Archivo de la etiqueta: relojes de vestir



Los nuevos Bulgari Octo Roma, con fotos en vivo y precios

 

Los Bulgari Octo Roma se han presentado este año como una variación más fácilmente llevable del Octo, el gran reloj masculino de la casa. Vamos a a ver las variaciones y lo bien que quedan en la muñeca.

 

La línea Octo apareció en 2012 y, como contaba cuando se presentó el repetición de minutos (aquí), su forma se inspira en el encofrado de la Basílica de Majencio, en el Foro Romano. La mezcla de líneas rectas y curvas otorgan al Octo una presencia única, absolutamente reconocible y muy elegante. De esta manera Bulgari consiguió uno de los objetivos más preciados: conseguir destacar sin perder la elegancia de un reloj de vestir.

Por otro lado, Roma tiene un significado especial para la casa: no sólo es la ciudad de fundación (en 1884) es, si nos ceñimos a los relojes, el origen de una de las colecciones más exitosas de la casa: la  Bvlgari Bvlgari. Pero es una colección muy de su tiempo y no a todo el mundo -si hablamos de clientes masculinos- le acaba de gustar.

Es verdad que también están los Diagono (como estos que vimos aquí),  pero su aspecto más deportivo los aparta de los ambientes serios. Por otro lado Bulgari es Bulgari y si llevas algo de la casa se tiene que notar, aunque sea en los parámetros del vestir formal. Por eso el Octo es un producto tan brillante: combina excelencia mecánica con elegancia y con una afirmación de estilo.

Ahora bien: aunque los Octo tienen un diámetro de 41 mm, su apariencia se hace demasiado sólida en algunas muñecas. Por eso aparecen estos Bulgari Octo Roma, que han suavizado su perfil para hacerlo más ponible. Creo que lo mejor es ver juntas las dos versiones para apreciar las diferencias.

Bulgari Octo

Bulgari Octo Roma

¿A que así se aprecia mejor? Básicamente lo que estamos viendo es una estructura mucho más ligera que la del Octo ya conocido. Aunque sigue habiendo numerosas líneas rectas (58 facetas, de hecho), el reloj parece ahora más redondo. El trabajo de adelgazamiento se ha centrado en las cuatro esquinas: han desaparecido esas, digamos, hombreras que le daban un aire más rocoso. Las asas también se han estilizado y han reducido su ancho. Sin embargo la caja sigue manteniendo los 41 mm de diámetro anteriores.

Aunque la casa no especifica la altura, el Bulgari Octo Roma es un reloj desde luego delgado que no tiene ningún problema en darle palique a los puños de las camisas. Hay un atractivo juego de superficies pulidas y satinadas -particularmente el bisel-, rematado por una elaborada corona con una inserción en cerámica negra. Aunque en la página web de la casa se dice que la estanqueidad es de 100 metros, en realidad es de sólo 50. No es el primer reloj en el que piensas cuando buscas un compañero de piscina, así que no es una falta grave.

El Bulgari Octo Roma se ofrece en acero, oro rosa o bicolor. Los colores de esfera disponibles son el negro, blanco y un precioso marrón que según le dé la luz desprende matices incluso burdeos. Éste es el único color -cuando menos por ahora- que está disponible para combinarlo con la caja de acero o con la de oro (que es la que mejor le queda, sin duda).

Es interesante la versión bicolor porque le da un toque de lujo a la versión de esfera blanca pero sin tener que pagar todo el precio de la caja de oro. Sólo el anillo bajo el bisel es de oro, lo justo para elevarlo de nivel sin las implicaciones de un reloj totalmente de oro. Las manecillas y los índices aplicados también lo son, al igual que la corona. Debo reconocer que al principio no reparé demasiado en él, seguramente porque tengo cierto desapego al bicolor. Pero una vez que te lo pones y te lo ves puesto el reloj te dice mucho más de lo que pensaba al principio.

En todas las versiones los índices tienen una estructura también facetada muy elegante. La parte superior está satinada, reforzando la sensación de lujo que todo el conjunto transmite. Las proporciones con respecto al Octo estándar han variado muy ligeramente. La configuración de la esfera es en realidad sobria, lo que es una buena idea: todo lo llamativo va en la caja, así que la misión de la esfera es ser el contrapunto elegante. Y por cierto con excelente lectura.

El Bulgari Octo Roma integra un calibre de manufactura. Es el BVL 191 Solotempo, un movimiento automático que se mueve a 4 hercios y aguanta 42 horas sin necesitar recarga. Está decorado con Côtes de Genève en el rotor y los puentes, bordes achaflanados y acaracolado en la platina.

A decir verdad el diámetro del movimiento, 25,60 mm, es demasiado pequeño para la caja en la que se aloja y por tanto se ve mucho metal. Pero en este caso no le queda mal, porque está a tono con la presencia sólida del reloj.

Con las nuevas medidas el reloj se lleva muy bien en la muñeca. Ya lo hacía antes, y ahora aún más. En verdad es uno de los relojes de hombre más atractivos del mercado, aunque sin duda habrá quien prefiera otras formas más conservadoras. Los precios varían según el modelo, pero no demasiado. Si escogemos la versión de acero con correa de aligátor, el precio es de 5.800 euros. Si preferimos la versión con brazalete de acero (que a mí me gusta mucho), el precio es de 6.380 euros. Es sorprendente una variación tan escasa de precio de la piel al brazalete. Normalmente el salto es mucho más notable.

La versión bicolor tiene un precio de 6.950 euros y, si nos decidimos por la versión de oro, el precio pasa a 18.300 euros. Basta mirar por ahí para darse cuenta de que el Bulgari Octo Roma no sólo es un reloj fantástico; es que también tiene unos precios muy competitivos. Más información en Bulgari.es.

 

 



En la muñeca: Vacheron Constantin Patrimony Moon Phase And Retrograde Date

 

A veces se trata sólo de pureza. De armonía. De retar el estilo tradicional con gestos atrevidos pero igualmente elegantes. Eso es el Vacheron Constantin Patrimony Moon Phase And Retrograde Date, y lo vamos a ver en su versión de oro rosa.

 

Patrimony Retrograde Day Date

Fue en 2007 cuando Vacheron Constantin lanzó el Patrimony Retrograde Day Date que vemos aquí arriba y antecesor del que hoy nos ocupa. Los Patrimony basan su arquitectura en los relojes de mediados del siglo pasado y todos tienen las mismas características: comparten la misma forma de la caja, las manecillas, los índices y los marcadores de minutos. Son los que mejor cumplen con el papel de “reloj de vestir”, si bien éste es un término cuyas fronteras son, desde hace ya algunos años, un tanto esponjosas. Buena prueba de ello es el Retrograde de aquí arriba y también el Patrimony Moon Phase And Retrograde Date.

En la caja hay muy poco de revolucionario: de oro rosa pulido a espejo, sus formas sin aristas, sus asas estrechas y la corona poco prominente nos indican que estamos ante un reloj para moverse en ambientes más bien serios. Su altura es de 9,7 mm, lo que le permite llevarse bien con los puños de camisa (salvo los de anchos más exigentes). Sin embargo el diámetro se rebela claramente contra los márgenes tradicionales: 42,5 mm supera en medio centímetro el máximo permitido por los códigos no escritos sobre los relojes de vestir, y dota a la pieza de mucha más presencia.

Y el centro de las miradas, la esfera. La base es muy tradicional: sobre una base opalina con un graneado muy delicado se asientan los índices -de formas clásicas- y unos indicadores de minutos perlados, que son rasgos distintivos de la colección Patrimony.

Sin embargo se le ha dado a la fecha retrógrada una preponderancia máxima que seguro hará chascar la lengua a los puristas. Es tan destacada su presencia que incluso se ha recortado la longitud de la manecilla de las horas para que se vea mejor. Podría parecer que, en comparación, la ventana de fase lunar es pequeña. Pero yo creo que si fuera más grande el reloj sería demasiado chillón.

Y es que en esta iteración la complicación más lírica ha venido a sustituir a los días de la semana del Day Date para darle un equilibrio mucho más conseguido. Al fin y al cabo en el Day Date, como la longitud del nombre de los días varía notablemente, tenían cada uno su propia grafía para conseguir un borde exterior uniforme. El resultado era un tanto extraño, con la dificultad añadida de ese incompleto Thu para el jueves, que era casi insalvable. Todo eso desaparace en este Patrimony Moon Phase And Retrograde Date que, ahora sí, tiene unas proporciones perfectamente equilibradas. Eso no quiere decir que el Day Date desaparezca de la colección Patrimony; pero ahora tiene un competidor más clásico, por así decir.

La representación de la luna es la tradicional, con un disco de oro rosa sobre un fondo azul estrellado. Tradicional, pero no por ello menos bonita. A su alrededor se han marcado hitos de la edad de la luna, que como ya sabemos dura exactamente 29 días, 12 horas y 45 minutos. Las indicaciones hacen que sea muy fácil ajustarla. Si es que es necesario, porque en principio sólo hace falta hacerlo una vez cada 122 años. Por cierto que todos los ajustes se hacen desde la corona, sin pulsadores adicionales en la caja.

Digamos por cierto que este avance se ha trasladado al ya existente Day Date: al modificar su calibre 2460 R31R7 para hacerlo más delgado (4 mm nada menos), se ha integrado el mecanismo de ajuste mediante la corona. Más aún, la caja se ha modificado para tener las mismas hechuras que este Moonphase y la misma delgadez de 9,7 mm. Una actualización importante, la verdad.

Esto lo consigue el calibre automático de manufactura 2460 R31L, con 275 piezas y que se mueve a 4 hercios durante las escasas 40 horas que dura la reserva de marcha. Sólo tiene dos pegas el movimiento: como sólo tiene 27,2 mm de diámetro se ve mucho metal y poco calibre. Además el rotor es tan grande que apenas se ve nada de un motor con todos los acabados que exige el sello del Punzón de Ginebra. A cambio, la masa oscilante de oro es una auténtica belleza.

El resultado es un reloj de vestir distinto, con mucha personalidad en la muñeca. A mí me parece que los relojes -incluidos los de vestir- deben estar entre los 40 y los 42 mm de diámetro porque nuestras muñecas no son las mismas que había en los años 50. Ni siquiera las que había en los años 90. Así que los relojes deben con su época, y éste lo hace. El Vacheron Constantin Patrimony Moon Phase And Retrograde Date se ha lanzado tanto en oro rosa como como en oro blanco (con índices, manecillas y disco lunar a juego). Ambos tienen un precio de 43.600 euros, y se pueden encontrar en los distribuidores de la marca. Más información en VacheronConstantin.es.

 



Chopard L.U.C XPS Twist QF Fairmined. Fotos en vivo y precio

 

Chopard sigue con paso firme su política de vender relojes que saben combinar máxima calidad con lujo y conciencia social. Y además este Chopard L.U.C XPS Twist QF Fairmined añade una estética única.

 

Lo voy a repetir una vez más: Chopard es una de las marcas de alta relojería cuyo reconocimiento no se corresponde con los méritos que tiene, que son muchos. Este Chopard L.U.C XPS Twist QF Fairmined es un buen ejemplo de cómo hacer un reloj de vestir comme il faut pero que sin embargo se distingue claramente de los demás. No es de extrañar que el reloj tenga el nombre añadido de “Twist”, porque es verdad que le da una vuelta al concepto de reloj formal.

En 2015 salió la primera versión del L.U.C XPS QF Fairmined (esta) que era mucho más formal que la que vemos hoy. Aunque aquel era sin duda un relojazo, Chopard ha cambiado algunas cosas para acentuar su capacidad de seducción mediante una presencia más sólida.

La caja ha aumentado medio milímetro su diámetro, pasando totalizar 40 milímetros. Su altura sigue siendo perfecta para no entrar en discusiones con los puños de camisa: 7,20 mm. El bisel está pulido a espejo al igual que el reverso, mientras que las caras verticales y el espacio entre las asas está satinado. Pero lo que destaca es la corona, que se ha agrandado -la anterior era demasiado pequeña- y se ha desplazado a las 4, acompañando el movimiento en rotación de la decoración del dial.

La delgadez de la caja se debe al calibre L.U.C 96.09-L, que aún siendo automático tiene una altura de sólo 3,30 mm. Y es que el movimiento integra un microrrotor de oro (variante en la que Chopard es experta) que reduce la altura total. Se mueve a 4 hercios y aporta 65 horas de reserva de marcha gracias a sus dos barriletes. Ostenta la exigente certificación de la Fundación Qualité Fleurier, lo que implica que también tiene la certificación COSC. Para ver lo que significa el sello Qualité Fleurier -la QF en el nombre Chopard L.U.C XPS QF Fairmined- sólo hay que leer la entrada sobre mi visita a la Manufactura Chopard.

Por supuesto la reina de esta fiesta es la esfera, con ese dibujo en rotación que está inspirado en el aspecto que tiene una pepita de oro al ser extraída. Sobre su color pizarra resaltan los nuevos índices con forma de diamante, muy habituales en los relojes de Chopard (por ejemplo). Se han recuperado también las tradicionales manecillas de Chopard que todos asociamos con el Art Deco y el edificio Chrysler, pero que la casa llama Dauphine-fusee; es decir, “delfín-cohete”.

Otro giro en el diseño y sin duda el gran objeto de debate es el pequeño segundero. Se ha desplazado hasta las 7 y además se ha remarcado con un un guilloché circular que rompe la continuidad de la esfera y crea asimetría con la corona a las 4. Choca ver en un reloj de vestir (lo opuesto a las locuras de diseño) una licencia estilística como esta, pero eso es precisamente lo que busca la casa: que el Chopard L.U.C XPS Twist QF Fairmined sea distinto a la vez que distinguido.

El segundo elemento añadido es el texto debajo del tradicional L.U. Chopard. Para mí sobra, pero como he dicho muchas veces la industria relojera suiza tiene esta pasión por escribir en la esfera cosas que el dueño del reloj ya sabe, por si se le olvida qué reloj ha comprado. Lo que menos me gusta es el símbolo de Qualité Fleurier: no pega con lo que significa la institución y, sobre todo, no consigo evitar que me recuerde al antiguo logotipo de Caja de Madrid (a éste me refiero). Pero, como en todo, es cuestión de gustos.

Por último, el reloj se ajusta al brazo de su afortunado poseedor con una correa negra de aligátor cosida a mano. El Chopard L.U.C XPS Twist QF Fairmined es una edición limitada a 250 unidades que hay que buscar en las boutiques de la marca (la de España está en Madrid, en la calle Serrano). Tiene un precio de 18.210 euros. Más información en Chopard.es.

 



En la muñeca: Seiko Presage, o como tenerlo todo (incluido buen precio)

Seiko nos tiene muy mal acostumbrados: siempre ofrece una de las mejores relaciones calidad-precio del mercado, y lo hace en todas sus gamas, de la más baja a la más alta. Una de sus colecciones, Presage, sólo estaba disponible en Japón, pero ahora ya es global. Vamos a ver lo mucho y bueno que nos ofrece.

 

Hay que decir en primer lugar que la gama de Presage tiene a su vez dos subgamas: la Prestige y la Básica. De la gama Prestige ya vimos en este artículo los dos cronógrafos en edición limitada, sin duda una de las mejores ofertas del 2016 y del 2017 (si es que todavía están disponibles). La subgama Básica a su vez incluye tres modelos distintos, uno de los cuales ni siquiera aparece en la web de la marca. Es que en esto del marketing comercial Seiko va muy por detrás de sus competidores del resto del mundo. Es verdad que poco a poco va cambiando, pero lo cierto es que le cueeeesta.

Los que vamos a ver son, por clasificarlos de alguna forma, la gama alta de la gama básica. Aunque cuando ves la calidad de todos los relojes te das cuenta que es una diferenciación artificial. Estos Presage podrían entrar dentro de la -más o menos imprecisa- definición de “reloj de todos los días”, porque presentan rasgos que los hacen sentir bien en casi cualquier ambiente.

A primera vista el reloj recuerda mucho al Grand Seiko, lo que es sin duda un piropo que cualquier reloj del mercado le gustaría recibir (si quieres ver un ejemplo de Grand Seiko, tienes uno aquí). Sin embargo su caja tiene 42 mm de diámetro -dos más que las versiones tradicionales del Grand Seiko- lo que le da un aire menos serio, más deportivo.

El Presage, que está fabricado en acero y con una versión en dos colores, alterna las superficies satinadas y pulidas con la excelente ejecución a la que Seiko nos tiene acostumbrados. Esto le da una personalidad refinada que le permite pisar una trabajo diario en oficina con aplomo. El satinado se extiende al brazalete de tres eslabones hecho a medida, de manera que la unión del mismo con las asas y la carrura está muy bien lograda, añadiendo otro punto de elegancia y buenos acabados.

La caja es estanca hasta los 100 metros, un estándar en Seiko que permite llevar el reloj puesto cuando estás en la piscina o el mar. No es que el Presage sea un reloj de buceo, claro; para eso Seiko tiene excelentes representantes, tanto de gama más asequible (estos) como de gama más alta, como este MarineMaster. Pero con 100 metros sí puedes hacer un buceo recreativo o, simplemente, zambullirte en la piscina sin mayor problema. Y encima, a pesar de dicha hermeticidad y de los precios ajustados del reloj, Seiko añade un cristal posterior para poder ver el calibre 4R57A, un movimiento -por supuesto de manufactura- más que conocido y fiable. Es más bien aburrido de ver, pero es un detalle que Seiko nos permita a nosotros ser los jueces de esa afirmación. El calibre se mueve a 3 hercios (21.600 alternancias a la hora) y tiene una reserva de marcha de 41 horas).

Si nos fijamos en la esfera nos encontramos con unas manecillas y segundero central inspiradas, una vez más, en el Grand Seiko. No tienen por supuesto es casi maniático nivel exigencia en el acabado de éste, pero no cabe duda de que están muy bien realizadas. Destacan especialmente las de acero azulado de la versión en plata, francamente atractivas. Lo mismo ocurre con las del modelo bicolor.

Para completar la apuesta por la elegancia el reloj presenta índices aplicados y facetados -dobles en los puntos cardinales- y una subesfera a las 6 con la fecha. La subesfera es una manera más elegante de presentar la fecha que una ventana, y siempre queda mejor integrada.

Pero también ofrece un gran indicador de reserva de marcha que abarca desde las 11 hasta las 4:30 y además va aumentando su tamaño para indicar de manera visual el aumento de carga. Es una forma harto inusual de presentar la complicación, y sin duda es lo que distingue la personalidad de este reloj. La reserva está señalada por una manecilla muy distinta a las de horas y minutos para no confundirla. Además el sector de la complicación está decorado con un guilloché.

A pesar de su diámetro el reloj se lleva muy bien en la muñeca porque la forma de la caja está muy bien pensada para que el reloj encuentre sus sitio incluso en muñecas pequeñas. Todo el que tenga un Seiko sabe lo bien que caen sobre la muñeca, y este Presage no es una excepción.

Digamos por último que hay también una versión de esfera azul, pero no la pude fotografiar porque no estaba disponible. Como decía al principio los Seiko Presage lo incluyen todo, y ese todo significa también el precio. Las versiones de esfera plateada y negra tienen un precio de 650 euros, mientras que las versiones bicolor y azul cuestan 690 euros. Además las cuatro versiones han llegado a España en un estuche especial que incluye una tacita tradicional japonesa para beber el sake, con la forma exterior de un demonio e interior una cara feliz. Ambos simbolizan el deseo de que la bebida traiga la felicidad y aleje de nosotros los tormentos que nos trae la vida. Y si te bebes la copita con el Presage puesto en la muñeca, mejor que mejor. Más información en Seiko.es.

 

 

 



En la muñeca: Grand Seiko Boutique Edition con fotos en vivo y precios

grand-seiko-boutique-edition-13horasyminutos

Seiko es una de las grandes, grandes manufacturas mundiales. En la colección de todo buen aficionado a los relojes no debería faltar un Grand Seiko, que es si duda una de las mejores opciones porque ofrece máxima calidad a muy buen precio. Y como ejemplo este Grand Seiko Boutique Edition, que tiene todo lo bueno de la colección pero con un extra de exclusividad.

 

grand-seiko-boutique-edition-1-horasyminutos

El Grand Seiko Boutique Edition es el último representante de la gama Grand Seiko. Y cuando digo último representante no quiero decir que no vaya a haber más, sino que ha sido lanzado en diciembre de 2016. De hecho para ser un modelo que tiene ya 56 años, el Grand Seiko sigue gozando de una excelente salud. Y es que el reloj nació en 1960 como fruto del deseo de hacer el mejor reloj posible en cuanto a precisión, durabilidad y estética. Aunque por debajo también yacía también otro deseo: superar significativamente a los relojes suizos en todos esos aspectos.

grand-seiko-boutique-edition-7-horasyminutos

Hay una discusión eterna sobre cuál fue el primer movimiento de alta frecuencia (36.000 alternancias a la hora, o 5 hercios) del mercado, si el Heuer Calibre 11 (llamado Chronomatic en Breitling), el Zenith El Primero o el Grand Seiko y su calibre 9S. Todo depende de si hablamos de  quién hizo los primeros prototipos funcionales, quién lo mostró primero o quién lo puso en las tiendas. La verdad es que no importa mucho; lo que de verdad es importante es lo beneficiada que salió la industria con esta competencia, y por ende nosotros aficionados y consumidores de relojería.

grand-seiko-boutique-edition-16-horasyminutos

Lo que sí es cierto es que los calibres utilizados por Seiko -por supuesto también en este Grand Seiko Boutique Edition- están regulados en 6 posiciones (no 5 como pide el COSC) y tienen una tolerancia de -3/+5 segundos (un segundo menos de lo que pide el laboratorio suizo).  Esos son los resultados en prueba estática, pero llevándolo puesto la variación es de -1/+8 ….o eso dice Seiko, porque los usuarios siempre hablan de unas desviaciones de 2 segundos diarios. Ya sabemos que el carácter japonés es extraordinariamente conservador hasta cuando se tienen que echar flores, y de ahí que no se lancen a anunciar sus logros como otros harían. Más aún, los calibres están probados durante 17 días, 2 más que en Suiza. Seiko, de manera elegante, no se mete en discusiones y deja a sus fieles irredentos que proclamen las verdades del reloj, pero es verdad que dejó hace muchísimo tiempo de poner la palabra Chronometer en sus relojes porque consideraba que estaban muy por encima de las exigencias suizas.

grand-seiko-boutique-edition-5-horasyminutos

Como ya he dicho el calibre 9S85 se mueve a 5 hercios, pero además los movimientos de los Grand Seiko se benefician de más avances tecnológicos, por supuesto todos desarrollados por la propia Seiko: el espiral está realizado en SPRON 610, una aleación propia más resistente a los golpes y al magnetismo:soporta hasta 4.800 Gauss. No llega a los 15.000 de los Omega Master Chronometer, pero suficiente para la vida diaria.

grand-seiko-boutique-edition-6-horasyminutos

También muelle real especialmente desarrollado para aguantar los requerimientos de los 5 hercios, aportando 55 horas de reserva de marcha. Doble palanca (“palanca mágica” la llama Seiko) para mejorar el trabajo de la masa oscilante y así cargar el barrilete de manera más eficiente, y un escape de áncora cuyo volante fue rediseñado hace años para mejorar su funcionamiento y durabilidad. El león rampante ha sido siempre el símbolo del Grand Seiko, y en este Grand Seiko Boutique Edition se ha remarcado aún más al pintarlo sobre el zafiro posterior. No sé yo si es la mejor opción, porque no deja ver la preciosa decoración en Côtes de Genéve.

grand-seiko-boutique-edition-4-horasyminutos

La caja del reloj tiene un diámetro de 40,2 mm y una altura de 13 mm, pero sus formas clásicas y el azul de la esfera le hacen parecer casi de 38 mm. La forma de la carrura y las asas integradas forma parte del ADN del reloj, con sus diversas superficies inclinadas que alternan el tratamiento satinado y pulido. El bisel está pulido con la técnica zaratsu, que consiste en pulir la superficie atacando un disco de acero estañado en un ángulo determinado. Todo el proceso es manual y extraordinariamente exigente, y el resultado está a la altura: el pulido es intachable hasta el punto de que no hay distorsión en el reflejo.

Por cierto, algo que a lo que no se le suele dar importancia en los relojes de vestir, pero que en Seiko es casi estándar: el reloj es hermético hasta 100 metros.

grand-seiko-boutique-edition-2-horasyminutos grand-seiko-boutique-edition-8-horasyminutos

Otra de las características de la colección, también presente en este Grand Seiko Boutique Edition, es la esfera completamente plana. La idea es que al no ser curva destacan más las manecillas y los índices para mejorar la visibilidad. Pero es que aunque no fuera plana  el reloj se leería muy bien, porque los elementos de la esfera son de los mejores del mercado.

grand-seiko-boutique-edition-15-horasyminutos

Desde luego las del Grand Seiko son las manecillas dauphine mejor realizadas del mundo. Están facetadas en varios niveles y pulidas hasta el punto que sus bordes parecen cuchillas, de manera que capten cualquier atisbo de luz y lo reflejen. Los índices también facetados (doble a las 12, como es preceptivo en la colección) son también de los mejores del mundo sin duda alguna. Un placer para la vista.

grand-seiko-boutique-edition-3-horasyminutos

Incluso los apliques de la esfera (la marca a las doce y las iniciales GS debajo del tornillo central) están satinados con delicadeza. Probablemente estaría mejor sin tanto texto encima de las 6, pero por lo que se ve es una enfermedad relojera de alcance mundial.

grand-seiko-boutique-edition-14-horasyminutos

Los que sí es singular es el color de la esfera que, según le dé la luz, puede pasar de un azul marino a un añil intenso incluso con toques de morado. Con luz brillante puede ser hasta azul eléctrico. Sin duda puede no ser para todos los gustos (para el mío sí), pero también debo decir que las fotos no le hacen toda la justicia que debieran. Lo convierte en un reloj de vestir con un aire mucho más dinámico que sus hermanos en blanco o negro, por lo que no quedaría mal marcando el tiempo junto a unos vaqueros.

grand-seiko-boutique-edition-11-horasyminutos

El brazalete integrado, también de acero, es perfecto en su ejecución. Mezcla franjas satinadas y pulidas y su construcción hace que se adapte perfectamente a la muñeca porque los eslabones tienen un tamaño ideal. Se asegura al brazo con un cierre desplegable con dos pulsadores y cuando está cerrado muestra las iniciales de la colección.

grand-seiko-boutique-edition-10-horasyminutos

 

grand-seiko-boutique-edition-9-horasyminutos

Este Grand Seiko Boutique Edition es un ejemplo de todo lo bueno y lo no tan bueno de Seiko: el reloj es, como todos los Grand Seiko, uno de los mejores del mundo. Sin embargo, siguiendo con la tradición de la casa de marketing deficiente, no se sabe nada del reloj. La única referencia la he encontrado en la web de Seiko de Estados Unidos o la de Corea, pero no en la oficial de Seiko o la específicamente dedicada al Grand Seiko. Su precio es de 6.500 euros, y por ahora hay sólo una unidad en la boutique de Seiko en Madrid y su disponibilidad va a ser difícil (por ejemplo para todo Estados Unidos sólo hay 35 unidades). Si alguien había pensado comprarse un Grand Seiko, éste es el momento. Más información en Seiko.es

grand-seiko-boutique-edition-12-horasyminutos

 

 



En la muñeca: Hublot Classic Fusion Blue King Gold

 

hublot-classic-fusion-blue-king-gold-6-horasyminutos

Cuando Hublot introdujo el Big Bang en 2004 cambió la historia de la marca de manera radical. Desde entonces ha producido una completamente inabarcable gama de variaciones, pero también ha mantenido una colección, la Classic Fusion, que le une con su pasado. El resultado es una elegante gama de relojes de vestir de la que vamos a ver uno de sus más llamativos representantes: el Hublot Classic Fusion Blue King Gold, con fotos en vivo y precio.

 

hublot-classic-fusion-blue-king-gold-4-horasyminutos

Antes de hablar de este Hublot Classic Fusion Blue King Gold creo que es bueno saber un poco de su historia. Hublot se fundó en 1980 y su nombre significa en francés “portilla”, es decir, la ventana típica de los barcos. Con estos dos datos y leyendo la historia del Nautilus de Patek Philippe (que resumí en este artículo) se puede imaginar cuál es el origen -nunca negado, rara vez confirmado y menos aún divulgado- de la caja de los Hublot. Pero Hublot supo dotarla de una personalidad propia, especialmente cuando fue más lejos que nadie en su propuesta de reloj deportivo de lujo: Carlo Crocco, fundador de la casa, presentó su primer reloj con una caja de oro pero con correa de caucho natural. Fue tan definitorio de su estilo que a día de hoy la correa de caucho está disponible para todos los modelos de Hublot.

hublot-classic-fusion-blue-king-gold-11-horasyminutos

La aparición del  Big Bang en 2005 redefinió la marca hasta el punto de que parece que Hublot sólo hace ese reloj,  pero el lanzamiento de la colección Classic Fusion en 2010 fue excelentemente bien recibida por el mercado porque introduce un hermano menos musculado y más elegante que el Big Bang. No hay nada comercialmente viable que se escape al ojo de Jean-Claude Biver, uno de los grandes nombres de la relojería actual, y por ello la colección Classic Fusion se expande a buena velocidad, con varios modelos nuevos todos los años.

hublot-classic-fusion-blue-king-gold-3-horasyminutos

hublot-classic-fusion-blue-king-gold-5-horasyminutos

Este Hublot Classic Fusion Blue King Gold es, sencillamente, precioso, arrebatador. La caja de 45 mm está realizada en lo que la manufactura llama King Gold, que es en realidad un oro rojo en el que se ha aumentado la cantidad de cobre para hacerlo más intenso, y de paso añaden platino para estabilizar el oro para evitar la oxidación natural del cobre, que podría modificar el color del conjunto. Mezcla un satinado perfecto de las superficies frontales con el igualmente perfecto pulido de los cantos y los laterales. Como los tornillos del bisel están perfectamente alineados el resultado es enormemente seductor, a lo que contribuye, y no poco, las inserciones azules bajo el bisel, que dan continuidad estética al conjunto a la vez que contraste.

hublot-classic-fusion-blue-king-gold-2-horasyminutos

La elegancia sigue en la esfera, con un azul marino que, al estar pintado en rayos de sol, presenta infinitos matices al mover la muñeca. El reloj refuerza su espíritu clásico con los índices facetados tipo baguette y las manecillas con forma de espada, también facetadas para mejorar la lectura. Es verdad que la aguja de las horas se habría beneficiado de una longitud mayor, pero como el reloj no está pensado para la lectura en la oscuridad porque no tiene pigmentos luminiscentes, no supone ningún problema. Afortunadamente la ventana de fecha tiene el mismo color que la esfera, por lo que no sólo se lee bien sino que no resulta disruptiva.

hublot-classic-fusion-blue-king-gold-7-horasyminutos

Por dentro del Hublot Classic Fusion Blue King Gold se mueve el calibre automático HUB1112, que no es otro que el Sellita SW300-1. Eso significa una frecuencia de 4 hercios y una discreta reserva de marcha de 42 horas (recordemos que este movimiento es una copia del ETA 2892). Sin embargo Hublot lo ha modificado para que la fecha quede bien ubicada en relojes de este tamaño, lo que le viene de perlas al reloj. Además lo ha decorado hasta conseguir que un movimiento de estética simplona resulte atractivo, especialmente gracias al rotor personalizado. El conjunto es visible gracias al zafiro posterior. Como el calibre es tan pequeño comparado con el diámetro de la caja (sólo tiene 25,60 mm de diámetro), en el reverso se ve mucho oro, lo que incide directamente en el mayor precio de la pieza.

hublot-classic-fusion-blue-king-gold-1-horasyminutos

Si no hubiera dicho que el reloj mide 45 mm de diámetro hubiera sido difícil apostar por su tamaño sólo viendo las fotos, ¿verdad? La delgadez del reloj y su buen diseño hacen que el reloj se ajuste muy bien a la muñeca, que inmediatamente se siente cómoda llevándolo encima sin que se pelee con los puños de las camisas. Se ata gracias a una correa de aligátor con una contundente hebilla plegable del mismo material de la caja.

hublot-classic-fusion-blue-king-gold-8-horasyminutos

hublot-classic-fusion-blue-king-gold-9-horasyminutos

Aunque es un reloj aparecido en 2015, el Hublot Classic Fusion Blue King Gold va a tener una larga vigencia, porque es precioso y atemporal. Hublot lo presenta en cuatro tamaños -33, 38, 42 y éste de 45 mm- y dos metales (King Gold y titanio). La versión que acabamos de ver y que estaría encantado de poseer tiene un precio de 24.000 Euros, y está disponible en las tiendas. Más información en Hublot.es.

hublot-classic-fusion-blue-king-gold-10-horasyminutos

 



Nuevo Frederique Constant Slimline Moonphase Manufacture

frederique-constant-slimline-moonphase-manufacture-3-horasyminutos

Frederique Constant lanza una nueva versión de su Slimline Moonphase Manufacture, uno de sus relojes más exitosos. Y con razón, porque da mucho a un precio muy atractivo. Vamos a ver lo que nos ofrece el reloj, sus datos técnicos y su precio.

 

frederique-constant-slimline-moonphase-manufacture-2-horasyminutos

Este nuevo Slimline Moonphase Manufacture es uno de los relojes surgidos tras los acontecimientos empresariales acaecidos en el grupo Frederique Constant, que incluye Alpina y Ateliers DeMonaco: el pasado mayo supimos que Citizen adquiría el grupo. La noticia hizo correr mucha tinta porque son dos marcas muy alejadas una de otra y muchos se preguntaban que pasaría con la manufactura: si Citizen la iba a devaluar, si la convertirían en una fábrica de relojes de cuarzo… En mi opinión no hay nada de eso. Citizen ya es dueña de Bulova y la fábrica de movimientos La Joux-Perret SA que a su vez es dueña de las casas de alta relojería Angelus y Arnold & Sons, y ahí siguen. La idea de la adquisición es aumentar la presencia de Citizen en el mercado occidental y en segmentos en los que no está. Una maniobra habitual en el mundo empresarial y que seguramente seguiremos viendo en el campo de la relojería, porque cada vez es más importante tener fuerza suficiente como para encarar un mercado globalizado. A cambio Frederique Constant obtiene un respaldo financiero que le va a asegurar sus operaciones en unos tiempos tan difíciles como los actuales. Es verdad que la mano de los nuevos propietarios en cualquier mercado (no sólo el de la relojería) tarda tiempo en notarse, pero yo no creo que vayamos a ver nada particularmente llamativo en FC. Salvo, eso sí,  que MMT, que hacía los módulos para su Horological SmartWatch -que se puede leer aquí– ya no forma parte de la compañía.

frederique-constant-slimline-moonphase-manufacture-5-horasyminutos

 

El Slimline Moonphase Manufacture mantiene las constantes de sus otros 13 hermanos de colección. La caja de acero tiene 42 mm de diámetro por 11,3 mm de altura. Por tanto, aunque el nombre lleva incorporado el adjetivo “delgado”, no se puede decir que lo sea. Pero no es una altura descabellada en absoluto y cumple perfectamente su labor como reloj de vestir. Toda la caja está pulida a espejo, efecto que contrasta muy bien con las estrías de la corona. La relativa delgadez del bisel hace que la esfera dé sensacion de mayor tamaño del que tiene, lo que le sienta muy bien al color champán que ostenta y que por su parte aporta un aire muy retro. Por supuesto la mirada se centra en la subesfera con la fecha y una ventana de fase lunar sencilla pero bien resuelta, decorada con un guilloché circular para contrastar con la decoración rayos de sol de la esfera. Como ya he dicho en otras ocasiones, me gusta también la grafía de los números de la fecha porque es distinta a la Helvética tradicional y le dan un ligero toque informal.

frederique-constant-slimline-moonphase-manufacture-4-horasyminutos

Todas las funciones del Slimline Moonphase Manufacture, incluida la fase lunar, se ajustan con la corona, sin pulsadores adicionales. Una comodidad añadida del calibre automático de manufactura FC-705 visible a través del cristal de zafiro posterior y que se mueve a 4 hercios y tiene 42 horas de reserva de marcha. Es importante recordar que Frederique Constant tiene ya 20 calibres propios. Dado sus precios asequibles a menudo se ha pensado que esta era una casa “menor” dentro de la relojería, pero en mi opinión simplemente ofrece mucho a muy buen precio; de hecho mucho más que otras casas que con un solo calibre en sus almacenes -o incluso ninguno- se postulan como grandes maison d’horlogerie. Hay que quitarse el sombrero ante lo que está haciendo Frederique Constant y, en tiempos agitados como estos en los que la gente ya no compra nombres sino valor, los relojes que salen de sus talleres adquieren su verdadera dimensión. Como ocurre por ejemplo con su excelente Calendario perpetuo que ya vimos con fotos en vivo en este artículo. Este nuevo Slimline Moonphase Manufacture tiene un precio de 3.300 euros. Por poner otro ejemplo de reloj con fase lunar con calibre de manufactura (aunque con segundero central), el Master Ultra Thin Moon de Jaeger-LeCoultre tiene un precio de 8.800 euros. Más información en FrederiqueConstant.es.

frederique-constant-slimline-moonphase-manufacture-1-horasyminutos

 



En la muñeca: Bell & Ross Vintage BR Aéronavale

Bell-Ross-Vintage-BR-Aeronavale-portada-Horasyminutos

Es innegable que la forma icónica de los relojes de Bell & Ross es la cuadrada, como los indicadores de los aviones. Pero casi igual de reconocibles son sus modelos vintage redondos, ¡y qué bonitos son! Buena prueba de ello son los nuevos Vintage BR Aéronavale 123 y 126 en azul. Vamos a ver los dos modelos y sus precios.

 

Bell-Ross-Vintage-BR-Aeronavale-1-Horasyminutos

Los nuevos Vintage BR Aéronavale honran, como indica su nombre, a las fuerzas aeronavales, y por tanto apela a los colores tradicionales en los uniformes marinos. Por un lado el azul, la base de la mayoría de los blasones e insignias tanto marinas como aerotransportadas, y por otro el oro, utilizado en los uniformes de gala por su significado de gallardía, nobleza y victoria. Tres características que busca todo militar, y no en ese orden necesariamente.

Bell-Ross-Vintage-BR-Aeronavale-2-Horasyminutos

Vintage BR 123 Aéronavale

Bell-Ross-Vintage-BR-Aeronavale-3-Horasyminutos

Vintage BR 126 Aéronavale

Los cuatro modelos Vintage BR Aéronavale comparten las mismas características: caja de acero pulido de 43 mm de diámetro; bisel de acero con un aro de aluminio anodizado azul con una escala muy legible en dorado. El cristal superior es, como siempre en Bell & Ross, de zafiro con tratamiento antirreflectante. La forma es de domo, imitando los cristales de Hesalite para un resultado realmente bonito.

Bell-Ross-Vintage-BR-Aeronavale-9-Horasyminutos

Bell-Ross-Vintage-BR-Aeronavale-4-Horasyminutos

Pero es en las esferas de los Vintage BR Aéronavale  donde Bell & Ross se ha lucido de verdad, porque presentan una base azul con decoración rayos de sol sobre la que se han aplicado los índices y numerales dorados para crear un contraste elegante y muy, muy atractivo. El dorado también aparece en las manecillas, incluso las del pequeño segundero o del cronógrafo. En éste último, además, perfila la ventana circular de fecha, lo que aporta un toque extra de elegancia.

Bell-Ross-Vintage-BR-Aeronavale-5-Horasyminutos

Los índices, numerales y manecillas están satinados. Parece un detalle sin importancia, pero hace que la lectura sea mucho más fácil en cualquier circunstancia. Incluso con luz solar directa. Y además le da un aspecto mucho más distinguido.

Bell-Ross-Vintage-BR-Aeronavale-6-Horasyminutos

Las agujas horarias están tratadas con SuperLuminova. Se ven perfectamente en la oscuridad, pero al ser los únicos elementos luminiscentes leer la hora puede ser complicado en según que momentos. Un reloj con estilo retro no está precisamente pensado para la practicidad y es más que frecuente encontrarlos sin ningún tipo de tratamiento. Así que se agradece la inclusión del lumen.

Bell-Ross-Vintage-BR-Aeronavale-7-Horasyminutos

Ambas versiones del Vintage BR Aéronavale integran calibres automáticos. Son los BR-CAL.305 para la versión tres agujas y BR-CAL.301 para el cronógrafo. Habitualmente Bell & Ross utiliza movimientos ETA o Sellita y creo que en este caso es esta última la casa elegida. En cualquiera de los dos casos la funcionalidad está garantizada, y la inclusión de un cristal de zafiro en el reverso permite apreciar una decoración suficiente, con platinas perladas y un rotor con Côtes de Genéve y el nombre de la casa grabado.

Bell-Ross-Vintage-BR-Aeronavale-8-Horasyminutos

Como corresponde a un reloj vintage, los pulsadores del cronógrafo son de pistón. Además la pulsación requiere de mayor presión porque el mecanismo se activa -y desactiva- mediante levas. Si hubiera sido un calibre con rueda de pilares y embrague vertical el funcionamiento hubiera sido muy suave, pero esa presión extra le sienta bien a un reloj retro. O por lo menos a mí me gusta.

Bell-Ross-Vintage-BR-Aeronavale-10-Horasyminutos

Las correas de piel o de cocodrilo azul son el toque definitivo para hacer de los Vintage BR Aéronavale objetos de deseo, porque además quedan estupendamente bien en la muñeca. Los precios son de 2.700 euros para el tres agujas y 3.880 euros para el cronógrafo en la versión con correa de piel, mientras que si se elige la correa de cocodrilo el precio aumenta en 190 y 200 euros respectivamente. Los relojes ya están disponibles en el mercado, y tienes más información en Bell&Ross.es.

Bell-Ross-Vintage-BR-Aeronavale-11-Horasyminutos

Bell-Ross-Vintage-BR-Aeronavale-12-Horasyminutos



Vacheron Constantin Historiques: nuevos modelos y precios

Vacheron-Constantin-Historiques-portada-Horasyminutos

El lema de Vacheron Constantin“Artesanos de Eternidad desde 1755” no puede ser más cierto. Relojes que surgieron hace décadas siguen plenamente vigentes y muy deseados por los coleccionistas. Por ello la manufactura los acoge en una sección especial de su colección: los Vacheron Constantin Historiques. Vamos a ver tres nuevos modelos y sus precios.

VACHERON CONSTATIN HISTORIQUES ULTRA-FINE 1955

Vacheron-Constantin-Historiques-Ultra-fine-1955-1-Horasyminutos

Los relojeros siempre buscaron hacer los relojes de bolsillo más finos para que no molestaran en el bolsillo. Esa búsqueda se trasladó a los relojes de pulsera, en los que se considera imprescindible ser delgado para ser elegante. En 1955 Vacheron Constantin presentó el Ultra-Fine que albergaba el Calibre manual 1003, con tan solo 1,64 mm de altura y que sigue perfectamente operativo. Para hacernos una idea, es tres centésimas más delgado que las monedas de 1, 2 y 5 céntimos. Integra 117 componentes, con puentes y platinas de oro de 18 quilates con excepcionales acabados a mano y visibles a través del fondo de cristal de zafiro de la caja.

Vacheron-Constantin-Historiques-Ultra-fine-1955-3-Horasyminutos

La caja es de platino por primera vez y ha reducido su tamaño notablemente, pasando de 38,5 milímetros del modelo ya existente en oro rosa a los actuales 36. La verdad es que sorprende la disminución del diámetro, porque limita la universalidad del modelo, pero haciendo felices a los más puristas. Eso sí, lo compensa con la esfera, que es preciosa.

Vacheron-Constantin-Historiques-Ultra-fine-1955-4-Horasyminutos

El dial del Vacheron Constantin  Historiques Ultra-Fine 1955 es  de opalina argéntea que presenta de un estilo minimalista con gran pureza de líneas, acentuadas por las agujas de bastón de oro blanco. Los índices horarios están pintados azul, a juego con el de la correa de aligátor que se ata a la muñeca con una hebilla de platino.

VACHERON CONSTATIN HISTORIQUES AMERICAN 1921

Vacheron-Constantin-Historiques-American-1921-2-Horasyminutos

Uno de mis relojes favoritos de Vacheron Constantin, sin duda. Pero en eso soy muy poco original porque es un reloj que gusta a todo el mundo. Es un perfecto compendio de cómo la marca sabe aunar practicidad (un reloj siempre ha de ser un reloj que dé la hora), diseño y elegancia. El American 1921 tuvo su vida comercial -claro- en los años 20 como reloj de conductor. De ahí su esfera girada una hora: estaba pensada para consultar la hora sin separar la mano del volante. En realidad comenzó su andadura en 1919 con el dial girado a la izquierda (con las 12 en el lugar de las 11), pero en 1921 apareció con la configuración que conocemos ahora.

Vacheron-Constantin-Historiques-American-1921-4-Horasyminutos

La caja de 40 mm de diámetro, que ahora se presenta en platino, es especialmente exquisita en la forma en que cae desde el centro hacia los bordes. Decir que es muy Art Deco es una obviedad porque el diseño es de esa época precisamente, pero a nuestros ojos actuales nos resulta particularmente seductora. Lo mismo ocurre con las asas soldadas, delicadas y a la vez complejas por los cabezales de los muelles que sujetan la correa. Por no hablar de la corona circular, ubicada en una esquina para que desafíe golpes y rozaduras sin afectar su elegancia.

Vacheron-Constantin-Historiques-American-1921-1-Horasyminutos

La esfera es muy clásica pero muy original, con un finísimo graneado en color plata (salvo en la subesfera del pequeño segundero, para mejor contraste) con numerales arábigos pintados en azul y minutería de ferrocarril pintada en negro y señalada por agujas Breguet de acero azulado. Por dentro se mueve el calibre 4400 de carga manual, con 127 componentes y un órgano regulador que late a 4 hercios. Cabe destacar la reserva de marcha, que es de unas respetables 65 horas. Y además es visible gracias al cristal de zafiro trasero. El reloj perfecto.

Vacheron-Constantin-Historiques-American-1921-3-Horasyminutos

VACHERON CONSTANTIN HISTORIQUES CORNES DE VACHE 1955

La referencia 6087 apareció en 1956 y su vida se extendió sólo diez años; y en esos diez años sólo vieron la luz 36 piezas: 26 en oro amarillo, 8 en oro rosa y 2 en platino. El reloj añadía unas asas con una forma peculiar que oficialmente se llamaban “de lágrima” pero que no tardaron en llamarse “de cuerno de vaca”, nombre que a la postre fue el que permaneció.

Vacheron Constantin Historiques Corne de Vache SalonQP

Cornes de Vache 1955 en platino

La reedición en platino del año pasado  fue en platino, y fue un exitazo. Aquí abajo se puede ver el original, y comparándolo te das cuenta de la fidelidad que ha seguido la casa para reproducir los rasgos  primitivos.

Vacheron-Constantin-Referencia 6087

Ahora la colección de Vacheron Constantin Historiques se enriquece con una versión en oro rosa, manteniendo los 38,5 mm de diámetro de la versión renacida en 2015. Lo único que cambia es el metal, porque todo lo demás permanece igual, especialmente las asas.

Vacheron-Constantin-Historiques-Cornes-de-vache-1955-2-Horasyminutos

El azul del pulsómetro y de las agujas del cronógrafo se mantienen, pero obviamente los índices aplicados y las manecillas pasan a ser de oro rosa. Mientras que el exterior de la esfera está muy ocupado, el interior es limpio y fácilmente legible. Es una delicia, la verdad. Sobrio y elegante. Y además en la parte trasera el cristal de zafiro permite ver el calibre manual 1144 en toda su gloria. Es, no hace falta decirlo, un calibre de manufactura, cuidado en su decoración hasta el mínimo y obsesivo detalle.

Vacheron-Constantin-Historiques-Cornes-de-vache-1955-3-Horasyminutos

Todos los Vacheron Constantin Historiques ostentan el sello del Punzón de Ginebra y tienen unos precios acordes con la exclusividad de la marca, pero que a mí, francamente, no me parecen disparatados para todo lo que te ofrecen. El Ultra-fine cuesta 41.800 euros. El American 1921 vale 47.700 euros y, por último, el Cornes de Vache 1955 tiene un precio de 58.100 euros. Más información en VacheronConstantin.es.

Vacheron-Constantin-Historiques-Cornes-de-vache-1955-1-Horasyminutos