la de titanio Professional. Enhorabuena a los nuevos pilotos y a la Patrulla. Más información en Breitling.es.

La Patrulla Águila al completo



Nuevos TAG Heuer Ayrton Senna Limited Editions 2017

Los nuevos TAG Heuer Ayrton Senna Limited Editions 2017 renuevan la alianza de la marca con el mítico conductor brasileño, en el año del trigésimo aniversario de su triunfo en el Mónaco Grand Prix.

 

Ayrton Senna en Mónaco

Ayrton Senna tiene tres estatuas que le rinden homenaje, una de ellas en le circuito de Imola, donde murió. En el circuito de Interlagos hay una curva en forma de “S” que recibe el nombre de “S de Senna”. En Brasil hay una carretera muy importante en Sao Paulo que tiene su nombre, así como múltiples parques y monumentos con el nombre del tricampeón mundial en todo Brasil. Actualmente en todos los Fórmula 1 que fabrica Williams el alerón delantero luce la “S” de Senna. Así de trascendente es su imagen.

TAG Heuer está íntimamente unido a lo deportivo desde su nacimiento (como ya contamos en este artículo). No es de extrañar por tanto que haya ligado su saber hacer al nombre del piloto, que además llevó durante su vida dos relojes de TAG: un TAG Heuer S/el, Ref. S25.706C y un TAG Heuer 6000 WH5151.  En 2015 se lanzaron 4 modelos homenaje al brasileño (estos de aquí). Ahora son sólo tres, pero contundentes.

Una publicación compartida de TAG Heuer (@tagheuer) el

Aprovechando el Grand Prix de Mónaco (que ganó el piloto por primera vez hace ahora 30 años), TAG aprovechó para, de la mano de su sobrina Bianca Senna, inaugurar su nueva boutique en la ciudad. Y, más importante, para presentar estas Ayrton Senna Limited Editions que vemos ahora.

TAG HEUER CARRERA HEUER-01

Es la primera vez que aparece el calibre Heuer-01 asociado al nombre de Senna. No podía ser de otra forma: lo mejor de TAG asociado al mejor piloto. El reloj tiene las mismas hechuras que el original, que presentamos, con fotos en vivo, en esta entrada, pero construido de manera diferente. La caja sigue siendo de 45 mm de diámetro y de acero con revestimiento en PVD negro satinado. El bisel es cerámico y en el taquímetro exterior aparece el logotipo de Senna (que luego se reproduce en la esfera).  Los pulsadores del crono también están recubiertos de PVD negro, mientras que la corona lo está con un anillo de caucho que favorece la usabilidad.

La esfera es la ya conocida esqueletada del Heuer-01 a a que se han añadido acentos del mismo rojo que el logotipo de Senna. Los índices originales se han sustituido por un contador de minutos, lo que aumenta su unión con las carreras de automóviles. Deja ver el excelente calibre automático de la casa, un cronógrafo con rueda de pilares, 4 hercios de frecuencia y reserva de marcha de 50 horas. Por último, se sustituido el brazalete original del Carrera por el de los modelos Link, que son como el que llevaba Senna en el suyo.

TAG HEUER FORMULA 1

Los otros dos relojes no son tan interesantes técnicamente porque se mueven gracias a un cuarzo, pero en la estética son francamente atractivos. El tres agujas, de 43 mm de diámetro, inunda la esfera de rojo Senna lacado para ofrecer una imagen vibrante. La caja también es de acero con PVD negro y aumenta su hermeticidad hasta los 200 metros (100 metros en el Heuer-01).

Con las mismas medidas exteriores, la versión cronógrafo es, claro, aún más poderosa. Además el motor del reloj calcula la décima de segundo, indispensable en el mundo del motor. Los dos Formula 1 comparten un mismo brazalete de caucho negro y rojo que, la verdad, impresiona. TAG lo debería usar más a menudo porque queda muy bien.

Los tres modelos  de las Ayrton Senna Limited Editions tienen un fondo conmemorativo con la S de Senna. Los cuarzos tienen un fondo cerrado, claro, pero afortunadamente el Carrera tiene un cristal de zafiro que permite ver su excelencia mecánica.

Aunque por su nombre está claro que hay un número finito de unidades, no he conseguido encontrar en ningún sitio el alcance de estas Ayrton Senna Limited Editions. Supongo que cuando estén disponibles, en octubre, se sabrá. Tampoco sé su precio en euros por ahora, pero sí en dólares. El Heuer-01 tiene un precio de 6.200 dólares. El Formula 1 tres agujas cuesta 1.450 dólares y el cronógrafo tiene un precio de 1.650 dólares. Eso, a cambio de hoy, son 5.550, 1.300 y 1.480 euros respectivamente. Más información en TAGHeuer.es.



A dos tercios de los clientes de artículos de lujo les gusta las compras online (incluidos los relojes, claro)

La encuesta realizada por The Big Watch Survey (del grupo Hearst) revela que a dos tercios de sus lectores les gusta la información y las compras online. Y eso incluye a las marcas más importantes de relojes.

 

La encuesta recoge resultados de unos 8.000 lectores británicos de sus principales cabeceras de moda y estilo de vida de Hearst (Esquire, Harper’s Bazaar, Red y Men’s Health). El deseo de ver y comprar online es particularmente significativo porque la abrumadora mayoría de las marcas de relojes que los 8.169 participantes quieren comprar están en el nivel alto del mercado del lujo. La encuesta se llevó a cabo entre octubre y enero. Las diez marcas más buscadas, según la encuesta, son:

  1. Rolex
  2. Patek Philippe
  3. Omega
  4. Breitling
  5. IWC
  6. Cartier
  7. TAG Heuer
  8. Audemars Piguet
  9. Jaeger-LeCoultre
  10. Hublot

Esta “lista de deseos” hace que los actuales esfuerzos de las marcas de lujo por desarrollar su estrategia de ventas en línea sean aún más importantes. Si miramos más a fondo los resultados de la compra en línea en oposición a la compra en tienda, la encuesta del The Big Watch Survey presenta el dato de que más del 70% de los lectores están de acuerdo o muy de acuerdo con la afirmación de que “me gusta mirar y comprar en línea”.

Haz clic en la imagen para ampliarla

La importancia de una estrategia multicanal que proporcione un experiencia de calidad transversal (de internet a la tienda), queda subrayada por el hecho de que, aunque a  más del 70% de los participantes les gusta ver y comprar en línea, casi dos tercios (el 63%) dijeron que nunca comprarían un reloj sin verlo en la tienda.

El mismo porcentaje, el 63% está de acuerdo o muy de acuerdo con la afirmación “me gusta investigar en línea, pero nunca consideraría comprarlo online”. La encuesta también resalta la importancia de personal de tienda bien formado porque más de la mitad de los que respondieron a la encuesta (el 57%) buscan consejo del personal la tienda antes de tomar una decisión de compra.

Haz clic en la imagen para ampliarla

Todo esto no hace sino confirmar una realidad de la que las casas relojeras son cada vez más conscientes: la importancia transcendental que tiene internet para su supervivencia. Pero no sólo como canal de venta (que todas las marcas acabarán teniendo), sino como el principal medio por el que sus posibles futuros clientes recaban información sobre aquellos productos que les interesa.

 

 



El nuevo Richard Mille RM 27-03 Rafael Nadal aguanta 10.000 g.

 

Si hay alguien inmutable en el mundo de la relojería, ese es Richard Mille. Parece que no le afecta nada. El sigue sacando relojes extraordinariamente complicados (y caros) como siempre, y cada vez es más famoso y sus relojes más deseados. El RM 27-03 Rafael Nadal es un nuevo e impactante ejemplo. Vamos a ver sus características y precio.

 

El próximo domingo comienza Roland Garros y su máxima estrella, Rafa Nadal, vuelve a presentarse como un firme candidato para revalidar el título. Sería la décima vez que se alzara con el triunfo, una gesta no ha conseguido nadie aún. Este tiempo atrás Rafa ha estado martirizado por las lesiones y mucha gente le daba por muerto. Pero Rafa es Rafa. Si el hombre está hecho de barro, en el caso de Rafa ese barro sin duda es el que se forma cuando llueve sobre las pistas de tierra de Roland Garros. Es allí donde se encuentra en su medio natural, que de paso le convierte en un depredador insaciable e incansable. Desde que ha comenzado el año el tenista manacorí va como un tiro, y se presenta en París como el más temible de los contendientes. Y como siempre, Richard Mille le tiene preparado un nuevo reloj: el RM 27-03 Rafael Nadal.

La gran innovación del reloj es que puede soportar aceleraciones de hasta 10.000 g. Si tenemos en cuenta que la máxima aceleración de un avión de combate es de 9 g. -que por cierto hace que el piloto se desmaye-, nos podemos hacer una idea de la resistencia del reloj. La caja es monobloque, fabricada en Carbon TPT. Este material consiste en múltiples capas de filamentos paralelos obtenidos a base de separar los hilos de carbono. Con un grosor máximo de 30 micras, las capas de Carbon TPT del RM 27-03 están saturadas con resina y después apiladas en una máquina especial que modifica la orientación de la fibra 40º entre cada capa.

Una vez que sea ha calentado hasta 120º centígrados y sometida a una presión de 6 bar, el Carbon TPT se mecaniza en la fábrica de piezas de Richard Mille. El Carbon TPT es muy reconocido por su excelente resistencia a las microrroturas y las grietas. Por primera vez en Richard Mille la carrura desaparace. El bisel y el fondo se ensamblan directamente sobre la platina base para formar el monobloque. Esta construcción está inspirada en la de los coches de carrera, en los que asegura la máxima rigidez y la mayor resistencia a los impactos. Los puentes son de titanio, mientras que se han añadido refuerzos en partes clave del calibre para aumentar aún más la rigidez.

La caja esta hecha en Cuarzo TPT y rinde tributo a España. Los golpes de color se consiguen impregnando finas capas de silicio de tan sólo 45 micras de grosor con una resina tintada, siguiendo un proceso propio desarrollado en Suiza en el que los filamentos se apilan en capas y se calientan a 120 grados centígrados.

Llaman mucho la atención en este RM 27-03 los afilados puentes esqueletados que se adueñan del centro de la esfera. Rodean el barrilete -que proporciona 70 horas de reserva de marcha- y el tourbillon (que late a 3 hercios). Se inspira en los cuernos del toro, como el símbolo que distingue a Nadal. La corona tiene forma de pelota de tenis.

El reloj tiene unas medidas de 47,77 de largo, 40,30 de ancho y 12,75 de alto, y a Rafa le que perfecto. Es una edición limitada a 50 unidades con un precio, incluido el IVA, de 766.800 francos suizos. Eso es, con el cambio de hoy, prácticamente 703.000 euros. Eso sí, IVA incluido. Se lanza en una edición de tan solo 50 unidades. Más información en RichardMille. com

¡VAMOS RAFA!



Dior Chiffre Rouge A05: fotos en vivo y precio

 

Esto es que es personal: a mí siempre me han gustado los relojes masculinos de Dior y siempre había querido hablar más de ellos, pero nuestros caminos habían divergido durante mucho tiempo. Hoy me he encontrado este Chiffre Rouge A05 y me he saltado la cola de publicación para hablar de él, porque me he vuelto a enamorar. Estas cosas pasan.

 

Es difícil dotar de personalidad propia a un reloj basándose en las formas. En la mayoría de los casos los relojes sacan la cabeza por encima del inmenso mar de relojes masculinos gracias a la esfera, no a la caja. Los relojes que consiguen hacerlo se convierten en modelos de referencia porque no necesitan de cambios en los diales para ser reconocidos. No son muchos los que pueden presumir de ese logro, pero este Chiffre Rouge A05 y sus hermanos de colección son de esos pocos.

La caja de los relojes “Cifra Roja” -que es lo que significa el nombre- tiene una forma asimétrica. Si sólo nos fijamos en la parte izquierda estaremos viendo un contorno clásico redondeado, con la carrura extendiéndose hasta las asas. Sin embargo, si miramos hacia la derecha las curvas se convierten en rectas que dotan a la pieza de una apariencia musculada, poderosa.

Además las proporciones de dichas rectas son también asimétricas con respecto al círculo de la esfera, lo que singulariza su porte aun más. Y para terminar, los pulsadores del cronógrafo tampoco ocupan lugares equivalentes, porque el de puesta en marcha se asienta sobre el plano inclinado y el de reseteo, que además tiene forma cilíndrica, está en el plano recto.

Es, a todas luces, un despropósito. Y sin embargo es un despropósito que funciona maravillosamente y que sirve para hacer del Chiffre Rouge  05 un reloj sin complejos, fresco, que se desenvuelve con paso resuelto y descarado en el mundo de la relojería masculina. Es cierto que últimamente -y para mi desdicha- la propia Dior tiene un tanto arrumbada la colección en favor de las colecciones femeninas (las verdaderas best-sellers de la casa). Pero eso no le resta ni un ápice de atractivo a un modelo que ya lleva al menos tres años en el mercado.

Aunque tradicionalmente los Chiffre Rouge tenían unas medidas muy contenidas, con un máximo de 38 mm de diámetro, cuando se rediseñó la caja para fortalecerla los diámetros crecieron; el reloj de tres agujas subía a 39 mm y el cronógrafo pasaba de 39 a 41 mm. Nada que ver con la esa locura que sufrimos años atrás de los cronos descomunales, 41 mm es una medida incluso comedida. Sin ser desde luego un reloj delgado tampoco tiene una altura desproporcionada. Yo creo que debe rondar los 13 mm de altura, por lo que no tiene demasiados problemas para socializar con los puños de camisa. Por cierto que Dior aprovecha el lateral para grabar el número de referencia del reloj, algo que yo no había visto antes.

Además las asas cortas e inclinadas permiten que el reloj complemente incluso muñecas delgadas sin que cabecee sobre ellas. Toda la estructura del reloj está construida en acero sobre el que se ha adherido caucho, que además está texturado de tal manera que a primera vista uno diría que es un metal graneado. No es así. El caucho tiene una textura rugosa que es visualmente muy atractiva y sobre todo tiene un tacto único.

Es una sensación muy orgánica, porque tampoco tiene el tacto duro al que estamos acostumbrados en los cauchos habituales en las correas. Es mucho más textil, podríamos decir. De hecho pensaba que era algún tipo de tela o de piel hasta que he leído las características técnicas. Me ha dejado realmente sorprendido, y sobre todo me ha cautivado. Además en el brazalete Dior ha dejado a la vista un perfil de acero satinado, lo que reduce el aspecto más deportivo para darle un toque elegante y francamente ponible.

Hay un detalle más sobre la caja que me gusta mucho, aunque no sé si tiene una base real: me gusta pensar que la corona se diseñó para recordar al tapón de la colonia Eau Sauvage, uno de los iconos de Dior que, habiendo nacido en 1966, sigue plenamente vigente (y que usé durante mucho tiempo y de la que todavía conservo un precioso neceser).

La esfera es más sobria, y con buen criterio: demasiados estímulos difuminan el efecto del reloj. Sobre un plano con decoración rayos de sol se asientan tres registros: pequeño segundero a las 3 horas, contador de 30 minutos a las 9 y de 12 horas a las seis. Por supuesto, como en toda la colección, el reloj presenta la fecha en rojo, en una sencilla ventana a las 4:30. Es el mismo rojo que colorea la trotadora del cronógrafo, y que se repite en el pulsador de reseteo. Alrededor de la esfera se sitúa un discreto taquímetro. Las manecillas tienen una franjas luminiscentes, pero la lectura en la oscuridad no es la más destacada de las características del reloj.

El calibre del reloj es el ETA 2894-2, la alternativa de la casa al 7750. Se mueve por tanto a 8 hercios y tiene una autonomía de 42 horas. No sólo eso, es la versión más alta y por tanto tiene la certificación COSC, por lo que estamos hablando de un cronómetro. La masa oscilante tiene el nombre de la casa grabado, pero queda eclipsada por el rojo vibrante del zafiro posterio. Desafortunadamente, y a pesar de que la corona es roscada, el Chiffre Rouge 05 es hermético sólo hasta 50 metros.

No hace falta que diga lo bien que queda el reloj en la muñeca porque no hay amor sino hay conjunción con la pieza, ¿verdad? Pues sí, queda muy bien. Elegante y atrevido, con una textura muy seductora. Incluso el cierre desplegable está muy bien diseñado, con un diseño sobrio pero elegantemente resuelto. Le va que ni pintado.

El Dior Chiffre Rouge 05 se puede encontrar en las boutiques de la marca, y tiene un precio de 5.900 euros. Por este precio te llevas un reloj muy singular, con mucha personalidad y que seguro que inicia más de una conversación, además de tener una construcción y acabados intachables. Me gusta mucho, mucho. Más información en Dior.es.

 

 



Primeras declaraciones de Chabi Nouri, CEO de Piaget

Chabi Nouri fue nombrada CEO de Piaget a principios de 2017, entrando así en el -desafortunadamente- reducido grupo de mujeres al mando de grandes empresas relojeras. En una entrevista con Thomas Schambler en Arabian Business ha hablado sobre sus planes para impulsar a Piaget y si una perspectiva femenina cambia las cosas.

 

No hay muchas empresas del mundo de la relojería y joyería que tenga una mujer como Directora General. De hecho, usted es la segunda en toda la historia del grupo Richemont. En su opinión, ¿por qué no hay más?

En primer lugar, estoy extremadamente orgullosa de tener esa oportunidad con Piaget. No creo que haya un desequilibrio en la industria; de hecho creo que está muy bien equilibrada. Hay muchas mujeres trabajando en relojería y joyería; menos en la alta dirección, es cierto. Pero yo diría que es más una cuestión de personalidad, liderazgo y talento. He trabajado para un buen número de marcas y nunca he sentido que hubiera un techo de cristal, ni que mis oportunidades fueran diferentes de las de mis colegas masculinos.

¿Cree que usted traerá un nueva perspectiva a la marca? ¿Vamos a ver cambios en Piaget en lo que respecta a la diversidad?

Creo que las cosas ya han cambiado bastante. La diversidad no es prácticamente un asunto en algunas empresas; no porque no importe sino porque así es como se hacen las cosas. Es automático. La diversidad de género es una cosa, pero el aspecto más importante para mí es la nacionalidad o la diversidad cultural. Aporta a la gente un filtro distinto, y forma distinta de abordar los retos. También creo que hemos aprendido que la diversidad también trae consigo estrategias más robustas y la habilidad de ser más flexible y ágil. Así que seguiremos haciendo exactamente eso, tener una mezcla de gentes distintas con formaciones diversas. Es bueno para el negocio.

¿Qué significa para usted Piaget, y qué le gustaría que significara para los amantes de la relojería?

Piaget es elegancia atemporal. La marca, la maison y la familia comenzó hace ciento cuarenta años. En aquel entonces el objetivo de Piaget era trabajar en los calibres, y nos hemos asegurado de hacer que ese sea el elemento más importante en todo lo que hacemos. Nuestros relojes son técnicamente impresionantes, a pesar de su aspecto exterior. Lo que quiero decir es que, aunque sea una pieza con un aspecto particularmente impresionante, su belleza no está sólo en la superficie.

La mayoría de la gente sabrá de Piaget por nuestros récords en piezas ultradelgadas. El primer calibre fue el 9P, producido hace sesenta años. Fue el que revolucionó la industria relojera, porque sólo tenía dos milímetros de altura. Tres años más tarde lanzamos un movimiento automático de sólo 3,2 mm de altura, que aún hoy es un récord. Haciendo el calibre más pequeño ayudamos a la empresa a experimentar con sus relojes: las esferas comenzaron a ser más grandes y, con menos espacio ocupado por el calibre las casas empezaron a experimentar con los elementos decorativos. Así que en muchos sentidos nuestros movimientos influyeron en diseño de nuestros relojes. Y así ha seguido durante los 140 años de Piaget.

Calibre 9P y 12P

Es un momento tumultuoso para la industria. El 2016 no fue un buen año para muchas casas relojeras, y las perspectivas para 2017 no parecen las más positivas posibles. La mayoría de las empresas parecen haber echado el freno y están esperando que el año no se las lleve por delante. ¿Se sienten así en Piaget?

Creo que esa es una manera muy negativa de ver la situación. En Piaget nos concentramos primero en las oportunidades, que ha sido siempre un mantra en la empresa. Siempre miramos dónde podemos crecer, siempre mirando hacia delante. En ese aspecto somos muy afortunados, ya que hemos desarrollado las dos líneas de relojería y joyería.

Piaget Limelight Stella y Brazalete Piaget Rosa

Tenemos muchos tipos de clientes en numerosos segmentos. Somos realmente mundiales, así que aunque algunos mercados se ralenticen siempre tenemos oportunidades en otros sitios. Esto nos permite estar siempre pisando el acelerador, sea en relojería o quizá en el desarrollo de joyería.

Por supuesto al mismo tiempo nos estamos expandiendo. Un buen ejemplo es el Piaget POLO S (lo vimos con fotos en vivo y precios aquí). Nos ha abierto una nueva audiencia, la de los relojes deportivos en acero. Sigue siendo un Piaget -y me refiero a que es elegante y no simplemente un reloj para todos los días- y muy delgado.

Ya hemos empezado a ver cómo nos trae nuevos clientes que no existían para la marca hace unos años. Se va a ver más de esa forma de pensar en el futuro por parte de Piaget.

¿Cuánta interacción tiene con otros CEO de Richemont? Hay discusiones sobre en qué segmentos debería participar cada marca? ¿Hay mucha competencia?

Cada casa está dirigida de manera completamente separada. Sí, por supuesto, hablamos entre nosotros. Nos juntamos en las distintas reuniones, pero así como todos estamos integrados en Richemont, cada uno se maneja por separado de los demás.

¿Qué podemos esperar de la marca en este año?

Tenemos varias colaboraciones por todo el mundo -como Art Dubai-, pero este año es en realidad el sexagésimo aniversario del Altiplano. Sesenta años de elegancia atemporal, y sesenta años de un reloj que se ha convertido en un icono para el hombre que busca un reloj refinado.

Así que estamos celebrándolo con una edición limitada que presentamos en el SIHH en enero (se puede ver aquí). Se inspira mucho en el diseño original, incluida la esfera y el logotipo. En realidad tenemos dieciocho ediciones limitadas de esa pieza. Y hemos lanzado la primera gran complicación para el Altiplano, el tourbillon. Es increíblemente delgado y ligero -como cabía esperar- y tiene una caja del tourbillon descentrada, lo que ha sido todo un reto de diseño.

Es un ejemplo de cómo estamos tratando de ir más allá con el movimiento. Tenemos el lema de “Siempre haz más de lo necesario”, y creo que este reloj es un ejemplo perfecto de dicho lema.

¿Vamos a ver nuevas gamas de relojes, como ha ocurrido con el Polo S?

No puedo decir mucho, pero sí puedo decir que tenemos una sorpresa para más adelante dentro de 2017. Se anunciará en septiembre u octubre. Es un reloj concepto. Lo único que puedo decirle es que va a ser absolutamente maravilloso y sustancia todo nuestro trabajo en la ultradelgadez.

Ha habido nuevas normas sobre el “Swiss Made” en los relojes. Se ha echado para atrás, lo que significa que algunas marcas podrán escribirlo en esferas incluso si gran parte de las piezas del reloj vienen de fuera. ¿Cree que la nueva regulación son susceptibles de ser usadas torticeramente? ¿Cuál es la postura de Piaget?

En primer lugar, nosotros cumplimos absolutamente con todas las normas. Así que para nosotros la nueva normativa no cambia nada. Todos nuestros componentes, nuestros calibres, nuestras cajas… todo se produce en Suiza.

Puedes seguir a Thomas Shambler aquí y tener más información en Piaget.es.

 



El innovador Ulysse Nardin Marine Regatta, con fotos en vivo y precios

 

La manufactura que nació por y para el mar sublima ahora su vocación con los Ulysse Nardin Marine Regatta, un cronógrafo pensado para las competiciones marinas pero que aporta una solución técnica revolucionaria tanto entre las olas como en seco. Vamos a ver los relojes en detalle.

 

Antes de entrar a fondo en estos Ulysse Nardin Marine Regatta es conveniente repasar por qué hay relojes específicamente dedicados a este deporte. Todas las carreras tienen una línea desde la que comienzan, y las carreras marinas también. Pero en el mar no se puede estar parado sobre la línea hasta que se da el pistoletazo de salida, porque el agua está siempre en movimiento. Por eso lo que ocurre es que comienza una cuenta atrás -habitualmente de entre cinco y diez minutos- en la que los barcos procuran mantenerse lo más cerca posible de la salida para estar en buena posición cuando suena la sirena de inicio.

Para resolver este problema en que un segundo de diferencia puede ser capital, algunos relojeros crearon relojes de cuenta atrás en los que seleccionar los tiempos establecidos hasta la salida y así poder acercar al máximo los barcos a la línea de salida en el momento necesario. Pero los cronógrafos de regata eran sólo eso, relojes de cuenta atrás sin ninguna otra utilidad. O bien cuando llegaban al final de la cuenta atrás la trotadora seguía girando y la aguja que antes señalaba la cuenta atrás pasaba a contar los minutos del cronógrafo normal. Así son, por ejemplo, los Panerai que vimos aquí (y que por cierto se verán las caras con los de Ulysse Nardin en la America’s Cup).

El nuevo Ulyssse Nardin Marine Regatta propone un sistema mucho más visual y desde luego aún más complejo: cuando se selecciona la cantidad de tiempo deseada para la cuenta atrás la trotadora del cronógrafo empieza su conteo, pero en el sentido contrario a las agujas del reloj. Cuando llega el segundo 0 y comienza la carrera, la aguja para y cambia el sentido de la marcha de manera instantánea, comenzando así a medir el tiempo real de carrera. Creo que lo mejor es ver el vídeo promocional para entender cómo funciona el mecanismo:

Al acabar la cuenta atrás la aguja con la que se ha seleccionado los minutos -mediante el pulsador a las 10- queda en reposo, porque el Marine Regatta tiene una subesfera a las 6 con dos manecillas que indicarán los minutos y horas transcurridas (60 y 12 respectivamente). En esa subesfera aparece también la ventana de fecha, circular como es casi normativo en los relojes de la casa, donde cuesta encontrar una forma cuadrada. La excepción más notable y celebrada, la del Marine Deck Tourbillon que vimos aquí. No es desde luego la complicación más atractiva del reloj, pero es una demanda del mercado.

El motor del reloj encargado de esta proeza técnica es el calibre UN-155, que está basado en el cronógrafo de manufactura UN-153. Entre sus 650 componentes se encuentra un inversor que permite girar a la trotadora en los dos sentidos, y cuyo conjunto ha sido enviado a la oficina de patentes para su aprobación. Como su antecesor, el movimiento del Marine Regatta es automático, se mueve a 4 hercios y aguanta 3 días sin necesidad de cuerda. Por supuesto el silicio es el material utilizado para el espiral y el escape.

Toda esta delicia relojera se aloja en una caja de acero de 44 mm de diámetro, hermética hasta 100 metros. Sobre ella se acomoda un bisel  con un dentado muy pronunciado e inserciones de caucho que le dan un toque refinado y que se repiten en los pulsadores del cronógrafo, la corona roscada y el pulsador a las 10 para la cuenta atrás. El número de fabricación aparece, como siempre, en una placa a las 9 horas.

Como ya hemos visto en las fotos el Marine Regatta se ofrece con dos esferas: una azul marino y otra en blanco hueso. La azul empareja el color con las inserciones de caucho y la correa, mientras que en la versión de esfera blanca se utiliza el negro para esos puestos. En mi opinión la versión azul es la más lograda, porque la combinación azul/amarillo es más resultona que la blanca, en la que el amarillo queda más desvaído. Aunque en esto de los colores, ya se sabe. Sin embargo la ventana de fecha queda mejor en la versión en blanco, porque se integra mejor.

Utilizar numerales romanos es delicado porque enseguida imponen su presencia y tienden a comerse las intenciones de la esfera para llenarla de un irremediable aire clásico y poco dinámico. No es este el caso, sin embargo, ya que se han estilizado mucho y se funden bien con los índices horarios. Eso sí, ninguno lleva tratamiento luminiscente, reservado tan solo a las manecillas tanto horarias como del cronógrafo (menos la trotadora).

Estos Ulysse Nardin Marine Regatta llegarán a España en junio, con un precio de 16.050 euros, a mi parecer muy razonable para todo lo que ofrece. En la siguiente página vamos a ver la versión especial del reloj creada para el equipo Artemis Racing. Es interesante saber que dos de sus miembros, Loïk Peyron e Iain Percy, han participado en el desarrollo de este modelo. Imagino que si alguien sabe de regatas será esta gente.

 



Chopard Mille Miglia 2017: fotos en vivo y precios

 

Hoy termina la conocida como “la corsa più bella del mondo” (la carrera más bella del mundo), que recorre Italia desde Brescia a Roma y vuelta.Y un año más el cronometrador oficial lanza sus Chopard Mille Miglia, con dos modelos: uno en acero y otro en oro.

 

Karl F. Scheufele, presidente de Chopard, en la Mille Miglia 2017

Supongo que todos los seguidores de la marca conocen la pasión del fundador de Chopard, Karl-Friedrich Scheufele, por los coches, hasta el punto que él mismo participa en la carrera italiana. Por eso cada año presenta una nueva versión de los Chopard Mille Miglia.  Y como este año la carrera celebra su 90 cumpleaños uno de los dos modelos lanzados es una edición aún más limitada en oro, sin duda la más interesante de las dos. Analizaremos la versión de acero, que no hay que perder de vista, en la siguiente página.

CHOPARD MILLE MIGLIA CLASSIC XL 90TH ANNIVERSARY

La Mille Miglia nació como una prueba de velocidad y paso a serlo de resistencia. Y en sí misma es un ejemplo de lo que eso significa, porque llegar a 90 años no es cualquier cosa. Para celebrarlo se ha lanzado esta versión en el metal de los ganadores: tiene una caja de oro rosa de nada menos que 46 mm de diámetro. La sensación de tamaño es mayor por la esfera blanca y porque integra una corona muy grande (para poder ser accionada incluso con guantes) y unos pulsadores del cronómetro con forma de pistón, que es lo que requiere un reloj así.

Con 13,12 mm, la altura del reloj es también notable. Sin embargo esa altura le ayuda a estar mejor proporcionado, y desde luego sobre la muñeca se equilibra perfectamente. La verdad es que aunque sea un cronógrafo dudo mucho que alguien se lo vaya a poner para conducir porque el oro rosa está perfectamente pulido a espejo, así que mejor no exponerlo a arañazos. Es un oro rosa muy bonito que de hecho tiende al rojo, sobre todo en el reverso. Las formas clásicas de la pieza están perfectamente logradas. Si a ello le unimos la impecable ejecución de la esfera, estamos ante un reloj que no pasaría desapercibido hace décadas (salvo por su anchura, claro).

La esfera está realizada de tal manera que recuerda a los antiguos diales de porcelana. No lo es, pero el efecto está magistralmente conseguido, y además acentuado por los numerales de estilo retro. Está también impecablemente hecha la “rotura” de arábigos provocada por los registros interiores. Otro buen detalle es haber escrito Horas y Minutos sobre las subesferas del cronógrafo, como aparecía en los antiguos tableros de mandos de los coches. Las subesferas están remarcadas por un borde dorado, al igual que las manecillas. Tanto los numerales como las agujas están impregandos de SuperLuminova con una suave tonalidad azul.

Para animar un reloj aniversario de la carrera que tanto gusta al presidente de la casa Chopard no se iba a conformar con cualquier movimiento, así que ha integrado lo mejor de la casa: el calibre manual cronógrafo flyback L.U.C 03.07-L. Como ya descubrimos cuando visitamos la manufactura (en este artículo), los calibres L.U.C son la gama alta de la casa y reciben toda la sabiduría de sus relojeros, tanto en su desempeño como en decoración.

Está fabricado en alpaca, aleación que permite un trabajo muy preciso y unos biselados extraordinarios. Las piezas más profundas del movimiento están perladas y doradas. Las piezas superiores, las que dan movimiento al cronógrafo, están fabricadas en acero o rodiadas. Además el calibre -que se mueve a 4 hercios y tiene 60 horas de reserva de marcha- ostenta el sello del Punzón de Ginebra, lo que garantiza su nivel de acabados. Y además está certificado por el laboratio COSC como cronómetro.

A pesar de su tamaño el Chopard Mille Miglia Classic XL 90th Anniversary Limited Edition se asienta perfectamente sobre la muñeca gracias a la correcta proporción entre anchura y altura, así como a una buena correa de becerro barenia con un tratamiento especial que con el tiempo va adquiriendo una pátina que acentúa su aire de época.

Como su nombre indica el reloj es una edición limitada. En este caso, y en conjunto con el aniversario que conmemora, solo se harán 90 unidades. Su precio es de 38.420 euros, y se puede encontrar en las boutiques de la casa. En la siguiente página vemos el otro modelo dedicado a la carrera.

 



Nuevos REC 901, hechos con piezas de Porsche 911 recicladas

REC 901 es la nueva colección de la casa REC, que siempre utiliza piezas de coches muy conocidos para hacer sus relojes. Rinde así homenaje a los vehículos y de paso crea piezas únicas. En este caso el homenajeado es el Porsche 911, al que algunos consideran el automóvil más bello creado nunca. Vamos a ver los tres modelos y sus precios.

 

En primer plano el 902. A su izquierda el 03 y a su derecha el 01

REC es una de esas empresas que lo tiene muy claro. Relojes inspirados en vehículos hay muchos y marcas asociadas con nombres del motor también hay muchas. Pero lo que hace REC es notablemente más nicho que todas las demás, en tanto en cuanto se centran en un solo vehículo de una marca que luego no repiten (ni la marca ni el vehículo), y además utilizan pedazos genuinos de dicho vehículo.

Como ya vimos cuando hablamos (en vídeo y en texto) del Mustang P51, REC utiliza vehículos de desguace e informa al propietario del reloj del coche que ha utilizado. Para ello incluye en la caja un pequeño folleto explicativo y, sobre todo, el número de chasis en el reloj. En este caso aparece en una pequeña placa en el lateral de la carrura. Esto es una forma muy inteligente de atraer fans a la marca.

REC 901-01

Y digo fans y no tanto propietarios de Porsche 911 porque, si tanto los coches como los relojes son mercados aspiracionales, entiendo que el que ya tiene el coche no necesita el reloj, pero el que le gustaría tener el coche al menos puede tener algo relacionado con su sueño; y sin duda mucho más personal que cualquier otro objeto relacionado con su icono particular. Se podría argüir que se hacen muchos relojes para acompañar a un vehículo (se me ocurren ahora mismo el Jaeger-LeCoultre Amvox2 Aston Martin, o el Zenith y su El Primero Ranger Rover por ejemplo).  Pero la colección REC 901 es más personal porque incluye trozos reales del vehículo. Así que si yo fuera un dueño lo que querría es que mi reloj tuviera un trozo de mi coche. No sé, quizá REC se debería plantear hacer relojes a medida.

REC 901-03

Sea como fuere quien sea un seguidor del vehículo va a encontrar muchos detalles familiares. El que no lo sea y le guste el reloj por lo que es también va a encontrar muchos detalles de los que disfrutar. Cuando hablamos de los relojes de Porsche Design hablamos del origen de la casa y de cómo Ferdinand Alexander “Butzi” Porsche diseñó el que se convertiría en el seguramente más reconocible vehículo de la casa y uno de los más importantes -y exitosos- de la historia del automóvil.

La caja de acero de los REC 901 (de 44 mm de diámetro y 13 de altura y hermética sólo hasta 30 metros) sigue las formas del coche desde el parachoques trasero hacia adelante. Entre las asas encontramos una referencia a una de las partes más reconocibles del reloj: la rejilla del alerón trasero.

Por supuesto la esfera también tiene que ver con el 911, física y alegóricamente. Es en la esfera, en su base, en la que se ha utilizado una trozo de la chapa de un Porsche 911. De esta manera cada reloj, aunque sean de los modelos 01,02, ó 03, siempre será único porque ningún trozo será igual. En el caso de los relojes que aparecen aquí pertenecen a un 911 de 1976 que se compró en 2003 para ser restaurado. El capó se sustituyó por su mal estado y fue esa pieza la que se utilizó para estos relojes, una vez troceada y tratada para que la corrosión no prosiguiera y dañara el mecanismo.

REC 901-01

Supongo que los seguidores del Porsche 911 verán muchos guiños en la esfera que le recuerden al vehículo. Pero para el resto de los mortales a los que no nos suena tanto, creo que lo mejor es poner una foto del salpicadero original de 1963 para ir viendo parecidos.

La esfera de estos REC 901 tiene muchos puntos de atención, al igual que el cuadro de mandos del vehículo: salvo en superdeportivos, es difícil ver 5 esferas en un salpicadero. Justo debajo de las 12 aparecen dos ventanas con forma de mariposa para la indicación de la reserva de marcha de 48 horas, que recuerda a los indicadores de reserva de combustible y presión y temperatura de aceite y agua. Según se descarga el muelle va apareciendo un color igual que el de la manecilla del segundero. Por encima de la base de la esfera se encuentra el círculo con los índices horarios, y sobre éste las ventanas de día de la semana y del mes. Estos pertenecen a unas subesferas decoradas con guilloché. Por último, a las 6, aparece una apertura para la fecha. Yo diría que éste es el único elemento fuera de lugar, porque no hay ningún indicador con esta forma en el coche original.

En cualquier caso el conjunto es armonioso y ofrece una notable sensación de profundidad gracias no sólo a los diferentes niveles, sino también a las texturas distintas que se aprecian en toda la esfera. Además hay que remarcar toda la información que ofrece el reloj para lo modesto de su precio. Ello es debido al uso del calibre automático Miyota 9100. Todas las indicaciones se pueden ajustar desde la corona (inspirada en el claxon del vehículo). Tan solo el mes se cambia mediante un pulsador, ubicado a las 2 horas.

REC 901-02

Los relojes integran, creo que por primera vez en los relojes de la casa, pintura fosforescente. Tanto en el círculo exterior de los minutos como en los índices horarios y las manecillas. No es desde luego la característica más prominente de esta colección, pero se agradece que REC vaya añadiendo elementos que aumentan el valor de sus piezas.

La parte trasera del reloj se ha decorado también, y de manera muy inteligente: se ha cubierto el calibre con un embellecedor que recuerda a las llantas fabricadas por Otto Fuchs para el bólido de Porsche. Además esta decoración no se sitúa por encima del cristal, sino que cada triángulo resultante tiene su propio cristal. Es un buen detalle que, una vez más, aumenta el valor de la pieza.

En la foto se puede apreciar además el mecanismo para el cambio de las correas, que hace que toda la operación sea extremadamente sencilla y, sobre todo, segura. Ya no hay peligro de rallar la caja o la correa con la herramienta tradicional. Todas las correas se han hecho a imagen de las tapicerías que Porsche ofrecía para sus vehículos.

Aunque los relojes son básicamente iguales, entiendo que REC ha querido darle a cada uno un carácter siquiera levemente distinto. Así el REC 901-01 es el más polivalente, situándose en un punto medio entre lo más deportivo y lo más serio, por así decir.

El 02 es más neutro, quizá más elegante porque las tonalidades beis se imponen a las grises y no se utiliza ningún color para destacar el segundero ni la reserva de marcha.

Por último el REC 901-03 es el más claramente deportivo por la correa que lleva y por los acentos en naranja, un color siempre relacionado con lo más sport. Aunque no sé si el naranja se ha usado mucho durante la vida comercial del Porsche 911.

Quizá alguien se pregunte por qué la colección se ha llamado REC 901 y no REC 911. Aparte de que seguramente se intenta evitar un conflicto con Porsche por temas de uso indebido de denominaciones comerciales, 901 fue el nombre original del vehículo, pero una demanda de Peugeot obligó a Porsche a cambiar el nombre. Los relojes ya se pueden encargar, aunque se entregarán en septiembre. El precio es común: 1.695 dólares, que al cambio vienen a ser unos 1.515 euros. Un precio que te garantiza un buen reloj, con una estética diferente y en cierto modo única. Además incluye un calendario completo, algo no habitual en este segmento de precio. Más información en RECwatches.com.

 



Dos nuevos modelos Seiko Prospex PADI

 

 

Seiko presenta los nuevos diseños Prospex PADI en colaboración con la red de buceo más importante del mundo, la Asociación Profesional de Instructores de Buceo (PADI).

 

Cuando publicamos el primer artículo sobre los modelos Seiko Prospex PADI (aquí, con fotos en vivo), explicamos que la PADI se creó en 1966 por dos entusiastas que creyeron necesario establecer los estándares de formación en el mundo del buceo. Durante los últimos cincuenta años, PADI se ha convertido en la organización de entrenamiento de buceo más grande del mundo, con más de 6.300 centros de buceo y más de 136.000 instructores profesionales cualificados en todo el mundo.

Por su parte Seiko lanzó el primer reloj de buceo en 1965. Desde entonces hasta la fecha, la marca nipona ha desarrollado nuevas tecnologías y diseños innovadores que han hecho del buceo un  deporte más seguro y más fácil, tanto para profesionales como para aficionados. Veamos las dos nuevas incorporaciones.

SEIKO PROSPEX PADI SRPA83K1

 

El nuevo modelo dispone de un diseño de esfera que otorga una legibilidad perfecta incluso en situaciones de baja luminosidad. Incorpora una caja de acero inoxidable con caja exterior de cerámica y unos descomunales 51,7 mm de diámetro. El cristal es de Hardlex. Es hermético hasta los 200 metros y se ata a la muñeca con una correa de silicona, aunque aquí abajo lo vemos personalizado con una NATO.

Foto tomada del Instagram de Seiko USA

Los marcadores de hora son grandes, de manera que permiten una máxima superficie y profundidad para el revestimiento Lumibrite de Seiko. Las ranuras profundas en el bisel están diseñadas para una operación fácil, incluso cuando se usan guantes. La corona tiene una protección de rosca que evita ser extraída en cualquier tipo de operación accidental. El fondo de la caja es roscado. El calibre 4R36 es de carga automática (aunque tiene también remonte manual) y una reserva de marcha de 41 horas. Se mueve a 21.600 alternancias por hora.

SEIKO PROSPEX PADI SNE435P1

El diseño de la esfera tiene un sólo objetivo; máxima legibilidad, Incluso en el fondo del océano donde la luz solar no llega. Los marcadores de hora son grandes, de manera que permiten una máxima superficie y profundidad para el revestimiento Lumibrite de Seiko. La corona de este modelo también tiene una protección de rosca que evita ser extraída ante cualquier tipo de operación accidental.

Foto publicada en la cuenta de Instagram de Seiko USA

El tamaño es más moderado y ponible: 43,5 mm, con la misma hermeticidad de 200 metros y también cristal sintético. Tanto la caja como la pulsera son de acero inoxidable. El funcionamiento del reloj se consigue gracias a la energía de la luz solar.

Como siempre en Seiko los precios son uno de sus puntos fuertes, porque da mucha calidad sin ser agresivo con la cartera de sus aficionados. Así el Prospex PADI SRPA83K1 tiene un precio de 690 euros. Por su parte el Seiko Prospex PADI SRPA83K1 tiene un precio de tan solo 395 euros. Más información en Seiko.es.



OMEGA, Cronometrador Oficial de los JJOO hasta 2032

 

OMEGA ha anunciado la extensión de su acuerdo global con el Comité Olímpico Internacional hasta 2032, año en el que cumplirá 100 años de cronometraje olímpico.

 

Los Juegos Olímpicos de la XXXV Olimpiada que se celebrarán en 2032 marcarán 100 años desde el comienzo de la relación de OMEGA con el evento,  Es decir, que OMEGA pisó las pistas por primera vez en 1932, con los Juegos Olímpicos de Los Ángeles. Hasta el momento, OMEGA ha sido Cronometradora Oficial en 27 ocasiones y ha desarrollado e introducido algunos de los dispositivos más novedosos: la pistola de salida, los touchpads de las piscinas y la cámara photofinish Scan ’O’ Vision MYRIA, que debutó en Rio de Janeiro capturando 10.000 imágenes por segundo.

La historia de la relación de OMEGA con los Juegos Olímpicos la expusimos en dos largos, artículos: éste y éste. Son la mejor manera de comprobar lo mucho que ha hecho la manufactura por los Juegos.

T. Lumme, G. Pennel, Nick Hayek, T. Bach, R. Aeschlimann y A. Zobrist

El anuncio de OMEGA  cronometrador oficial se ha realizado en el Museo Olímpico de Lausanne, en Suiza, en una rueda de prensa. A ella han asistido Nick Hayek, CEO de Swatch Group; Raynald Aeschlimann, presidente y CEO de OMEGA; y el presidente del Comité Olímpico Internacional Thomas Bach.

Nick Hayek, CEO de Swatch Group, afirmó: “Los Juegos Olímpicos son uno de los acontecimientos más emotivos del mundo, una medalla olímpica es el ultimo sueño deportivo. Su mensaje de unidad a través del deporte es profundamente convincente para las personas de todos los lugares del mundo. Desde cada plataforma de medios disponible, los espectadores sintonizan y animan a sus atletas favoritos. Nosotros en OMEGA estamos orgullosos de formar parte desde 1932 de este espectáculo, midiendo las fracciones de segundo y las distancias que deciden entre el oro, la plata y el bronce. Estamos felices y orgullosos de continuar con esta tradición hasta 2032, que marcará los 100 años de colaboración entre OMEGA y los Juegos Olímpicos”.

Nick Hayek y Thomas Bach

Thomas Bach, presidente del Comité Olímpico Internacional, acogió con entusiasmo la ampliación de la colaboración: “OMEGA es el líder mundial en cronometraje deportivo y la extensión del acuerdo hasta 2032 significa que los deportistas olímpicos seguirán contando con su experiencia. 2032 es una fecha importante, ya que marcará los 100 años desde que OMEGA cronometra los Juegos Olímpicos”.

Tsunekazu Takeda, el presidente de la Comisión de Marketing de Comité Olímpico Internacional, dijo: “Estamos encantados con que OMEGA se haya convertido en el primer Socio Olímpico global en alcanzar un acuerdo hasta 2032. Es asimismo la primera vez en nuestra longeva relación que OMEGA extiende su relación por doce años más, lo que destaca la fuerza de los Juegos Olímpicos y los programas comerciales del Comité Olímpico Internacional.”

El acuerdo continuará con el compromiso por parte de OMEGA de proporcionar el sistema de cronometraje, puntuación y resultados, lo cual es fundamental para el correcto desarrollo de los Juegos Olímpicos. Más información en Omega.es.



Tercera generación de los Bell & Ross BR Vintage: Fotos en vivo y precios

 

 

Veinte años y nueva cara: Bell & Ross ha rediseñado parte de su colección Vintage, una gama de relojes que le hace dura competencia a sus hermanos cuadrados. Sigue manteniendo el mismo espíritu de aviador, pero ha variado tamaños y elementos para seguir siendo una colección tan exitosa como hasta ahora lo ha sido. Vamos a ver qué nos ofrecen estos BR Vintage.

 

Hay que recordar que toda la gama de relojes Vintage tiene cajas redondas. En ella está la colección dedicada a (o inspirada por) la Primera Guerra Mundial -como éste– y la que tiene su musa en la Segunda Guerra Mundial -como el primero de estos dos-. Por último está la colección BR 123 (tres agujas) y BR 126 (cronógrafos), que son los que se han modernizado ahora, diez años después de su primera actualización.

Se han unificado los nombres bajo la denominación Bell & Ross BR Vintage, dando así más cohesión al conjunto. La numeración también se unifica: 92 significa tres agujas (o 4 cuando en el futuro haya un GMT), mientras que 94 significa cronógrafo. Las manecillas son siempre iguales: espada para la de las horas y bastón para los minutos. Como los diámetros se han reducido también lo han hecho los numerales dentro de la esfera. Pero no sólo reducen su tamaño (que es lógico) sino que además son más esbeltos, por lo que resultan más sobrios y elegantes. Lo que no varía es la perfecta legibilidad y el fantástico tratamiento con SuperLuminova.

Los tres modelos (por ahora, habrá más a lo largo del año) comparten un cristal de zafiro abombado y una menor altura, haciéndolos más cómodos de llevar con traje. Por otro lado todos los relojes incluyen un contrapeso de la manecilla de segundos central con forma de avión. Además el contrapeso es más corto que antes, lo que le viene muy bien porque en las versiones anteriores “pisaba” el texto encima de las 6 horas, como en este caso y en este otro. Por último, todos los modelos son herméticos hasta los 100 metros, lo que les permite desenvolverse sin problemas en deportes acuáticos -sin llegar a ser verdaderos relojes de buceo, por supuesto-. Veamos ahora los tres modelos, presentados en Baselworld 2017.

BR V1-92 BLACK STEEL

Dentro de los BR Vintage este BR V1-92 ha sido toda una sorpresa. En realidad casi podríamos decir que es un reloj nuevo, y explico por qué: dentro de los BR 123 siempre ha habido relojes de tres agujas y fecha, pero eran todos de 41 mm de diámetro. Sin embargo el BR V1-92 tiene una medida de 38,5 mm de diámetro. Es decir, mucho más de vestir que lo que había hasta ahora. Esto no sólo agradará a los puristas sino que gustará a las mujeres, que hasta ahora se tenían que conformar con los modelos cuadrados BR S (que además tenían 39 mm de lado y por tanto resultan más grandes que este modelo).

En el BR V1-92 la caja está satinada, de manera que toda la atención va a la esfera. Está perfectamente equilibrada porque la fecha, siempre presente en los relojes de Bell & Ross, pasa desapercibida hasta el momento en que la buscas. Ello es gracias a su forma circular y sobre todo a que el fondo está pintado en el mismo negro que el resto de la esfera. En esto la verdad es que B&R es un ejemplo: ya que el mercado te demanda una fecha, haz lo posible por integrarla de la forma más grácil posible. Y eso hacen.

Al lado de los demás modelos de la casa este BR V1-92 es posible que llame menos la atención, pero a mí no me extrañaría que poco a poco coja fuerza comercial. Es un modelo equilibrado y muy atractivo en su sencillez. Tiene un precio de 1.990 euros.

BR V2-92 BLACK STEEL

La segunda derivada de los BR Vintage es este BR V2-92. Es sin duda un modelo más polifacético porque, aunque su inspiración en los relojes de piloto es obvia y por tanto cae más del lado informal, su altura comedida y la buena presencia de la esfera le sirven de salvoconducto para los días de oficina.  Además las nuevas asas, más curvas, le ayudan a ajustarse mejor a la muñeca. V2 significa que el reloj tiene la otra medida disponible de la colección: 41 mm de diámetro (en vez de 43). Eso significa mayor número de clientes potenciales y mayor comodidad.

La caja está coronada por un bisel de aluminio anodizado y coloreado en negro, que además y por primera vez es rotativo (en ambas direcciones). Bell & Ross no lo especifica, pero entiendo que como el reloj puede sumergirse en el mar el anodizado será de 20 micras, que es el que se utiliza para los ambientes marinos. Es más ancho que los anteriores y los numerales más grandes, así que tiene mucha más presencia. También son novedad los protectores de la corona. Aunque sea roscada un extra de protección nunca viene mal, y además así acentúa el aire deportivo.

Tanto el BR V1-91 como el BR V2-92 utilizan el calibre BR-CAL 302, que no es otro que el Sellita SW300-1. Eso se traduce en una frecuencia de 4 hercios, 38 horas de reserva de marcha y sobre todo una fiabilidad demostrada. El calibre se puede ver a través del zafiro posterior, lo que es un detalle por parte de Bell & Ross. Sería de agradecer, sin embargo, que la decoración del mismo no fuera tan espartana. El logotipo grabado no es suficiente para contrarrestar una presencia pensada para estar escondida bajo un fondo de acero. Pero en fin, al menos se ve el motor.

Y así queda en la muñeca: muy bien. Como decía sus hechuras le permiten agregarse a los colegas de la oficina y salir airoso, porque el reloj tiene ese atractivo que Bell & Ross siempre ha sabido dar a sus relojes, un je ne sais quoi que te engancha enseguida. Gran mérito el de Sébastien Gobert, el diseñador de la casa. El precio del reloj es de 2.600 euros con correa de piel y de 2.900 euros con brazalete.

 

BR V2-94 BLACK STEEL

El último ejemplar de la colección BR Vintage es el BR V2-94. Tiene el mismo diámetro que el anterior modelo, y por eso es V2. Y, como ya dije antes, 94 identifica a los cronógrafos. También tiene las mismas asas curvadas y los protectores de corona, así como el bisel de aluminio en negro (si bien en este caso acoge un taquímetro). Además los pulsadores son ahora roscados, una protección adicional para evitar accionarlos debajo del agua… y tener que salir de ella para enviarlo al servicio técnico.

Todo ello contribuye a una prestancia sólida pero elegante, porque la esfera está muy despejada para un cronógrafo y la estilización de los elementos le sienta muy bien. En este caso el segundero central trabaja a las órdenes del crono. Los segundos constantes se leen en el registro de las 3 horas, mientras que a las 9 hay un contador de 30 minutos para los tiempos parciales.

Bell & Ross siempre utiliza doble registro (el que más me gusta es este Officer Brown, que por cierto ya anticipaba la medida de 41 mm). Para muchos es la verdadera configuración de un crono y desde luego la más equilibrada estéticamente. Y como siempre la discreta fecha está a las 4:30 horas. Se podría argumentar que debería ir a las 6, pero entonces le quitaría el sitio a uno de los arábigos que tanto distinguen a Bell & Ross. Además se parecería mucho al Omega Speedmaster o incluso al Rolex Daytona, con quienes comparte un aire leve.

Quiere decirse que cuando ves el V2-94 inmediatamente te “recuerda a”, pero no puedes afirmar ni mucho menos que sea una copia de ningún reloj. Simplemente tiene un aire de familia que comparte con los relojes que aparecieron en la época que estos BR Vintage homenajean. Una vez más mérito del diseño, que consigue integrarse en una época sin perder la personalidad propia.

En este caso el calibre utilizado es el BR-CAL.301, seudónimo bajo el que opera el ETA 2894-2. Aquí la decoración es mucho más elaborada, con platinas acaracoladas, puentes perlados y Côtes de Genève en el rotor, además del logotipo grabado. Funciona -por años sin fin- a cuatro hercios y tiene 38 horas de reserva de marcha.

El BR V2-94 también está disponible con correa de piel y con brazalete. El primer tiene un precio de 3.900 euros, mientras que con el metal el precio sube hasta los 4.200 euros. De hecho ese el único punto flaco que le veo al reloj, y no pequeño: por 100 euros más ya tienes un Omega Speedmaster Moonwatch (con piel o brazalete), y esa competencia es casi imbatible.

Por cierto que tanto la correa como el brazalete de los tres BR Vintage son muy cómodos. El cierre desplegable está perfectamente ejecutado y la hebilla de hebijón tiene el Et de la marca para rematar el aspecto retro del reloj.  Por último, el brazalete tiene los eslabones más finos y se adapta mucho mejor a la muñeca. Además en el cierre tiene regulación para poder encontrar mejor la medida más adecuada.

Los BR Vintage estarán disponibles entre julio y agosto, tanto en la boutique online de la marca como en los puntos de venta autorizados. Más información en Bell&Ross.es.



Patek Philippe Aquanaut 20th Anniversary: el mejor de la familia

 

El Patek Philippe Aquanaut 20th Anniversary celebra el vigésimo cumpleaños del reloj deportivo de Patek simplemente con lo que la manufactura sabe hacer: un reloj impecable en su ejecución y absolutamente arrebatador, distinto a sus hermanos de colección. Vamos a ver por qué.

 

El Aquanaut nació en 1997 con la idea de ofrecer a los clientes de la marca un reloj deportivo pero elegante. Además, gracias a su fabricación en acero y su correa de caucho, el reloj tenía unos precios ciertamente más moderados. Este hecho, unido a una presencia más dinámica y menos “seria” abría la puerta a atraer a nuevos clientes, más jóvenes pero con gusto por las cosas bien hechas.

Sin duda como reloj deportivo ya existía el Nautilus, cuyo 40 aniversario se celebró por todo lo alto el año pasado (aquí está uno de los dos modelos creados para la celebración), pero el Aquanaut venía a insuflar un aire fresco con su presencia más informal, si bien es innegable las herencias estéticas del diseño de Gerald Genta. En 1997 el Aquanaut nació con una caja de 35,6 mm, pero ya el año siguiente se lanzó con 38,8 mm. Diez años después de su nacimiento, en 2007, creció 2 mm hasta los 40,8 mm, subrayando su estilo deportivo. Ahora el Aquanaut 20th Anniversary aumenta su tamaño hasta los 42,8 mm.

Si abres la foto de aquí abajo en una ventana nueva podrás ver a gran tamaño la historia completa del modelo.

Y la verdad es que el aumento de tamaño le ha sentado estupendamente, porque el reloj tiene un aplomo sobre la muñeca mucho más marcado, pero sin perder su aire distinguido (dentro de que sigue siendo un reloj deportivo). Pero como el Aquanaut 20th Anniversary es un modelo de celebración, se ha sustituido el acero original por el oro blanco; de ahí su referencia, 5168G. No es la primera vez que se usado el oro para el Aquanaut, pero sí es la primera vez que aparece el oro blanco.

Por supuesto se mantiene el precioso satinado vertical del bisel, que combina deliciosamente con los pulidos del canto y de la parte superior de asas y carrura. El satinado se vuelve a aplicar en los laterales de manera que el conjunto presenta una panoplia de juegos con la luz que, al surgir de la superficie de oro, resulta particularmente atractivo y refinado. Y además el reloj sigue manteniendo su hermeticidad de 120 metros.

Hay que recordar que un Aquanaut es una persona -normalmente un científico o un académico- que permanece bajo el agua respirando a la presión ambiental al menos 24 horas. Es lo que se conoce como “buceo de saturación”. Por tanto la conexión del modelo con el agua es muy clara, y el uso de la correa de caucho perfectamente justificada.

Y, por lo mismo, el nuevo color azul le queda perfecto. Más aún, parece que es el color que tenía que haber estado siempre ahí. Porque además no es un simple color azul, sino que está hecho en degradado, de tal manera que es más claro en centro y en los bordes de la esfera es prácticamente negro. El resultado no es sólo excelente, es que para mí es el mejor que he visto (¡y mira que estaba enamorado del marrón!).

El degradado realza las curvas de la esfera, potenciando su estilo deportivo. Sobre ella destacan los ya conocidos numerales arábigos  y las manecillas de bastón, todos impregnados de SuperLuminova. A las 3 horas, como siempre, la ventana de fecha. En el caso de este Aquanaut 20th Anniversary, al haber crecido dos milímetros la ventana ya no está tan el borde de la esfera, pero aún así queda perfectamente integrada.

Ello es porque el calibre utilizado es el mismo 324 SC que ya incorporaba el 5167A (40 mm) desde 2008. Es un movimiento de 3 agujas con importantes argumentos para mantenerse ahí: automático, -3/+2 segundos al día, volante Giromax y espiral antimagnético Spiromax, además del sello de calidad de Patek Philippe. Todo contenido en un calibre de 27 mm de diámetro y  sólo 3,3 mm de altura, lo que da como resultado un reloj deportivo muy delgado: 9,2 mm.

En resumen este Patek Philippe Aquanaut 20th Anniversary referencia 5168G es, para mi gusto, el mejor de los Aquanaut existentes. Uno de esos relojes que una vez puestos notas como se integra en la muñeca como si lo hubieran hecho a tu medida. ¡Qué gran manera de celebrar un cumpleaños! El reloj tiene un precio de 34.000 francos suizos (aproximadamente 31.000 euros), IVA incluido. Más información en PatekPhilippe.es

 

 



Una charla con Tino Bobe, Director de Fabricación de A. Lange & Söhne

Yo, la verdad, tengo suerte. De hecho tengo MUCHA suerte: cada año voy a Ginebra y tengo la posibilidad de disfrutar, si quiera brevemente, de las maravillas que propone A. Lange & Söhne. Pero no sólo eso: es que encima puedo hablar con alguna personal relevante de la empresa, en charlas que son siempre no sólo interesantes, sino distendidas y empáticas. Así fue sin duda la que tuve con Tino Bobe.

 

El gran Tourbograph que presidía el stand de A. Lange & Söhne en el SIHH 2017

Esto no sería posible sin la ayuda, coordinación y apoyo de la agencia de medios de Lange en España, The White Office Comunicación. Y en particular de su directora Ángeles Moya que me acompaña e incluso me aguanta estoicamente mientras tomo fotografías a los relojes, una labor que sólo es entretenida para quien las hace pero aburridísima para quien simplemente está allí acompañando. Bendita sea.

Wilhelm Schmid, CEO de A. Lange & Söhne

De hecho lo primero que hice en el primer día del SIHH 2017 fue entrevistar a Tino Bobe y después sesión fotográfica con los relojes. Dime tú si se puede empezar mejor una semana relojera. Y, aunque la casa sea muy germana, su gente es excepcionalmente cercana y amable. De hecho llegué a la entrevista un cuarto de hora antes, a las 8:15 y, ¿quién salió a recibirme? Nada menos que el Director General, Wilhelm Schmid, a quien sólo había conocido el año pasado cuando le entrevisté. Y venía muy ufano (en segunda acepción) a enseñarme su nuevo reloj, el Zeitwerk Decimal Strike en oro miel. Estaba encantado, como cuando eras pequeño y enseñabas el reloj de la primera comunión (claro que con un reloj así yo también lo estaría, la verdad). Y allí se puso a posar para aquellos pocos que estábamos por allí a esas horas, tan contento.

Zeitwerk Decimal Strike en oro miel

La verdad es que cuando va a arrancar una feria todo el mundo está deseando que comience y hay un ambiente entre excitado y feliz. Y con ese aire casi festivo comenzó mi SIHH. Al poquito nos recibió Tino Bobe y pasamos a una sala (salita más bien). Allí saqué yo mi lista numerada de diez preguntas… cuyo secuencia se desbarató antes de que las enunciara, simplemente con la pequeña charla previa. Pero como da igual el orden, la reproduzco tal cual tuvo lugar.

Santiago Tejedor: El año pasado, cuando entrevisté a Mr. Smchid, me dijo “no hacemos relojes de mujer”. Pero este año sí que los presentan. ¿Qué porcentaje de clientes es femenino y cuál masculino?

Tino Bobe: No sabría decirte con seguridad porque el hecho es que, hoy en día, muchas mujeres compran nuestro Lange 1. De hecho más y más mujeres compran relojes más grandes, y el Lange 1 es perfecto para ellas. Por eso no te puedo dar una cifra exacta, pero yo diría que entre el 15 y el 20% de nuestros clientes son mujeres.

S. T.: ¡Pues es bastante!

Tino Bobe: Pues sí. Desde el principio hemos sido fundamentalmente una marca masculina, pero a lo largo de los años desarrollamos el Little Lange 1 (en 2014, para el vigésimo aniversario de la marca). Y hemos tenido los Saxonia y Saxonia Automatic con esferas de madreperla. Nosotros no queríamos ser arrogantes y crear relojes sólo para hombres (¿quizá una subliminal referencia al antiguo lema de IWC “Mientras haya hombres” en el año en que hacen mucho hincapié en los DaVinci de mujer? Hmm…).  Intentamos tener relojes de mujer, pero es verdad que no era nuestra especialidad.

Saxonia Madreperla

S. T.: Un 15 o un 20% de clientes es un número sustancial. ¿Cree usted que Lange llegará a crear un reloj específicamente de mujer partiendo de cero?

Tino Bobe: Bueno, comprenderás que no puedo hablar de proyectos futuros, pero por el momento no existe esa idea. Es que estamos muy contentos con estos relojes. Si te fijas, el Saxonia tiene 35 mm de diámetro y 7,3 mm de altura que es un tamaño perfecto para mujer. Y luego está el nuevo Little Lange 1 Moonphase. Es la primera vez que lo hacemos sin piedras preciosas en el bisel. La decoración es sólo el guilloché, y es precioso. En mi opinión es un reloj potente para mujer, una oferta perfecta. Aunque parta de un reloj ya existente.

Little Lange 1 Moonphase

S. T.: ¡Es que partir del Lange 1 no puede ser mejor comienzo! Otro de los productos que se presentan es el 1815 calendario anual. En la colección de Lange ya existe un Saxonia Annual Calendar. ¿Quién va a comprar uno y quién va a comprar el otro?

Tino Bobe: El Saxonia tiene un calibre automático. El 1815 (año de fundación de la casa) se caracteriza por dos cosas: los numerales arábigos con minutería de ferrocarril, muy influido por la estética de los relojes de bolsillo de la época. Y, como clásico que es, tiene un calibre manual. Así que yo creo que el 1815 va más dirigido al connoisseur, al aficionado, al amante de lo clásico. A alguien que disfruta del placer de dar cuerda a su reloj todos los días. Y eso que tiene 72 horas de reserva de marcha.

1815 Annual Calendar

S. T.: 1815 es el año de fundación, y no puede haber mejor homenaje que nombrar una colección completa con ese guarismo. Siendo tan significativo y siendo la gran fecha de Gutkaes tan trascendente para el diseño de Lange (porque no se entiende la marca sin ella), ¿por qué no hay un 1815 con gran fecha?

Tino Bobe: Buena pregunta. En primer lugar no quieres crear confusión en los relojes. La gran fecha tiene numerales arábigos, al igual que la esfera del 1815. Imagínate una gran fecha con el 25 en medio de los numerales de la hora. Sería confuso. Además, como decía antes, el 1815 tiene una inspiración clásica, y queremos mantenerla. Al fin y al cabo sí, la gran fecha está inspirada en el reloj de Gutkaes, pero se incorporó en los relojes de pulsera modernos. No existía en los antiguos. Mezcla bien con los numerales romanos, no con más arábigos.

Toubograph Perpetual

S. T.: Viendo el Tourbograph, otra hazaña -¡una más!- de Lange, uno se pregunta ¿de dónde viene la inspiración? ¿Cuáles son sus referencias? ¿Arte, música, personas…?

Tino Bobe:  Viene de muchos puntos. Uno muy sustancial son las interesantísimas discusiones con nuestros clientes. Oyéndoles hablar nos surgen muchas ideas. No es que nos digan “¿por qué no hacéis un calendario perpetuo así o asá?”. Más bien son comentarios como “pues he visto un reloj de bolsillo precioso con tal o cual función…”. Hablando con esta gente, tan infectada como nosotros de este virus de la relojería, se nos ocurren cosas.

Y por otro lado está nuestro equipo. Los diseñadores de los calibres están siempre bullendo, y nos vienen con esta o aquella idea. O el Sr. Schmid viene con sus ideas… Así que hay muchas fuentes que luego discutimos entre nosotros y decidimos como empezar con los conceptos. No todos progresan, pero son puntos de inicio. A veces hemos rechazado un reloj porque, aunque era viable, resultaba más grande de lo que consideramos proporcionado. Ocurre cuando siempre estás yendo más allá con las ideas.

Ángeles Moya: Ayer nos contaba que por ejemplo diseñar el puente del Tourbograph fue una pequeña pesadilla, por su forma.

Tino Bobe: Claro, es que hay muchas posibilidades. Podría haber sido de formas rectas. Pero alguien sugirió “¿y por qué no seguir la forma de la esfera?”. Y a todos nos pareció que en efecto debía ser así. Así que se lo dijimos a producción, y el director nos puso esta cara de… “Estáis completamente locos. ¿Cómo pensáis que voy a hacer esto? ¿Doblándolo?”

Á. M.: Es más como una forma de ola…

Tino Bobe: ¡Claro! Así que hubo que pensar cómo programar la máquina numérica para conseguirlo, y después vino el compañero de acabados y dijo “estáis completamente locos. ¿Cómo voy a hacer este pulido?”. Fue una batalla. No quiero decir una batalla negativa sino una preciosa, creativa. ¡Pero una batalla al fin y al cabo! (se ríe).

Aunque el puesto que aparece en su tarjeta es el de Director de Fabricación, Tino Bobe es mucho más. Estamos acostumbrados a verle en los vídeos altamente técnicos de la casa con el título de Director de Investigación y Desarrollo, un título más acorde con lo que representa su labor en la empresa. De hecho buena parte de las patentes que solicita la manufactura van firmadas por él. Viéndole en los vídeos uno podría crearse la idea de que es un ingeniero sesudo y serio, pero nada más lejos de la realidad: es un hombre afable, de risa fácil y buen humor.

S. T.: Hablando de un reloj tan complicado, o incluso no tan complicado: ¿cómo se busca el equilibrio entre el reto relojero y el lado comercial? ¿Existe ese problema en Lange?

Tino Bobe: Claro que sí. Puedes tirarte días haciendo una pequeña pieza del movimiento y sí, el cliente va a quedar fascinado. Pero también tiene unas expectativas, y el producto no puede ser más caro de lo que debe. Si tienes un reloj como el Tourbograph, que sólo pueden hacer cuatro o cinco relojeros, claramente el precio no es el problema. Donde sí puede haber este problema es en un 1815 Calendario Anual, porque los quieres a un precio razonable.

A la vez hay que respetar nuestro ADN, y eso lleva tiempo porque todos los Lange tienen la misma calidad de acabados. Así que sí, es una tarea complicada conseguir el equilibrio deseado. También nos ayuda el servicio técnico. Cuando un modelo tiene unos cinco años y pasa por el servicio técnico, lo que se le hace y cómo se le hace nos da pistas de cómo mejorar los procesos para ser más eficientes en la construcción.

S. T.: ¿Ve usted a Lange usando alguna otra forma que la circular en sus cajas?

Tino Bobe: Bueno, al principio tuvimos el Arkade y el Cabaret.

Arkade y Cabaret

S. T.: Ya, pero esas líneas desaparecieron.

Tino Bobe: Es que si tienes una producción pequeña tienes que reducir el catálago porque si no no llegas. Pero eso no quiere decir que un día… Ten en cuenta que ahora mismo un distribuidor de Lange maneja unas 65 referencias, así que la gama de productos no se puede expandir constantemente. Además si ensanchas demasiado el cliente llegará a su tienda y no encontrará su reloj; estará perdido. Y por otro lado está el vendedor. Cada vez que presentamos las nuevas incorporaciones hablamos también de qué relojes vamos a retirar. Muchas veces nos dicen “¡no no, ese no que se vende muy bien”. Vale, pero tenemos que hacer hueco para los nuevos modelos. Sería muy sencillo si no se vendieran, pero afortunadamente no es el caso.

S. T.: ¡Pues vaya un problema! ¡Ya quisieran muchas compañías!

Tino Bobe: Ya pero es que es un problema: ¿qué reloj le quitas al relojero para hacer espacio? ¿El Lange 1? Obviamente no. ¿El Datograph? Ni tocarlo, te dicen. ¿Terraluna? Ni hablar. ¿Cuál quitas? ¡Te digo, es un problema!

S. T.: Aún así, es un problema muy poco visto hoy en día… Por acabar: si no tuviera restricciones económicas, ¿qué reloj tendría?

Tino Bobe: (Inspiración profunda, expiración lenta, pensativa)… Es siempre muy difícil decidir. Para nosotros nuestro relojes son nuestros bebés, y los quieres a todos. Pero yo creo que sería el que llevo ahora, el-

S. T.: Esa era mi última pregunta, cuál lleva ahora (casualmente el reloj suena, con su timbre audible pero delicado, porque ya son las 9:30).

Tino Bobe: Pues este Zeitwerk Decimal Strike. Me he acostumbrado a organizar mi tiempo con él. Por ejemplo si estoy en una reunión y suena me doy cuenta del tiempo que ha pasado y que nos estamos extendiendo, así que me sirve para cortar. Tenemos muchas, muchas cosas que hacer en Lange.

¡Para fortuna de los que nos gusta la relojería!

 

 

 

 



OMEGA 1957 Trilogy Edition: Una vuelta al Railmaster, Seamaster y Speedmaster originales

 

Este es un año muy importante para Omega porque celebra el nacimiento de su Santísima Trinidad: en 1957 la manufactura lanzó los Railmaster, Seamaster y Speedmaster, iconos desde entonces. Ahora lanza la Omega 1957 Trilogy Edition para conmemorar la efeméride. Vamos a ver qué ofrece y a qué precios.

 

Seguramente no era aún consciente, pero para Omega 1957, como cantaba Frank Sinatra, “It was a very good year” (vale, eso sonó 8 años después, pero aún así). Es verdad que en 1957 el mundo parecía abocado a una guerra nuclear entre Estados Unidos y la Unión Soviética (E.E.U.U. detonó nada menos que 25 bombas nucleares en Nevada). No es menos cierto que ese fue el año en que nació Osama Bin Laden. PERO. Ese año hubo un pequeño concierto en la parroquia de San Pedro de Woolton, en Liverpool. Y allí coincidieron dos chavales, uno llamado Paul y el otro apellidado Lennon. Y también se puso en órbita el primer Sputnik, dando comienzo a la carrera espacial que tan importante sería para Omega y su Speedmaster. ¡Fue un buen año!

Con los tres modelos Omega abarcaba un amplísimo sector del mercado que además le daba una reputación aún mayor como fabricante de instrumentos muy precisos y a la última en tecnología. Y si el Seamaster y el Railmaster son adorados por los seguidores de la marca y apreciados por cualquiera que le guste un buen reloj, el haber sido el reloj que llegó a la Luna convirtió al Speedmaster en un reloj eterno.

Éste de aquí abajo es el folleto que Omega editó con los tres modelos juntos como herramienta de marketing y ventas de cara al público y para uso de los vendedores.  La verdad es que basta sacar a la luz el folleto para apabullar al comprador con el poderío de la marca (y el arrebatador diseño de los relojes). Al cliente no le quedaba más remedio que comprar alguno. Y tan feliz además.

 

No es de extrañar por tanto que la reina de Biel haya querido lanzar la Omega 1957 Trilogy Edition. Vamos a ver el origen de los relojes y sus herederos.

OMEGA SEAMASTER 300 CK 2913

 

En realidad el nombre Seamaster ya existía desde 1948. Su origen se remonta a los relojes suminstrados a la Fuerza Aérea Británica durante la Segunda Guerra Mundial. Lógicamente la RAF quería relojes de calidades excepcionales: fiabilidad, hermeticidad superior (verificada mediante una inmersión durante 72 horas y bajo diferentes presiones y temperaturas), alta precisión, partes intercambiables y gran robustez. No consta ni una sola reclamación sobre los más de 26.000 Seamaster suministrados.

Seamaster de 1948. A la izquierda la versión cronómetro.

Pero en 1957 Omega lanza un reloj específicamente pensado para el submarinismo: el Seamaster 300. En realidad el reloj era resistente hasta los 200 metros, pero se llamó tal como lo conocemos (y no Seamaster 200) porque su desempeño iba mucho más de las capacidades de los tests de resistencia del momento: estaban limitados a 20kg/cm2. La hermeticidad se lograba, fundamentalmente, gracias a la resistencia del cristal y la corona. Por cierto que esa resistencia también era vertical: aguantaba una altitud de 32 km.

Calibre automático 28 SC-501, esfera negra mate, marcadores horarios triangulares luminosos y manecillas de flecha luminosas gracias al radio utilizado. La caja era de acero Staybrite con las asas pulidas (como el Speedmaster) y corona “Naïad”. Al contrario que las coronas roscadas, las Naïad conseguían la hermeticidad por presión. Funcionaban perfectamente, pero al final Omega cambió a coronas roscadas porque la percepción del mercado era que las roscadas eran mejores, y por el riesgo de entrada de agua si no se cambiaban las juntas internas a su debido tiempo.

El reloj añadía un bisel giratorio con un punto luminiscente, un cristal de triple grueso fijado desde dentro y reforzado por el bisel gracias a una junta intermedia. En la trasera podía verse el medallón con el caballito de mar y el texto Certified High Pressure Water-proof Seamaster.

OMEGA RAILMASTER CK 2914

En realidad con el Railmaster Omega pensaba no sólo en el mundo ferroviario. Este reloj de doble caja y antimagnético apuntaba a científicos, técnicos, electricistas y todo aquel que trabajara cerca de fuertes corrientes eléctricas. Omega llevaba haciendo relojes para el ferrocarril desde 1895, pero el Railmaster era el primer reloj de pulsera de la casa que se ajustaba a las especificaciones del mundo ferroviario. Si quieres saber más sobre las severas regulaciones para los relojes de ferrocarril, hablé de ellas en el vídeo sobre el Railroad de Longines.

Desde la II Guerra Mundial la RAF británica estaba demandando relojes con una mayor protección magnética para salvaguardarlos de los motores radiales de los Spitfire. Por ese motivo Omega estaba experimentando desde finales de los años 40 con una serie de nuevos movimientos antimagnéticos que utilizaron nuevas aleaciones y jaula de Faraday. Estos modelos integraban, además de la jaula de Faraday y una tapa trasera de hierro dulce, una esfera de material mu-metálico de 1 mm de grosor (lo normal eran 0,4 mm). Esta combinación desviaba de manera efectiva las ondas y fuerzas magnéticas alrededor del movimiento, lo que permitió a OMEGA suministrar en 1953 su versión de reloj antimagnético (hasta 1.000 Gauss) para los pilotos británicos.  Tras su paso por la Canadian Railways  durante un año para perfeccionarlo, en 1957 el Railmaster vio la luz pública como primer reloj antimagnético de pulsera de la casa,  respondiendo de paso al lanzamiento del Rolex Milgauss (1954) y el IWC Ingenieur (1955)

Adorado por los seguidores de la marca, sin embargo el Railmaster no tuvo una vida comercial tan larga, probablemente porque para el público en general carecía del poder de atracción de un reloj de buceo o un cronógrafo. El Railmaster se dejó de fabricar en 1963, convirtiéndolo de paso en uno de los relojes más buscados. Tuvo una reedición en 2003 (Railmaster Co-Axial Chronometer), pero en 2012 se dejó de hacer. Hasta ahora.

 

OMEGA SPEEDMASTER CK 2915

Aunque su imagen estará por siempre ligada a la Luna, en realidad el Speedmaster nació como cronógrafo pensado para el mundo de las carreras y del automóvil en general. Omega quería que el Speedmaster resaltara por encima de cualquier otro cronógrafo, y que tuviera una notoria presencia como reloj-instrumento. La estética de la esfera se inspiró en los paneles de instrumentos de los coches italianos de la época, en los que había un contraste entre blanco y negro para mejorar la legibilidad.

Pero sin duda lo que más contribuyó a singularizar su imagen fue la idea -única en ese entonces- de sacar el taquímetro de la esfera para colocarlo en el bisel, al mismo nivel que la trotadora del cronógrafo. Después, en 1962, el Omega Speedmaster entraría en las instalaciones de la NASA, pero eso es una historia que merece un artículo aparte.

En la siguiente página veremos de qué se compone la Omega 1957 Trilogy Edition.



Los nuevos Nomos Glashütte Aqua. Presentación oficial en España

 

Cuando vieron la luz los nuevos Nomos Glashütte Aqua en Baselworld 2017 se convirtieron en uno de los temas de conversación de la feria, por atractivos y atrevidos . Ahora han sido presentados en España, y hemos podido verlos y sentirlos más de cerca.

 

En una tarde de esas típicas de primavera (ahora sol, ahora nubes, ahora sol, ahora viento, ahora un trueno…) Nomos nos citó en una casa que, todos coincidimos, no podía ser más “Nomos”. Y la ocasión lo merecía, porque eran los Nomos Glashütte Aqua los que querían tomar la escena. Hay que señalar Nomos lleva casi desde sus comienzos en España de la mano de la relojería y joyería Wempe. Para quien no lo sepa, Wempe es también una casa relojera ubicada en Glashütte, muy cerquita de Nomos. Además tienen el laboratorio en el que se llevan a cabo las pruebas de cronometría a los relojes alemanes (casi iguales que las del COSC).

Sin embargo ha sido la primera vez que Nomos, la empresa, hacía una presentación oficial en España. A mí me hacía especial ilusión, y no sólo porque me gusta mucho Nomos; es que la gente de Nomos es de lo mejorcito que hay en la industria. Siempre sonriendo, siempre atentos, siempre haciendo la vida del periodista más fácil.

Club Automat Datum Atlantik

En mi opinión Nomos es una empresa modélica dentro de la  industria relojera cuyos méritos no están suficientemente reconocidos, aunque seguramente parte de la culpa es suya por no saber comunicarse mejor. Y es que en eso son muy alemanes: el mayor esfuerzo se pone en hacer sus relojes muy bien, en tener un camino bien marcado y coherente y una política comercial cristalina. Pero en este sector tan hiperestimulado necesitan publicitarse más.

Esta presentación, muy orientada al mundo web y las redes sociales, va por el buen camino. Y sí, es un maravilloso defecto: al contrario de lo que ocurre muchas veces aquí lo primero, lo innegociable, es el producto. Por eso los que aman la relojería irremediablemente aman a Nomos Glashütte.

Club Automat Datum Signalblau y Ahoi neomatik signalrot

Nomos fue pionera en la venta de sus relojes por internet, exponiendo claramente sus precios. A su vez crearon -y siguen expandiendo- una red comercial a la que apoyan de la mejor manera posible: ellos defienden el precio de manera que el cliente final nunca se da sorpresas, siempre encuentra lo mismo al mismo precio allí donde vaya.

Esto hace que los puntos de venta estén contentos con ellos y por tanto defiendan el producto con más ímpetu. Además, al tener los escalados de precios correctamente -y estrictamente- establecidos se evita el mercado gris, que ha lastrado (y sigue aplomando) a la industria relojera suiza.

Ahoi Datum Atlantik

Decía que la empresa tiene su camino bien marcado y es verdad: comenzó construyendo relojes muy bien acabados y a muy buen precio para los que además hacían sus propios calibres, salvo el conjunto de escape (o “assortiment”, como lo llaman los suizos). En 2014 presentaron su propio “Swing System”, que por fin sustituía el assortiment de otros (Nivarox, creo) por el suyo propio. Fue un logro impensable en una manufactura tan pequeña.

Club neomatik y Ahoi neomatik con el calibre de manufactura DUW 3001

Por último, en 2015 Nomos presentó el DUW 3001, su calibre totalmente de manufactura y con unas prestaciones más que sorprendentes: una altura de tan solo 3,2 mm, que le convierte en uno de los calibres automáticos más delgados del mercado. De hecho es el más delgado de entre los que se producen en masa.

Ahoi neomatik

Para celebrarlo Nomos introdujo la línea neomatik (así, con minúscula), que vimos en vídeo aquí. En realidad eran las colecciones que ya tenía (aunque no todas) a las que les añadió el calibre y le dio algunos cambios estéticos para distinguirlas de las ediciones estándar.  No se me ocurre ninguna marca independiente que en tan pocos años haya hecho tanto.

Los cuatro Club neomatik

Este año la casa germana ha sufrido un frenesí creativo y ha presentado nada menos que 16 relojes. Pero no ha creado una colección absolutamente nueva, sino que ha tomado dos familias que no recibieron el nuevo calibre en su momento y ahora lo pueden estrenar. Y con caras renovadas. La primera es la familia Club. Es el modelo más fácil de aceptar porque muestra la hora de manera sencilla y clara, con unos grandes numerales arábigos.

Club neomatik signalblau

Los nuevos Nomos Club neomatik tienen una caja de 37 mm y se ofrecen con los colores plateado, signalblau (azul sirena), signalrot (rojo sirena) y Atlantik (azul marino). Sin duda las esferas con más éxito son la signalblau y la signalrot, porque los colores parecen salirse de la esfera por lo vibrante de sus tonos. Se ha aumentado la hermeticidad hasta 200 metros, lo que les permite sumergirse sin problemas. Pero claro, no son un diver como tal; ni tampoco lo quieren ser. Son relojes de calle y de oficina con colores atrevidos y porte suavemente deportivo. Basta ver sus pulidos a espejo para darse cuenta de los relojes vienen de un origen más formal. Son buceadores competente, pero ocasional. Y sin embargo la mezcla funciona muy bien.

Todos vienen con una correa NATO gris que, unida al tamaño del reloj, lo hace más para mujer que para hombre. Los amantes de los relojes pequeños están de enhorabuena, sin embargo, porque si te gustan los tamaños pequeños, estos relojes se llevan perfectamente.

También existe un Nomos Glashütte Aqua en versión Club pero de mayor diámetro: 41,5 mm y sólo 9,78 mm de altura. Se llaman Club Automat Datum, que como su nombre indica incluye fecha. Es una ventana a las 6 que está pintada del mismo color que la esfera, por lo que se integra perfectamente. En este caso el calibre no es el DUW 3001, sino el también automático DUW 5101. Tampoco hay esfera roja (con buen criterio, creo yo).

 

Y la otra familia que se ha apuntado a los chapuzones es la Ahoi.  Más formal que los Club en la escritura sobre la esfera, pero igualmente llamativo en los colores porque se ha usado la misma paleta. Hay que hacer notar cómo siempre la manecilla del pequeño segundero es naranja, que le queda muy bien porque aviva la esfera (salvo con el rojo, donde está muy desaparecida).

En el caso de la versión no neomatik (llamada Ahoi Datum) el diámetro es de sólo 40,3 mm, mientras que la altura crece levemente hasta los 10,64 mm. Nada que no pueda negociar el puño de la camisa. Aquí también desaparece el rojo para dejar paso a colores más formales (salvo el Azul Sirena, claro).

Decía antes que las versiones pequeñas tienen un tamaño más para mujer, acentuado por el suave gris de la correa NATO. Esta es la prueba, en la que se ve qué bien quedan en una muñeca femenina:

Los precios de los Nomos Glashütte Aqua son como siempre imbatibles, sobre todo si estamos hablando de calibres de manufactura. Los Club neomatik tienen un precio de 2.420 euros (menos la versión plateada, que cuesta 80 euros menos). Los Club Automat Datum cuestan 2.740 euros. Por su parte los Ahoi neomatik tienen un precio de 3.160 euros (80 menos para la esfera plateada) y los Ahoi Datum cuestan 3.620 euros. Durante mayo van a estar disponibles exclusivamente en Wempe, y después ya en los puntos de venta habituales. Y por supuesto en la web de la casa. Más información en NomosGlashütte.com.

¡Qué bien quedan!



En la muñeca: Patek Philippe Nautilus 40 Aniversario

 

La vida sorpresas, sorpresas te da la vida. Una muy inesperada ocurrió en Baselworld 2017, y fue poder tener en mis manos el Patek Philippe Nautilus 40 aniversario, del que sólo hay 700 unidades en todo el mundo. Qué singular ocasión, y qué placer fue disfrutar de él, siquiera un ratito.

 

Lo que ocurrió con este Nautilus 40 Aniversario fue que andaba ya terminando la jornada (nótese la hora que marca el reloj, 12 horas después de que comenzara el día en la feria) y me junté con la buena gente de ABlogToWatch.com, donde algunos ya sabéis que también escribo. De hecho era la última noche en Basel: al día siguiente tenía tres citas más y después me volvía a España, tras más de una semana en la feria.

Pues bien, nos encontramos con el afortunado poseedor del reloj, que es además un avezado coleccionista de relojes, Patek fundamentalmente (es @ayyb55 en Instagram). Y no tuvo ningún problema en dejarnos el reloj para admirarlo y hacerle unas fotos. Así, como el que te deja un relojillo de 50 euros.  Y, gracias a Michael Maximiliem de ABlogToWatch que me hizo las fotos, he podido traerlo a Horas y Minutos.

Así que la experiencia es aún mejor, porque este Nautilus 40 Aniversario es un reloj “vivido”, no simplemente la unidad impoluta traída de la manufactura (esta manufactura). Y de paso reafirmas el por qué el reloj gusta tanto: mejora cuanto más lo usas. La mezcla de elegancia, sobriedad y a la vez atrevimiento en las formas es aún más patente en este modelo, sin duda uno de los mejores de los muchos que han visto la luz.

Pero este reloj de aniversario tiene la referencia 5711/1P, lo que significa que ha dejado el acero original para pasar a fabricarse en platino.  Tiene sentido, es una pieza muy especial para un aniversario especial. Mezcla perfectamente el acabado pulido con el satinado, particularmente patente en el poderoso bisel que, junto con los salientes laterales, crea la forma de portilla que define al reloj. Escribí la historia de este icono precisamente en el artículo sobre el lanzamiento del Nautilus 40 aniversario, aquí.

Pero lo que más me interesaba ver era la esfera, porque los índices están hechos con diamantes de baguette. Introducir diamantes en la esfera de un reloj masculino es siempre un riesgo, pero como ya dije en el artículo estaba seguro de aquí iban a quedar muy bien. Y en efecto, así es. De hecho a alguien que no sepa qué esta mirando se le escaparía a primera vista. Son discretos y sugerentes a la vez, y dan una luz especial a la esfera.

La otra preocupación -que de hecho todos compartíamos antes de ver el reloj en vivo- era la inscripción de “40 Aniversario” grabada sobre las 6 horas. En las fotos oficiales el grabado se ve mucho, y el efecto no era muy bueno, la verdad. Pero en vivo cambia totalmente: es muy discreto y sólo resalta en según qué condiciones de luz. Así que Patek ha conseguido la cuadratura del círculo: crear un reloj aniversario que dice que es de aniversario, pero que no se nota que es de aniversario. Una vez más, maestría ante la que quitarse el sombrero.

En la sala de máquinas nos encontramos con el calibre 324 SC (Seconde Centrale), ostentando su poderío tecnológico: volante Gyromax que se mueve 4 hercios, espiral Spiromax y reserva de marcha de 45 horas. Y por descontado el sello Patek Philippe que garantiza su perfecto acabado y decoración.

Aunque el reloj tiene un diámetro de 44 mm (y por cierto una hermeticidad de 120 metros), el reloj se acomoda estupendamente gracias a lo bien que se ajusta el brazalete de platino y a lo delgado de la caja. Por supuesto los eslabones del Nautilus 40 Aniversario son como los que tradicionalmente ha llevado el modelo, mezclando laterales satinados con una parte central pulida.

Queda poco que se pueda añadir. Si el Nautilus es siempre una apuesta ganadora, este Nautilus 40 aniversario es aún mejor. Bello, deportivo, seductor, elegante, atemporal… Hay un montón de adjetivos que le sientan tan bien como queda el reloj en la muñeca. El precio que hay que pagar para tener uno de ellos es de  100.000 francos suizos. Más información en PatekPhilippe.com.



Omega celebra los 60 años del Speedmaster con el evento “Lost In Space”

 

OMEGA ha celebrado el 60 aniversario de su icónico reloj Speedmaster en un evento lleno de estrellas en Londres. George Clooney y Buzz Aldrin fueron los invitados de honor del evento “Lost in Space”, en el que se homenajeó el incomparable legado del Speedmaster en la exploración espacial.

 

El acontecimiento vino precedido por un paseo de unos cuantos astronautas por Londres. Todos, por supuesto, equipados con su Omega Speedmaster Moonwatch. El evento principal, presentado por el físico Brian Cox, tuvo lugar en la Tate Modern, que se transformó para ofrecer a los invitados una experiencia sensorial. En el interior, el espacio estaba decorado de forma elegante y futurista y había 60 modelos de Speedmaster de 1957 a 2017 expuestos.

Raynald Aeschlimann, presidente y CEO de OMEGA, fue el primero en subir al escenario para dar la bienvenida a los invitados y compartir sus reflexiones sobre el modelo más conocido de la marca.  “El Speedmaster es uno de los cronógrafos más icónicos del mundo. No solo para OMEGA, también para los numerosos hombres y mujeres que lo han llevado en su muñeca y confiado en él. Incluso 60 años después, su poder y carisma no han disminuido. Estamos muy orgullosos de organizar un evento de esta magnitud y de compartirlo con los mayores fans del Speedmaster”.

Raynald Aeschlimann, CEO de Omega, Buzz Aldrin, el profesor Brian Cox y George Clooney

Tras 48 años, Buzz apareció con un traje espacial en el escenario. Y tras una gran ovación, relató sus recuerdos sobre su tiempo en el espacio. “No teníamos miedo. Es más, estábamos orgullosos de ser capaces de representar a todo el mundo y de tener las habilidades y el conocimiento necesarios para llevar a cabo algo tan significativo para nosotros como astronautas y también para otras muchas personas”.

Buzz Aldrin lleva tres MoonWatch: uno en la muñeca derecha y dos en la izquierda, enganchados a un único brazalete

Situado al lado de Aldrin estaba el actor George Clooney quien, además de ser un fiel seguidor del Speedmaster, también ha sido durante toda su vida un apasionado de la exploración espacial. Desde su infancia, las misiones Apolo y el OMEGA Speedmaster han estado presentes en sus recuerdos más queridos. “Los Speedmaster han sido gran parte de mi infancia. Mi tío y mi padre los tenían porque eran una parte importante de la llegada a la Luna. Mi padre me dio como regalo en mi graduación un Speedmaster. Hay muchas razones para amarlos porque son relojes elegantes, pero a mí me gustan también por su historia”.
Cuando se le preguntó sobre sus recuerdos de la llegada a la Luna, George homenajeó a Buzz: “Lo que hicisteis nos importaba a todos y no puedo agradecerte lo suficiente tu coraje, tu liderazgo y todo lo que has hecho”. Tras la presentación se sirvió una cena con la temática, claro, de la conquista de la Luna y el papel del Speedmaster. Más información en Omega.es.



Las exportaciones de relojes suizos crecen por primera vez desde 2015

 

Las exportaciones de relojes suizos en marzo crecieron por primera vez en 21 meses, poniendo fin -al menos temporal- al declive de ventas de la industria.

 

Nada menos que un 7,5%. Eso es lo que subieron las exportaciones de relojes suizos en marzo, hasta los 1.600 millones de francos suizos. Eso son casi 1.500 millones de euros con el cambio de hoy. El resultado se benefició también de las dos jornadas laborales extra, sin las cuales el resultado hubiera caído un 2,6%.

El aumento de la demanda de relojes de Rolex, Omega y Cartier dieron un impulso a la economía helvética, para la que las exportaciones de relojes supone aproximadamente un 10% del total. La tendencia en Asia parece haber invertido su curva: Hong Kong tuvo un crecimiento sobre el año pasado de un 18,1%, poniendo fin -por ahora- a las vertiginosas caídas de los últimos 25 meses.

En Estados Unidos el crecimiento fue del 15,6%, aunque su tendencia a medio plazo es claramente negativa. Aunque las exportaciones de relojes suizos a Japón creció un 8,3%, el país sigue la misma tendencia negativa que E.E.U.U. También aumentó el turismo chino en Europa, mientras que el consumo interno creció nada menos que un 37,7%.

En Europa el Reino Unido sigue siendo el motor del lujo, con un crecimiento del 6,4%. A ello contribuye por un lado la debilidad de la libra, que hace más atractiva si cabe la capital británica. Pero también los atentados en Francia, que desvían a los turistas hacia Londres.

Aunque los metales preciosos siguieron su caída en marzo, otras categorías tuvieron un crecimiento notable: el acero subió un 12,5% y los bimetales un 15,1%, mientras que los otros materiales pegaron un salto del 49% positivo.

Las exportaciones de relojes suizos entre 200 y 500 francos (precio de exportación) crecieron por encima del 20%. Los productos por debajo de los 200 francos disminuyeron levemente su valor (-2%), pero con mayores volúmenes (+6,2%). Los relojes por encima de los 500 francos aumentaron acordes con el crecimiento general.

Las acciones del Grupo Swatch y de Richemont se han disparado esta semana, a la espera de nuevos datos de exportación. En concreto las acciones del Grupo Swatch casi llegan a los 400 francos suizos. Es la primera vez desde mediados del 2015. Esperemos que la tendencia se mantenga y podamos hablar de una mejora generalizada y, por encima de todo, continuada.

Foto de Katarzyna Kos

 



Colaboración de Montblanc con UNICEF: como mínimo 1,5 millones de dólares

 

Normalmente las acciones filantrópicas suelen ser muy limitadas en el tiempo, pero ese no es el caso de la colaboración de Montblanc con UNICEF, que ya dura 13 años. Para esta nueva etapa Montblanc ha creado una nueva y muy completa colección y se ha comprometido a donar como mínimo 1,5 millones de dólares. Una cantidad de dinero considerable y sin duda un esfuerzo encomiable, digno de la causa a la que sirve.

 

Meisterstück UNICEF Solitaire Le Grand Rollerball – 1.220 euros

“Es una desdicha que todavía tengamos que colaborar con UNICEF, porque significa que aún queda muchísimo por hacer” -ha declarado al Telegraph Nicolás Baretzki, el nuevo CEO de Montblanc-. “Cuando ves que unos 59 millones de niños en el mundo ni siquiera están aprendiendo a escribir, o que más de 92 millones abandonan la escuela antes de los 10 años, está claro que todavía hay cosas importantes que hacer”.

Meisterstück UNICEF Doué Classique Rollerball (740 €) y Meisterstück Selection UNICEF Bolso “Messenger” (755 €)

En los 13 años de colaboración de Montblanc con UNICEF la casa germana ha donado unos diez millones de dólares, provenientes de las ventas de instrumentos de escritura, relojes, joyas y artículos de piel. Este año Montblanc ha asegurado como mínimo 1,5 millones de dólares. Y digo como mínimo porque si las ventas van bien y se consigue más dinero, se donará también. ¡No es nada habitual ponerse una meta tan ambiciosa sin saber cómo va a ir el año! De ahí lo generoso de la oferta de Montblanc.

Meisterstück Selection UNICEF Mochila – 795 €

La colaboración de Montblanc con UNICEF tiene todo el sentido, porque las raíces de la manufactura están en la escritura, que es la herramienta básica e imprescindible para que la infancia tenga futuro. Por eso, para crear el motivo decorativo de esta nueva colección, Montblanc se ha fijado en la primera letra o símbolo que aprende un niño (la A para nosotros). Y lo ha plasmado en seis alfabetos: latino, árabe, coreano, chino, japonés e hindi.

Brazalete UNICEF (285 €), gemelos de acerp redondos (235 €) y gemelos de acero y ónice (460 €)

También se fijaron en la Piedra Rosetta del Museo Británico, descubierta en 1799 y que fue pieza clave para descifrar los jeroglíficos egipcios. “Cuando hablas de la escritura y el poder de las palabras, de cómo pasan de generación en generación, te das cuenta que la escritura es lo que ayuda a comunicarse. Sin Rosetta nunca hubiéramos podido entender la cultura del Antiguo Egipto” -añade Baretzki.

Augmented Paper – 745 €

Los tres signos escritos están presentes en toda la colección, ya esa grabados sobre el platino de una pluma, tejido en el interior de los artículos de piel o repujado en la piel de los cuadernos. Y en la edición especial del Augmented Paper, el fantástico conjunto de escritura de Montblanc que te permite escribir sobre papel y a continuación enviar lo escrito al móvil o al PC.

Cuaderno Montblanc UNICEF – 70 €

La colaboración de Montblanc con UNICEF -que este año se centra en proyectos en China, Djibouti y Brasil y que durará hasta el 31 de marzo de 2018- permite a UNICEF invertir de diversa forma en los fundamentos del futuro infantil. Por ejemplo, formando a profesores en las actividades en los primeros estadios de desarrollo de los niños, o poniendo lavabos en las aulas. Y por supuesto adquiriendo materiales y libros para que los niños aprendan a leer y escribir.

Cada compra que se haga de productos Montblanc generará un porcentaje para UNICEF. En cuanto a los relojes, se ha creado una edición especial del Heritage Spirit Orbis Terrarum con la correa en azul (el color de UNICEF) y dos esferas, una con caracteres latinos y otra en chino. Por cierto que el reloj ya lo analizamos aquí.

Heritage Spirit Orbis Terrarum versión latina y versión asiática – 6.100 €

Qué gusto me da poder anunciar en Horas y Minutos algo tan bueno como esta colaboración de Montblanc con Unicef, tan verdadera y tan exenta de marketing innecesario. Lo único que espero es que cada uno podamos colaborar de la mejor manera posible a este gran proyecto. Más información en Montblanc.es



El campeón olímpico Saúl Craviotto, nuevo embajador de Baume & Mercier

 

El pasado miércoles 25 Baume & Mercier me invitó a la presentación del deportista español Saúl Craviotto como embajador. El mero hecho de que sea español ya era suficiente para hacerme acudir. Pero es que después de haberlo conocido me doy cuenta de la gran suerte de tenerlo a bordo del mundo de la relojería.

 

Sí, es verdad: el piragüista Saúl Craviotto es un hombre muy atractivo; de hecho, según dice Baume & Mercier, está considerado como uno de los veinte atletas más sexis del mundo. Pero no es eso lo que le hace tan buen embajador (bueno sí, eso siempre ayuda, claro). Lo digo porque hablando con él resulta que es lo que en lenguaje llano llamaríamos un gran tipo.

En el palmarés de este leridano afincado en Gijón figuran dos oros olímpicos (2008 en Pekín y 2016 en Río de Janerio), una plata en Londres 2012 y un bronce también en Río. Y desde 2009 hasta 2014 ha conseguido 7 medallas del Campeonato Mundial, 4 de las cuales son de oro.  Por último, en cuatro años de participación en el Campeonato Europeo su puesto más bajo ha sido la medalla de plata, con un oro ganado en 2009.

Así que motivos para tenérselo creído le sobran. Y sin embargo Saúl Craviotto es una bella persona. Cuando alguien que está rodeado de un montón de gente a la que no conoce y con voces que requieren su atención sonando por los cuatro costados, habla con todo aquel que se le aproxima desde la modestia y la cercanía y con una sonrisa que incluso se adivina tímida, ha de ser por fuerza una buena persona.

Saúl durante la presentación en la que había unos simuladores de piragua

Pero es que además Saúl es Policía Nacional, dentro de la Unidad de Reacción y Prevención de la Policía Nacional. Una profesión que demanda un perfil bajo y que le va a llevar a cambiar su destino al Grupo de Participación Ciudadana porque “permitirá preservar también mi seguridad. Nos tomamos a risa cuando me reconocen practicando una detención, pero es serio. Y me ha pasado tras Río…”. Seguramente el momento más notorio de su carrera policial fue su vídeo dirigido a los maltratadores:

Y además, y por encima de todo en su corazón, Saúl Craviotto es esposo y padre de una niña, que por cierto pronto va a tener un hermano le haga compañía. “Yo es que tengo dos trabajos -me dijo- la policía y el deporte. Pero cuando llego a casa tengo otro, porque tengo a mi hija”.  ¿Y cómo se hace todo eso? “Puf, y yo qué sé. Con mucha coordinación. ¡Pero mucha!”. Y sí que le debe hacer falta; sólo hay que mirar su cuenta de Twitter para darse cuenta de la cantidad de sitios en los que está (sin contar con su jornada laboral como policía).  Por cierto que en un acto del 4 de marzo ya lucía su Baume & Mercier Clifton Club. Se nota que es verdad lo que dice: “no me lo he quitado desde que me lo dieron”.

Y es que los nuevos Clifton Club son la gran apuesta de Baume & Mercier para este año, con el objetivo de conectar con un público más joven a los que les ofrece una pieza francamente atractiva, con esferas variadas y correas distintas. Espero que a no mucho tardar os pueda traer un artículo con fotos y vídeo, porque yo creo que el reloj promete.

Espero que la relación entre Baume & Mercier y Saúl Craviotto sea larga y fructífera, porque ambos se lo merecen. Y hay que felicitar y agradecer a B&M que tenga el coraje de acercarse a deportes minoritarios, sin tanto oropel como otros pero con auténticas estrellas. Recordemos que Saúl está a una medalla de alcanzar a David Cal, el deportista español con más medallas olímpicas. Así de grande es el agente Craviotto. Más información en Baume&Mercier.es.

Un orgullo haber conocido a Saúl

 

 



MB&F LM1 Final Edition: el adiós a una leyenda

 

MB&F nos ha escrito para anunciar que deja de fabricar uno de sus relojes más significativos, y lo hace con una edición especial creada en un material que hasta ahora no habían usado: el acero, que además lo convierte en el modelo más asequible. Es el nuevo MB& LM1 Final Edition.

 

Ya sabemos que MB&F -o, por mejor decir, su creador Maximiliam Büsser- no es una fuente de creaciones relojeras al uso. Como él mismo repite a menudo, los relojes que crea están siempre relacionados con su propia experiencia vital. Por eso tiene creaciones tan dispares y sobre todo tan distintas de lo que estamos acostumbrados a ver. Sólo hace falta echar una mirada a los artículos que he publicado sobre la marca para constatar este hecho (están todos aquí).

Pero relojes con diseños rompedores siempre se van a encotrar por ahí. Lo que diferencia a MB&F es que sus diseños siempre siguen el más riguroso criterio relojero, tanto en lo que se refiere a exactitud como en acabados, ambos siempre de altísimo nivel. Por eso siempre se ha rodeado de relojeros de prestigio para que diseñen sus relojes, y por eso su marca se llama Maximiliam Büsser y Amigos. El MB&F LM1 Final Edition es por ahora el orgullos representante de esta estirpe de grandes relojes inusuales.

En 2011 nació la Legacy Machine Nº1, que se convirtió en un icono instantáneo gracias al volante suspendido de -y sustentado por- un puente curvo y pulido. El volante dotaba de vida a dos esferas enfrentadas que regulaban la información con una corona cada una, a las 4 y a las 8. La reserva de marcha -de 45 horas- la indicaba una columna vertical que iba cayendo según se agotaba; uno de los diseños más originales y a la vez atrevidos que yo he visto.

Desde su primera aparición se han construido 435 piezas, convirtiéndose en el reloj más vendido de la casa. Lo hemos visto en oro rojo, oro blanco, platino o titanio, y con esferas de color azul, gris o verde. Y ha visto dos interpretaciones de artistas: Alain Silberstein y Xia Hang (esta última la vimos en vídeo aquí).

La MB& LM1 Final Edition repite caja de 44 mm por 16 mm de altura, pero esta vez se ha elegido el acero. La elección del modesto metal no debe sorprender porque no son pocas las veces que se ha usado en alta relojería como excepción a la norma, convirtiendo con el tiempo a esas pocas unidades en piezas muy buscadas. Mira, por ejemplo, lo que ocurrió con este Patek Philippe.

De los acabados estéticos se ha ocupado el insigne Kari Voutilainen, mientras que el motor se construyó bajo los auspicios del no menos insigne Jean-François Mojon. La esfera toma un color marrón precioso que conjuga perfectamente con las esferas blancas y las manecillas de acero azulado.

El MB& LM1 Final Edition (la colección entera, de hecho) es la combinación perfecta de modernidad y clasicismo, que ahora debe morir para hacer sitio en los talleres de la casa a las piezas ya existentes y las que vendrán. Lo mismo ocurrió en 2015 con el mítico HM3 que vimos aquí. Es una edición limitada a 18 unidades con un precio unitario de 79.000 francos suizos (unos 73.000 euros), a los que hay que añadir el IVA. Personalmente lo voy a echar de menos. Más información en MB&F.com



Greubel Forsey Balancier: la sencillez complicada

 

Greubel Forsey son los reyes del tourbillon y sin embargo últimamente están presentado relojes mucho más sencillos que sin embargo conservan los genes de la manufactura. Uno de ellos es el nuevo Greubel Forsey Balancier, presentado en la feria de Baselworld 2017. Vamos a ver en qué consiste y su precio.

 

Dobles e incluso cuádruples tourbillones, a menudo inclinados en grados nunca vistos antes, alojados en cajas con un nivel de acabado igualadado por muy pocos… Eso es lo que se nos viene a la cabeza cuando hablamos de G B. Y sin embargo, como decía arriba, lleva un tiempo presentando relojes con una presencia mucho más austera. En 2015 vimos aquí el Tourbillon 24 Seconds (que ganaría el máximo premio del GPHG) y el año pasado fue el Signature 1 (que vimos en vivo aquí). Así que el Greubel Forsey Balancier no está solo en la búsqueda de la más alta cronometría pero con una faz más limpia.

El reloj sigue siendo un Greubel Forsey, de eso no cabe duda. Sobre todo porque en el lateral luce la tradicional protuberancia que caracteriza a los relojes de la marca. Está fabricada en oro y tiene un diámetro bastante contenido para lo que suele ser la casa: 43,5 mm, con una altura de 13,94 mm. Luce un bisel pulido y graneado vertical en los laterales. Como también es norma en la casa, el “riñón” de la caja a las 7 horas tiene una apertura a través de la cual se puede mirar aquella pieza que esté más cerca del zafiro.

Y en este caso lo que se ve es la pieza que da nombre al reloj: el volante (balancier en francés). Como no podría ser de otro modo, este volante se ha diseñado en la manufactura. Mide unos poco habituales 12,60 mm de diámetro y presenta 6 tornillos reguladores, oscila a 21.600 alternancias/hora y, claro, se puede parar para ajustar correctamente la hora. Lo sujeta un puente con el nivel de pulido de la casa, que es inigualable.

Está alojado en el lateral de una esfera realizada en alpaca en que las superficies -ya sean rectas o curvadas- se han pulido para obtener un lustre uniforme, con los biselados perfectamente ejecutados. Los grandes puentes están escarchados y punteados, y sobre ellos se mueven las manecillas de horas, minutos y segundos, azuladas y pulidas. También la de reserva de marcha, que es la única complicación que incluye este Greubel Forsey Balancier.

Curiosamente el movimiento no es visible, y está cubierto por una placa con una profusa literatura grabada a mano. El trabajo aquí del artesano es descomunal, pero yo creo que hubiera sido preferible dejar a la vista el calibre manual del reloj.

En resumen, el Greuble Forsey Balancier es un canto a los elementos básicos de la relojería: mostrar la hora de la manera más exacta posible. Y lo hace con una presencia elegante y a la vez con la singularidad que tienen todos los relojes de la manufactura. Es una edición limitada que sólo se podrán atar a la muñeca (con una correa de aligátor) 33 afortunados. Para ello tendrán que pagar el precio de 205.000 francos suizos (aproximadamente 190.000 euros) más IVA. Para lo que son los precios de la casa, no está mal. Más información en GreubelForsey.com.

P.D.: Las dos fotos en vivo del reloj son de Emmanuel Jutier, Regional Sales Manager de Greubel Forsey, a quien agradezco que me las haya cedido.



Los relojes de Mr Jones Watches, con vídeo y precios

 

Yo no suelo hablar de los llamados “relojes de moda”, pero los de Mr. Jones me han encantado. El segmento de relojes de moda tiene una oferta infinita en la que destacar cuesta mucho, y eso es precisamente lo que ha conseguido Mr. Jones con sus relojes.  Mr. Jones es una empresa  londinense que surgió con la idea de que, ya que tenemos móviles donde mirar la hora exacta, los relojes pueden ofrecer algo distinto. Y lo hacen: esferas con diseños diferentes a los que estamos acostumbrados, buenos acabados, detalles cuidados y precios muy asequibles.

Todos los relojes de Mr Jones Watches tienen la misma caja de acero quirúrgico y asas integradas. La empresa es muy abierta sobre el origen de sus relojes: “diseñado en Londres y fabricado en China”. Hay siempre un terror mítico sobre la calidad de las cosas fabricadas en China. Y no hay por qué: depende del control de calidad al que estén sometidos. El iPhone está fabricado en China pero -salvo baches anecdóticos- su calidad es intachable. En el caso de los relojes de Mr Jones la calidad es bastante mejor de lo que cabría esperar. La fabricación en China se alterna con la producción en Londres, ya que la empresa tiene un pequeño equipo que lleva a cabo los relojes de edición especial y unos cuantos de la colección estándar. Son estos de aquí.

Los relojes miden 37 mm de diámetro por 46 de largo, por lo que son piezas que están en el límite de ser pequeñas. Si en el futuro hubiera también de 39 ó 40 milímetros serían ideales, pero entiendo que cuando estás haciendo relojes tan baratos, que no superan los 200 euros, tienes que amortizar bien la maquinaria antes de cambiarla.

Pero los diseños son tan buenos que no importa mucho. El más discreto de ellos -y sin embargo llamativo- es el The Accurate, con el famoso tema del Memento Mori (recuerda que vas a morir). La manecilla de las horas forma la palabra remember y la de los minutos you will die. Además cuando miras la hora te ves a ti mismo, porque la esfera es un espejo. En realidad la idea es que, sabiendo que de esta no salimos vivos, lo que deberíamos hacer es disfrutar de cada día. O, como habitualmente se dice también en latín, Carpe Diem.

Otro ejemplo de cómo Mr. Jones se aparta de los diseños tradicionales es el reloj Sun and Moon. Al igual que podemos encontrar en relojes antiguos, los cuerpos celestiales indican el paso del día y de la noche. La ventana está dividida en 12 unidades que van de las 6 de la mañana a las 6 de la noche, que son señalados por el Sol y la Luna.

Por su parte, la manecilla central indica los minutos.  En el Sun and Moon se han añadido además elementos de paisaje. Durante el día se ven pájaros o caballos y por la noche animales relacionados con la oscuridad como el gato o la lechuza. El reloj es francamente bonito, el diseño es delicado sin ser cursi y es mi favorito sin duda.

Pero además Mr. Jones también ofrece relojes mecánicos a los mismos precios asequibles. Uno de ellos es The Green Man, El Hombre Verde, el motivo escultórico tan común desde finales del Imperio Romano  y que presenta una cara rodeada o de la que nacen hojas. En este caso Mr Jones ha usado las imágenes creadas por el artista victoriano William Morris.

El reloj utiliza un movimiento Seagull ST 1721  mecánico que integra una hora saltante. De verdad que a veces te preguntas por los precios de la industria relojera. los Seagull no son precisamente los calibres mejores del mundo, ni los mejor acabados. Pero que puedan ofrecer una complicación como la hora saltante en este nivel de precios es llamativo. Es lo que tiene fabricar millones de piezas al año. La hora aparece en los dientes superiores, mientras que en los inferiores  se muestran los minutos agrupados de cinco en cinco. Todo ello en una caja terminada en PVD negro para ofrecer mejor contraste con la esfera. Se mueve a 3 hercios y tiene una reserva de marcha de 42 horas. En efecto la hora es difícil de leer, pero ya hemos dicho que ese no es el principio que rige Mr Jones.

Por último el reloj The King, otro de los éxitos de la casa y que tiene una versión femenina, The Queen. Utiliza el mismo movimiento de hora saltante, que en este caso aparece en el corazón del rey. Pero para mostrar la hora emplea cartas.

El as es la hora en punto, el 10 de tréboles negro indica los diez minutos, un as y un dos los veinte minutos. Tres dieces indican la media hora, mostrando ladeldiez de corazones rojo para no confundirlo con la carta que indica los diez minutos. Un as y un cuatro indica menos veinte -o sea, 40 minutos transcurridos- y un as y un cinco, menos diez.

Los relojes de Mr Jones quedan muy bien en la muñeca, aunque como ya he dicho caen del lado pequeño. Eso tiene la ventaja de que los hace atractivos también a mujeres, y eso que la marca tiene incluso un tamaño más pequeño aún. Y debido al tamaño de la caja la correa es también estrecha, de tan solo 18 milímetros. Pero para mí son defectos menores si lo comparamos con lo mucho que ofrecen.

Aunque la forma de las cajas es siempre la misma, hay que agradecer el que la casa se preocupe de que haya variedad. Así podemos encontrar cajas cepilladas, pulidas a espejo o recubiertas de PVD.

Por último los relojes vienen muy bien presentados, con una caja de cartón mucho más elegante que las habituales de plástico. Una cinta identifica el reloj para darle un toque menos industrial, y las instrucciones son del mismo tamaño de la caja. Nada que ver con lo que se suele encontrar en el mercado. El envoltorio las hace perfectas para regalar.

Los relojes de Mr. Jones se venden a través de la web de la propia marca. Los precios están empiezan en las 145 libras y, salvo algunas ediciones especiales, no superan las 200 libras. Eso quiere decir que puedes tener un reloj con un diseño muy especial por un precio inferior a 200 euros, e incluso uno mecánico por menos de 250 euros. No se puede pedir más. Más información en MrJonesWatches.com.



Chopard L.U.C XPS Twist QF Fairmined. Fotos en vivo y precio

 

Chopard sigue con paso firme su política de vender relojes que saben combinar máxima calidad con lujo y conciencia social. Y además este Chopard L.U.C XPS Twist QF Fairmined añade una estética única.

 

Lo voy a repetir una vez más: Chopard es una de las marcas de alta relojería cuyo reconocimiento no se corresponde con los méritos que tiene, que son muchos. Este Chopard L.U.C XPS Twist QF Fairmined es un buen ejemplo de cómo hacer un reloj de vestir comme il faut pero que sin embargo se distingue claramente de los demás. No es de extrañar que el reloj tenga el nombre añadido de “Twist”, porque es verdad que le da una vuelta al concepto de reloj formal.

En 2015 salió la primera versión del L.U.C XPS QF Fairmined (esta) que era mucho más formal que la que vemos hoy. Aunque aquel era sin duda un relojazo, Chopard ha cambiado algunas cosas para acentuar su capacidad de seducción mediante una presencia más sólida.

La caja ha aumentado medio milímetro su diámetro, pasando totalizar 40 milímetros. Su altura sigue siendo perfecta para no entrar en discusiones con los puños de camisa: 7,20 mm. El bisel está pulido a espejo al igual que el reverso, mientras que las caras verticales y el espacio entre las asas está satinado. Pero lo que destaca es la corona, que se ha agrandado -la anterior era demasiado pequeña- y se ha desplazado a las 4, acompañando el movimiento en rotación de la decoración del dial.

La delgadez de la caja se debe al calibre L.U.C 96.09-L, que aún siendo automático tiene una altura de sólo 3,30 mm. Y es que el movimiento integra un microrrotor de oro (variante en la que Chopard es experta) que reduce la altura total. Se mueve a 4 hercios y aporta 65 horas de reserva de marcha gracias a sus dos barriletes. Ostenta la exigente certificación de la Fundación Qualité Fleurier, lo que implica que también tiene la certificación COSC. Para ver lo que significa el sello Qualité Fleurier -la QF en el nombre Chopard L.U.C XPS QF Fairmined- sólo hay que leer la entrada sobre mi visita a la Manufactura Chopard.

Por supuesto la reina de esta fiesta es la esfera, con ese dibujo en rotación que está inspirado en el aspecto que tiene una pepita de oro al ser extraída. Sobre su color pizarra resaltan los nuevos índices con forma de diamante, muy habituales en los relojes de Chopard (por ejemplo). Se han recuperado también las tradicionales manecillas de Chopard que todos asociamos con el Art Deco y el edificio Chrysler, pero que la casa llama Dauphine-fusee; es decir, “delfín-cohete”.

Otro giro en el diseño y sin duda el gran objeto de debate es el pequeño segundero. Se ha desplazado hasta las 7 y además se ha remarcado con un un guilloché circular que rompe la continuidad de la esfera y crea asimetría con la corona a las 4. Choca ver en un reloj de vestir (lo opuesto a las locuras de diseño) una licencia estilística como esta, pero eso es precisamente lo que busca la casa: que el Chopard L.U.C XPS Twist QF Fairmined sea distinto a la vez que distinguido.

El segundo elemento añadido es el texto debajo del tradicional L.U. Chopard. Para mí sobra, pero como he dicho muchas veces la industria relojera suiza tiene esta pasión por escribir en la esfera cosas que el dueño del reloj ya sabe, por si se le olvida qué reloj ha comprado. Lo que menos me gusta es el símbolo de Qualité Fleurier: no pega con lo que significa la institución y, sobre todo, no consigo evitar que me recuerde al antiguo logotipo de Caja de Madrid (a éste me refiero). Pero, como en todo, es cuestión de gustos.

Por último, el reloj se ajusta al brazo de su afortunado poseedor con una correa negra de aligátor cosida a mano. El Chopard L.U.C XPS Twist QF Fairmined es una edición limitada a 250 unidades que hay que buscar en las boutiques de la marca (la de España está en Madrid, en la calle Serrano). Tiene un precio de 18.210 euros. Más información en Chopard.es.

 



Nuevos Edox Delfin Fleet 1650 Limited Edition con fotos en vivo y precios

 

 

Hacía tiempo que no sabía nada de Edox y verlos de nuevo en Baselworld 2017 ha sido una sorpresa muy agradable. Me he encontrado con unos relojes bien hechos y muy al tanto de los precios que pide el mercado. Sin duda lo más destacado han sido los Edox Delfin Fleet 1650 Limited Edition, unos diver con un atractivo instantáneo.

 

La verdad es que casas relojeras como Edox (o como Alpina, que vimos ayer) son las que tienen una situación de mercado más peliaguda, porque compiten en un segmento de precio en el que hay infinidad de propuestas. Si su precio aumenta enseguida entran en colisión con marcas de más prestigio. Pero si se ven tentados a recurrir a la venta de relojes de cuarzo entran en otra zona de guerra aún más cruenta y en la que cuesta aún más destacar.

¿Qué hacer entonces? Pues la respuesta está en estos dos Delfin Fleet 1650: Edox ha recurrido a su propio fondo de armario, que es importante, y ha actualizado uno de sus diseños para ofrecer imagen, calidad de construcción y precio ajustado. Es un esfuerzo fabuloso porque cuando no se es grande todo cuesta más, pero es que no queda otra. Y el resultado es muy bueno.

Aunque Edox es muy conocido por su patrocinio del equipo de carreras Sauber F1, tiene sin embargo mucha relación con el mundo acuático y por eso sus relojes siempre han tenido buena hermeticidad. Estos nuevos delfines son estancos hasta los 200 metros, mucho más de lo necesario para aquellos a quienes va destinado el reloj.

Los Delfin Fleet 1650 se presentan con dos cajas: la primera es de bronce y la segunda de acero. Ambas tienen un bisel unidireccional de acero y asas integradas. Si le añadimos el cristal -que es de zafiro- con una forma muy abovedada, nos encontramos con unos divers vintage perfectos. Hay que recordar que Edox tiene patentada una corona de doble sello, lo que le ahorra el estar roscada. Por eso también tiene unos pequeños protectores, que además estilizan la figura.

Por cierto que el nombre tiene una explicación: Edox apoya a la Oficina de Indonesia para la Protección del Patrimonio Cultural en una investigación subacuática para recuperar 5 barcos de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales, que se hundieron allí en 1650. La expedición se desarrolla entre abril y mayo.

Las esferas son francamente atractivas porque el naranja contrasta muy bien con el negro de la versión de acero, y aún más con el azul de la de bronce. Los índices son dobles con una franja pintada en medio, al igual que las manecillas. La SuperLuminova está presente en las franjas blancas de las agujas y en las líneas pintadas sobre los índices. Es cierto que la punta del segundero no es luminiscente (así que no cumple con las normativas de los relojes de buceo), pero es que tampoco era esa la idea del reloj.

Al ampliar la foto se ven pequeños fallos en la aplicación de la pintura, probablemente porque son prototipos

En la ventana de fecha se ha optado por dejar a la vista los discos del día y la fecha. Normalmente el hueco intermedio se tapa, pero en este Delfin Fleet 1650, al ser tan retro, no queda mal. O por lo menos a mí no me disgusta.

El reloj se mueve gracias al que Edox llama Calibre 88, que no es otro que el Sellita SW220-1. Eso significa movimiento automático con rotor bidireccional, 4 hercios, discretas 38 horas de reserva de marcha, cambio instantáneo de fecha y día, remonte manual y parada de segundero. El movimiento no se ve: está tapado con un fondo en el que se ha grabado una Rosa de los Vientos con datos de antiguos mapas que sirvieron para encontrar las naves hundidas. Además aparece el número de la colección y la frase “There is no certainty, there is only adventure”. (No hay certezas, sólo aventura). Muy bonito el fondo, ciertamente.

El diámetro de la caja es de 43 mm, pero por sus formas y las esferas oscuras el reloj parece más bien de 40 mm. En cualquier caso se lleva bien sobre la muñeca y resulta francamente seductor. El reloj se asegura sobre el pulso gracias a una correa de piel (aviejada en el caso de la versión de bronce) terminada con una hebilla personalizada. Pero el conjunto se vende con un estuche de cuero para llevar el reloj que además incluye una atractiva correa NATO. Todo un detalle.

Los Edox Delfin Fleet 1650 Limited Edition son, como su nombre indica, dos relojes en edición limitada: el modelo de bronce a 200 unidades y el de acero a 300 unidades. Eso va a hacer que se conviertan en objetos muy deseados, sobre todo la versión de bronce que es sin duda la más llamativa y mejor resuelta estéticamente. De hecho a España van a llegar -si acaso- sólo unas pocas unidades, por lo que hay que darse prisa en reservarlas.

El precio de la versión de acero es de 1.850 euros, mientras que el precio para la versión de bronce es de 2.190 euros. Yo creo que estos Delfin Fleet 1650 van a ser -o deberían ser- una nueva gama dentro de Edox, porque tienen todos los argumentos para triunfar -sobre todo si costaran algo menos para competir mejor-. Por ejemplo: ¿qué tal la versión de acero con la esfera azul? ¿Y en verde? ¿O en marrón? Yo creo que tienen un gran futuro. Más información en Edox.es.

 



Julien Tornare, nuevo CEO de Zenith

 

Zenith ya tiene nuevo Director General: Jean-Claude Biver acaba de anunciar el nombramiento de Julien Tornare.

 

Recordemos que, tal como conté en este artículo, en enero salía de Zenith Aldo Magada, que había llegado poco más de un año antes a la dirección de la manufactura. Aldo también había sido nombrado por Jean-Claude Biver, presidente de la División de Relojes del Grupo LVMH. El propio Biver asumió la dirección de manera temporal.

Jean-Claude Biver durante un presentación de TAG Heuer, que también dirige

A decir verdad nadie esperábamos ver un nuevo director general en Zenith tan pronto, porque recordemos que cuando Biver tomo el mando de TAG (allá por diciembre de 2014) también dijo que sería sólo hasta encontrar la persona adecuada, y el hecho es que allí sigue. Así que todos pensábamos que ocurriría lo mismo en Zenith, especialmente cuando en Baselworld 2017 vimos que parecía que la empresa tomaba un nuevo impulso. Sobre todo con la presentación del nuevo calibre, plasmado en el Defy El Primero 21 de aquí abajo.

Por su parte Julien Tornare lleva desde 1997 en la relojería. En ese año entró en Raymond Weil, donde supervisó el crecimiento de la marca en Europa y sobre todo Rusia. En el 2000 entró en el que sería su destino hasta ahora: Vacheron Constantin. En la maison se fue encargando sucesivamente de las zonas de ventas del norte de Europa, de Europa Central y de Hispano América. En 2009 saltó a Estados Unidos. En 2011 pasó a dirigir Vacheron Constantin en el Pacífico. En todos los casos con unos espectaculares crecimientos en ventas y beneficios.

Zenith Chronomaster 1969

El propio Julien Tornare ha dicho en una entrevista que tenía ganas de hacer cosas nuevas. Pero, como también dice, va a ser “una tarea titánica”. Se dice que Zenith facturó el año pasado 80 millones de francos y perdió 30. Si es cierto, es para tener los pelos de punta permanentemente. No es de extrañar que el propio Julien diga que le esperan “unos cuantos años muy animados”. No nos queda sino desearle la mejor de las suertes. Más información en Zenith.es.

 

 



Alpina Startimer Pilot Automatic: relojes de aviador bien hechos y con buen precio

En Baselworld 2017 han visto la luz los Alpina Startimer Pilot Automatic, una nueva versión de su gama más popular y con unos precios muy aquilatados. Qué buen momento para incorporar la marca a Horas y Minutos.

 

 

UN POCO DE HISTORIA

Estos Alpina Startimer Pilot Automatic no surgen de la nada: basta con mirar la historia de la maison para encontrar sus raíces. Los relojes Alpina nacieron en 1883. Es decir, tiene tanto o más abolengo como muchas marcas más conocidas. La fundó Gottlieb Hauser y en el primer cuarto del siglo pasado era una marca muy innovadora. De hecho el nombre surgió para proteger los excelentes calibres que creaba y que no llevaban identificación. Fabricaban relojes en Suiza y en Glashütte y vendían relojes tanto a civiles como al ejército. Para pilotos, desde 1921.

En 1938 crearon los relojes “Alpina 4”, basados en los 4 principios que deben regir los relojes deportivos y que todavía están vigentes hoy en día: deben aguantar las sacudidas, ser herméticos, antimagnéticos y tener una caja de acero. Alpina siguió con paso firme hasta la famosa “crisis del cuarzo”, momento en que comenzó un lento e inexorable declive.

En 2002, cuando ya se veía abocada al cierre, fue comprada por los fundadores de Frederique Constant. El objetivo era el de revitalizarla y, con la misma filosofía que FC, crear relojes bien construidos y asequibles. Ahora ambas marcas pertenecen a Citizen, lo que les garantiza suficiente financiación para seguir adelante.

ALPINA STARTIMER PILOT AUTOMATIC

Modelo chapado en oro rosa

Estos Alpina Startimer Pilot Automatic cumplen perfectamente los preceptos establecidos por la marca. Están bien hechos y los recortes en precio los hacen muy atractivos. Todos comparten la misma idea constructiva, pero hay dos modelos en acero gris (esfera blanca y esfera azul, que no aparece en este artículo) y el modelo con esfera antracita con caja de acero con un color como de titanio. Por último, una versión chapada en oro rosa.

Modelo en titanio

Las cajas están todas satinadas salvo el bisel, que está pulido, al igual que el canto de las asas. Es una buena opción porque les da un toque más refinado. No son relojes pensados para llevar con traje, claro. Aunque la altura sea de sólo 10,70 mm el diámetro (44 mm) y la configuración de la esfera los aleja de las situaciones formales. Más aún con esa gran corona cónica, típica de un reloj de piloto.

Versión en acero

Pero aunque el Alpina Startimer Pilot Automatic no sea un reloj “para las ocasiones” sino para todos los días sí es encomiable cómo la casa quiere mimar al usuario con pequeños detalles de decoración que los aleja de los acabados de -por ejemplo- muchos relojes asiáticos de parecido nivel de precio.

Las esferas están realizadas en mate con un graneado muy fino sobre el que resaltan perfectamente los numerales y las manecillas, todos generosamente tratados con material luminiscente. El triángulo que sirve de logotipo de la casa está presente en el contrapeso del segundero central y sobre las 12 horas.

El texto a las 12 está equilibrado a las 6 con una información francamente satisfactoria: el reloj es hermético hasta los 100 metros, gracias entre otras cosas a su corona roscada. Llama la atención los índices cardinales invertidos: los de las 12 y las 6 están tumbados mientras que los de las 9 y las 3 son verticales. La verdad es que la combinación funciona muy bien. También hay una ventana de fecha, discreta porque el fondo es el mismo que el de la esfera.

La legibilidad es extraordinaria en todos los modelos, gracias al tamaño de índices y numerales y a que tanto estos como las manecillas están perfiladas para que resalten más. En el caso de la caja chapada en oro rosa se ha usado el mismo acento en la esfera. Esta es una versión que se aleja de lo que es un reloj de piloto al uso, pero también tiene su encanto.

Por dentro se mueve el calibre llamado AL-525, que no es otro que el Sellita SW200-1. Eso significa una frecuencia de 4 hercios y 38 horas de reserva de marcha, además de una durabilidad contrastada. El movimiento no se ve porque está tapado con un fondo ciego. Muy bien resuelto, por cierto.

Alpina, como otras marcas que luchan en su despiadado segmento de mercado, es muy sensible a los problemas que ahora mismo tiene la industria. Por eso ha pegado un tajo notable a los precios de estos Alpina Startimer Pilot Automatic. Los precios comienzan en 990 euros para la esfera blanca y la azul. Si se quiere la esfera antracita el precio es de 1.050 euros, y si prefiere la versión chapada en oro el precio alcanza los 1.290 euros. No está nada mal, ¿verdad? Los relojes estarán disponibles en junio, más o menos. Más información en Alpina.com.



Breguet Marine Équation Marchante 5887: Siguiendo al Sol

La propuesta de Breguet para Baselworld 2017 ha sido breve, pero muy significativa. Sin duda el reloj más llamativo técnicamente ha sido el Marine Équation Marchante 5887, que une tres altas complicaciones para homenajear al quehacer marino del fundador de la casa.

 

Pero como este reloj está inspirado no sólo en el mar sino sobre todo en el Sol, yo creo que lo más civilizado es que, mientras repasamos todo lo que ofrece este Breguet Marine Équation Marchante 5887, escuchemos a los Beatles y su Sun King (que por cierto es lo que suena en mi móvil como sonido despertador).

UN POCO DE HISTORIA

Como dice la nota de prensa de la marca, Abraham Louis Breguet no dejó de demostrar durante toda su carrera su excepcional pericia para medir el tiempo. Su entrega y sus revolucionarias contribuciones le hicieron merecedor de reconocimiento y honores. Gozó de buena reputación en toda Europa y encontró en Luis XVIII, rey de Francia, un ferviente admirador. En 1814 le nombró miembro del Comité de Longitud de París y, siendo el único representante de su profesión, tan útil para físicos y navegantes, Breguet se convirtió en el relojero de referencia, especialmente para el cálculo de la longitud en el mar.

Aparte de esta distinción, Luis XVIII concedió a Breguet el título oficial de Relojero de la Marina Real, el título más prestigioso al que un relojero podía aspirar dadas las implicaciones científicas que entraña el concepto de relojería de marina. Con dicho título también ejercía una función primordial para el país. En aquella época, los cronómetros de marina eran de importancia capital para las flotas, ya que les permitía calcular la posición de los navíos.

LA ECUACIÓN DEL TIEMPO

La ecuación del tiempo es seguramente la complicación más difícil de entender, probablemente porque, al contrario de las demás complicaciones, no responde a una necesidad de información del usuario. Nadie -o casi nadie- tiene en su vida diaria necesidad de saber cuál es la posición exacta del Sol en relación con la Tierra.

Originalmente la medida del tiempo seguía el movimiento aparente del Sol (con los relojes de sol), pero con el perfeccionamiento de la relojería se pasó a adoptar un sistema de 24 horas idéntico día tras día. Sin embargo el movimiento del Sol no exacto: si lo observamos todos los días a la misma hora y desde el mismo punto, notaremos que varía su posición y traza una línea muy parecida a un 8 (conocida como analema). Esta variación es siempre la misma y se ha fotografiado en numerosas ocasiones.

Esta variación del tiempo solar con respecto al civil (el que medimos con nuestros relojes) oscila entre menos de 16 minutos y más de 14 minutos. Solo durante cuatro días al año ambos tiempos son equivalentes. Como la variación es siempre la misma año tras año, los relojeros pueden programarla y reproducirla sobre un reloj, dando lugar a la complicación que llamamos “Ecuación del Tiempo”. Normalmente la diferencia de minutos tiene un indicador distinto al horario (por ejemplo en este Panerai), por lo que el usuario tiene que hacer el la suma o resta de minutos. Pero no es el caso que nos ocupa hoy.

Breguet Marine Équation Marchante 5887

En efecto, el Marine Équation Marchante 5887 no presenta la información aparte, sino que lo hace de una manera mucho más intuitiva: una manecilla extra, terminada en un sol dorado facetado sigue -o supera- a la manecilla de minutos, indicando la diferencia entre el tiempo solar y el civil. Esto se ha conseguido dotando a su aguja solar activa de un engranaje diferencial que se acciona mediante dos fuentes de rotación completamente independientes. En la foto de aquí abajo la diferencia es de -5 minutos.

Pero el reloj es además un calendario perpetuo. Entre las 10 y las 11 una ventana nos indica el día de la semana, mientras que otra entre la 1 y las dos nos presenta el mes y el ciclo de tres años y año bisiesto. Además en la parte inferior de la esfera aparece un semicírculo para el día del mes, señalado por una manecilla terminada en ancla que al cambiar de mes salta de manera instantánea hasta el día 1.

Tanto la manecilla de la ecuación del tiempo como la del día se distinguen perfectamente de las horarias, que tienen la tradicional forma de manzana, en este caso maciza para añadir SuperLuminova. Los numerales romanos destacan perfectamente sobre el disco satinado, y además están coronados por triángulos luminiscentes. Los puntos de los minutos también tienen tratamiento lumínico. Sin embargo debo reconocer que cuando la hora y minutos se mueven en la parte superior de la esfera hay demasiados puntos de atención, muchos elementos acumulados que dan cierta sensación de agobio.

Desde luego no es algo que me haga rechazar el reloj si alguien me lo quiere regalar. Pero quizá el día del mes se habría beneficiado de una solución como la de la reserva de marcha, con una apertura que sigue la curva de la esfera y un indicador azul. Es muy discreto pero perfectamente legible.

Todo ocurre sobre una esfera de oro con un azul muy elegante, decorado además con un guilloché que imita las olas y que es francamente bonito. Entre las cuatro y las seis aparece el tourbillon de un minuto y, sobre todo, la leva que crea la ecuación del tiempo. El disco transparente tiene marcados los meses del año, de manera que se puede ver cómo evoluciona el analema a lo largo de los 365 días. Qué gusto nos da a los legos ver una representación física de un cálculo matemático.

Dar la vuelta al Marine Équation Marchante 5887 significa seguir con el festín relojero. El calibre 581DPE no es manual, aunque lo parece: tiene un rotor excéntrico que de paso nos permite disfrutar de todo el movimiento. Es un motor a la última: rueda de escape de silicio y áncora de lado invertida con asas en silicio, espiral de silicio, frecuencia 4 Hz y ajustado en 6 posiciones. Y 80 horas de reserva de marcha.

Sobre los puentes del calibre se ha grabado hasta el más mínimo detalle el Royal Louis, uno de los más poderosos navíos de primera línea de la armada francesa. Además sobre el barrilete se ha grabado una Rosa de los Vientos, como homenaje a la navegación astronómica. El conjunto, salpicado por 57 rubíes (aunque a la vista sólo 13), es impresionante.

Toda esta maestría relojera, tanto técnica como estética, se recoge en una caja de platino de 43,9 mm cuya decoración se ha actualizado con un acanalado más ancho -que le confiere un porte más sustancial- acompañado de una corona rematada con una «B» pulida sobre fondo arenado y decorada con olas biseladas y satinadas. La correa azul de aligátor parte de unas asas que combinan el pulido con el satinado, y se cierra con una hebilla desplegable de oro.

El Breguet Marine Équation Marchante 5887 se lanza también en una versión de oro rosa y esfera plateada, pero a mí me gusta mucho más esta de platino. El precio de la versión de platino es de 226.200 euros, mientras que el precio de la versión de oro es de 211.100 euros. Más información en Breguet.es.



IWC Da Vinci Chronograph Edition “Laureus Sport for Good Foundation”

 

Un año más, IWC presenta un reloj para la Laureus for Good Sport Foundation. Esta vez el modelo elegido pertenece a la colección que ha visto la luz este año: el IWC Da Vinci Chronograph Edition “Laureus for Good Sport Foundation” que vamos a analizar con fotos en vivo y precios.

 

 

UN POCO DE HISTORIA

Laureus Sport for Good fue creada en el año 2000, pero su génesis se remonta a los años 70 en Nueva York. El sudafricano Johann Rupert, fundador del Grupo Richemont, estaba trabajando allí y era muy amigo de una estrella negra de los New York Yankees. Rupert se dio cuenta del cuidado que ponía su amigo al firmar pósters a los niños blancos. Cuando le preguntó el porqué respondió: “Si un niño blanco tiene mi póster en su dormitorio difícilmente discriminará a un compañero negro en el colegio”.

Después, en 1995, tuvo lugar la victoria en el Rugby World Cup del equipo de Sudáfrica, que unió a todo el país, prácticamente recién nacido, bajo una misma bandera para animar a su equipo. Estos dos hechos llevaron a Rupert a proponer la creación de una organización que utilizara el deporte para causas benéficas. Así nació Laureus, que desde entonces ha recaudado unos 100 millones de euros y apoyado 150 proyectos en todo el mundo. Cada año celebra una gala en la que premia a los deportistas más destacados.

IWC (que, como ya sabemos, forma parte del Grupo Richemont) ha sido socio de Laureus desde 2006. Cada año lanza una versión dedicada (como esta, por ejemplo), y parte del dinero recaudado en la venta de cada reloj va a la fundación.

 

IWC DA VINCI CHRONOGRAPH EDITION “LAUREUS SPORT FOR GOOD FOUNDATION”

Los relojes de IWC para Laureus siempre cumplen las mismas características: son ediciones limitadas, tienen la esfera azul y se venden en las boutiques de la marca. En este caso estamos hablando de una caja Da Vinci de acero y de 42 mm de diámetro, con una generosa altura de 14,5 mm. Es decir, es un reloj prominente sobre la muñeca. Es notable cómo el cristal de zafiro sobresale por encima, debido a delgadez del bisel que cede su presencia a la esfera.

Cuando digo que es una caja Da Vinci me refiero a que tiene una forma redonda clásica, acentuada por la forma de las asas. Son cortas y gruesas y la superficie de unión con la carrura, muy pequeña, deja más a la vista el círculo. Destacan también los pulsadores del cronógrafo y su base acanalada a juego con la corona. Esta, como es habitual, lleva grabado el nombre y el lema de la manufactura (Probus Scafusia).

La esfera del IWC Da Vinci Chronograph es, como siempre en las ediciones Laureus, de un azul precioso, con una decoración rayos de sol que crea una inacabable panoplia de tonos según reciba la luz; desde el azul claro al más profundo. También juega con la luz el pulido de los numerales arábigos. Las manecillas de punta de lanza tienen el tamaño perfecto y están facetadas para que su lectura sea óptima aún en con luz directa.

El dial está subdividido en dos esferas. La superior acoge las mediciones del cronógrafo en dos manecillas superpuestas, de manera que la lectura de minutos (60) y horas (12) se lean como si fueran las horas y minutos del reloj. Es, además, un cronógrafo flyback.

La esfera inferior integra el pequeño segundero y una ventana de fecha. Seguramente habría quedado mejor con el fondo azul y los numerales en blanco, pero no es menos cierto que eso habría comprometido la legibilidad del dato.

En conjunto la esfera resulta armónica y elegante, con un aire muy clásico que es el que se ha buscado para la colección Da Vinci. Recordemos que esta colección fue presentada en el pasado SIHH 2017, y poco a poco irán apareciendo en nuestra web los diferentes modelos con fotos en vivo.

La disposición de la esfera viene dada por el calibre de manufactura 89361, un movimiento automático que late con una frecuencia de 4 hercios y proporciona 68 horas de reserva de marcha. Integra función de parada de segundero y volante antimagnético de Glucydur. Sin embargo no es visible porque, como siempre, el fondo está decorado con el dibujo ganador del concurso que cada año propone IWC.

En este caso se celebró bajo el lema «Time Well Spent» y el jurado se decidió por el dibujo de Hou Ye, un niño de Shanghái de 12 años. A pesar de su discapacidad mental y sus limitaciones motrices, Hou Ye participó en los Special Olympics East Asia. En la imagen del vencedor se puede ver como él mismo alcanza su mejor marca  sobre los esquís y exhibe una sonrisa de felicidad.

Este IWC Da Vinci Chronograph Edition “Laureus Sport for Good Foundation” se ciñe sobre la muñeca con una correa negra de piel de aligátor creada por Santoni, la peletería de IWC que entrega siempre unos productos de altísima calidad. Se asegura con un cierre desplegable en acero. Es una edición limitada a 1.500 unidades y ya está disponible en la boutique de IWC en Madrid. Su precio es de 13.700 euros, que no está nada mal para todo lo que te llevas (además de ayudar a buena causa). Más información en IWC.es.

 



Nuevo Seiko Astron GPS Solar Giugiaro Design

El nuevo Seiko Astron GPS Solar Giugiaro Design, un súper atractivo reloj fruto de la colaboración entre Seiko y la casa de diseño italiana. Pero hay un par de cosas debo explicar antes de ver sus características y precio.

 

Como ya sabéis hace un par de semanas volví de Baselworld 2017, donde Seiko anunció que el nombre Grand Seiko se escinde de la casa madre para hacerse una empresa independiente (pero bajo el mando de Seiko, claro). Tiene sentido, porque Seiko produce miles relojes -todos muy buenos- que comienzan en 200 euros y el Grand Seiko, uno de los mejores relojes del mercado, necesita prestigiarse. Para celebrarlo la manufactura presentó dos modelos en oro y acero. También este Seiko Astron GPS Solar Giugiaro Design.

Yo estuve con Seiko y -inexplicablemente- ni me dijeron lo primero ni vi los productos presentados, incluido éste. Podría resultar extraño que, habiendo estado en Baselworld no traiga fotos en vivo, pero ese es el -desafortunado- motivo. Y es que sencillamente Seiko no los tenía allí ◉_◉ Cuando digo que lo único que le falta a Seiko para tragarse una parte muy grande del pastel relojero mundial es simplemente mejorar la comunicación, no estoy exagerando en absoluto. Pero en fin…