Archivo de la etiqueta: Rado



Nueva colección Rado HyperChrome Captain Cook

 

Rado ha presentado una colección muy interesante en Baselworld 2017. La iremos desvelando poco a poco, pero en primer vamos a ver el modelo que ha robado todo el protagonismo: el HyperChrome Captain Cook.

 

Éste es el Captain Cook original de 1962. Si leemos la historia que la casa expone en su web veremos que su nombre no aparece, seguramente ensombrecido por el lanzamiento ese año de una de las colecciones más conocidas de la casa: Diastar. Sin embargo su reaparición -bajo el más extenso nombre de HyperChrome Captain Cook- no puede ser más oportuna porque estamos viviendo un reforzamiento del gusto por todo lo vintage, y muy especialmente de los relojes de buceo (como éste, éste o éste otro).

Rado ha querido ser muy escrupulosa con la reedición y, rompiendo la tradicional forma de fabricar sus relojes, la caja es de acero pulido y  no de cerámica. Aún así la casa no ha querido prescindir de ella y la situado donde más se necesita: en el recubrimiento del bisel. De esta forma se evita que la parte más expuesta del reloj sufra con el ajetreo diario. Para seguir siendo coherente con la época del modelo original las inserciones del bisel carecen de material luminiscente. Más aún, la caja mantiene el diámetro primigenio de 37 mm.

Toda la colección se mueve gracias al calibre automático C07.111 que no es otro que el Powermatic 80: frecuencia de 21.600 alternancias a la hora para una reserva de marcha de 80 horas.

Aunque el tamaño de por sí puede atraer a las mujeres, Rado ha lanzado una versión del HyperChrome Captain Cook específicamente destinada a ellas, también en 37 mm y de los mismos materiales. En este caso todo de color plateado y con diamantes como índices.

En el caso del modelo más masculino la esfera es color negro satinado y los índices son transferidos, no aplicados. En ambos casos sí están tratados con SuperLuminova. Otra de las mejoras es la sustitución del cristal mineral por uno de zafiro con tratamiento antirreflejos en ambas caras. Eso sí, mantiene perfectamente la apariencia vintage que requiere el reloj. La caja se complementa con un grabado en la trasera con la leyenda LIMITED EDITION ONE OUT OF 1962. El reloj, por cierto, es hermético hasta los 100 metros.

Pero  en caso de que los HyperChrome Captain Cook de 37 mm sean demasiado pequeños -y es en realidad una medida muy discreta- Rado ha lanzado también una versión en 45 mm de diámetro, con unas cuantas variaciones: la caja es de titanio endurecido lo que, una vez más, es de agradecer, porque triplica su dureza natural. La esfera es de azul satinado con índices y manecillas en blanco. Además ha aumentado su hermeticidad hasta los 200 metros.

La colección HyperChrome Captain Cook es francamente atractiva y pone a Rado en la misma línea de salida que la otras marcas que se han lanzado a reeditar sus relojes de buceo antiguos. El precio comienza en 1.850 euros, y se puede encontrar más información en Rado.com.

 



En la muñeca: Rado Hyperchrome Chronograph Automatic

Seguramente la marca que menos ruido hace de todo el grupo Swatch es Rado, y eso que tiene unos relojes muy interesantes. Un ejemplo sin duda es este Hyperchrome Chronograph Automatic que vamos a repasar con fotos en vivo y precios.

 

Alguien que no conozca la marca podría pensar que este Hyperchrome Chronograph es un reloj más que se suma a la moda de los nuevos materiales. Pero ahora que la cerámica se ha convertido en uno de los materiales modernos más usados en relojería, conviene recordar que Rado lleva tres décadas utilizándola en sus relojes: lanzó su primer reloj a base de óxido de circonio en 1986. Desde entonces está investigando nuevas aleaciones cerámicas y creando una extensa gama de relojes con la más alta tecnología. Aunque no se sepa como debiera.

Yo creo que el problema fundamental reside en que la marca ha estado siempre demasiado callada sobre su propios avances, y al final cuando se habla de relojes de cerámica de “hace ya tiempo” nos acordamos más de Chanel y sus J12 de primeros de siglo, que fueron los que popularizaron el material. Rado, sin embargo, ha ido reduciendo cada vez más su comunicación sobre el aspecto técnico para centrarse en ofrecer simplemente relojes atractivos que, además, están hechos de cerámica. De hecho si se mira la página de las colecciones de la marca hay una que se llama “Cerámica”, de manera que el que lo ve intuitivamente piensa que los únicos relojes que hay de cerámica son, lógicamente, los que están en esa colección y los demás son “normales”. Y nada más lejos de la realidad.

Este Rado Hyperchrome Chronograph Automatic está, desde luego, hecho de cerámica, utilizada de la manera más tradicional. Quiero decir que el tratamiento de la cerámica es tal que uno diría que estamos ante un reloj de titanio, por ejemplo, por el aspecto metálico que tiene. En ese sentido es un reloj muy clásico, pero cuando te lo pones notas la diferencia. Para empezar la ligereza, que es sorprendente; aunque se podría argumentar que eso también nos lo da el titanio, aquí la experiencia es aún mejor.

Lo que sí es exclusivo es el tacto, algo difícil de describir. Uno diría que la cerámica tiene un sensor térmico que hace que en el momento en que te pones el reloj en la muñeca se adapta a tu temperatura. Es cálido sin ser caluroso, fresco pero no frío. Es una experiencia muy especial. Además el tratamiento que tiene la cerámica hace que desprenda unos tonos levemente marrones, que lo hacen aún más bonito y que se notan especialmente en el brazalete.

La caja, monobloque, es de 45 mm de diámetro, pero no se nota en absoluto grande. Ello es gracias a la curvatura de la caja, que hace que se adapte muy bien al brazo del portador. En este caso la carrura está adornada con unos resaltes en PVD de oro rosa. Es una estética que gusta o no, pero no cabe duda de que hay mucha gente a la que le gusta los bicolores. En este caso no se impone el PVD porque sólo aparece en los laterales. Sí que llama la atención lo bien que están diseñados los pulsadores del cronógrafo, con aire automovilístico y con una línea que se integra perfectamente en la del reloj.

En la esfera se repite el PVD dorado para resaltar todos los elementos que se asientan sobre el dial: manecillas e índices. También el bisel de los registros del cronógrafo y el pequeño segundero, lo que añade profundidad al diseño. Además, como las subesferas se entrecortan la presencia es más vivaz, más joven, dentro de la idea de cronógrafo-de-vestir que que quiere transmitir el reloj. Sin embargo este abundante uso del dorado tiene como consecuencia que las manecillas no destaquen todo lo que debieran. No en la oscuridad, sin embargo, porque el tratamiento con SuperLuminova permite una lectura adecuada.

Hay que destacar otro detalle que a menudo pasa desapercibido: el ancla encima del nombre, justo debajo de las 12, se mueve con los vaivenes de la muñeca. No tiene una función específica que no sea la estética, pero es un detalle que a mí me gusta y que puede pasar desapercibida cuando se mira al reloj. De hecho casi en cada foto de este artículo el ancla está en una posición distinta.

El reloj se mueve gracias a un calibre ETA, por supuesto. Es el 2894-2, en realidad un 2892 para el que ETA diseñó específicamente un módulo cronógrafo. Por eso la altura del calibre no es excesiva y los botones del crónógrafo están alineados con la corona, al contrario de lo que pasa con los cronógrafos modulares. Además está bien decorado, resaltando especialmente el rotor negro con forma de ancla. Tiene una reserva de marcha de 42 horas y el volante late a 4 hercios. Es de agradecer que Rado haya incluido un cristal de zafiro para poder verlo, sin que afecte su hermeticidad de hasta 100 metros.

Ya he mencionado antes el brazalete, pero me gustaría añadir lo bien que está personalizado. Tal como está realizado quedan huecos entre la caja y los eslabones iniciales, lo que le da un aspecto aún más lujoso. Pero sobre todo el porte elegante del que puede presumir, que se extiende hasta el cierre. Repito: hay que ponerse uno de estos relojes para inmediatamente apreciar sus virtudes, porque puesto en la muñeca mejora exponencialmente lo bueno que pueda parecer en las fotos. La sensación es mucho más delicada de lo que se piensa en un principio.

Este Rado Hyperchrome Chronograph Automatic está destinado a un público más bien joven que quiere tener un reloj polivalente, tanto para el trabajo como para el ocio. Tiene un problema con el precio: cuesta 4.600 euros. No es un precio descabellado porque muchos otros cronógrafos con este calibre (o el casi equivalente 7750) tienen estos precios, pero como digo hay que conocer la marca para saber que te está ofreciendo una excelente calidad y ese plus añadido de la cerámica, que te garantiza una presencia que no se deteriora con el paso del tiempo y es absolutamente resistente a arañazos. Pero si se sabe qué se tiene entre manos, Rado es siempre una opción muy a tener en cuenta. Más información en Rado.es.

 



Rado HyperChrome UltraLight: fotos en vivo y precios

Rado-HyperChrome-UltraLight-7-Horasyminutos

Sin duda Rado mantiene un perfil bajo y nada sonoro, por lo menos en esta zona del mundo. Una marca pionera de la relojería que apenas lo publicita, y que además suele presentar unos diseños que ganan premios y que no tienen toda la repercusión que debieran. Un buen ejemplo es este estupendo Rado HyperChrome UltraLight.

 

Rado-HyperChrome-UltraLight-5-Horasyminutos

En 1986 Rado lanzó su modelo Integral, que incorporaba por primera vez la cèramica como elemento constructivo, prescindiendo del metal. No fue hasta bien entrado el siglo XXI que la cerámica se convirtió en un material habitual en los relojes, cuando Rado llevaba ya décadas usándolo y mejorándolo. Y para ejemplo este Rado HyperChrome UltraLight, que incorpora una nueva cerámica de nitruro de silicio, aluminio anodizado y titanio endurecido que lo hacen aún más ligero y resiste.

Rado-HyperChrome-UltraLight-3-Horasyminutos

La caja de 43 mm de diámetro es monobloque con incrustaciones de titanio de grado 5 endurecido y arenado, con acabado mate. Éste último también se usa en la corona, mecanizada con un reborde necesario para poder agarrarla bien, un detalle que se agradece para no tener que usar -como ocurre a menudo- la uña para tirar de ella.  Tiene además grabada en relieve el ancla símbolo de la casa.

Rado-HyperChrome-UltraLight--4-Horasyminutos

Según dice Rado en comparación con la cerámica de alta tecnología convencional que habitualmente usa (que de por sí es un material increíblemente duro y liviano), la cerámica superligera de nitruro de silicio puede presumir de una dureza aún mayor con tan solo la mitad de peso. Y es verdad: el reloj pesa sólo 56 gramos. Tal es su ligereza que el reloj parece incluso menor de lo que es. Tiene una altura de 11,2 mm, pero se siente como un extraplano.

Rado-HyperChrome-UltraLight-10-Horasyminutos

Pero estéticamente lo que hace tan atractivo a este Rado HyperChrome UltraLight es su esfera. Parece uno de esos jardines zen en los que la arena se peina con un rastrillo para darle forma. En este caso el gran hallazgo es que justo al lado derecho de la palabra en vertical “Automatic” comienza el rayado como un guilloché circular habitual , pero al alcanzar las tres horas en vez de seguir curvándose para cerrar el círculo cae en vertical.

Rado-HyperChrome-UltraLight-6-Horasyminutos

Parece mentira que una propuesta estética tan sencilla quede tan bien en la esfera. Además el sempiterno uso de la palabra Automatic –que aparece en casi todos los relojes suizos (como si a sus dueños se les olvidara y tuvieran que recordárselo siempre)- esta vez queda muy bien al pasar a una posición vertical y formar parte del juego de líneas y formas.  La esfera carece de índices horarios y de minutos, para aumentar la vocación minimalista del reloj.

Rado-HyperChrome-UltraLigh-8-Horasyminutos

¿Qué pega se le puede poner? Una vez más, la ventana de fecha. Aunque está muy cuidada, yo creo que el reloj quedaría mejor sin ella. O al menos que el fondo hubiera sido del mismo color que el resto de la esfera. Al fin y al cabo la fecha es un elemento estático que no aporta nada visualmente, cosa sí hace el ancla que aparece sobre el nombre de la marca y que se mueve con el reloj. Pero en fin, es un debate eterno y el mercado demanda la fecha.

Rado-HyperChrome-UltraLight-9-Horasyminutos

El reloj se impulsa gracias al calibre ETA A31.L01, una modificación del 2892-2 al que se ha rebajado su frecuencia de 28.800 alternancias a la hora a 25.200, de manera que la reserva de marcha aumenta a 65 horas. Es un movimiento que me parece que el grupo Swatch va a usar cada vez más (lo hemos visto en el Longines Heritage 1969) porque es más ligero y tiene -según parece- buena cronometría: entre 2 y 4 segundos diarios. En el caso de Rado además se ha construido en aluminio, para hacerlo más ligero. El rotor, anodizado en negro como los puentes, tiene forma de ancla.

Rado-HyperChrome-UltraLight-1-Horasyminutos

Otro punto discutible es la correa: es una NATO con hebilla de titanio. Aunque está conjuntada con los colores del reloj, para mi gusto la pieza debería llevar otro tipo de correa. Rado cuenta con cueros grises muy bonitos que le darían más empaque al reloj. Pero por lo demás la correa lleva se siente de buena calidad y, como digo, queda bien con el conjunto, aunque le reste prestancia.

Rado-HyperChrome-UltraLight-11-Horasyminutos

Ya decía al principio que Rado suele ganar premios a los diseños de sus relojes. De hecho lleva más de 30 premios (¿a que no lo sabías?). Este Rado HyperChrome UltraLight ha ganado el premio Australian Good Design, el segundo que recibe este año tras el obtenido por el Rado DiaMaster Automatic Grande Seconde a primeros de año (puedes ver fotos en vivo del reloj en esta entrada). Merecidos ambos en mi opinión.

Rado-HyperChrome-UltraLight-12-Horasyminutos

El Rado HyperChrome UltraLight es una edición limitada a 500 unidades, lo que añade exclusividad a un modelo tan singular. Eso sí, la alta tecnología tiene un precio, y el de este reloj es de 3.100 euros. Más información en Rado.es.

Rado-HyperChrome-UltraLight-13-Horasyminutos



Nuevo Rado HyperChrome 1616

Rado-HyperChrome-1616-titanio-amb-Horasyminutos

Rado ha sorprendido a todo el mundo en Baselworld 2016 con el nuevo Rado HyperChrome 1616, un potente reloj inspirado en un Cape Horn 1616 de 1971 y que conserva todas sus señas de identidad pero con materiales y movimiento moderno.

Rado-HyperChrome-1616-ceramica-amb-Horasyminutos

Aunque Rado tiene en su cartera de productos modelos que homenajean su historia -las colecciones Original, Integral, Sintra y Ceramica- estamos más acostumbrados a ver las formas redondas clásicas de los HyperChrome y los Diastar, que son las colecciones que más novedades presentan año tras año. Rado no ha sido nunca particularmente aventurada en lo que se refiere a formas, o por lo menos no recientemente. Lo más rompedor que le recuerdo es el R-One “Tron” de 2012. En lo que sí ha sido innovadora e incluso pionera es en el uso de los materiales, y especialmente trascendente en la incorporación de la cerámica a la producción relojera.

Rado-HyperChrome-1616-titanio-2-Horasyminutos

Hay que decir en primer lugar que el nombre  “Cape Horn 1616” hace referencia al año en el que se cruzó el temido Cabo de Hornos. El nuevo Rado HyperChrome 1616 tiene dos versiones: en titanio endurecido y en cerámica high tech negra mate con una presencia mucho más contenida. El reloj original era de acero, con una dureza entre 200 y 250 vikers, mientras que la versión de titanio tiene una dureza de 1,000 vikers, muy cercano al de la cerámica (1.250 vikers). Es por tanto una caja mucho más resistente a los arañazos y al uso diario. Rado siempre ha tenido la dureza de los materiales como uno de sus puntos fuertes, por lo que no es baladí que preste tanta atención a este aspecto.

Rado-HyperChrome-1616-ceramica-perfil-Horasyminutos

A pesar de sus sustanciales medidas (46 x 45.5 x 13.7) en la versión de titanio el peso es muy inferior al esperado: 106 gramos. La caja original también tenía forma de cojín, pero sólo medía 36 mm de diámetro. Los protectores de la corona le dan un aspecto aún más sólido. Otro de los elementos sustituidos ha sido el cristal, pasando del Hesalite original al zafiro actual, aunque conserva la forma de domo acorde con el estilo vintage de la pieza.

Rado-HyperChrome-1616-titanio-perfil-Horasyminutos

La esfera original se ha conservado, con unas manecillas cuya forma no puede esconder la época en la que se concibieron. Lo mismo ocurre con los índices facetados y dorados en aplique, y una representación de los minutos y segundos tan setentera que si este reloj fuera un repetidor de minutos Westminster Carrillón al activarlo sonaría Led Zeppelin.

Rado-HyperChrome-1616-ceramica-frontal-Horasyminutos

Afortunadamente tanto índices como manecillas están tratados con SuperLuminova. A las doce aparece el símbolo de Rado, un ancla que además se mueve. Y enfrente una ventana bicolor con fecha y día vertical que no admite medias tintas: la amas o la odias. A mí me parece que no sólo es fiel al original, es que además le va bien a su furibundo estilo retro.

Rado-HyperChrome-1616-titanio-1-Horasyminutos

El reloj se mueve gracias al calibre ETA C07.621, un derivado con fecha y día del Powermatic 80 que introdujo Tissot en 2013 y que es a su vez una evolución del 2824-2. Presenta una reserva de marcha de 80 horas, lo que consigue rebajando la frecuencia a 3 hercios, reduciendo el diámetro del piñón del barrilete para alojar un muelle real de Nivaflex más largo y usando materiales de alta tecnología en el escape para reducir la fricción. Sin embargo la trasera del reloj es sólida, por lo que no se ve el movimiento.

Rado-HyperChrome-1616-titanio-frontal-Horasyminutos

Tanto el Rado HyperChrome 1616 en titanio como el más sobrio de cerámica y esfera negra son modelos que van a hacer que Rado vuelva a captar la atención de los aficionados porque ofrece algo distinto a lo que estamos acostumbrados en este rango de relojes. Su precio por ahora es de 2.910 €, que puede variar cuando se lance comercialmente, allá por octubre. Más información en Rado.com.

Rado-HyperChrome-1616-ceramica-2-Horasyminutos



Rado gana el Good Design Award

Rado-Diamaster-Grande-Seconde-Plasma-portada-Horas-y-Minutos

Cuando hace un año estuve visitando el stand de Baselworld 2015 de Rado para conocer sus novedades hubo un reloj que me llamó la atención por encima de todos; era el DiaMaster Automatic Grande Seconde, con una presencia muy distinta a lo que solemos ver en la marca. Me gustó mucho y no debía andar muy desencaminado, porque ahora sabemos que ha merecido el Good Design Award, otorgado por el  Chicago Athenaeum Museum of Architecture and Design.

 

Rado DiaMaster Grande Seconde en la muñeca

A pesar de lo distinto que es el reloj a las líneas habituales de la marca no deja de tener los mismos genes. En primer lugar la caja, de 43 mm de diámetro, que aunque lo parezca no es metálica sino de la cerámica de plasma desarrollada por Rado. La cerámica de plasma en realidad es blanca; las cajas de cerámica de alta tecnología ya terminadas y las piezas de correas ya pulidas o arenadas para conseguir un acabado mate se meten en un horno especial de plasma. En el horno los  gases se activan al superar los 20.000 °C y la cerámica alcanza una temperatura de 900 °C, momento en el que comienza a sufrir cambios en su estructura molecular.

Estos cambios hacen que el material adquiera un cálido brillo metálico. El resultado es permanente y no se difumina con el paso del tiempo, por lo que los relojes conservarán siempre su brillo. Además el proceso no afecta a las propiedades esenciales de la cerámica, que conserva su resistencia a los arañazos, su ligereza y sus propiedades hipoalergénicas.

Rado DiaMaster Grande Seconde frontal

El dial presenta un juego de esferas en la que destaca, claro, la gran subesfera del pequeño segundero, que parece recordar los grandes cronómetros. Está remarcada por un bisel metálico satinado y con un guilloché circular que lo hace contrastar con la delicada decoración graneada de la esfera horaria, y una también sutil decoración rayos de sol cuyo centro parte del segundero no del eje de las manecillas horarias. Dicha decoración unida al bisel exterior de las esfera que recoge las dos subesferas le dan un aspecto elipsoidal. Es una forma que se repite en la trasera, en la que la apertura del cristal de zafiro imita la configuración de la esfera.

Rado DiaMaster Grande Seconde reverso detalle

Dentro podemos ver el calibre ETA 2899, desarrollado para la marca sobre la base del 2892. Está alimentando por un rotor negro con forma de ancla, símbolo de la casa que también se ve en la esfera. Hay que destacar que el reloj tiene además una hermeticidad garantizada hasta los 100 metros, algo no muy habitual en este tipo de relojes de vestir.

Si he dicho que me había gustado mucho el reloj es, entre otras cosas, por lo atractivo que queda en la muñeca, a lo que ayuda su altura de 11,8 mm. Seguramente podría haber sido algo más corto de estatura, pero las formas circulares de la carrura lo penalizan en este sentido. Aún así no pierde un ápice de su atractivo. Y además, no olvidemos, la caja es cerámica, cuyo tacto en la piel es inigualable y te hace olvidar cualquier pero que se le pudiera poner.

Rado DiaMaster Grande Seconde en la muñeca 1

Si tuviera que comprarme un reloj de la marca sería sin duda este Rado DiaMaster Autmatic Grande Seconde. Hay ya otras versiones disponibles -y seguramente veremos más en la próxima Baselworld-, pero por lo que veo en la tienda online de la marca (para Estados Unidos), todos tienen un mismo precio que para España es de 2.920 Euros, aunque es bueno preguntar en la tienda. Más información en rado.com.

 



Nuevo Rado Diamaster Grande Seconde: fotos en vivo y precios

Rado DiaMaster Grande Seconde en la muñeca 1

Rado ha presentado este año en Baselworld, junto con sus cronógrafos habituales y demás variaciones de sus líneas conocidas, uno de los relojes que más me sorprendieron y gustaron de la feria por su buena presencia, su gran ejecución y por su precio más que atractivo: el Diamaster Grande Seconde, un reloj que se sale de lo que es habitual en la marca.

Rado es una marca que vuela por debajo del radar, apenas publicita sus avances tecnológicos -que son notables en cuanto a los materiales- y sus relojes tampoco se comunican mucho. No sé si es el estilo de la casa, pero leí en algún sitio a su Director General, Matthias Breschan, diciendo que debían mejorar ese aspecto. Y estoy de acuerdo, porque la marca debería tener mejor estima de la disfruta; cuando menos en este lado del mundo.

Rado DiaMaster Grande Seconde esfera gris detalle

Sea como fuere, con este reloj han dado en el clavo. Se distancia claramente de los otros modelos de tres agujas de la casa con una presencia distinta y muy lograda. Digamos aquí que de las dos versiones que se presentan -una con la esfera decorada con Clous de Paris y la otra en gris- en Baselworld sólo vimos la segunda; de ahí que se incluyan fotos suministradas por la marca.

Empecemos por la caja: es monobloque -un recurso constructivo que comenzó en 2013- y por supuesto todo de cerámica de plasma. La cerámica de plasma en realidad es blanca; las cajas de cerámica de alta tecnología de color blanco terminadas y las piezas de correas ya pulidas o arenadas para conseguir un acabado mate se elevan hacia el interior de un horno especial de plasma. En el horno, los  gases se activan al superar los 20.000 °C y la cerámica alcanza una temperatura de 900 °C y comienza a sufrir cambios en su estructura molecular.

cerámica de plasma

 

Estos cambios hacen que el material adquiera un cálido brillo metálico. El resultado es permanente y no se difumina con el paso del tiempo, por lo que los relojes conservarán siempre su brillo. Además, el proceso no afecta a las propiedades esenciales de la cerámica, que conserva su resistencia a los arañazos, su ligereza y sus propiedades hipoalergénicas. Por cierto que este mismo proceso lo vimos en el OMEGA Speedmaster Lunar Dust que aparece en este vídeo.

Rado DiaMaster Grande Seconde frontal

Importante como es la caja, sin duda lo que hace al reloj es la estupenda esfera. Rado ha dado todo el protagonismo al pequeño segundero -que es segundero, pero no pequeño. Tanto es así que mientras la subesfera de la hora está simplemente superpuesta sobre la base, el pequeño segundero tiene un bisel metálico cepillado que enmarca una subesfera decorada con guilloché redondo, roto a las 9 por la ventanilla de fecha. Si había que poner una ventana de fecha -que no estoy seguro que fuera necesario- ese era el lugar para hacerlo y conservar el equilibrio estético. Además la decoración rayos de sol tiene su centro en el del tornillo de la manecilla del segundero. Como digo, todo el protagonismo para una aguja con buen movimiento porque el calibre se mueve a 28.000 alternancias a la hora.

Rado DiaMaster Grande Seconde detalle de la esfera

 

El resultado es, como ya he dicho, excelente. Resulta un reloj elegante y clásico, pero la gran esfera del segundero le da un toque deportivo que le sienta muy bien. Sorprende que en un reloj de este precio (vale 2.920 euros) se haya cuidado tanto el detalle de la decoración como para incluir los “clavos de París”, una recurso normalmente reservado a relojes de un nivel más alto. La esfera con esa decoración queda muy bien, y resalta aún más con las manecillas en azul. Aún así, a falta de verlo en vivo me quedo con la versión lisa.

Rado DiaMaster Grande Seconde esfera clous de paris detalle

Hay que mencionar también que el calibre que integra es el ETA 2899, desarrollado específicamente para este reloj sobre la base del 2892. Se hecha de menos que, ya que era un desarrollo nuevo, hubiera aumentado la reserva de marcha de las tradicionales 42 a las 80 horas, como otros hermanos del grupo. El calibre está bien decorado, destacando como siempre el rotor negro con la forma de ancla de la casa. Además el fondo imita el patrón de la esfera. Buen detalle.

Rado DiaMaster Grande Seconde reverso detalle

 

A pesar de los 43 mm de diámetro el reloj no resulta excesivamente grande, aunque se habría beneficiado de una altura menor (11,8 mm, como se puede leer en su Ficha Técnica). La verdad es que queda muy bien y resulta muy atractivo puesto. Ahora mismo, sin duda, uno de mis relojes preferidos en ese nivel de precio. Bien hecho, Rado.

Rado DiaMaster Grande Seconde en la muñeca



DiaMaster Grande Seconde

Rado DiaMaster Grande Seconde esfera clous de parisCaja:

  • Cerámica de plasma pulida de alta tecnología
  • Dimensiones: 43,0 x 51,2 x 11,8 mm (anch. x long. x alt.)
  • Construcción en monobloque
  • Tapa trasera de titanio encajado a presión con cristal de zafiro
  • Cristal de zafiro abombado con revestimiento anti-reflejo a ambos lados
  • Corona de cerámica de plasma pulida de alta tecnología
  • Hermeticidad hasta 100 metros

Esfera:

  • De color plata, con índices rodiados y motivo “clous de
    Paris” o color blanco, con índices rodiados
  • Agujas de acero azulado o rodiadas
  • Escala de minutos de color gris
  • Contorno de plasma
  • Emblema de ancla móvil
  • Logotipos de Rado en azul y “Automatic” de color gris con la decoración clous de Paris o ambos en gris
  • Fecha a las 9
  • Pequeño segundero a las 9 horas

Funciones:

  • Horas y minutos. Pequeño segundero. Fecha

Movimiento:

  • Calibre ETA 2899 automático
  • 28.800 alt/h
  • 21 rubíes
  • Reserva de marcha de 42 horas
  • Rotor de color negro
  • Mecanismo decorado

Pulsera:

  • Correa de color gris para la versión de clous de Paris o de color marrón
  • Cierre desplegable de acero inoxidable
  • Cubierta de acero inoxidable templado

P.V.P.: 2.920 €

Rado DiaMaster Grande Seconde esfera plata

Rado DiaMaster Grande Seconde reverso



Nuevo Rado HyperChrome Chrono Tachymeter: fotos en vivo, especificaciones y precio

Rado HyperChrome Tachymeter esfera

Rado sigue con su política de perfil bajo, introduciendo modelos sin armar mucho ruido (salvo cuando se trata de acciones con su embajador Andy Murray) que sin embargo tienen, constructivamente hablando, una de las tecnologías más avanzadas. La cerámica es cosustancial con Rado; casi se podría decir que la inventaron ellos y sin embargo no tiene la apreciación que merece.

Yo creo que el problema viene de que en apariencia la cerámica -y recordemos que todo el reloj está hecho de cerámica, incluido el brazalete– no se diferencia del acero inoxidable a primera vista, y sin embargo las sensaciones son completamente diferentes cuando se tiene en la muñeca. Para empezar el HyperChrome Chrono Tachymeter es ligerísimo; todos los Rado lo son, de hecho. No se nota que se lleva, lo que alivia la sensación de portar una caja de 45 mm de diámetro. La sensación sobre la piel es cálida, no fría como el acero. Y tiene un brillo matizado y suave, muy elegante.

Rado HyperChrome Tachymeter lateral

En este reloj Rado ha decidido poner acentos dorados, seguramente porque sus mayores mercados están en Oriente y la India. El PVD de oro rosa empleado da una sensación metálica que sirve de contraste con el fondo de la esfera gris y decoración rayos de sol. Francamente, puede no ser para todos los gustos.

Rado HyperChrome Tachymeter Cronógrafo - pulsadores

Sin embargo la corona y los pulsadores están muy bien resueltos, aquella con un labrado bien ejecutado y estos con unas líneas suaves y ergonómicamente acertadas. De hecho yo creo que quedan mejor porque, como se puede leer en la Ficha Técnica Completa, son de acero inoxidable recubiertos de PVD dorado. Da la sensación de que el PVD agarra mejor en el metal que en la cerámica.

El reloj lleva, como los demás hermanos de familia, un calibre ETA 2894-2 (no olvidemos que Rado pertenece a Swatch). No hay mucho que añadir sobre este fiable movimiento, pero sí merece la pena resaltar el rotor, que repite la forma de ancla que también tiene el logotipo de la empresa. Y además en negro, que lo hace destacar más.

Rado HyperChrome Tachymeter detalle del calibre

No olvidemos por cierto el taquímetro que da nombre al reloj: está grabado sobre el bisel y recubierto de SuperLuminova, lo que garantiza su visibilidad en la oscuridad.

El reloj cae bien sobre la muñeca, gracias a la curva de las asas que además le da un toque sesentero en conjunto con la estética de la esfera. No es en absoluto pequeño y no pasa desapercibido, porque la altura de la caja, sin ser exagerada, no es precisamente corta: 13 mm. Pero como decía al principio su ligereza perdona los excesos de cintura.

Rado HyperChrome Tachymeter en la muñeca

Digamos por último que el precio es de 4.600 euros. Se me antoja mucho para la maquinaria que ofrece. ¿Estás dispuesto a pagar por la exclusividad de un reloj fabricado enteramente en cerámica?



HyperChrome Tachymeter Cronógrafo Automático

Rado HyperChrome TachymeterCaja:

  • Cerámica de plasma pulida de alta tecnología
  • Dimensiones: 45,0 x 51,0 x 13,0 mm (anch. x long. x alt.)
  • Construcción en monobloque
  • Anillo de la caja de cerámica de plasma pulida de alta
    tecnología con taquímetro grabado y con Super-LumiNova®
    de color blanco
  • Incrustaciones de acero inoxidable con revestimiento PVD
    de color oro rosa
  • Tapa trasera de cerámica de plasma pulida de alta
    tecnología con cristal de zafiro
  • Cristal de zafiro abombado con revestimiento anti-reflejo a ambos lados
  • Corona de acero inoxidable con revestimiento PVD de color
    oro rosa
  • Hermeticidad hasta 100 metros

Esfera:

  • Gris
  • Índices de color oro rosa con Super-LumiNova®
    de color blanco
  • Contorno gris
  • Emblema de ancla móvil
  • Logotipos de Rado y “Automatic” plateados
  • Fecha a las 4:30
  • Pequeño segundero a las 3 horas
  • Contador de 30 minutos a las 9 horas
  • Contador de 12 horas a las 6 horas
  • Manecillas de color oro rosa con un baño en negro y Super-
    LumiNova® de color blanco
  • Segundero de color oro rosa
  • Pequeño segundero de color oro rosa con un baño en
    negro

Funciones:

  • Horas y minutos. Pequeño segundero. Fecha. Cronógrafo

Movimiento:

  • Calibre ETA 2894-2 automático
  • 28.800 alt/h
  • 37 rubíes
  • Reserva de marcha de 42 horas
  • Rotor de color negro
  • Mecanismo decorado

Pulsera:

  • Cerámica de plasma pulida de alta tecnología (tres
    eslabones externos)
  • Cerámica de plasma mate de alta tecnología (eslabones
    interiores)
  • Cierre desplegable de titanio con sistema de apertura
    Ceramos™

P.V.P.: 4.600 €

Rado HyperChrome Tachymeter reverso

Rado HyperChrome Tachymeter detalle de los pulsadores

Rado HyperChrome Tachymeter detalle de la esfera



Nuevo Rado DiaMaster Automatic Ceramic Chronograph XXL

 

Rado DiaMaster Ceramic Automatic Chronograph Mate Negro pulido

Ya está disponible el nuevo modelo DiaMaster de Rado, llamado nada menos que (coge aire) DiaMaster Automatic Ceramic Chronograph XXL. Lleva años la relojería con una gran predilección por los nombres largos, parece que si el nombre no tiene más de tres palabras el reloj no es bueno. Sólo con el nombre ya sabemos casi todo de la pieza, pero vamos a ahondar un poquito más. Así al menos sabremos que además tiene fecha.

Bromas aparte, merece la pena hablar siquiera someramente sobre la cerámica de plasma que ha usado Rado  en la construcción de la pieza -que por cierto es la misma que la usada en el HyperChrome-.  Rado siempre ha estado a la cabeza en cuanto la creación de nuevos materiales. Fue el primero en usar la cerámica de alta tecnología para conseguir un material ligero, con aspecto metálico pero cálido a la vez, con un color y un brillo que nunca se degrada. Y no se raya.

La cerámica de plasma es en esencia una cerámica que se calienta a 20.000 grados Celsius, de forma que se produce un cambio estructural que confiere un tono metálico al material como de titanio.  Esta tecnología la hemos visto luego en OMEGA. El resultado, como digo, es sorprendente, tanto por su aspecto como por su ligereza y calidez. Pero Rado ha ido más allá y ha creado también los brazaletes en cerámica, y con cinco eslabones nada menos. Una clara muestra de su maestría en el manejo de la cerámica, inigualada hasta ahora.

Rado DiaMaster Ceramic Automatic Chronograph Plasma

 

El único problema que tiene esta cerámica es que es muy sensible a las huellas, lo que podría volver loco a más de uno. No sé si será por eso, pero -al igual que en el Hyperchrome- Rado ha hecho un modelo en mate (el que aparece aquí arriba) y otros dos con correas de cuero, uno de los cuales tiene la esfera plateada.

Eso sí, el XXL del nombre es por algo: la caja tiene 45 mm de diámetro. De ahí la posición de la fecha, muy hacia el centro, ya que dentro se aloja un ETA 2894-2 cuyo diámetro de 28 mm da para lo que da. A cambio la esfera está bien equilibrada; resulta particularmente atractivo el contador de 12 horas a las 6, sin ninguna indicación. Francamente, quién va a cronometrar algo durante más de 6 horas (o más de una, si somos realistas).

El precio comienza en 3.650 euros para las versiones con correa de cuero (referencias R14076106 y 115) a 4.300 las versiones con caja y brazalete negro (referencias 192 y 192). Pero todos los datos están en su Ficha Técnica.

Rado Diamaster Ceramic



DiaMaster Automatic Ceramic Chronograph XXL

Rado DiaMaster Ceramic Automatic Chronograph Mate NegroCaja:

  • Cerámica negra de alta tecnología
  • Diámetro: 45  x 12,6 mm
  • Cristal de zafiro abombado con revestimiento anti-reflejo en ambos lados
  • Reverso de titanio con cristal de zafiro
  • Corona  y pulsadores en cerámica negra mate de alta tecnología
  • Hermeticidad hasta 100 metros

Esfera:

  • Cerámica negra
  • Fecha a las 4:30
  • Pequeño segundero a las 3 horas
  • Contador de 30 minutos a las 9 horas
  • Contador de 12 horas a las 6 horas

Funciones:

  • Horas y minutos. Pequeño segundero. Fecha. Cronógrafo

Movimiento:

  • Calibre ETA 2894-2 automático
  • 28.800 alt/h
  • 37 rubíes
  • Masa oscilante negra
  • Reserva de marcha de 42 horas

Pulsera:

  • Cerámica de plasma de alta tecnología de 5 eslabones

Referencia: R14090192

VERSIONES

Referencia R14075182

Caja y pulsera de cerámica negra pulida

Rado DiaMaster Ceramic Automatic Chronograph Mate Negro pulido

 

 

 

 

 

 

 

Referencia R14076115

Caja cerámica de plasma, esfera gris y correa de cuero gris.

Rado DiaMaster Ceramic Automatic Chronograph Plasma cuero gris

 

 

 

 

 

 

 

Referencia R14076106

Caja cerámica de plasma, esfera plateada, agujas e índices dorados y correa de cuero marrón

Rado DiaMaster Ceramic Automatic Chronograph Plasma marrón



Las novedades Pre-Basel del Grupo Swatch

La nueva edición de BaselWorld está ya calentando motores, y todas las marcas dejan ver (a veces sólo entrever, como pasó con el nuevo reloj de Christophe Claret) los modelos que presentarán en el megalomaníaco evento. El grupo Swatch tiene lógicamente una gran presencia, y ya podemos adelantar alguna de las novedades.  Sigue leyendo



HyperChrome Plasma High-tech Ceramic

Rado-HyperChrome-Automatic-Chronograph-PlasmaCaja:

  • Cerámica de plasma de alta tecnología
  • Construcción en monobloque
  • Inserciones laterales en acero inoxidable pulido con tratamiento endurecedor
  • Diámetro: 41,8  x 51 mm, altura 13 mm
  • Cristal de zafiro abombado con revestimiento anti-reflejo a ambos lados
  • Corona moldeada en acero inoxidable y goma negra
  • Pulsadores de acero inoxidable
  • Hermeticidad hasta 100 metros

Esfera:

  • Dorada
  • Índices y manecillas tratados con SuperLuminova
  • Fecha a las 4
  • Pequeño segundero a las 3 horas
  • Contador de 30 minutos a las 9 horas
  • Contador de 12 horas a las 6 horas

Funciones:

  • Horas y minutos. Pequeño segundero. Fecha. Cronógrafo

Movimiento:

  • Calibre ETA 2894-2 automático
  • 28.800 alt/h
  • 37 rubíes
  • Masa oscilante negra
  • Reserva de marcha de 42 horas

Pulsera:

  • Cerámica de plasma de alta tecnología